Archivo

Archive for the ‘Americana’ Category

Americana 2020: 6 días de buen cine indie en una cita consolidada

En la sala Phenomena, como es habitual, se inauguró la séptima edición del festival Americana que tuvo como epicentro los Cinemes Girona, además del apoyo de la Filmoteca de la Generalitat de Catalunya y el Zumzeig Cinema. Un certamen que de nuevo trajo el mejor cine indie proveniente de Estados Unidos y que este año, además, con la novedad de sumar Canadá y México a su campo de acción.

Americana inició su séptima singladura con Saint Frances (Alex Thompson, 2019), una comedia sencilla sobre gente corriente que entrelaza, principalmente, dos historias que confluyen en su protagonista, Bridget (Kelly O’Sullivan, también guionista del filme), una mujer que a sus 34 años aún no ha encontrado su lugar en el mundo y la complicada maternidad de una pareja formada por dos mujeres (Charin Alvarez y Lily Mojekwu) para las que Bridget entrará a trabajar como niñera. Entretanto la protagonista vivirá relaciones e interrumpirá un embarazo no deseado. El nexo de unión entre ambas historias lo conformará la pequeña Frances (Ramona Edith-Williams), todo un símbolo de la feminidad del futuro. Entrañable y necesario, el filme no se salta los problemas de convivencia que tiene que sufrir la pareja y no idealiza a las mujeres protagonistas, de entre las cuales, Bridget tendrá un punto de inmadurez y casi cierta mezquindad. Una buena película de inauguración que, además, será uno de los estrenos de Flamingo Films, sello creado por los responsables de Americana.

Ya durante el primer día de festival debutaron las nuevas lenguas que han ganado voz en Americana, en este caso el castellano con Chicuarotes (Gael García Bernal, 2019) y el francés con Répertoire des villes disparues (Denis Côté, 2019), cinta esta última que atrajo mucho la atención del público, llenando la sala durante las dos sesiones en las que se ofreció. Serendipia se inclinó por la segunda cinta dirigida por el actor Gael García Bernal, que doce años después de su debut con Déficit, se decanta por una historia que mezcla drama social y comedia. Plena de sordidez, la acción se desarrolla en el San Gregorio de Atlapulco en Xochimilco, Ciudad de México. Allí visitaremos una zona marginal y conocemos a los dos protagonistas de esta historia, Cagalera y Moloteco, dos adolescentes que buscan un lugar mejor en el que vivir, lejos de la miseria y la violencia de su ciudad, donde sus habitantes están acostumbrados a tomarse la justicia por su mano. Una historia llena del fatalismo y de ese gótico mexicano que tanto nos horroriza y nos fascina y que tan bien supo retratar Buñuel en Los olvidados (1950).

The Sound of Silence (2019) es una fascinante propuesta del director Michael Tyburski, que de hecho expande el universo de su corto Palimpsesto, ganador del festival de Sundance en 2013. Protagonizada por Peter (Peter Sarsgaard), un afinador de hogares que busca constantes universales en el sonido ambiental que expliquen la conducta humana, es un investigador solitario que con su trabajo no persigue lucrarse, algo que será motivo de la incomprensión de sus colegas y maestros. La cinta habla de la desafección entre las ciudades y sus habitantes y de los sonidos que esta emite  y que nos hemos acostumbrado a no escuchar. Zumbidos y resonancias que el director incluirá en la banda sonora de su película influyendo en el estado de ánimo de sus protagonistas y del propio espectador. The Sound of Silence también profundiza en la búsqueda de la felicidad y la superación del abandono, mostrando por medio terapias alternativas para parejas aburridas y el mercantilismo que todo compra y corrompe. Toda una experiencia sensorial que les aseguramos que tan solo podrán ver en festivales como Americana.

The Jay & Silent Bob Reboot (2019) es otra vuelta de Kevin Smith al popular universo que se iniciara en el ya lejano 1994 con Clerks, todo un clásico del  cine independiente norteamericano. En esta cinta, repleta de guiños, citas y chistes privados el director no desaprovecha la ocasión para criticar el cine de Hollywood actual, repleto de sagas interminables, y para recuperar a todos los actores de sus películas. Si bien el resultado no es del todo gratificante, los amantes del cine del director y del mundo del cómic y sus convenciones gustarán de pasar un buen rato con estos fumadores compulsivos de marihuana.

Después de un largo recorrido como actor infantil, Shia LaBeouf saltó a la fama con el blockbuster Transformers, pero rápidamente se desmarcó del camino de Hollywood para trazar otro lleno de polémicas, detenciones y rumores. Pese a sus magníficas interpretaciones en Nymphomaniac, American Borg McEnroe, el año 2017 le cerraron el grifo y sus excentricidades lo llevaron a una clínica de desintoxicación. Y fue allí, cerrado en ese centro donde, debido a una terapia psicológica, escribió el guión de Honey Boy. Un guión para exorcizar sus demonios interiores, para entenderse a sí mismo, para redimir a un padre abusivo y para aceptar una infancia demasiada dura.

Mezclando presente y pasado de manera muy ingeniosa, la directora Alma Har’el ha conseguido trasmitir la espectador la demoledora historia del propio LaBeouf, que en la cinta interpreta al padre del otro protagonista, la estrella infantil que en realidad es el alter ego de él mismo. Todo un doloroso ejercicio de catarsis con el que aquel niño expuesto a una presión que no debería haber sufrido, consigue vencer el rencor ante un progenitor alcohólico e irresponsable. Magnificamente interpretada por ambos, la cinta se beneficia también de la presencia, como psicóloga, de Laura San Giacomo, una de las actrices que representó el desembarco del cine indie norteamericano con aquel buque insignia que fue Sex, Lies, and Videotape (Steven Soderbergh, 1989). Honey Boy fue uno de los títulos más interesantes y que más interés despertaron en esta edición de Americana con sala cercana al completo total.

Uno de los filmes favoritos de esta edición de Americana para Serendipia es The Death of Dick Long (Daniel Scheinert, 2019), y lo es por diversas razones: porque funciona impecablemente como un relato de intriga; porque sus personajes, dentro de su mediocridad, resultan muy eficaces para entender el sentido de toda la historia; y porque su director y guionista, Daniel Scheinert, es uno de los “Daniels” que dirigió la extraordinaria Swiss Army Man (Dan Kwan y Daniel Scheinert, 2016) y demuestra, una vez más, que sigue saludablemente loco y que tiene un sentido del absurdo con el que conectamos absolutamente.

Su trama, dentro de los artificios de la intriga, no es del todo complicada. O no debería serlo, pues narra como dos amigos dejan a un tercero, gravemente herido y de manera anónima, en las urgencias de un hospital de un pueblo de Alabama. Al parecer se han extralimitado durante una fiesta de alcohol y drogas. Al fallecer, se volverán sospechosos de asesinato por lo que espantados, procurarán limpiar todas las pruebas demostrando por medio que son rematadamente torpes. Poco a poco se irá descubriendo cual ha sido el extraño motivo de la muerte de Dick Long (interpretado por el propio Scheinert) y cada cosa que se averigüe durante la autopsia resultará más rocambolesca que la anterior. Una tragicomedia repleta de un saludable humor negro que no deja de ser otro retrato más de la descarnada América profunda.

Midnight Family (Luke Lorentzen, 2019) es un documental centrado en una de las muchas ambulancias privadas que hay en Ciudad de México, que con una población que sobrepasa los nueve millones de habitantes tan solo cuenta con 45 ambulancias públicas. Concrétamente se centra en un vehículo regentado por la familia Ochoa, que con una emisora policial se dedica, compitiendo ferozmente con otras ambulancias privadas, a ofrecer sus servicios a los heridos de accidente, un servicio que deberán pagar y que los Ochoa no siempre cobrarán. De manera muy cercana y natural, sin entrevistas ni declaraciones, como si no hubiera cámara, viviremos con esta familia su día a día, los descansos y las arriesgadas carreras por llegar los primeros a los lugares donde se ha producido accidentes o ha habido un tiroteo; los pequeños incidentes y los grandes accidentes; las comisiones y mordidas policiales; las balaseras, la vida y la muerte. Todo cabrá en la ambulancia de los Ochoa. Con mucho de cinema vérité, pero también de esos programa de sucesos a los que los mexicanos, y también los españoles, son tan aficionados, este soberbio y atmosférico documental mexicano ha obtenido varios premios en diferentes festivales, destacando el premio especial del jurado al mejor documental en el festival de Sundance.

Sorry to Bother you (Boots Riley, 2018) es una comedia negra en el sentido de que basa en gran parte su humor en situaciones vividas por su protagonista, Cassius Green (LaKeith Stanfield), un afroamericano bastante torpe que busca trabajo y lo consigue en telemarketing, un trabajo basura pero con sus propias clases y jerarquías y con el que, a pesar de todo, conseguirá lucrarse.

Con su ópera prima Boots Riley realizará una dura parábola distópica sobre  el explotador sistema capitalista sin ahorrar puyas a la ambición personal que ha hecho imposible la unión de los trabajadores y la lucha por sus derechos. Con una forma de actuar que nos trae a la memoria a Richard Pryor, LaKeith Stanfield compone un personaje irresistible sobre el que se sostiene el peso de la cinta, aunque cuenta con el apoyo de un buen reparto que incluye al veterano Danny Glover. Sorry to Bother you ha ganado premios en Austin, Toronto y el galardón a mejor ópera prima en los Independent Spirit Awards del 2019.

El biopic Seberg (Benedict Andrews) estuvo a una altura superior a la media alcanzada por este tipo de filmes. No cae en intentar contar toda una vida en dos horas, ni en el melodrama puro y duro, centrándose en los acontecimientos que marcaron la vida, la carrera y posiblemente la muerte de la actriz.  Su lucha en defensa de las causas perdidas y su interés por los Panteras Negras, junto a quienes se alineó y apoyó, manteniendo un idilio con uno de sus líderes, todo lo cual le granjeó ser objeto de una investigación por parte del FBI que no dudó en falsear y manchar su imagen con el objetivo de hundirla, todo lo cual la afectó causándole una creciente paranoia. Con un magnífico diseño de producción, la historia se cuenta desde dos puntos de vista, desde el de la propia actriz, y desde el de un joven agente del FBI, recién casado con una mujer que lucha por ejercer su carrera de medicina en un mundo de hombres, una muestra de modernidad que contrasta con su trabajo de fisgón para la oficina de Hoover. Christen Stewart está todo lo bien a lo que nos tiene acostumbrados y el papel de la joven esposa del agente del FBI está encarnado por Margaret Qualley, que prosigue así su estancia virtual en los años sesenta tras representar a Pussycat, la autoestopista mansonita de Érase una vez en Hollywood (Once Upon a Time… in Hollywood, Quentin Tarantino, 2019).

Con Thunder Road (Jim Cummings, 2018) Americana vuelve a sumergirnos en el ridículo, el patetismo, como una de las bellas artes. El protagonista, un policía divorciado que patrulla en un pequeño pueblo, interpretado por el productor, director y guionista del film, Jim Cummings, se pasa la mayor parte de la cinta lloriqueando, gimiendo desvalido ante las circunstancias que lo superan, consiguiendo que, aunque riéndonos de él, le tengamos cierta lástima… y simpatía. Surgido de un cortometraje, Thunder Road es una competente comedia melodramática que puede llegar a descolocar al espectador a base de hacerle sufrir vergüenza ajena, pero es también sin duda una  muestra del auténtico cine independiente norteamericano.

Y más comedia marciana con The Art of Self-Defense (Riley Stearns, 2019) en la que Jesse Eisenberg vuelve a vestirse con su personaje de joven apocado que, en este caso, se apuntará a una escuela de karate tras ser atacado por unos desconocidos. Allí recibirá clases de un extraño sensei, encarnado por Alessandro Nivola y conocerá a otra luchadora interpretada por la siempre magnífica Imogen Potts. Una comedia que del equilibrio inicial termina cayendo en la más absoluta demencia, tal y como nos gusta, guiños a El club de la lucha, incluidos

Y hablando de demencia, de locura absoluta cabe clasificar Greener Grass, surrealista y absolutamente disparatada propuesta de las directoras, guionista y actrices, JocelyDeBoer y Dawn Luebbe. Una despiadada critica al American Way of Life obligándole a que muestre su absurda verdad a base de reflejarlo en un espejo deformante repleto de brillo, color y aparatos de ortodoncia. Por cierto, si les quedaron más ganas de ver lloriquear a Jim Cummings tras  Thunder Road -donde también participaba Jocelyn DeBoer-, volverán a encontrarse con él en Greener Grass film que, al igual que aquel, tiene su origen en un cortometraje.

Cambio de registro, aunque sin abandonar cierto aire marciano, sobrenatural con Swallow (Carlo Mirabella-Davis, 2019), brillante película que pudimos ver en Sitges y que también halla una  grieta de extrañeza en la modélica vida de una ama de casa. Una perfecta esposa para un perfecto esposo en un perfecto hogar. Realmente, un accesorio más. Hasta que, tras quedarse embarazada, comienza a ingerir pequeños objetos en lo que casi es un ritual masoquista. Perfecto acto privado de rebeldía-anomalía ante tanta perfección. Pronto descubriremos que debajo de las impolutas capas de su alma palpita un secreto que no le permite vivir y le empuja hacia su extraña adicción. Haley Bennett, la actriz protagonista, está impecable, demoledora en un papel que le valió ser premiada en el prestigioso festival de Tribeca. Una más que bienvenida dosis de Fantastique en Americana.

Matthias et Maxime, del quebequense Xavier Dolan, fue una de las propuestas que contó con más éxito de público durante el festival, y narra la historia de una homosexualidad negada entre dos amigos de la infancia que se despertará con un beso fortuito y casual. Gabriel d’Almeida Freitas es Matthias y el propio Xavier Dolan es Maxime, papel que le permite realizar guiños a su propia filmografía. Todo en una historia de amor y de negación intensa pero contenida que irá in crescendo hasta su conclusión. Matthias et Maxime será probablemente estrenada en nuestras pantallas el 3 de abril por Avalon.

Otro nombre propio, en este caso veterano, Abel Ferrara, propondrá al espectador un viaje al cine como lugar de comunión común, de ritual con el que gozar con su documental The Projectionist, donde nos presentará a Nicolas Nicolaou “Nicky», un chipriota que creció en Nueva York y que, siguiendo el tradicional espíritu norteamericano, pasó de chico para todo en un cine, a dueño de varios en la popular calle 52. Eran los 70’s y aquello era un reflejo de las películas que se producían: Taxi Driver, Mean Streets, The French Connection… Las salas para adultos ofrecían estrenos que agotaban sus entradas, y el negocio no hacía más que crecer. Nicky vio una oportunidad y adquirió unos cuántos cines. Ni las grandes cadenas de cines ni los alquileres desorbitados pudieron desbancar a Nicky, que no hacía distinciones entre Garganta Profunda, Karate a muerte en Bangkok y El Padrino. Cine, todo cine. Su gran amor. Pero no se confundan, Nicky no es un cinéfilo, lo que le emociona y nos consigue trasmitir, es el amor al cine como ritual en una sala oscura y en comunión junto a otros creyentes. Para ello, Ferrara y Nicky van de Chipre a Nueva York recorriendo un itinerario repleto de anécdotas y diversión, pues el documental refleja lo bien que se lo pasaron ambos amigos intercambiando viejas batallas sobre el cine como económica fábrica de sueños, pero también como lugar de ligue homosexual y de lucha contra las grandes cadenas de multisalas. Dos viejos y encantadores canallas con los que el espectador pasará un muy buen rato.

Harmony Korine es uno de los más inclasificables guionistas y directores del cine norteamericano. Se dio a conocer desde muy joven por el crudo guión de Kids (Larry Clark, 1995), cinta que todavía hoy resulta impactante, y de ahí pasó a la dirección, donde ha dejado títulos  tan personales como Gummo (1997), Julien Donkey-Boy (1999) o Spring Breakers (2012). Ahora, con The Beach Bum (2019) nos presenta a un personaje, Moondog (Matthew McConaughey) que como el propio Korine es indomable y personal. Un poeta hedonista cuya filosofía de vida es el exceso y el vivir como si no hubiera un mañana. Eso sí, cargado hasta las orejas de alcohol y drogas. Un divertimento con cierta carga filosófica y un McConaughey que hace lo que mejor saber hacer: el ganso.

CONCLUSIONES

En pocos festivales pueden verse tantas comedias como en Americana, y es en estos tiempos algo que ciertamente se agradece. Tanto como el talento joven que se ha podido disfrutar durante las jornadas del certamen. Tampoco es tan fácil ver tanta marihuana por fotograma, ingrediente casi omnipresente en todo cine Indie que se precie y que culminó con esa oda alucinógena que es The Beach Bum. Pero dejando aparte anécdotas, el festival ha demostrado, una vez más, lo atinado de su selección, pues es realmente difícil ver una película que no resulte, cuanto menos, interesante. Muy al contrario, resulta descorazonador tener que escoger a sabiendas de que es posible que alguno de los títulos no seleccionados sean tan interesantes o más que los escogidos. En el caso de Serendipia, se ha dado la ya habitual coincidencia de haber seleccionado y visto la totalidad de los títulos de la Sección Oficial a Competición con la única excepción de uno, precisamente el que se elevó con el premio del jurado. Lo que se dice, atinar, no atinamos. Pero es que, ya les decimos, es francamente difícil escoger entre tantos títulos atractivos, algo que se ha notado también en el palmarés de la crítica, que incapaz de escoger unánimemente, se decantó por uno de ellos, pero nombrando dos menciones especiales.

En cuanto a la asistencia de público, ha aumentado una vez más y ha contado con la presencia de 6 invitados internacionales entre los que destacan el documentalista Steve James, nominado al Oscar en dos ocasiones y que ha sido objeto de una retrospectiva en la Filmoteca de Cataluña, y Denis Côté, el director del Québec, que vino a presentar su último trabajo.

PALMARÉS

El Jurado Joven de la sección NEXT de la Americana Film Festival, formado por los alumnos de La Casa del Cine, decidió apostar por la ópera prima Swallow de Carlo Mirabella-Davis, un drama feminista con toques de terror cotidiano.

                                         Premio del jurado joven: Swallow

El Jurado ACCEC de la crítica, compuesto por Xavier Arnaiz, Llorenç Esteve y Albert Galera, valoró las películas presentadas en la sección TOPS y ha otorgado dos menciones especiales por las películas Honey Boy de Alma Har’el y The Beach Bum de Hamony KorineEl premio de este año del Jurado de la Crítica ha sido para Répertoire des Villes Disparues del canadiense Denis Côté, que se estrenará el próximo viernes 13 de marzo bajo el título Antología de un pueblo fantasma de la mano de Flamingo Films.

Premio de la crítica: Antología de un pueblo fantasma

El palmarés se completa con los premios del público para corto y largometraje. El mejor cortometraje ha sido Milton, de Tim Wilkime. En cuanto a los largometrajes, el documental mejor valorado ha sido Martha: A Picture Story, un documental de Selina Miles, que ya se llevó el premio del público en el Festival de Sydney,  que nos acerca a la fotografía que inmortalizó el street arte del New York del 70 y que se ha convertido en la heroína del movimiento. Cierra el palmarés la mejor película de ficción según la audiencia, que ha recaído en Saint Frances, de Alex Thompson, que fue la encargada de abrir el festival el pasado 3 de marzo.

Premio del público SHORTS: Milton

Premio del público documental: Martha: A Picture Story
Premio del público ficción: Saint Frances

La valoración de la programación por parte del público ha sido excelente y hay que destacar que la gran variedad de películas de la programación ha encontrado su público ya que la mayoría de películas superan el notable, con más de un 3,5 sobre 5.

Como se puede ver el palmarés es un reflejo de la diversidad del festival con títulos realizados por jóvenes talentos junto a otros de directores consagrados, películas con mirada y autoría femenina, títulos que reflejan la realidad social y que combinan el drama, la comedia y el documental.

A continuación pueden encontrar la valoración sobre 5 de toda la programación por orden de puntuación:

Martha: A Picture Story – 4,92
17 Blocks – 4,45
5B – 4,44
Saint Frances – 4,4
Midnight Family – 4,24
Give me Liberty – 4,08
The Art of Self Defense – 4,08
Thunder Road – 4,04
Swallow – 4
America to me – 4
The Beach Bum – 3,95
I Want my MTV – 3,88
Chicuarotes – 3,84
Honey Boy – 3,83
Matthias et Maxime – 3,82
The Death of Dick Long – 3,8
The Projectionist – 3,66
Mano de obra – 3,63
Mickey and the Bear – 3,59
The Sound of Silence – 3,49
Greener Grass – 3,48
The Vast of Night – 3,46
Sorry to Bother You – 3,45
Seberg – 3,38
Jay and Silent Bob Reboot – 3,33
Antología de un pueblo fantasma – 3,31
Burning Cane – 2,44

Americana continúa estos días en varias localidades (si la pandemia lo permite) con la Route 66, con proyecciones a espacios tan destacados como el Cineclub Garbí en Malgrat de Mar, Tabakalera en San Sebastián o La Cineteca de Madrid. Mientras el equipo del festival comienza a trabajar para la edición que viene. Por nuestra parte tan solo queda felicitar a la organización por tan impecable selección de títulos, así como a todo el equipo de Americana y de los Cinemes Girona, marco ideal para este evento, por el exquisito trato con el público asistente.

The road to Americana 2021 begins!

Categorías:Americana

El festival ‘Americana’ presenta su séptima edición

14 febrero 2020 Deja un comentario

Esta semana en La Casa del Cine se presentó la séptima edición del Festival Americana, con toda la programación y todas las novedades de este año. Los directores del fetival, Xavier Lezcano y Josep Maria Machado, explicaron un año más al público asistente las intenciones y líneas maestras de un festival  totalmente consolidado en nuestra ciudad.

La edición de este año se celebrará entre los días 3 y 8 de marzo. La inauguración será el martes 3 en la sala Phenomena el resto de las sesiones se proyectarán en las tres salas de los Cinemes Girona y en el Zumzeig. Además entre los días 3 y 6 de marzo, la Filmoteca de Catalunya hará cuatro sesiones de una retrospectiva del documentalista Steve James.

Como es sabido, el festival se divide, básicamente, en tres grandes secciones: TOPS, NEXT y DOCS, la sección LOST SESIONS y  los cortometrajes, además de la RETROSPECTIVA que se harán junto con la Filmoteca de Catalunya. Como novedad más destacable, en esta edición abren la selección de películas a todo el territorio norteamericano, más allá de los EE. UU., como se deduce por la imagen de este año, creación de  Glòria Bonet, en que conviven los tres idiomas que podremos escuchar durante el Americana 2020. Pero dejemos que los propios responsables nos presenten las películas seleccionadas en las diferentes secciones:

Empezamos desvelando la programación por la sección TOPS, con los nombres más consolidados y las películas que acumulan más premios este año: Matthias te Maxime, del gran director del Quebec Xavier Dolan, una historia de amor entre dos amigos que nos volverá a mostrar el gusto estético, musical y lleno de excesos de un director que nunca deja indiferente; Jay and Silent Bob Reboot, de uno de los directores indies americanos más importantes de los 90, Kevin Smith, que vuelve con dos de sus personajes más icónicos, rodeado de amigos y humor grosero; siguiendo con el cine del Quebec, podremos ver también Repertoire des villes disparues o Ghost Town Anthology del particular cineasta Denis Côté, una película presente en Berlin que mezcla el tono desencantado y extraño de su director con el fantástico poético; y desde México nos llega Chicuarotes, dirigida por Gael Garcia Bernal, una historia de supervivencia y delincuencia de jóvenes en barrios humildes que estuvo presente en Cannes y San Sebastián; en Honey Boy otro actor, Shia LaBeouf, participa en la película detrás de las cámaras (también la interpreta) escribiendo un guion de ficción sobre su vida, problemas y sueños en una cinta que acumula 32 nominaciones y 8 galardones con premio gordo en Sundance y nominaciones varías en los Independent Spirit Awards, dirigida por el Alma Har’lo, que ya estuvo presente en Americana hace unas ediciones con LoveTrue; la americana Saint Frances, ganadora del premio del público y del premio especial del jurado en SXSW, será la inauguración de este año (recordad, exclusivamente con invitaciones, que repartiremos por nuestras redes sociales), una comedia fresca, emotiva y políticamente incorrecta, sobre nuevas familias y nuevas maneras de ver la maternidad; y de la inauguración a la clausura con Seberg, una película inspirada en hechos reales de la vida del icono de la Nouvelle Vague francesa, Jean Seberg interpretada por Kristen Stewart, que se pone en la piel de otra actriz que luchó por la igualdad racial y la militancia feminista; también tendremos la alocada comedia Sorry to Bother You, una distopía con empresas y empleados de lo más delirantes que ha arrasado en premios los últimos meses, como por ejemplo el de mejor primera película en los Independent Spirit Awards, después de su paso por Sundance o Austin (donde ganó mejor guion) , entre otros muchos festivales y premios; Jim Cummings es uno de los directores por el que el festival ya lleva apostando los últimos años en nuestras sesiones de cortos, Thunder Road es su primero largo, a partir del corto que pudimos ver en el festival hace algunas ediciones y que consiguió estar presente en Cannes y hacerse con el Grand Prix del Jurado en SXSW; finalmente, otro director que no deja a nadie indiferente es Harmony Korine, que después de sorprender con la ya cinta de culto Spring Breakers, vuelve con otra historia de estética alucinada titulada The Beach Bum, con una interpretación memorable y pasadísima de vueltas del gran Matthew McConaughey.

En NEXT, un año más, apostaremos por cintas no tan conocidas de diferentes géneros, procedencias e intenciones. Las 10 seleccionadas de esta edición son: Mickey and the Bear, un coming of age protagonizado por Camila Morrone, que ha resultado ser una de las óperas primas revelación del año y que ha estado presente en festivales como Cannes o SXSW; Swallow, sobre una mujer rica y atormentada con una extraña adicción presente en el pasado festival de Sitges y que acumula más de 15 premios entre los que destaca el de mejor actriz en Tribeca por el espectacular papel de Haley Bennett; Greener Grass, la locura de este año en la Ia línea de Lemon o An Evening with Beverly Luff Linn, donde tiene un papel Janicza Bravo, directora de Lemon, como pista de por dónde irá la película; The Art of Self-Defense es otra comedia delirante pero punzante protagonizada por Jesse Eisenberg, Alessandro NivolaDavid Zellner, que fue uno de los invitados estrella de la última edición del festival; The Death of Dick Long vuelve a ser una comedia, salvaje y surrealista, en este caso dirigida por Daniel Scheinert, la mitad de los Daniels de Swiss Army Man y protagonizada por André Hyland, director de The 4th, que estuvo presente en Americana; la última comedia, con toques surrealistas pero ahora con trasfondo social será Give me Liberty, presente en Cannes, Sundance y con 4 nominaciones a los Independent Spirit Awards; y siguiendo en la línea social tendremos también la mexicana Mando de obra, ópera prima que escribe, produce y dirige David Zonana, una cinta muy pequeña que fue una de las sorpresas de la última edición del Festival de San Sebastián y que sorprendentemente tiene ciertas similitudes con una de las cintas del año, la coreana Parásitos; otra ópera prima es Burning Cane, del joven Phillip Youmans, que con tan solo 19 años se ha situado entre los directores más prometedores gracias a las dos nominaciones a los Independent Spirit Awards o a los 3 premios conseguidos en Tribeca, en una película cargada de dolor y buen cine con influencias de Terrence Malick que no parece estar dirigida por alguien tan joven; y seguimos con cine de autor para paladares exquisitos con The Sound of Silence, de Michael Tyburski interpretada por Peter Sarsgaard y la Rashida Jones en una extraña historia de medicina alternativa, estrés y soledad que estuvo presente en el último festival de Sundance; cierra la sección The Vast of Night, ganadora del premio del público en Slamdance y con una nominación a mejor primer guion en los Independent Spirit Awards, una joya del sci-fi retro inspirado en series como La dimensión desconocida y que encantará a los amantes del género.

Finalmente la tercera sección grande del festival, DOCS, presentará 7 espléndidas películas de género documental y que nos descubrirán historias reales pero también cargadas de talento cinematográfico: America to Me es una serie documental de diez horas (repartidas en cuatro sesiones en el cine Zumzeig) que nos explica lo que ocurre durante todo un año académico en una escuela pública de Chicago y que nos presentará Steve James, uno de los grandes invitados de esta edición, documentalista reputado, director entre otras de Life Itself Hoop Dreams, nominado en dos ocasiones a los Oscar y que se acompaña de directores de alto nivel para ayudarlo en la dirección del documental como por ejemplo Bing Liu, director de Minding the Gap, proyectada en la última edición de Americana; en 17 Blocks veremos como el documentalista Davy Rothbart captura durante 20 años el día a día de los Sanford, una familia afroamericana que sobrevive a 17 calles de la Casa Blanca, en un documental lleno de peligros, sueños y esperanzas condensados en hora y media de metraje; en el emotivo 5B, Paul Haggis, director de Crash, nos acerca a la creación del pabellón 5B del Hospital General de San Francisco, en plena epidemia del SIDA a principios de los 80, cuando abre como medida extraordinaria para combatir un virus desconocido y donde veremos a gente anónima que se presenta voluntaria para ayudar a los primeros pacientes de la enfermedad; y de nuevo desde México nos llega Midnight Family, un documental que nos enseña que la carencia de ambulancias en Ciudad de México hace que proliferen algunas de privadas, que harán lo posible para llegar antes que nadie al lugar de los accidentes para atender a los heridos, pero también para sacar rendimiento a su negocio, en un documental de factura impecable y muy sobrecogedor; The Projeccionist es la última película de Abel Ferrara, uno de los cineastas más importantes y personales de los últimos años, donde el director se deja llevar por Nueva York por Nicolas Nicolaou, un propietario de cines que nos explica cómo han cambiado las cosas en la metrópoli desde los años 70, en una sesión muy especial y cinéfila que se completará con el corto Last Interview Film of Jonas Mekas-version 1 de Chihiro Ito con la última entrevista filmada a Jonas MekasMartha: A Picture Story, es la biografía de la fotógrafa Martha Cooper, que en el Nueva York de los 70 capturó algunas de las primeras imágenes de grafitis justo en un momento en que la ciudad les había declarado la guerra y que décadas más tarde se ha convertido en la madrina espiritual del movimiento internacional del Street Art; finalmente veremos I Want my MTV, retrato imprescindible de la cadena nacida en 1981 y que se convierte en un símbolo de la cultura pop, haciendo un repaso al nacimiento, éxito y decadencia de la MTV narrado por las estrellas que hicieron posible su existencia.

Como decíamos antes, el festival se completará con dos películas más que formarán parte de The Lost Sesions, sección que empezamos la última edición y que pretende recuperar cintas poco conocidas u olvidadas por el espectador. En este caso veremos dos largos y dos cortos que dirigió uno de los pioneros del cine indie americano, el afroamericano Charles Burnett, que hizo sus mejores producciones entre finales de los 60 y principios de los 80, reivindicado con posterioridad, puesto que su cine realista de comunidades negras poco privilegiadas, no era a buen seguro ni un cine de masas, ni un cine cómodo para las clases acomodadas. Las cintas proyectadas serán Killer of Sheep My Brother’s Wedding, acompañadas de los cortos Several Friends y The Horse.

Y hablando de cortos ya sabéis que en Americana nos encantan. Este año volveremos a tener tres sesiones como en la última edición. Repetiremos el Sundance Short Film Tour, que nos traerá los mejores cortos del prestigioso festival en una sesión en que se proyectará el corto nominado al Oscar Brotherhood y las dos habituales sesiones con nuestra selección de lo mejor del año donde podremos ver desde el nuevo trabajo de Richard RaymondA Million Eyes, después de ganar el año pasado Americana con Souls of Totality a la nueva gamberrada de Bill PlymptonTrump Bites. Films que han pasado por festivales como Cannes, SXSW o Sundance compartiendo sesión con los nuevos talentos emergentes. Y finalmente podremos ver también en la Filmoteca de Catalunya, cuatro películas que formarán parte de una retrospectiva del director Steve James. Se proyectarán Hope DreamsLife ItselfAbacus: Small Enough to Jail y The Interrupters.

Un Steve James que será uno de nuestros invitados de esta edición, acompañado de Denis Côté (director de Repertoire des villes disparues), Jocelyn DeBoer y Dawn Luebbe (directoras, guionistas, productoras y actrices de Grener Grass), además nos visitarán Ben Epstein y Seth Epstein que vendrán junto con la directora de arte Kelly Phelps a presentar su corto Something like loneliness y  Brenden Hubbard que vendrá a presentar su corto The helping hand.
Finalmente durante el festival tendremos nuestras habituales sesiones para los más jóvenes en Young Americans con la proyección del film Human Naturedos sesiones profesionales, una sobre educación y cine con Steve James y otra para analizar el caso del éxito de las creadoras de Las del Hockey, que han pasado de trabajar en el bar de la Uni a hacerlo con Netflix y la Route 66 que llevará Americana a los cines de Manresa, Malgrat de Mar, Vic, San Sebastián, Gijón, Madrid o Sevilla, entre otros.

Como cada año el festival dispondrá del jurado joven Next, formado por alumnos de La casa del cine, y siguiendo con la colaboración del año pasado, el jurado de la crítica ACCEC que decidirá la mejor película de la sección Tops. Premios que se añadirán al habitual premio del público de largos y cortos.

El precio de las entradas será de 7 euros, con abonos compartibles de 6 entradas por 35 euros. Las sesiones de cortos tendrán un coste de 4 euros. Como ya hicimos el año pasado, la gestión de los abonos será completamente online, desde la propia web de Americana y sin ninguna comisión. La venta de entradas empezará mañana día 13 de febrero, al tiempo que se hará pública la parrilla. El periodo de acreditaciones de prensa ya está activo desde ahora mismo y hasta el 21 de febrero.

Para completar la información seguidnos por nuestras redes sociales o visitad nuestra web.

Categorías:Americana

Primeras confirmaciones del festival ‘Americana’ 2020

18 diciembre 2019 Deja un comentario

Del 3 al 8 de marzo vuelve el Americana Film Fest a Barcelona, el único festival del país especializado en Cine Independiente Norteamericano.

Como ya va siendo una tradición de estas fechas, Americana lanza su oferta única navideña por un tiempo limitado. Podrás comprar tu abono de 6 películas a un precio excepcional de 30 euros hasta agotar existencias. Este abono te permitirá el acceso a seis sesiones del festival y es compartible, es decir, puedes cambiar más de una entrada por sesión para disfrutar del buen cine en compañía. Os recordamos también que desde el año pasado este abono de 6 entradas es virtual, así se simplifica la reserva de entradas y aportan su granito de arena al medio ambiente.

                                                                   Comprar abono

Y como no podía ser de otra forma, aquí tenéis las dos primeras confirmaciones de la séptima edición:

Honey Boy (Alma Har’el)

Americana ya proyectó la anterior película de Alma Har’el, el documental LoveTrue. En esta edición podremos asistir a la première española de su primera ficción, la multipremiada Honey Boy. La película está escrita e interpretada por Shia LaBeouf y basada en su propia infancia. Una de las sensaciones del pasado festival de Sundance que se llevo el Premio Especial del Jurado y que actualmente está nominada a cuatro categorías en los Spirit Awards.

Matthias & Maxime de Xavier Dolan

Este año Americana se ha propuesto explorar todas las cinematografías norteamericanas. Es bajo esa premisa, y tras su paso por los festivales de Cannes y Gijón, que el Americana presentará en Barcelona la nueva película de l’enfant terrible canadiense Xavier DolanMatthias & Maxime. El joven realizador de títulos como Laurence Anyways o Mommy nos traerá el que será uno de los estrenos más esperados de la próxima temporada.

Categorías:Americana

Flamingo Films se presenta en el Festival de San Sebastián

20 septiembre 2019 Deja un comentario

Americana Film Fest, el festival de cine independiente norteamericano de Barcelona, da el salto a la distribución cinematográfica con la creación de Flamingo Films. La línea editorial de la nueva distribuidora independiente será similar a la del festival Americana sin limitación por el país de procedencia de la película.

Flamingo Films nace con la intención de acercar al público cinéfilo un nuevo catálogo de películas aclamadas en el circuito de festivales. La selección de cine de autor incluye obras de gran calidad, arriesgadas pero asequibles, tanto de directores reputados como de talento emergente, con títulos avalados por los principales certámenes.

Flamingo Films se presenta en el Festival de San Sebastián con dos películas en Zabaltegi-Tabakalera: Zombi Child de Bertrand BonelloGhost Town Anthology de Denis Côté, tendrán su première nacional en Donosti y tienen previsto su estreno en salas para la próxima primavera.

ZOMBI CHILD – BERTAND BONELLO

Haití, 1962. Un hombre regresa de entre los muertos para ser enviado al infierno de los campos de caña de azúcar. En París, 55 años después, en el prestigioso internado de la Legión de Honor, una chica haitiana revela un antiguo secreto familiar a sus nuevas amigas, sin imaginar que esta extraña historia hará que una una compañera de clase despechada haga lo impensable.

Bertrand Bonello (Francia, 1968) debutó en 1998 con Quelque chose d’organique, presentada en la sección Panorama del Festival de Berlín. Desde entonces, se ha convertido en habitual del Festival de Cannes, donde ha presentado Le pornographe (2001, Semaine de la Critique y Premio FIPRESCI), Tiresia (2003, Sección Oficial), De la guerre (2008, Quinzaine des Réalisateurs), y de nuevo a competición en 2001 con L’Apollonide (Casa de tolerancia) y Saint Laurent en 2014. En 2016 compitió por la Concha de Oro en San Sebastián con NocturamaZombi Child se proyectó en la Quinzaine des Réalisateurs del pasado Festival de Cannes.

Bertrand Bonello estará presente en el Festival de San Sebastián para presentar la película.

Proyecciones en San Sebastián:

Jueves 26 a las 22:15 en Tabakalera-Sala 1
Viernes 27 a las 20:45 en Tabakalera-Sala 1
Viernes 27 a las 21:00 en Principe, 2
Sábado 28 a las 23:00 en Antiguo Berri, 7

GHOST TOWN ANTHOLOGY – DENIS CÔTÉ

En Irénée-les-Neiges, una pequeña y aislada localidad de 215 habitantes de Quebec, Simon Dubé muere en un accidente de coche. Los atónitos vecinos del pueblo se muestran reacios a comentar las circunstancias de la tragedia. A partir de ese momento, tanto para la familia de Dubé como para algunos vecinos más, el tiempo parece haber perdido su significado y los días se prolongan sin fin. Algo desciende lentamente sobre la zona y en ese periodo de luto y niebla empiezan a aparecer personas desconocidas. ¿Quiénes son? ¿Qué está ocurriendo en realidad?

Denis Côté (Canadá. 1973) debutó en el Festival de Locarno en 2005 con Les états nordiques, donde logró un Leopardo de Oro. Desde entonces se ha labrado una reputación internacional como director independiente con una presencia continuada en Locarno y Berlin y en otros certámenes de referencia como Cannes o Toronto. Su filmografía combina documental y ficción y presenta títulos tan destacados como Curling (2010, Mejor director y actor en Locarno) o Vic + Flo ont vu un ours (2013, Premio Alfred Bauer en el Festival de Berlín). Sus dos últimos trabajos, Boris sans Béatrice (2016) y Ghost Town Anthology, han formado parte de la Selección Oficial de la Berlinale.

Denis Côté estará presente en el Festival de San Sebastián para presentar la película.

Proyecciones en San Sebastián:

Lunes 23 a las 19:00 en Tabakalera-Sala 1
Martes 24 a las 19:30 en Trueba, 1
Jueves 26 a las 22:00 en Principe, 2
Viernes 27 a las 18:00 en Antiguo Berri, 7

El mejor cine ‘indie’ en la 6ª edición del festival ‘Americana’

Fotos: Serendipia

En 2014 se puso en marcha en Barcelona un pequeño festival con el objetivo de rescatar y difundir gemas del cine independiente norteamericano. Películas que en la extensa mayoría de casos no conocerían distribución en salas cinematográficas o, de hacerlo, sería de forma muy restringida. Cintas heterogéneas, con todo tipo de temática y dirigidas a un público bastante más inquieto que el que acude habitualmente a ver el último blockbuster al centro comercial.

En aquella primera edición el festival constó de 12 películas, número que se incrementó progresivamente hasta los 33 largometrajes actuales, repartidos en seis secciones. A todo ello cabe sumar los 26 cortometrajes a concurso y los 12 incluidos en la retrospectiva, todo lo cual ha conformado la que unánimemente se ha considerado la mejor edición del Americana.

Esta sexta edición también ha contado con sección nueva, The Lost Session, creada para  recuperar títulos poco o nada vistos y que este año ha contado con The Golden Boat (1990) de Raoul Ruiz.

Inaugurado el martes 5 de marzo en el cine Phenomena con la proyección de The Miseducation of Cameron Post (Desiree Akhavan), Americana tuvo, como ya es habitual, su sede en los Cinemes Girona, que pusieron a disposición del festival sus tres salas en las cuales, de miércoles a domingo, pudieron verse el total de las cintas que conformaban las secciones competitivas: Americana Tops, Americana Next, Americana Docs y Americana Shorts, además del título perteneciente a The Lost Session y los dos ofrecidos, de forma gratuita, por Movistar Plus. Mientras, la Filmoteca de Catalunya acogió un ciclo dedicado a los invitados de honor del festival, The Zellner Bros y  también,  como  novedad,  el  Zumzeig Cinema, que se sumó a la familia Americana como sala alternativa ofreciendo al público, entre otros, los títulos incluidos en la sección Americana Docs.

UN PASEO POR AMERICANA

Comedia, drama, animación, documental, thriller… todo tuvo su espacio en Americana, y estos son algunos de los títulos que Serendipia pudo ver durante sus maratonianas jornadas en el festival:

Chloë Grace Moretz, Forrest Goodluck y Sasha Lane protagonizan The Miseducation of Cameron Post, cinta vencedora del último festival de Sundance basada en la novela de Emily M. Danforth que narra la convivencia de tres jóvenes internos durante los años noventa en un centro de reorientación sexual. Religión, junto a dudosas teorías psicológicas impartidas por individuos que no son más que víctimas hipócritas de su propia frustración sexual protagonizan esta cinta que sitúa su acción en un entorno idílico, situado en lo que parece ser pleno cinturón bíblico norteamericano, con unos actores en estado de gracia, y buenas dosis de humor y esperanza que convirtieron esta cinta en un título ideal con el que inaugurar las noches de Americana.

Relaxer (Joel Potrykus) fue uno de los títulos que más agradaron a Serendipia por lo bizarro de su propuesta. Largos planos-secuencia, cámara inmóvil, y una situación del todo extraña con video juegos, retos descabellados y una atmósfera asfixiante y sucia, todo lo cual no evita que el espectador se vea incapaz de apartar la vista de la pantalla. Diferentes grados de estupidez, situaciones absurdas,  una agresiva sensación de extrañeza y, también, mucho humor. Todo ello en lo que no deja de ser  una visión doméstica del apocalipsis. Que además termina produciéndose con la irrupción  de… ¡el efecto 2000! Caos dentro del caos.

Más convencional resultó Her Smell (Alex Ross Perry) una de las diversas propuesta relacionadas con el mundo de la música que ofreció Americana y que, en esta ocasión, nos introdujo en el backstage de un grupo femenino de punk-rock en plena crisis. Una decadencia motivada por los excesos de su acelerada líder, Becky Something,  interpretada magistralmente por Elisabeth Moss, muy popular para el degustador de series por El cuento de la criada. Como un torbellido, la protagonista se tambalea por las ruinas de su grupo y de su vida, repleta de espejos rotos y basura y a un escalón de la locura, acompañada con sonidos de otro mundo como fondo. En el reparto destacan, por motivos diferentes, algunos nombres como el de Virginia Madsen o Cara Delevigne.

Si tanto Relaxer como Her Smell son, cada uno a su modo, relatos apocalípticos, no nos lo parece menos Tyrel, del chileno Sebastián Silva, que narra como una reunión de viejos amigos degenera en un caos vital. Y es que acudir a una orgía de drogas y alcohol conociendo, tan solo, a una persona de entre un numeroso grupo de amigos de la infancia siendo, además, el mayor y único negro del clan, quizás no sea una buena idea. Es más, como pueden suponer la acción se torna incómoda, y esta incomodidad se trasmite al espectador, que al igual que el protagonista, tan solo deseará desaparecer de allí. Lo que para esa hermandad de beodos son juegos, para Tyrel es una tortura perteneciente a una época, la adolescencia, que ha quedado ya atrás. Resulta paradójico que el que mejor se lleva con Tyrel y tenga la mirada más inteligente sea Cosmo, un perro.

El documental Monrovia, Indiana (Frederick Wiseman) nos lleva de viaje a una pequeña comunidad rural norteamericana. Vemos su actividad, el día a día, que en poco a nada se diferenciaría de otras de las muchas que pueblan los Estados Unidos sino fuera porque el 75% de su población votó a Trump. Paisajes urbanos desérticos; campos de maíz mecidos por el viento; cerdos llevados al matadero; peluquerías; ceremonias masónicas; casas y calles habitadas por muertos andantes… las imágenes, los sonidos, los silencios y, sobre todo, el montaje da voz a este documental dirigido por el veterano Frederick Wiseman, que a sus 89 años todavía tiene mucho que decir, como intentar explicar porqué una pequeña comunidad rural, que vive principalmente de la ganadería y la agricultura, vota a una rata tan urbana como Trump, millonario metido a político y mesías apocalíptico. Algo podrido palpita en el pulcro, en apariencia, corazón de Estados Unidos y Wiseman lo muestra, teniendo que ser el propio espectador el que extraiga, de entre la belleza de sus imágenes, sus propias conclusiones.

Los conflictos internos de un niño que es diferente a sus hermanos y a su padre y no comprende muy bien el porqué protagonizan We the Animals, auténtica pieza de orfebrería cinematográfica y posiblemente la mejor película de esta sexta edición de Americana. Recurriendo en ocasiones a la estética del documental, y en otras a la animación, Jeremiah Zagar nos cuenta un relato de crecimiento trufado de ingredientes que marcarán la personalidad de los tres hermanos protagonistas: violencia de género, empleos precarios, progenitores irresponsables y homosexualidad, todo ello en una brillante ópera prima que representa el reverso tenebroso de los felices veranos infantiles de bicicleta, sandwich de manteca de cacahuete y primer beso. Su atmosférica banda sonora no hará más que añadir intensidad a esta poderosa propuesta que, como veremos, será justamente recompensada por el jurado del festival.

Que el menú que nos ofrece Americana es del todo variado lo demuestra el que también tenga cabida una película como Support the Girls (Andrew Bujalski, 2018) propuesta más desenfadada que el resto pero que, no se llamen a engaño, trata en clave de humor temas de lo más serio. Y lo hace desde un sports bar, pequeño universo genuinamente americano y masculino en el que se desenvuelve la hermandad femenina protagonista: la encargada del mismo, convincentemente interpretada por Regina Hall,  y el grupo de camareras de escueto uniforme, marcadas curvas y brillante sonrisa que sirven comida a los parroquianos habituales, que deberán observar las normas de comportamiento, semejantes a las que pudiera haber en un local de striptease.

En Hearts Beat Loud el amor por la música ha unido, aún más si cabe, a sus dos protagonistas, un padre viudo y su hija adolescente que pronto abandonará el nido para estudiar medicina. Veremos como el protagonista deberá dejar de aferrarse al pasado y superar el fallecimiento de la esposa, que no le permite prosperar ni madurar ante una hija que demuestra en todo momento que sabe lo que quiere demostrando ser la cabeza pensante de la familia. Una deliciosa cinta, toda una “feel good movie” protagonizada por unos excelentes Nick Offerman y Kiersey Clemons con secundarios de lujo como Toni Collette o Ted Danson, además de Sasha Lane, a la que ya vimos interpretando un personaje bien diferente en The Miseducation of Cameron Post.

Robert G. Putka y una de sus actrices, Ashley Lenz, presentaron We Use to Know Each Other, segundo largometraje del director que trata sobre una relación a distancia y las traiciones, entre otras sorpresas, que pueden conllevar. Escasos personajes, una banda sonora sencilla pero eficaz, abundancia de diálogo y una cámara inquieta en esta muestra de cine de guerrilla realizado con pocos medios y mucho ingenio. 

Robert G. Putka y Ashley Lenz.

Mucho más seria fue Friday’s Child (A. J. Edwards) que aborda, con un tono a veces cercano al documental, los problemas de un joven huérfano al abandonar el centro de menores en el que se ha criado. Una pesimista y fatalista cinta producida por Gus Van Sant protagonizada por Tye Sheridan, Imogen Poots y un inquietante Caleb Landry Jones, actor al que también pudimos ver en Tyrel. Con tono irreal y personajes que aparecen y desaparecen, algo que delata que posiblemente tan solo se encuentran en la cabeza del protagonista, Friday’s Child se muestra como la pesadilla de una mente enferma.

Y de nuevo una película que retrata la relación de un padre con su hija adolescente, aunque en este caso no podamos hablar de otra  “feel good movie“. Muy al contrario, Leave no Trace (Debra Granik) nos muestra una forma de vida condenada a fracasar. Un padre (Ben Foster) y su hija (Thomasin McKenzie) viven felices y libres al margen de la civilización en un bosque cercano a Portland, a donde tan solo de acercan a por víveres. Pronto serán desalojados y tendrán que  adaptarse a un entorno más convencional. Conoceremos el traumático origen que motivó al padre a querer huir de la realidad, y veremos como la necesidad de la joven de formar parte de una comunidad terminará enfrentando a ambos.  La joven Thomasin McKenzie está sencillamente brillante, al igual que Ben Foster, al que este tipo de personaje le van como anillo al dedo.

The Bill Murray Stories: Life Lessons Learned from a Mythical Man se hace eco de una leyenda urbana que demuestra ser real: la costumbre de Bill Murray de aparecer en los lugares más imprevistos y mezclarse con la gente ‘normal’ convirtiendo una celebración o una anodina tarde en el pub en una jornada inolvidable. Tommy Avallone, director de este documental, ha entrevistado a personas que han tenido experiencias de este tipo, ya sea encontrándolo lavando platos en fiestas caseras o sirviendo cervezas en un pub y ha querido así confirmar la veracidad de esas historias. Ha contado asimismo con la opinión de Gavin Edwards, autor del libro The Tao of Bill Murray, en el que analiza, entre otras cosas, esta costumbre del actor y saca conclusiones sobre su filosofía de vida. Más allá de todo esto, que nos parece quizás un tanto exagerado, la película ofrece una reflexión sobre la fama, la existencia humana y el deseo de conocer a nuestros ídolos, dejando patente, además, la particular humanidad del actor, basada en dar felicidad a los demás convirtiéndose en uno más, actuando con total normalidad y consiguiendo que la distancia existente entre el ‘famoso’ y el hombre ordinario desaparezca. Todo ello en un divertido y curioso documento que presentó el responsable de su banda sonora, Ryan Petrillo, afincado en Barcelona.

Y de un documental a otro bien diferente, pero a su manera, también muy divertido. Free Solo es la historia de un reto: el de escalar a mano, sin cuerdas ni ningún tipo de seguridad (modalidad que recibe precisamente el nombre de Free Solo), El Capitán (Yosemite), una pared montañosa de 3000 pies de altura que nadie ha conseguido escalar de esa forma. Un reto muy emocionante que es retratado de manera magistral en la parte final del filme. Pero más allá de ese hito, Free Solo es la historia de su protagonista, Alex Honnol, un tipo de lo más peculiar, que ama escalar y jugarse la vida más que nada en el mundo. Y todo sin dramatizar, como si ese juego con la muerte fuera lo más normal, algo que no está muy alejado de la verdad si tenemos en cueta que Honnol tiene en su haber más de 100 Free Solos. Jimmy Chin y Elizabeth Chai Vasarhelyi retratarán, además de los preparativos del ascenso, la relación heroica que mantiene con él su novia y el apoyo que recibe de la, también peculiar familia de este escalador poco dado a mostrar sentimientos. Una magnífica pieza, digna de la estatuilla recibida por tener de todo: emoción, humor y ternura  más allá del frío documento.

Never Goin’ Back, opera prima de la actriz Augustine Frizzell, es una gamberrada, una humorada con cierto trasfondo social que nos muestra las ansias de libertad y diversión de dos jóvenes que viven a trompicones sobreviviendo gracias a trabajos basura. Uno de los platos más ligeros y desenfadados del festival, humor sin demasiadas pretensiones con dos protagonistas muy complementarias y con mucho encanto, Maia Mitchell y Camila Morrone. Toda una fiesta que obtuvo su recompensa en el festival.

Por su parte Wildlife es otra ópera prima, en este caso del actor Paul Dano, un amargo retrato de crecimiento narrado desde el punto de vista del adolescente que interpreta Ed Oxenbould que se desarrolla en un barrio residencial de Montana en los sesenta. Una vida que no es precisamente idílica. Con un padre (Jake Gyllenhaal) que no acaba de encontrar su lugar y una esposa (Carey Mulligan) que se cansará de la itinerancia que eso ha motivado para la familia. Un agotamiento que la convertirá en lo opuesto a lo que hasta entonces había sido, pasando de abnegada madre y esposa a desentenderse de su casa y de su hijo y hacerse amante de un industrial, mientras que su esposo marcha/huye a trabajar apagando incendios. Un reverso tenebroso del sueño americano, de la familia perfecta que dejará un sabor agrio en el espectador.

Finalmente An Evening with Beverly Luff Linn es la nueva propuesta de Jim Hosking, que tanto diera que hablar con su esperpéntica The Greasy Strangler (2016), tras su paso por el Festival de Sitges.  La cinta es otra historia en la linea de aquella: humor disparatado, situaciones  absurdas y ridículas y un argumento a caballo entre el esperpento y la parodia, en este noir que estira hasta el límite sus lugares comunes. Una propuesta lúdica y desengrasante.

PALMARÉS Y CONCLUSIONES

PALMARÉS

El jurado joven de la sección NEXT del Americana Film Festival, formado por los alumnos de La Casa del Cine, decidió apostar por la ópera prima Never Goin’ Back de la directora Augustine Frizzell, porque “su frescura y su carácter desenfadado se manifiesta a través de la relación de la pareja protagonista, llena de matices y alejada de convencionalismos, y que juega con los clichés para dejarlos al descubierto y subvertirlos“.

El jurado ACCEC de la crítica, compuesto por Juan Pablo BeasMarc Garriga y Antoni Peris-Grao, valoró las películas presentadas en la sección TOPS destacando el elevado nivel de dos obras, Wildlife de Paul Dano (debutante en dirección) y Blaze de Ethan Hawke, ambas dirigidas por actores, otorgando el premio a la mejor película a We the animals, debut en la dirección de ficción de Jeremiah Zagar.

El palmarés se completó con el premio del público para corto y largometraje. El mejor cortometraje recayó en Souls of Totality, de Richard Raymond, mientras que el premio del público a mejor largometraje fue para Free Solo, de Jimmy Chin y Elizabeth Chai Vasarhelyi, el documental ganador del Oscar.

CONCLUSIONES

La programación de esta sexta edición del Americana ha sido variada y abierta a todo tipo de público. Varias de las cintas exhibidas han reflejado, de diferentes modos, la presencia de Trump como presidente, así como la diversidad sexual, abogando por su normalidad. El festival ha contado con la presencia de 8 invitados internacionales: David Zellner, Nathan Zellner, Robert G. Putka, Ashley Lenz, Andrew Lewis, T.J. Joshikazi, el catalán establecido en NY Jordi Torrent y el norteamericano residente en Cataluña Ryan Petrillo, que han presentado sus trabajos y han compartido experiencias con el público. También se contó con presentadores ilustres, entre ellos Ángel Sala, director del Sitges Film Fest, que se encargó de decir unas palabras preliminares sobre la demente An Evening with Beverly Luff Linn (Jim Hosking, 2018); o el escritor Antonio José Navarro, que hizo lo propio con el documental Monrovia. Indiana. La calidad de los títulos seleccionados han convertido esta sexta edición en la mejor y la más exitosa también en cuanto a presencia de público (más de 7000 espectadores) lo que supone un aumento de un 30%, y motivó que se tuviera que colgar el cartel de agotado en 14 sesiones.  Un público compuesto tanto por los fieles que acuden al festival reincidiendo por la satisfacción obtenida en anteriores ediciones, como por los que se acercan por primera vez de oídas, atraídos por lo que han escuchado sobre el mismo. De nuevo los Cinemes Girona ejercieron de anfitriones y cómplices ideales de este festival, que contó con una organización amable y eficiente, que evitó las aglomeraciones de público y la confusión de colas. El festival también contó con la colaboración del Zumzeig, la Filmoteca de Catalunya y la sala Phenomena

Felicidades a la organización por tan exitoso festival y, los que no pudieron estar que sepan que Americana continuará en varias localidades con la Route 66, con proyecciones en espacios tan destacados como el Cine Truffaut de Girona, el Cineclub Garbí en Malgrat de Mar, Numax en Santiago de Compostela, Tabakalera en San Sebastián o La Cineteca y La casa encendida en Madrid.

Categorías:Americana, FANTATERROR

‘Americana’ y la identidad

9937af91-5e67-4333-a60e-d88a9c97a165

Muchas películas de esta edición de Americana hablan de las diversas crisis de identidad de sus protagonistas. Identidad sexual, social, de pareja, personal o intelectual, pero finalmente, personas buscando sentirse ubicadas y conformes con sí mismas.

La sexualidad es la gran protagonista en The Miseducation of Cameron Post, nuestra película inaugural, donde un grupo de adolescentes homosexuales son internados en un centro con la intención de cambiarles sus tendencias sexuales, de “curarlos”. Chloë Grace Moretz, descubre que le gustan las chicas pero es sorprendida teniendo relaciones con una amiga el día del baile de graduación. Su lucha por mantener su yo y la de sus compañeros, en un entorno hostil, será el tema de una película sutil, que no carga las tintas y que está preocupada por descubrirnos a las personas más que en hacer una denuncia, por otro lado obvia.

Leave no Trace nos presenta a un padre y su hija viviendo en el bosque, en medio de la naturaleza. Es su forma de ver la vida y no hacen daño a nadie. Pero la sociedad no se puede permitir a las personas que no sigue unas normas. Y menos con menores. Así que, una vez descubiertos, los obligarán a llevar una vida diferente a la que ellos desean. La identidad individualista y salvaje del padre hacia las convenciones preestablecidas será uno de los temas de una película que nos pregunta si hace falta que seamos los animales sociales que se pretende de nosotros. Reflexión, bonita historia paterno-filial y los espectaculares espacios naturales del estado de Oregón completarán una película espléndida.
De identidad de pareja tratan dos películas pequeñas pero sinceras e intensas. Wildlife, el debut en la dirección del actor Paul Dano, nos radiografía los problemas de un matrimonio en los años 60, en el estado de Montana. Jerry (Jake Gyllenhaal) pierde repentinamente su trabajo y su mujer Jeanette (Carey Mulligan) aprovecha la ocasión para dar un paso adelante y recuperar su autonomía. Altibajos, amores, monotonías y esperanzas perdidas, todo reflejado con mucha sutilidad, con unas interpretaciones formidables y con los estandarizados roles hombre-mujer de la época muy marcados.
Mucho más jóvenes son los protagonistas de nuestro estreno mundial: We used to know each otherSon Hugo y Amanda y mantienen una relación a distancia, pero él, portugués, se desplaza finalmente al suburbio de Las Vegas donde ella vive para empezar una vida en común. Pero desde el inicio los problemas de convivencia, celos y relaciones anteriores empezarán a afectar a la pareja. Tendencias sexuales reprimidas, poliamor, homosexualidad. Un cóctel de dudas sexuales y existenciales que harán que la prueba que tenga que pasar esta pareja en  sus primeros días de convivencia, pueda o no condicionar el futuro de su relación.
Y una crisis de identidad personal, bastante habitual durante algún periodo de la adolescencia, es la que sufre Camille, la protagonista de Skate Kitchen, una skater que vive a los suburbios de Nueva York y que en pleno centro de la ciudad, descubre un grupo de chicas libres y salvajes, muy alejadas de lo que había sido su aletargada vida hasta entonces. Pero encontrar tu lugar en el mundo no es nada fácil. Y menos para una adolescente insegura y llena de dudas existenciales. Amor, amistad, sexualidad y celos formarán un cóctel de emociones con las que Camille tendrá que lidiar para hacerse un lugar dentro de este nuevo grupo de amistades que admira.
Y para terminar hablaremos de The Kindergarten Teacher, donde Lisa (Maggie Gyllenhaal), es una maestra de parvulario que se siente vacía intelectualmente. Tiene alma de poeta pero no demasiado talento. Y su familia no está por sus carencias ni por la vertiente artística de la vida. Por eso, cuando descubre que uno de sus muy pequeños alumnos hace poesía, de una madurez imposible de justificar, de repente, en brotes de inspiración, Lisa se emociona y quiere descubrirlo al mundo. Pero las obsesiones son muy peligrosas y más cuando tu compañero de viaje es un niño de parvulario. Así, en busca de una intelectualidad que la llene, pondrá en peligro su posición, su persona e incluso su salud mental.
Categorías:Americana

‘The Miseducation of Cameron Post’ da el disparo de salida al ‘Americana’

Hoy se inaugura la sexta edición del fesetiaval Americana, a partir de las 20h en la Sala Phenomena, con The Miseducation of Cameron Post, la ganadora de Sundance en 2018, el festival de cine independiente más importante del mundo. Veremos la historia de Cameron (una sorprendente y espléndida Chloë Grace Moretz), una chica que hace poco ha descubierto que le gustan las chicas y que es sorprendida durante el baile de fin de curso haciendo el amor con una amiga en el coche. Entonces, la familia decidirá internarla en un centro de reorientación sexual. Allí, Cameron tendrá que convivir con otros chicos y chicas homosexuales y con los directores del centro, convencidos de ayudarlos a superar su desviación. Dentro de este ambiente opresivo y desfavorable, pero con las ganas de vivir intactas, la película explorará los sentimientos, firmezas y dudas de todos los personajes implicados. Mezclando comedia y drama, con sutilidad, con un momento musical impagable, con delicada contundencia.

 

Categorías:Americana
A %d blogueros les gusta esto: