Archivo

Archive for 29 septiembre 2017

VAMOS DE ESTRENO (o no) * Viernes 29 de septiembre *

29 septiembre 2017 Deja un comentario

LA CORDILLERA  (ARGENTINA/FRANCIA/ESPAÑA, Santiago Mitre, 2017)

Argentina/Francia/España Duración: 114 min. Guion: Santiago Mitre Música: Alberto Iglesias Fotografía: Javier Juliá Productora: Kramer, Sigman Films / La Unión de los Ríos / Telefé / Telefonica Studios / Maneki Films / Mod Producciones Género: Drama

Reparto: Ricardo Darín, Dolores Fonzi, Érica Rivas, Gerardo Romano, Paulina García,Alfredo Castro, Daniel Giménez Cacho, Elena Anaya, Leonardo Franco, Christian Slater

Sinopsis: En una cumbre de presidentes latinoamericanos en Chile, donde se trazan las estrategias geopolíticas y las alianzas, Hernán Blanco, el presidente de Argentina, atraviesa un drama político y familiar. Está implicado en un caso de corrupción a través de su yerno. A pedido de su padre, Marina Blanco asiste a la cumbre para buscar protección, ganar tiempo y negociar una salida. El pasado, alguna vez tranquilo y doméstico, se transforma en un elemento peligroso cuando es visto desde la cima de la vida pública, visto desde la cumbre.

En su quinto largometraje, Santiago Mitre nos trae un drama político que se arropa con los tintes del thriller psicológico, una doble trama puesta al servicio de un análisis certero sobre la naturaleza del bien y del mal y el uso partidista que de ellos hacen quienes nos gobiernan. Mitre sabe bien de los matices, lo demostró en su guion para Carancho (2010, Pablo Trapero), película de la que comentábamos aquí: “excelente y descarnada película argentina que no nos ahorra la suciedad de ese mundo de mercadeo de las aseguradoras sobre los más débiles, con una historia de amor límite entre un buscador, un carancho, y una doctora del servicio de urgencias que sobrelleva su trabajo gracias a las drogas. Todo ello enmarcado por los accidentes automovilísticos tan exageradamente abundantes en Argentina”. Allí se nos hacía reflexionar sobre las apariencias, como el timador puede ser un héroe anónimo cuya peripecia sirve como denuncia de una corrupción mayor, en La Cordillera volvemos a encontrarnos con la corrupción y la duda sobre si el fin puede justificar a los medios, pero da un paso más allá y nos plantea si no existirá por debajo de todo un mal absoluto en el que se incurre, no por desconocimiento, sino por voluntad propia.

Hernán Blanco (Ricardo Darín) es el político sin pasado conocido, el candidato en el que se depositaba la esperanza de que hiciera tábula rasa con los desmanes de los gobernantes y trajera una política limpia dedicada a favorecer el bien común. Su apellido venía a ser una metáfora de su condición de hombre íntegro capaz de devolverle al país un orgullo y un restablecimiento económico y político que harían posible afrontar y resolver los problemas sociales y nacionales. Pero Mitre arranca la acción con el descubrimiento de que no todo es tan blanco, sobre el mandatario planea la sombra de ciertos usos indebidos del dinero de campaña, por los que es chantajeado por su ex yerno, y la política de salón para ocultarlo a la opinión pública. A partir de ahí, toda su actuación queda bajo sospecha mientras le vemos circular por las cloacas del poder en esa cumbre en la cima de Los Andes: ¿actúa en favor de su pueblo o sólo busca ventajas para sí mismo? La honestidad de Blanco es puesta en duda, además, por la deriva de la crisis psicológica de su hija, ¿la ha hecho acudir al punto del mitin para ponerla a salvo si aflora el escándalo o, más bien, para vigilar que no haga declaraciones inconvenientes a la prensa? El trhiller psicológico ahonda el drama político sembrando dudas sobre el pasado del mandatario. Recuerdos que parecen no serlo, o sí, y todo es negado por la amnesia voluntaria del presidente Blanco. Y la mayor duda, si acaso incurre en el mal, ¿lo hace desde una postura relativista en la que se perdonan los medios para un buen fin, o, actúa a sabiendas y sin falsas excusas?

La cordillera juega bien su intriga y nos atrapa con su ritmo, méritos del director, pero también es una película de actores: Ricardo Darín encabeza un elenco  integrado por los actores argentinos Dolores Fonzi (‘Truman’), Érica Rivas (‘Relatos Salvajes’) y Gerardo Romano (‘La Fuga’); la actriz española Elena Anaya (‘La piel que habito’); los chilenos Paulina García (‘Gloria’) y Alfredo Castro (‘Neruda’); y el actor mexicano Daniel Giménez Cacho (‘Blancanieves’).  Todos ellos en estado de gracia, con ese saber hacer lleno de matices que nos dibujan personajes redondos, plagados de aristas y psicologías complejas. Igual de inspirado está el equipo técnico, Mitre ha contado durante la filmación con el respaldo del director de fotografía Javier Juliá (‘Relatos salvajes’); de Sebastián Orgambide (‘El clan’) como director de arte; y la diseñadora de vestuario Sonia Grande, colaboradora habitual de Pedro Almodóvar, Alejandro Amenábar y Woody Allen. Y, por supuesto, la banda sonora de Alberto Iglesias le da el contrapunto ideal a la acción.

 

MADRE! (Mother!, Darren Aronofsky, 2017)

USA. Duración: 120 min. Guion: Darren Aronofsky Música: Jóhann Jóhannsson Fotografía: Matthew Libatique Productora: Protozoa Pictures. Distribuida por Paramount Pictures Género: Thriller.

Reparto: Jennifer Lawrence, Javier Bardem, Michelle Pfeiffer, Ed Harris, Domhnall Gleeson,Kristen Wiig, Brian Gleeson, Cristina Rosato, Marcia Jean Kurtz, Ambrosio De Luca,Hamza Haq, Anana Rydvald, Arthur Holden, Bineyam Girma, Jaa Smith-Johnson,Xiao Sun

Sinopsis: A una mujer (Jennifer Lawrence) le pilla por sorpresa que su marido (Javier Bardem) deje entrar en casa a unas personas a las que no había invitado (Ed Harris, Michelle Pfeiffer). Poco a poco el comportamiento de su marido ,va siendo más extraño y ella empieza a estresarse y a intentar echar a todo el mundo.

Madre! la nueva película de Darren Aronofsky es una de esas cintas que hacen pensar. Que requieren de una digestión reposada, pues el autor vierte en ella mucha información. No es fácil de ver, no se trata de un producto comercial al uso, lo que hará que sea amada y odiada a partes iguales. Y es que Madre! no es una cinta para todos los públicos. Funciona a varios niveles y está en el ojo del espectador el dar sentido a la historia, que puede sugerir caminos diferentes a unos u otros.

La inquietud predomina en la narración. Lo extraño se adueña del mundo de la protagonista, una magnífica Jennifer Lawrence, que ve como el espacio que comparte con su esposo, el escritor, que interpreta un contenido Javier Bardem, un lugar que ella ha regenerado, es invadido por desagradables personajes. Como todo lo vemos a través ella, desde su punto de vista (la cámara sigue constantemente a la protagonista mostrándola en primeros y primerísimo primeros planos), nos resultará muy fácil comprender su incomodidad, pues con ella viviremos todos los acontecimientos que se irán produciendo y que cambiarán radicalmente la existencia de ambos. Se convertirá en una extraña en su propio hogar. Un hogar que comenzará a hacer aguas por todos lados. Madre! es ciertamente inquietante y su intriga atrapa al espectador, que no podrá vaticinar tan desmesurado final.

No es tarea fácil analizar esta película en pocas líneas. Hace falta entrar en la cabeza del creador para entender lo que es la inspiración, la musa, la madre gracias a la cual las ideas se ponen en orden tras recibir una chispa. El talento, el fuego creador permanece encendido, pero es necesario el estado mental ideal para que nazca la obra, que una vez ‘parida’ irá de mano en mano, perdiendo y repartiendo trozos de su ser en cada uno de los lectores o los espectadores a quien va dirigida.

Además de la pareja protagonista, la cinta cuenta con la muy agradable participación de Michelle Pfeiffer y Ed Harris, dos grandes actores cuyos personajes convertirán la vida de la protagonista en una constante pesadilla surrealista dinamitando su  zona de confort. Jennifer Lawrence sabrá contagiarnos su miedo a perderlo todo. Consiguiendo que deseemos terminar con la angustia, despertar de la pesadilla, salir del caos que ha invadido sus vidas y la pantalla. Una obra de altura que, repetimos, no agradará a todos.

 

 

Categorías:VAMOS DE ESTRENO

‘FILMETS’ presenta su cartel oficial 2017

27 septiembre 2017 Deja un comentario

Una palomita sentada en una silla de director de cine y que mira divertida un cortometraje es la protagonista del cartel de la edición de este año de FILMETS que ha elaborado una alumna de la Escuela de Arte y Superior de Diseño Pau Gargallo de Badalona

El cartel que será la imagen de la 43ª edición de FILMETS Badalona Film Festival ya se ha hecho público. Es obra de Mariona Jiménez, estudiante de segundo curso del ciclo formativo de grado superior de Gráfica Impresa de la Escuela de Arte y Superior de Diseño Pau Gargallo de Badalona.

El cartel muestra una palomita –un elemento absolutamente imprescindible cuando se quiere pasar una buena tarde de cine– sentada en una silla de director y en una actitud divertida mirando un cortometraje.

Como ha hecho ininterrumpidamente desde hace diez años, la Escuela de Arte y Superior de Diseño Pau Gargallo convocó entre sus alumnos un concurso para escoger el cartel del festival. Este año se presentaron una treintena de estudiantes de todos los niveles, Un jurado eligió los finalistas y, finalmente, se escogió el cartel ganador, en este caso el que hizo Mariona Jiménez.

En la imagen, Llogari Casas, director de la Escuela de Arte y Superior de Diseño Pau Gargallo; Mariona Jiménez, autora del cartel; y Josep Viñeta Balsells, consejero delegado de Badalona Comunicación.

Llogari Casas, director de la Escuela de Arte y Superior de Diseño Pau Gargallo; Mariona Jiménez, autora del cartel; y Josep Viñeta Balsells, consejero delegado de Badalona Comunicación.

La Fura dels Baus protagonizará la clausura de Sitges 2017

26 septiembre 2017 Deja un comentario

La clausura de la 50a edición del Sitges – Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya tendrá un cartel y un escenario especial: la Fura dels Baus protagonizará el espectáculo, que tendrá lugar en la Fragata, bajo la emblemática Iglesia de Sitges, en el entorno conocido como La Punta. El acto se realizará el sábado 14 de octubre, a las 21:30 horas.

La celebración del 50 aniversario del Festival tendrá su punto culminante durante la gala de clausura, que este año cambia de formato, escenario y estilo. Con el objetivo de compartir con el público y el pueblo de Sitges un evento tan especial como este, la gala será de libre acceso. El espectáculo está producido por La Xarxa para la Comunicació Local, que emitirán en directo las televisiones locales y el canal 159 de Movistar +.

La gala estará protagonizada por la Fura del Baus, que ha preparado un espectáculo que girará entorno a diversas figures e iconos del cine fantástico muy en la línea de la compañía. Durante la gala se entregarán algunos de los premios más relevantes de la 50a. edición del Festival. El resto de galardones se entregarán en la sesión de clausura del Festival, que se celebrará en el Auditorio con la proyección de The Lodgers, el mismo sábado a las 20h.

La gala de clausura es uno de los muchos actos que el Festival ha convocado este año para celebrar la 50 edición. Este jueves, la organización del certamen homenajeará a sus fundadores en un acto que se celebrará en el Prado, donde se proyectará el film que inauguró el Festival en el año 1968: la producción soviética de ciencia ficción Aelita. Además de este acto, Sitges acogerá durante los próximos días exposiciones, actos conmemorativos y publicaciones que resaltan las 50 primeras ediciones del Festival.

Categorías:Festival de Sitges

Seven Chances 2017: siete joyas por descubrir

25 septiembre 2017 Deja un comentario

Programada en colaboración con la Asociación Catalana de la Crítica y la Escritura Cinematográfica (ACCEC), la sección Seven Chances reúne siete destacables títulos que, a día de hoy, permanecen inéditos en nuestras pantallas de cine. 

A Bride for Rip Van Winkle es junto con All About Lily Chou-Chou la película más arriesgada de Shunji Iwai. Oscilando con gran habilidad entre los géneros, el director ofrece un relato despiadado de una sociedad japonesa en la que el conservadurismo y la necesidad de guardar las apariencias condicionan la vida de las mujeres hasta extremos inimaginables.

Death Line (conocida también como Raw Meat) fue el debut en la dirección de Gary Sherman y una de las películas favoritas de Guillermo del Toro. La película penetra en las profundidades del metro londinense donde tienen lugar una serie de inexplicables desapariciones. Película injustamente olvidada que cuenta con un cameo de Christopher Lee y que da indicios del talento que Sherman confirmaría con su segundo largometraje, Muertos y enterrados.

Más conocido como artista multidisciplinar, Bill Morrison combina habitualmente en su obra material de archivo con música contemporánea. A lo largo de su carrera ha colaborado con músicos como Philip Glass, Steve Reich, Kronos Quartet o Bill Frisell, compositor estadounidense junto con el que concibió The Great Flood, obra inspirada en la inundación más destructiva de la historia de EE.UU, aquella que en 1927 obligó a la evacuación de más de medio millón de personas y provocó la muerte de más de doscientas.

Además de tener la oportunidad de ver en la sección oficial Jupiter’s Moon, último filme de Kornél Mundruczó, Seven Chances rescata Johanna, auténtica rareza del director húngaro inspirada en la historia de Juana de Arco. Premio especial del jurado en el Festival de Sevilla, esta arriesgada, tenebrosa y desconcertante ópera cinematográfica narra la historia de Johanna, una drogadicta que tras salir del coma al recuperarse de un grave accidente, decide dedicar dar un giro radical a su vida dedicándola por completo a los enfermos. Su decisión, eso sí, no será aceptada de buen grado por todos.

Poesía sin fin, segunda parte de su trilogía autobiográfica de Alejandro Jodorowsky, está marcada por un (sur)realismo mágico audaz y poco complaciente. En ella, el cineasta recuerda su juventud en Santiago de Chile, las exaltadas relaciones con su padre o el descubrimiento del arte y el amor. Si resucitáramos a Buñuel para que hiciese una adaptación de Los detectives salvajes, dicha adaptación tendría probablemente el espíritu de Poesía sin fin.

Mansfield 66/67 -dirigida al alimón por P. David Ebersole y Todd Hughes– se sumerge en los dos últimos años de vida de la actriz estadounidense Jayne Mansfield, antes de que un inesperado accidente acabase con su vida de forma prematura. La prensa y los persistentes rumores (algunos bastante sórdidos y macabros) se encargarían posteriormente de crear una leyenda, o más bien varias, alrededor de este accidente que ocupó las páginas de sucesos de aquel verano de 1967. Erotismo, glamour, satanismo y chismorreos mezclados a partes iguales en un documental que no dejará a nadie indiferente.

Para hablar de La telenovela errante, mejor dejar hablar a Raúl Ruiz“La realidad chilena no existe, más bien es un conjunto de teleseries. Son cuatro provincias audiovisuales y se respira la guerra entre los bandos. Los problemas políticos y económicos están disueltos en una jalea ficcional dividida en capítulos vespertinos. Toda la realidad chilena está tratada desde el punto de vista de la Telenovela y cumple la función de filtro revelador de esta misma realidad”. Estreno en España.

Todas las sesiones de Seven Chances vendrán acompañadas por la presentación de un crítico miembro de la ACCEC.

Categorías:Festival de Sitges

El cine en zapatillas: Atrapados en el miedo (Carlos Aured, 1985)

25 septiembre 2017 Deja un comentario

Partiendo de la base de que Carlos Aured no era, digamos, un director excepcional, y que con  Atrapados en el miedo realiza una de sus obras más discretas, vamos a intentar demostrar que, precisamente por, entre otras cosas, su pobreza de medios, esta película contiene los suficientes elementos como para ser una pieza de obligada visión y, sobre todo, digna de formar parte de toda colección Fantaterrorífica que se precie.

ATRAPADOS EN EL MIEDO (Carlos Aured, 1985) Francisco Herrera Producciones. Colección Fantaterror 2

España. Duración: 83 min. Guión: Carlos Aured Música: Código Exterior Fotografía: José G. Galisteo Productora: Tormes Ciné Contact Género: Terror Formato pantalla: 4/3 Idioma: Castellano Zona: 0 Extras: Trailers, carteles, filmografía y documental (30 min. aprox.) Portada reversible.

Reparto: Adriana Vega, Sara Mora, José Luis Alexandre, Joaquín Navarro, Luis Cánovas,Emilio Alonso, Margarita Herrera, Marisol Navajo, Elena Cores, Jaime Mari,Carmen Luján

Sinopsis: Un enfermo mental recluido en un sanatorio psiquiátrico huye de su encierro y se dedica a vagar por las afueras de Madrid. Su mente perturbada no encuentra más razón de ser que matar. Tras asesinar a dos chicas a orillas de un río, irá encadenando una serie de asesinatos a cada cuál más repulsivo, sembrando el terror en el lugar. José (Joaquín Navarro) y Antonio (José Luis Alexandre), dos buenos amigos, preparan un divertido fin de semana en la casa de campo que la familia de José posee en las afueras de la ciudad. Aprovechando la ocasión invitan a dos guapas hermanas, Ana (Sara Mora) y Laura (Adriana Vega), que aceptan la invitación. Ana, la mayor, trabaja de secretaria, vive sin apuros y es amante de Antonio. Laura por su parte, tiene un carácter introvertido y es tímida, carácter que se ha acentuado tras un reciente fracaso amoroso. Todo parece augurar un divertido fin de semana para las dos parejas, que se truncará cuando sean acosados por el asesino psicópata.

 

‘EL CINE DE SUSPENSE NO HABÍA DICHO LA ÚLTIMA PALABRA HASTA QUE LLEGÓ… ATRAPADOS EN EL MIEDO’

Carlos Aured, tras trabajar como ayudante de dirección de Leon Klimovksy, tuvo la oportunidad de debutar en la dirección realizando trabajos para la productora barcelonesa Profilmes, varios de ellos con el guión y la participación como actor de Paul Naschy: El retorno de Walpurgis (1973), El espanto surge de la tumba (1973), La venganza de la momia (1975) y Los ojos azules de la muñeca rota (1974), son algunos de los títulos que dejó tras de sí esta colaboración, antes de que se truncara por un malentendido entre actor y director.

Con la llegada de destape y del cine clasificado ‘S’, fiebre que hizo que los productores dejaran de apostar por el cine de género, Aured tuvo que adaptarse dirigiendo un puñado de películas eróticas, algunas de las cuales han pasado a la historia más por su título y por los dividendos que dejaron, que por su posible valor artístico como El fontanero, su mujer y otras cosas de meter (1981) o El hombre del pito mágico (1983). Pero en 1983 tiene ocasión de dirigir un thriller con gotas de terror, El enigma del yate, que es seguida por la que quedará como su última película, Atrapados en el miedo (1985).

Con Atrapados en el miedo Carlos Aured se adentra, humildemente, en el Slasher, subgénero con asesino misterioso, prácticamente inmortal, cuya principal gracia estriba en saber cual será el medio escogido por el sanguinario psicópata para finalizar con el calentón del joven de turno. Una variante del cine de terror que ya estaba bastante agotada por entonces y que había entrado en una tediosa repetición basada en las secuelas.

La película está producida por Karl Heinz Mannchen, un productor alemán que había trabajado profusamente con Jesús Franco y que dos años antes había producido USA, violación y venganza (1983) un thriller de acción protagonizado por Pilar Alcón y dirigido por José Luis Merino, que por cierto ejercería de asistente de producción en la cinta de Aured. Como director de fotografía, Atrapados en el miedo contó la participación del prolífico José García Galisteo, que ni a ustedes ni a nosotros nos sugiere nada, pero que es el hermano de la célebre (y trístemente enferma) Carmen Sevilla.

Atrapados en el miedo será el último trabajo en el cine del productor alemán.

La cinta de Aured se  inicia con una música sospechosamente familiar que, desde luego, no pertenece a Código Exterior,  los músicos acreditados como responsables de su banda sonora. Vemos como alguien salta la tapia de un centro psiquiátrico. De ahí pasamos a un soleado bosque, en el cual dos chicas jóvenes se hacen delicados arrumacos (esos coletazos del cine erótico). Todo muy bucólico y con un ensordecedor trinar de pájaros. Hasta que entra en escena el demente, al que no veremos el rostro en ningún momento, que mata a las jóvenes bajo un puente (¿Talamanca?)

De ahí pasamos a los protagonistas de la historia, cuatro ‘jóvenes’ cuyo lenguaje haría sonrojar a Carmen de Mairena, en especial Antonio (José Luis Alexandre), que se refiere a la chicas como ‘material’ y dice perlas como ‘A las tías les va la marcha, y si las pegas, enloquecen, ¡lo que yo te diga!’. Comentarios tan políticamente incorrectos que no pueden más que añadir valor antropomórfico a semejante cinta. Supuestamente su personaje es el que aporta la parte cómica de la cinta, por sus -entonces enrollados, ahora rijosos- comentarios, pero el paso de los años no ha tratado bien a su personaje, que lejos de caer bien, uno le desea una muerte lenta y dolorosa. José Luis Alexandre, como pueden suponer, no hizo una gran carrera en el cine, limitándose a interpretar pequeños papeles de policía, guardia civil, camarero e incluso macarra en alguna película antes de dedicarse a otro quehacer. Posiblemente el personaje que encarna en la cinta de Aured sea el más extenso que realizó en su carrera.

José, el otro joven, está interpretado por Joaquín Navarro, que encarna lo que se dice a un ‘pijo’ de buena familia, que no sabe ni cambiar la rueda de su coche y que es  propietario del chalet en el espera,  junto a Antonio, beneficiarse a las muchachas. Navarro tampoco puede decirse que tuviera una dilatada carrera en el mundo del cine. De hecho Atrapados en el miedo es, lo han adivinado, la última película de una filmografía que incluye perlas como El lago de las vírgenes (1982) de Jesús Franco y Bragas calientes (1983) de Julio Pérez Tabernero.

La película la salvan las dos actrices que encarnan el interés romántico de José, Adriana Vega (Laura), y sexual de Antonio, Sara Mora (Ana). Dos competentes y bellas actrices que justifican, por sí solas, el visionado de esta película.

Adriana Vega es una presencia muy familiar en el cine de los ochenta. Perfecto prototipo de guapa vecina que todos quisiéramos haber tenido, con un magnífico físico, nada exhuberante, pero rotundamente bello. Inolvidable resulta su presencia en películas como El liguero mágico (Mariano Ozores, 1980), Al este del oeste (Mariano Ozores, 1982) o en Viciosas al desnudo (Manuel Esteba, 1980) donde conformaba un irresistible tándem junto a Eva Lyberten que no nos extraña que enloqueciera al bueno de Jack Taylor.  En Atrapados en el miedo Adriana encarna a la hermana pequeña de Ana. Tímida y virgen.

Muy diferente es Sara Mora, una belleza morena muy racial, que como hermana de Laura, liberada y ‘tirá palante’ complementará al personaje interpretado por Adriana Vega. Batallada en películas de género y, por supueto, eróticas, es la protagonista de La frígida y la viciosa (1981) de Carlos Aured. Pero eso sí, no esperen escenas subidas de tono, pues Atrapados en el miedo no las tiene.

Ya tenemos pues a los cuatro ‘jóvenes’ que desde luego no son teenagers, tal y como quizás hubiera requerido el guión, ya sea por los diálogos o por la acción en sí. Pero tenemos lo que tenemos y con estos cuatro personajes llegaremos al retirado chalet donde, por fin, terminarán acosados por el loco escapado del manicomio,

Lobby Card que muestra a Sara Mora en una escena de Atrapados en el miedo.

pero antes asistiremos a una buena cantidad de diálogos ridículos que convertirán esta película en un tesoro del humor involuntario, repleta de sustos de baratillo, chistes chuscos y una intriga impostada. Circunstancias bajo las cuales las actrices hacen lo que pueden, mientras el asesino continúa haciendo de las suyas, cuidando Aured que su rostro nunca sea visto por el espectador.

El enfrentamiento final entre el psicópata y los jóvenes tardará una hora en llegar, ocupando los últimos veinte minutos de la cinta. Digamos que todo será tirando a torpe y que la tensión no llevará al espectador precisamente al paroxismo, pero coincidiendo precisamente con ese tramo final veremos, por fin, el rostro del demente asesino. Un rostro que, como es natural, al no ser ningún personaje conocido ni suponga ninguna sorpresa para el espectador al tratarse de un actor, Luis Canovas, totalmente desconocido, habrá resultado un ejercicio totalmente inútil el haberlo ocultado durante la mayor parte de la cinta. O al menos nosotros no entendemos el porqué de esa decisión.

Una caratula totalmente fuera de lugar perteneciente a la edición VHS alemana del filme. Fíjense en el destalle Scanners

La cinta termina dejando un final abierto (¿?) sellado con una frase de H. P. Lovecraft que termina de descolocar al espectador. Todo ello en una película que cuenta con un reducido presupuesto, muertes muy poco imaginativas, ausencia de hemoglobina, escasas localizaciones y una eterna noche de terror con un Jason de pacotilla, pero que fascinará al coleccionista de películas de terror españolas. Pues, con todo, Atrapados en el miedo no resulta aburrida, precisamente por lo ridículo de su guión, sus descacharrantes diálogos y las actuaciones de derribo.

La película de Carlos Aured es la segunda entrega de la Colección Fantaterror de Herrera Producciones. Una serie que busca editar películas perdidas o poco vistas del fantástico español y hacerlo en las mejores condiciones posibles. Tras un primer volumen con La orgía de los muertos (José Luis Merino, 1973) que ha merecido elogios por la calidad de la edición, lanzan Atrapados en el miedo, cuyo responsable nos ha jurado y perjurado que se ha extraído del negativo original, no pudiendo hacer nada con la parte final de la película, muy oscura pero fiel, al parecer, a como fue rodada por Aured.

En todo caso resulta un lujo poder contar con ediciones dignas de oscuras películas del cine fantástico español, y podemos asegurar que la Colección Fantaterror de  Francisco Herrera tiene en cartera nuevas salidas que sin lugar a dudas van a resultar de gran interés para el coleccionista.

Y de todas ellas les informaremos puntualmente …

La primera edición del ‘Lychee Film Festival’ dejó en Barcelona una amplia muestra del mejor cine chino

23 septiembre 2017 Deja un comentario


(Fotos: Lychee Film Fest)

El Lychee Film Festival debe su nombre al lichi, deliciosa fruto que el director del festival, Lin Yu, compara con el cine chino, de entre cuya basta producción, selecciona “los frutos más dulces para compartirlos con todo el mundo” con el objetivo y “la esperanza (de que) ayude a un público occidental en su interpretación de la China moderna, al público chino a poder reubicar su identidad cultural, y a acercarnos los unos a los otros.” Así, del 15 al 22 de septiembre ha tenido lugar la primera edición de este festival que nace para dar a conocer al público barcelonés una filmografía que llega a nuestras pantallas con cuentagotas o de forma parcial. La inauguración, que tuvo lugar por todo lo alto en el cine Phenomena, registró un lleno total a base de invitados, prensa e instituciones contando, además, con la presencia de los cineastas invitados: Wang Hongwei, Weng Jie y Xu Haofeng, tres directores bien diferentes entre sí, que representan las tres secciones que protagonizan este festival: el cine chino contemporáneo, la animación y el Soft Kung Fu-New Wuxia, temática esta última que fue objeto de una amplia retrospectiva que tuvo lugar principalmente, y al aire libre, en las Cotxeres de Sants, uno de los dos espacios principales del Lychee Film Festival, pues la sección dedicada al cine contemporáneo se ofreció en los Cines Texas, aunque también se contó con la colaboración del mencionado Phenomena (inauguración y dos películas); Casa Batlló (proyección de cortometrajes de animación) y el Hotel Omm y la ECIB (Escola de Cine de Barcelona), para actividades paralelas.

Pero demos una panorámica de lo que ofreció el festival durante estas jornadas.

GALA INAUGURAL

Recibidos en el Cine Phenomena con los mundanos boatos que ilustran estos eventos, photocall, invitados de gala y autoridades, la gala de inicio del Lychee Film Festival se abrió en el escenario del Phenomena con un dueto de violín y chelo que interpretaron dos piezas de música oriental, actuación que fue seguida por las palabras de los encargados de programación y coordinación del festival, Adrian Devant y Ma Ke; Ilaria Gambarelli (prensa y comunicación) y Lin  Yu, director y fundador del festival, que fueron seguidos por unos pequeños discursos de los tres directores invitados, Wong Hongwei, Weng Jie y Xu Haofeng. Y precisamente de Xu Haofeng, invitado de honor del festival y del que se proyectaron tres de sus mejores cintas, fue la película inaugural del Lychee Film Festival, The Master (Shi Fu), espectacular producción del año 2015 que ya tuvimos ocasión de visionar en la edición de 2016 del festival Nits de Cinema Oriental de Vic. Producida por Wong Kar-Wai para quien Haofeng realizó el guión de The Grandmaster (2013) , The Master cuenta con un magnífico diseño de producción que nos ubica en una occidentalizada China en los años 20, concretamente en Tianjing, donde un maestro de Wing-Chun quiere abrir su escuela. Para ello deberá derrotar ocho escuelas de artes marciales pero, sin saberlo, será objeto de las intrigas de los poderes locales.  Rica en elaboradas y nada fantasiosas luchas, por desgracia, tiene una trama que resulta algo enrevesada, confusa más que compleja, y acaba haciendo que el espectador se pierda, pero nunca que se aburra, pues la belleza de la cinta y las espectaculares luchas marciales suponen un aliciente más que suficiente para disfrutar de esta magnífica producción. Es, además, una de esas cintas que te hacen surgir el deseo de investigar sobre la historia de China, pues los retales que de ella se esbozan despiertan nuestra curiosidad, y eso hay que atribuírselo también como mérito.

SECCIÓN DE CINE CONTEMPORÁNEO

Se inaugura el festival propiamente dicho en Cines Texas con dos películas de impacto. Y no por la violencia de sus luchas, sino porque retrata dos realidades paralelas a la nuestra que viven amplios sectores de población. Mundos dentro de nuestro mundo. Tan cercanos como desconocidos. Y que estos dos cineastas han intentado desvelar y acercarnos con sus obras: Blind Massage (Tui na, 2014) de Lou Ye y Aún hay un mañana (Still Tomorrow, 2016) de Fan Jian. Una ficción con toques de documental y un documental con partes ficcionadas protagonizados por seres que viven otras realidades en otros mundos que están en el nuestro: la ceguera y la parálisis cerebral.

Blind Massage es un drama, con acertados puntos de comedia, rodado en régimen de co-producción con Francia (como la práctica totalidad de los filmes de su director censurado en su país de origen) centrado en los empleados de un salón de masajes en Nanking que comparten una misma característica: son todos personas ciegas. Una lección sobre cómo vivir bajo circunstancias adversas, algo que el director escoge rodar con una cámara inquieta, que persigue a los personajes, logrando que el espectador potencie su rol de voyeur, entrando en la intimidad de los personajes a sabiendas de que estos no podrán ver su presencia. Los protagonistas de esta película, algunos invidentes reales y otros encarnados por actores, formarán su propia sociedad, su propio mundo en el cual tendrá lugar el drama, el humor, el amor, las infidelidades y el deseo. Un mundo en el cual manda el sonido, el tacto, el olfato supliendo el sentido mutilado, perfectamente descrito por la importancia que el sonido (aumentado por encima de lo normal) tiene en la cinta. Pero también el sexo. El director nos invita a sentir el placer sin poder saber qué es la belleza. Y, finalmente, también nos permite, en una fascinante escena repleta de magia, sentir y gozar de la maravilla que es ver después de haber estado privados de la visión.

Una magnífica película de Lou Ye, guionista-director que normalmente se asocia con los directores de la Sexta Generación del cine chino cuya película, Summer Palace (Yihe yuan, 2006), que trata sobre la historia de dos amantes durante las protestas de 1989 en la Plaza Tiananmen, puso al director en conflicto con las autoridades chinas, lo que provocó la censura de sus películas durante un período de cinco años. 

Por su parte, para narrar Aún hay un mañana, su director, Fan Jian, recurre al género cinematográfico que ha dominado toda su carrera: el documental. Y es que este director, fogueado en televisión, ha encontrado en el documental el medio en el cual narrar sus historias, siendo la de Yu Xiuhua el quinto largometraje documental de su filmografía.  Yu Xiuhua, es una poetisa rural, que sufre de parálisis cerebral desde su nacimiento. Se convirtió en una de las poetas más famosas de China en 2015 al escribir Cruzo la mitad de China para dormir contigo, poesía con la cual empezó a llamar la atención del público en la red social más usada en China, Sina Weibo, por el sentimiento y el fuerte deseo de amor que expresa, pero también por la pureza inocente y feroz de sus versos. Este éxito viral la llevó a conocer otros mundos en los cuales ella, su obra y su fuerte voluntad de superación, sí eran valoradas a diferencia de lo que había recibido de su entorno más cercano. Casada, mediante un matrimonio concertado, con un hombre diez años mayor que ella, su infelicidad por este matrimonio y la conciencia de su propia discapacidad fueron los motores que motivaron su afición por escribir poesía en un medio rural que contrasta fuertemente con sus visitas a la urbe y su forma de vivir la experiencia, desde la firma de libros, los seminarios universitarios sobre su obra o su participación en programas de televisión afectos a las historias de superación personal, con su estética de neón y sensacionalismo.

Fan Jian se deleita en la naturaleza, en los paisajes rurales de la China profunda, donde la vida es sencilla, pero dura. Viviremos el día a día de esta familia. Sus quehaceres cotidianos de entre los cuales destaca la afición por la escritura de Yu Xiuhua, algo totalmente inaudito al producirse en ese hábitat y en esas condiciones. Un prodigio que se ganará el cariño del espectador, el cual no podrá evitar sentir cierta tristeza, ya no por la discapacidad, sino por la circunstancia en general de la protagonista. Una situación que Fan Jian retratará mostrándola en todas sus variantes, no tan solo desde el punto de vista de la escritora, sino también desde el del marido y su entorno, tanto como desde el de los padres. No culpabiliza a ninguno y deja a cada espectador que saque sus propias conclusiones sobre los motivos de cada uno de los implicados para actuar como lo hace.

El verso de Yu Xiuhua carece de artificios y parece manar inagotable de su propia sensibilidad, como Jarmusch en Paterson, Fan Jian recoge cómo los versos nacen de la cotidianidad de la escritora, los oímos de su voz incompletos y los vemos, después, insertos en la imagen. La cámara de Jian se contagia de la mirada de la autora y nos conduce a ver la maravilla y la melancolía por sus ojos, la fotografía es fundamental en la transmisión del sentimiento creativo hasta el punto de que los planos se nos representan como versos. Una obra bucólica, la de Yu Xiuhua, que la película reproduce en todo su lirismo.

Otra cinta que emana poesía visual es Agosto (Ba yue, Zhang Dalei, 2016), crónica fragmentaria de un verano narrado mediante distintas estampas protagonizadas por un niño, protagonista que a su vez es observado por el ojo del propio cineasta, que trata esos momentos como recuerdos vividos en un tiempo muy concreto.  Así, gracias al uso de la profundidad de campo, que desplaza la acción a un segundo plano, podemos contemplar no solo aquella acción pretérita, sino también la presente evocación de su recuerdo.

Estamos en  los primeros noventa, época en la cual la economía de la China comunista se reconvertía al capitalismo, provocando grandes cambios que habrían de repercutir en las vidas de los habitantes del pequeño núcleo donde se desarrolla la acción. Ese es el hilo que engarza los fragmentos traídos a la memoria, las vivencias de ese niño que asiste como espectador a los cambios, que sólo se perciben fragmentariamente, entremezclados con los sonidos de un verano y de un barrio omnipresentes en la cinta. De ese verano en el que cambió la historia con mayúsculas y la otra máas íntima y personal del protagonista.

Rodada a la manera del neorrealismo italiano, a lo que visualmente se suma su fotografía en blanco y negro, Agosto  es una magnífica ópera prima repleta de sensibilidad que nos lleva de las preocupaciones de los mayores ante los cambios nombrados, a los sonidos de la calle. De los juegos infantiles, al cine de verano. De la atractiva vecina de enfrente, a la modorra de la siesta y los chaparrones de verano. Todo ello impregnado con unas gotas de melancolía ante el cercano final, también, de la propia infancia del muchacho.

Chongqing Hot Pot (Yang Qing, 2016) es una ingeniosa mezcla de comedia, acción y drama social que habla al espectador de amistad incondicional y dignidad, todo ello con el fondo de un delirante atraco. Pero también es una perfecta muestra de lo que es el cine comercial chino: un cine desacomplejado que se caracteriza por la ingenuidad de sus historias y la  frescura de sus estructuras narrativas. Inocencia esta que se ha perdido en Occidente y que tanto nos gusta ver en el cine, aunque suponga para nosotros aparcar el cinismo occidental durante toda la proyección.

En lo más hondo del corazón (Xin mi gong, Xin Yukun, 2014) es otra comedia, en este caso de enredo y muy negra, que está narrada a modo de puzzle, pues veremos la acción desde diferentes puntos de vista y deconstruyendo el tiempo narrativo. Yukun juega bien sus bazas en su ir y venir en el tiempo, dosifica bien las pistas (ese documental de primates por encima de todo lo demás) para que el espectador pueda ir haciéndose una idea del conjunto que irá variando al irse sumando los puntos de vista. Una puesta en escena, un humor, y un tratamiento de la deconstrucción del tiempo más cercanos a Mystery Train (Jim Jarmusch, 1989) que a Pulp Fiction (Quentin Tarantino, 1994). Asesinatos, cadáveres chamuscados que desaparecen, embarazos que dejan de serlo, infidelidades y chantajes se dieron cita en esta cinta  que supuso un magnífico punto de arranque para la carrera de su director y  que el público del Texas coreó con sus risas.

La sección terminaba con Soul on String (Pi Sheng Shang De Hun, Zhang Yan, 2016) proyectada en el cine Phenomena, una pantalla ideal para disfrutar del magistral uso que hace Zhang Yan del formato panorámico y del trabajo de su director de fotografía, Guo Daming. Adaptación de dos novelas tibetanas, la cinta nos narra la historia de Tabei (Kimba), un asesino rescatado de la muerte por los lamas con el objeto de que redima sus culpas. Su misión será llevar la Perla Sagrada a la Tierra de la palma del Maestro de Loto, su destino será el norte, la distancia estará en sus pies y el camino a su espalda. En su camino solitario de expiación, Tabei habrá de aceptar la compañía de Chung (Quni Ciren), una obstinada mujer que le hará blanco de sus requerimientos amorosos, y la de Pu (Yizi Danzeng) un niño mudo que se expresa con un curioso instrumento de cuerdas y que parece investido con el poder de la videncia. Sobre Tabei pesa además la deuda de sangre de su padre (a quien no llegó a conocer) que antes de su nacimiento asesinó a un hombre, ahora sus hijos le persiguen para cumplir la venganza. Yan desarrolla el relato en clave de Western aderezado con gotas de espiritualidad budista, los impresionantes paisajes del Tibet en sus manos sirven para darle marco al tratamiento y para mostrar la pequeñez del hombre en la inmensidad del universo. Todos los protagonistas necesitan dejar ir sus apegos, que según la enseñanza budista es la raíz de todo sufrimiento.

Yan se confiesa admirador de las metaficciones de Italo Calvino y Jorge Luis Borges, y la metaficción entra en Soul on String de la mano de Gedan (Siano Dudiom Zahi) un misterioso perseguidor que acabará revelándose como el escritor de la historia de Tabei. La historia de nuestro antihéroe es pues una ficción literaria, pero la inclusión del escritor en el relato sirve para llevarnos a interrogar si la realidad no podría bien ser el sueño de un ser superior. La vida es un camino en pos de nosotros mismos en el que fluye la fuerza del universo dentro de la que somos apenas un breve átomo. 

SECCIÓN TEMÁTICA: SOFT KUNG FU – NEW WUXIA

Las emblemáticas Cotxeres de Sants fueron el lugar escogido para ofrecer la mayor parte de la Sección Temática de este año, dedicada al Soft Kung Fu – New Wuxia, últimas tendencias en el cine de Kung Fu chino, que contaron con una buena representación de la mano de directores como Stephen Chow, Luy Yang, King Hu y el propio Xu Haofeng. Allí estas cintas, repletas de acción, espadas y venganzas, se proyectaron al aire libre, a la manera que desde hace 14 años viene haciéndose en las Nits de Cinema Oriental de Vic,  festival pionero en ofrecer sesiones populares de cine oriental al público catalán.

Xu Haofeng dirigiéndose al público en Cotxeres de Sants

Los espectadores pudieron disfrutar durante este ciclo con Kung Fu sion (Kung fu, Stephen Chow, 2004), Hermandad de espadas (Xiu chun dao, Lu Yang, 2014) y La identidad de la espada (Wo kou de zong ji, Xu Haofeng, 2011) en Cotxeres, mientras que El arquero (Jianshi liu baiyuan, Xu Haofeng, 2012), se ofreció en Cines Texas y  The Master (Shi Fu, Xu Haofeng, 2015) y A Touch of Zen (Xia nü, King Hu, 1970) películas inaugurales y de clausura del Lychee Film Festival se ofrecieron, respectivamente, en el Cine Phenomena y en la Filmoteca de Catalunya.

El arquero (Jianshi liu baiyuan, Xu Haofeng, 2012), que ubicada dentro de la sección retrospectiva y de homenaje a Xu Haofeng se ofreció en Cines Texas, es otro relato crepuscular sobre la desaparición de las escuelas de Kung fu durante el primer cuarto del siglo pasado, cuando el ejército se implantó como garante del orden en China. Y decimos crepuscular no solo por narrar el ocaso de las escuelas de artes marciales y su influencia en China, sino porque también toma mucho prestado del western también denominado así, especialmente de Sergio Leone, tanto en forma como en fondo con ese personaje, algo pendenciero y aparentemente indiferente a todo que será elegido y respetado como el juez que solventará las diferencias entre las escuelas de artes marciales. El arquero es también una fábula muy influenciada por otras artes ancestrales como la ópera china, a la que hará referencia, y la danza tradicional. Sus personajes articulan complejas coreografías, algunas tan irreales como cercanas al cartoon. Finalmente al igual que en la mencionada ópera china y  en la comentada The Master, obra posterior del director, este recurrirá a personajes femeninos travestidos de hombre. Hay que destacar especialmente su preciosista puesta en escena, Xu Haofeng juega continuamente con la composición geométrica dentro del encuadre, y no con fines meramente estéticos, sino con sentido tanto narrativo como expresivo.

CORTOMETRAJES DE ANIMACIÓN

En una velada restringida, mediante inscripción y posterior sorteo, se ofreció en la planta Noble de la Casa Batlló una sesión compuesta de cinco cortos de animación dirigidos por grandes directores chinos que fueron presentados por Weng Jie, director de dos de ellos. Leyendas, alegorías y batallas marciales, una de ellas entre Bruce Lee y Donnie Yen, compusieron el imaginario de estas pequeñas grandes piezas: El sueño del guerrero (A Warrior’s Dream, Li Jin, 2005), El templo de Feng Xue Shan Shen (Weng Jie, 2014), El país de insectos del verano (The Country of Summer Insects, Tang Bohua, 2013), La asesina: la precuela (Weng Jie, 2015) y Serpiente blanca (White Snake, Ruan Junting, 2006).

OTRAS ACTIVIDADES

Las actividades especiales comenzaron incluso antes que el propio festival. El día 14 en el Fnac Triangle tuvo lugar la charla La flor del Lychee, en la cual el profesor de UPF Manel Ollé y el director editorial de Males Herbes Ricard Planes hablaron sobre el cine chino y el wuxia.  El día 18 se celebraron en el Hotel Omm las denominadas ‘Lychee Talks‘, en las cuales el público podía asistir a una charlas, de unos 20 minutos cada una, en las cuales los ponentes invitados, Isabel Coixet, Wang Hongwei y Xu Haofeng, hablaron de su experiencia en el mundo del cine. La velada se completó con la proyección de Los hedonistas (The Hedonist, Jia Zhangke, 2016), una cinta casi experimental de 25 minutos que fue seleccionada por el festival internacional de Locarno. Si no pudieron acudir al evento, este fue retrasmitido en directo y posteriormente subido a la web, por lo que pueden verlo aquí abajo.  Finalmente, también el día 18 tuvo lugar en la Escola de Cinema de Barcelona (ECIB) The Making of Hidden Sword: una charla con Xu Haofeng, durante la cual se proyectó el making of de su cuarto trabajo, The Hidden Sword, que todavía está en proceso de post-producción y que se estrenará a finales de este año.

PALMARÉS Y CONCLUSIONES

La lectura del palmarés tuvo lugar en Cines Texas a las 11 de la mañana del último día de festival, que tendría su broche de oro por la tarde en la Filmoteca de Catalunya con la proyección del monumental clásico A Touch of Zen (Xia nü, King Hu, 1970) una debilidad personal del director del certamen que se ofrece en su versión íntegra de tres horas de duración. King Hu, direcotr batallado en los importantes estudio Shaw Brothers, se especializó en películas de género. Filmando para ellos su primer trabajo importante, Come Drink with Me (Da zui xia, 1965), un film que redefinió el cine de acción histórico chino. Tras apartarse de los Shaw, fue a Taiwan, donde escribió y realizó Dragon Gate Inn, cuyo descomunal éxito en toda Asia lo colocó en una posición privilegiada y consolidó la moda del wuxiapian. Basado en ese triunfo pudo tomarse dos años de trabajo para terminar su film más ambicioso y complejo, A Touch of Zen (Hsia nu, 1968), que terminó siendo mutilado por el estudio a causa de su duración total y su enorme costo.

PALMARÉS LYCHEE FILM FESTIVAL 2017

Mejor película –Aún hay un mañana de Fan Jian

Premio del público –Los Van Gogh de China de Yu Haibo

Premio a la mejor contribución artística – Xu Haofeng

El Lychee Film Festival  ha demostrado ser un festival necesario, pues su éxito  ha probado el interés por parte del público barcelonés de conocer más a fondo una cinematografía que llega a nuestras pantallas de manera fragmentada.

Para darla a conocer de una manera amplia, el Lychee ha ofrecido películas pertenecientes a diferentes géneros: acción, comedia, drama, documental y alguna cinta experimental ofreciendo, con todo ello un amplio panorama de esta tan exótica, para el público occidental, como imprescindible cinematografía.

Esperamos pues que el Lychee Film Festival se convierta en una cita anual que ofrezca puntualmente nuevas y variadas muestras del mejor y más representativo cine chino.

Categorías:Lychee Film Festival

Grandes estrenos mundiales y europeos desembarcarán en Sitges 2017

22 septiembre 2017 Deja un comentario

Para celebrar su 50º aniversario, el Festival de Sitges ha confeccionado una programación novedosa dentro del panorama internacional: de las doscientas películas que se proyectarán entre el 5 y el 15 de octubre, cuarenta tendrán su premiere, ya sea europea o mundial, en las pantallas de Sitges 2017. Una programación que ya se puede consultar en la web del Festival. 

El cine fantástico que se verá este año en Sitges promete ser una fiesta para el espectador. El Festival presenta una Sección Oficial con 15 estrenos, entre mundiales y europeas, donde destacan El habitanteMuseThe Cured o la coreana Real; ocho estrenos en la sección de Noves Visions, en la que las producciones nacionales cobran importancia; cinco premieres en la Sección Órbita donde Asia sigue demostrando su potencia con films como The Battleship Island; cinco estrenos mundiales en la sección Panorama: Beyond SkylineCreep 2 y Stephanie, junto a los documentales Drácula Barcelona y World of Darkness; cuatro en la sección Midnight-X-Treme con marcado sabor latinoamericano, y el estreno mundial de The Super en sesión especial.

Premieres mundiales

La Sección Oficial contará con el estreno mundial de Muse, dirigida por uno de los directores incondicionales del Festival, Jaume Balagueró. Pero no estará solo. Dentro de la veintena de cortometrajes que competirán en la Sección Oficial, tres de ellos, CarontePsycho Kino y RIP cuentan con producción catalana. Las premieres mundiales de la Sección Oficial se completan con Errementari, última producción de Álex de la Iglesia y Carolina Bang; la comedia de humor negro Matar a Dios, dirigida por Albert Pintó y Caye Casas;  El habitante, una pesadilla demoníaca en la que se ven envueltas tres hermanas que encuentran en el sótano de la casa de un corrupto senador, una joven con signos de haber sido torturada; y la comedia surrealista de Reino Unido Gloves Off que muestra como un grupo de marginados planta cara a la adversidad.

También de Latinoamérica, en este caso de Uruguay y Argentina, procede la alocada comedia de ciencia-ón Fiesta Nibiru, que tendrá su estreno mundial dentro de la sección Noves Visions, donde tres producciones nacionales ArderThe Biggest Thing That Ever Hit Brodway–Redux, y la opera prima del leonés Ángel González, Compulsión, serán presentadas internacionalmente.

La continuación del blockbuster de ciencia-ficción SkylineBeyond Skyline, protagonizada por Frank Grillo; el regreso del actor Mark Duplass en la piel de un tipo solitario, entrañable, aunque con tendencia a matar a sus semejantes, en Creep 2; y la cinta de terror Stephanie, de Akiva Goldsman, guionista de la oscarizada Una mente maravillosa, son las tres premieres mundiales que podrán verse en la sección Panorama. Por otra parte, el diablo, las historias que forman parte de la cultura popular mexicana y la filmación de un documental sobre los terribles acontecimientos que tuvieron lugar en Epecuén (Argentina), son los argumentos de las terroríficas BelzebuthMéxico Bárbaro II: Leyendas y tradiciones mexicanas , y Los olvidados: los tres grandes estrenos de Midnight-X-Treme.

En el apartado de documentales, Sitges 2017 presenta dos premieres mundiales relacionadas con la temática del Festival: la figura de Drácula. Por un lado, el estreno de Drácula Barcelona de Carles Prats, y, por otro, la proyección de World of Darkness, dirigido por Kevin Lee & Giles Alderson, que explora el fenómeno que durante los años noventa surgió a raíz de Vampiro: la mascarada.

La película estadounidense de misterio The Super, es la última premiere mundial que se verá en Sitges 2017 en una sesión especial.

Premieres europeas

Además de los estrenos mundiales, en Sitges 2017 también se podrán ver numerosos estrenos europeos, como la clausura del Festival, la película irlandesa The Lodgers. A las ya anunciadas Les affamés, Mom and Dad, Revenge o The Ritual, la Sección Oficial al Competición de este año acogerá la premiere de la española The Maus, ópera prima de Yayo Herrero, en la que una joven pareja de viaje por Bosnia y Herzegovina se enfrentará a una fuerza misteriosa que emerge del bosque. Siguiendo en la selección oficial pero en su sección Discovery, el Festival proyectará el debut europeo de la película chino-coreana Real, del primerizo Love Lee, un estilizado y visualmente impactante thriller; la co-producción entre Reino Unido, Irlanda y Francia&n bsp;The Cured firmada por David Freyne que debuta con este film acerca de un futuro post-apocalíptico en el que un virus ha asolado a la población y la ha convertido en caníbal, y la sorprendente cinta australiana Rabbit.

También en la Sección Oficial pero Fuera de competición, el Festival presenta el drama coreano A Single Rider, del que no puede desvelarse de qué va porque es un gran spoiler, y la ya anunciada Happy Death Dayuna divertida comedia de terror firmada por Christopher Landon, que mezcla los argumentos de Scream Atrapado en el tiempo.

En la sección Noves Visions, a la ya mencionada inauguración Most Beautiful Island de la española Ana Asensio, se suman las premieres europeas de las estadounidenses The Crescent de Seth A. Smith, film en el que sueños y alucinaciones se mezclan con el elemento experimental, Indiana de Toni Comas, vista en el Festival Fantasia de Canadá: un atmosférico drama sobrenatural que se ha convertido en una de las sorpresas del año, y la película japonesa Stray Nightingale de Takuji Izumi, una versión muy moderna del teatro kabuki, visualmente alucinante. También procedente de Japón, pero en la Sección Midnight-X-Treme, se encuentra Vampire Clay, la gran sorpresa del Japan Madness y del cine japonés lowcost< /em>

Por último, destacan las premieres en Europa de la sección Órbita donde podrá verse la última superproducción coreana The Battleship Island, vista por más de 7 millones de espectadores este verano en Corea, en la versión del director de 151 minutos, la también coreana A Special LadyLast Rampage, de Estados Unidos, que recupera a un actor tan conocido como Robert Patrick en una fuga carcelaria, y Madraza, ópera prima argentina de Hernán Aguilar, una comedia negra con una protagonista digna de cómic.

 

Categorías:Festival de Sitges
A %d blogueros les gusta esto: