Archivo

Posts Tagged ‘Diábolo Ediciones’

Novedades Diábolo abril 2019: Robots, TV Nostalgia y Cómic

Todavía con la reseca del reciente Comic Barcelona encima, Diábolo, sin tregua, anuncia sus muy interesantes novedades, lideradas por el esperado Robots en el cine. de María a Alita un minucioso trabajo escrito por Jordi Ojeda. Seguido muy de cerca por Mazinger-Z. Guía de la serie de animación, un libro que se anuncia como el más completo sobre el tema. Miguel Herrero vuelve a meterse de cabeza en la televisión del pasado y viaja en esta ocasión hasta los años de infancia de Serendipia, los años 70, para bucear entre todos aquellos programas y series con la solvencia que le caracteriza. Y dejamos para el final un cómic de lo más prometedor y refrescante, que parece anunciar la canícula que se nos avecina: Summer Muse II de Guillem March. 

 

Comic Barcelona 2019, reune en un mismo espacio nuevos aires y clásicos de siempre

Serendipia pudo disfrutar una vez más de la fiesta comiquera por autonomasia de la Ciudad Condal. Un evento que consiste en mucho más que en comprar tebeos, que si, por supuesto, pero también en cruzarse con amigos, ojear novedades, saludar a autores-amigos y conocer nuevos, comprar algún cómic (menos de los que desearíamos), saludar en persona a algunos editores amigos, disfrutar de las exposiciones y conseguir alguna dedicatoria. Y hacer caminatas de muchos kilómetros y colas. Hasta el agotamiento. Pero como ya dijimos a alguien, cansancio del bueno, del que te lleva a la cama y te hace caer rendido con la luz encendida, un buen tebeo en las manos y una sonrisa. Veamos pues como ha vivido Serendipia estos días, sepamos quiénes han sido los artistas y guionistas ganadores de los premios Comic Barcelona 2019 y averigüemos las conclusiones y números que ha proporcionado la organización.

Fotos: Serendipia

37 CÓMIC BARCELONA. CUESTIÓN DE ESPACIO

Lo que más ha llamado la atención de Serendipia de esta edición del antiguo Salón del Cómic, ahora Comic Barcelona, ha sido la muy acertada distribución de los espacios. Nada más cruzar el umbral, se desplegaban ante el visitante los stands de las editoriales más pequeñas, pero no por ello menos importantes. Y junto a estas editoriales, en un lateral, la zona dedicada a los fanzines y la autoedición. Y celebramos que no se encontrara, como sucedía en otras ediciones, apartada del meollo, relegada a un extremo, no,  formaba parte del espacio principal y eso nos ha parecido muy bien. También había zona específica para los stands de objetos y artículos más ajenos al cómic, concretamente esos stands que todos nos  hemos preguntado alguna vez qué diablos hacen en un salón del cómic. Como también los video juegos, ubicados en un mismo espacio, todo lo cual ayudó a repartir al público por intereses. Repetimos, nos pareció una distribución realmente acertada, en la que tan solo quizás fallaba el espacio que había que recorrer para visitar las exposiciones, situadas en otro pabellón y repartidas en dos pisos: uno para la de homenaje a Stan Lee y otro para el resto. En todo caso a pesar de haber contado con un día menos de salón y de la gran afluencia de público (un total de más de 112.000 visitantes), se ha podido circular de manera cómoda, sin aglomeraciones importantes y con espacio suficiente para poder disfrutar de todo lo que la organización había puesto a disposición del público.

Dos instalaciones con dos de las exposiciones, y en el fondo, Forum Comic Barcelona

¡EL ARTISTA, EL ARTISTA!  

Esta 37 edición de Comic Barcelona ha contado con un nutrido grupo de invitados, pero dos nombres han brillado por encima de todos, los de Milo Manara y Daniel Clowes, siendo este último el más reclamado por prensa y

Daniel Clowes dedicando sus libros en el stand de Random House

público al ser la primera vez que pisaba el certamen. Ellos han sido los que más expectativas han levantado sobre los aficionados, como demuestra el hecho de que los cincuenta números repartidos para la firma de Clowes en el stand de Random House, se agotaran en menos de media hora. Afortunadamente hubo nuevas oportunidades de obtener su dedicatoria durante los tres días del salón, pues no solo firmó en los stands de las editoriales que han publicado sus cómics, La Cúpula, Fulgencio Pimentel y la mencionada Random House, sino también en otros espacios, como en el stand de esos grandes almacenes cuyo nombre comienza por ‘f’ y termina por ‘nac’. Daniel Clowes también ofreció una clase magistral ante un entregado público.

Más presencia de Clowes en el stand de la editorial Fulgencio Pimentel

Dejando aparte estos nombres de relumbrón, Serendipia, se alegró mucho de poder saludar al siempre bienvenido Paco Roca, ya un amigo, que trajo bajo el brazo sus obras más recientes,  La encrucijada (2017), una novela gráfica con disco creada conjuntamente con el músico José María Casañ del grupo

En el stand de Astiberri

Seguridad Social; El tesoro del Cisne Negro (2018), con guión de Guillermo Corral; y la tercera y última entrega de su trilogía del hombre en pijama, Confesiones de un hombre en pijama (2017), todos ellos publicados por Astiberri, con su acostumbrada calidad: tapa dura, papel de buen gramaje e impresión de calidad. Este cuidado en sus ediciones, junto a su magnífica selección de autores, han conseguido que el cómic sea tratado en las secciones de literatura de la prensa y sus álbumes adquiridos incluso por lectores que habitualmente no leen cómic. Y eso se consigue publicando obras que han calado en el público como Arrugas (2007) del mencionado Paco Roca o las obras de Alfonso Zapico, de quien recordamos especialmente las dedicadas al universo del escritor James Joyce; Miguel Gallardo o Miguelanxo Prado, firmas y trabajos que conviven en el catálogo de la editorial con los de Alan Moore, Neil Gaiman, Horacio Altuna y grandes favoritos de Serendipia, de carácter mucho más gamberro, como

Paco Alcázar 

Pedro Vera o Paco Alcázar. Por otra parte, tal y como nos aseguró uno de sus editores, Astiberri tiene pensado iniciar una linea de cómic infantil.

La última vez que vimos al iconoclasta Paco Alcázar fue en 2009. Entonces trabajaba todavía en El Jueves y allí nos dedicó el primer álbum dedicado a Silvio José, personaje que por entonces publicaba en el semanario de humor. Paco también tuvo a bien firmarnos sus primeros y salvajes trabajos, que son los que hicieron de Serendipia fan incondicional del gaditano. Así que tras diez años de ausencia, esperábamos toparnos de nuevo con Paco, que, ahora en Astiberri, dedicó, con tanto temple como profesionalidad, todo lo que Serendipia le llevó. Paco presentaba un nuevo trabajo, La vida y usted, un desquiciado -o no tanto-,  tratado enciclopédico que en breve procuraremos reseñar como merece.

Raquel Lagartos y Julio César Iglesias

Serendipia también tenía muchas ganas de saludar personalmente a Raquel Lagartos y Julio César Iglesias, autores de dos de las novelas gráficas que más nos han gustado de los últimos años: Mary Shelley, la muerte del monstruo y La hierba del estío, deliciosas obras en las que su ilustradora, Raquel Lagartos, experimenta diferentes técnicas pictóricas algo que, tal y como ambos nos aseguraron, se prolongará en la nueva obra que están preparando y de la que tan solo nos adelantaron que no tendrá nada que ver con lo publicado hasta ahora. Tocará pues esperar pacientemente y releer una novela gráfica tan compleja y completa como la dedicada a la autora de Frankenstein, narración que deja en evidencia la pobre y folletinesca versión de la vida de Mary Shelley que se estrenó recientemente en nuestros cines. Ambas novelas gráficas están editadas, con excelente calidad, por Diábolo

Hernán Migoya y ‘Nuevas Hazañas Bélicas’ de Norma Editorial

Ediciones, una editorial amiga que, como bien saben, también publican libros sobre cine y cultura popular. Precisamente sobre cine y literatura versa una de las interesantes novedades que Diábolo está preparando para Sant Jordi, Robots de cine. De María a Alita, escrito por Jordi Ojeda, y todo sin olvidar

la inminente tercera entrega de la Biblioteca de cómics de terror de los años 50, dedicada en esta ocasión a los zombis. Diábolo prepara, como vemos, una primavera repleta de buena lectura.

Otra obra que se presentó a lo grande durante los tres días del Salón y de la que prometemos hablarles más detenidamente ha sido la antología Nuevas Hazañas Bélicas, que con guión de nuestro amigo Hernán Migoya cuenta con la colaboración, en la parte gráfica, de la flor y nata del cómic español y que ha sido editado, a todo lujo y en formato apaisado, como debe ser, por Norma.

Deamo Bros. ‘Serie B’ de primera clase

Finalmente, y en otro orden de cosas, también en el stand de Diábolo Ediciones pudimos conocer a los Deamo Bros, Danide y Raúl Deamo, que dedicaban su muy recomendable Serie B, una colección de divertidas y trepidantes historias de ciencia-ficción y misterio salpicadas de guiños y referencias a conocidas películas y novelas, en especial de los años 50, y en las que que el presente más cotidiano y la dimensión fantástica más desquiciada se entremezclan con el humor más desacomplejado.

Nuestro amigo Dani Moreno sigue al pié del cañón con su fanzine Amazing Monsters, del que presenta un espectacular tomo recopilatorio con el que celebra el décimo aniversario de la publicación, todo ello antes de ponerse,

Dani ‘Amazing Monsters’ Moreno

no con uno, sino con dos nuevas entregas del fanzine, el próximo a publicarse previsiblemente en mayo y dedicado a las películas de bárbaros y pseudo Conans y otro, sin temática concreta, para octubre, coincidiendo con el Festival de Sitges. Chaparra Entertainment presenta también una antología de sus películas reunidas en un maravilloso estuche VHS que contiene, además de las películas, un grueso libreto. Mandanga, pues, de la

Una lectura imprescindible en todo hogar de bien

buena. Como prometedoras son las imágenes que hemos podido ver del nuevo cortometraje que están perpetrando en Baleares David Muñoz y Adrián Cardona, responsables de Brutal Relax (2010) y Fist of Jesus (2012) y que  se enfrascan ahora en una postapocalíptica propuesta a lo Mad Max, com mucho más gore y diversión. David también está ultimando la edición definitiva de Mi nombre es Koji, cortometraje que rinde homenaje a Mazinger-Z, añadiendo imágenes rodadas en Japón y una banda sonora que incluye una canción cantada por la misma voz que grabó el tema original en castellano de la serie. Una bomba.

KIM, KEKO Y ANTONIO ALTARRIBA, GRAN PREMIO DEL 37 COMIC BARCELONA

¡El gran Kim!

Serendipia adora a Kim desde sus tiempos de humorista gráfico en El Jueves, donde publicaba la longeva serie Martínez, el facha, con la que ha sabido reírse del apolillado nostálgico del franquismo desde los primeros años de la Transición, introduciendo algo de humor a la violencia fascista que protagonizaron, en aquellos primeros años de la democracia, grupúsculos de extrema derecha. En abril de 2015 se dejó de publicar pero, ¿Quién le iba a decir a Kim que estos nuevos tiempos traerían consigo el retorno de la más rancia derecha franquista? Pues por desgracia así está siendo, por lo que Kim ha vuelto para crear nuevas aventuras con las que reírnos de todos esos nostálgicos. Pero en el interín Kim se ha manifestado como un magnífico dibujante ‘serio’ realizando, con guión de Antonio Altarriba, El arte de volar (2009) y El ala rota (2016), dos magníficas obras que tanto el ilustrador como el guionista firmaron durante

Antonio Altarriba pletórico con su Gran Premio de Comic Barcelona

estas jornadas de Comic Barcelona. Kim, además, presentaba su relato autobiográfico Nieve en los bolsillos (2018) una novela gráfica editada, al igual que los anteriores, por Norma,  y Cuarenta maneras de fornicar (Dibbuks, 2019), libro de ilustraciones de corte erótico basado en un texto anónimo francés de 1870 con el que recuperamos al Kim más gamberro.

Editado también por Norma y con guión, nuevamente, de Antonio Altarriba se presentó Yo, loco, una especie de segunda parte de Yo, asesino (2014) ilustrada, al igual que aquella, por el dibujante Keko. Este nuevo trabajo, ambientado en el mundo de las empresas psicofarmacéutica es, tal y como nos comentó Altarriba, la segunda entrega

Keko, ilustrador de ‘Yo, asesino’ y ‘Yo, loco’

de una trilogía que finalizará en poco más de un año, cuando se publique Yo, mentiroso. Tres obras que como nos detalló, pueden leerse de manera independiente pero que, como veremos, tendrán entre ellas un nexo de unión.

Tanto Keko como Kim y Altarriba estuvieron firmando y dibujando multitud de cómics durante los tres días del salón, derrochando simpatía y cercanía con los aficionados, que supieron agradecer el tiempo que los dibujantes se tomaron con cada uno de ellos realizando magníficas ilustraciones. Antonio Altarriba obtuvo, asimismo, un merecido Gran Premio del 37 Comic Barcelona.

¡PREMIOS Y MÁS PREMIOS!

Además del mencionado Altarriba, Comic Barcelona dio a conocer el primer día del certamen al resto de galardonados de esta edición, que se deciden en una primera fase por los votos de profesionales de la historieta de España y en segunda fase por un jurado. La ganadora del premio a la Autora Revelación -patrocinado por la Fundación Divina Pastora– fue María Medem, que ha debutado en la novela gráfica con Cénit (Apa Apa).

Harley Quinn, uno de los disfraces más populares… y más resultones

¡Universo! (Astiberri), de Albert Monteys, ha obtenido el premio a la Mejor Obra de Autor Español. Conocido por su dedicación al humor gráfico, Monteys firma aquí una obra de ciencia-ficción que apareció primero online en la plataforma Panel Syndicate, y que fue nominada a los premios Eisner en la categoría de mejor cómic digital.

Por su parte, El árbol que crecía en mi pared (Sallybooks), de Lourdes Navarro, ha sido galardonada en la nueva categoría de Mejor Obra Infantil/Juvenil. Se trata de una historia sobre la adolescencia protagonizada por un chico solitario e incomprendido.

Lo que más me gusta son los monstruos (Reservoir Books), de Emil Ferris, ha ganado, como era previsible, el premio a la Mejor Obra Extranjera. Primera novela gráfica de su autora, recrea el diario gráfico de una peculiar niña de diez años que vive en el oscuro Chicago de los años sesenta.

El premio al Mejor Fanzine ha sido para Saxífono, mientras que Desmesura (Edicions Bellaterra), un cómic sobre la locura de Fernando Balius y Mario Pellejer, ha obtenido el Premio Popular, que se decide por los votos de los aficionados y el público en general.

EXPOSICIONES

Aunque los más jóvenes igual no lo crean, hubo un tiempo en el que leer comics de superhéroes estaba muy mal visto, sobre todo entre los aficionados al noveno arte. Pero ahora estos personajes están en el imaginario de todo el mundo gracias al cine. Las películas Marvel han triunfado  y sus personajes ya son un valor en alza que el cine se ha encargado de propagar. Ahora todos saben quien era aquel ancianito de sonrisa perpetua que siempre tenía frase en las peliculas Marvel. Stan Lee fue -dejando polémicas de lado- el creador de todo un universo superheróico, de una moderna mitología que, por fin, ha logrado influenciar y transcender más allá de las hojas de los comic book. Así que, ahora que Stan Lee nos ha dejado, Comic Barcelona, no podía ignorar su figura y organizó un homenaje a su altura con Stan Lee & The American Comic Book, una excelente exposición con paneles dedicados a sus personajes más populares,  y en cada uno de ellos planchas originales para disfrute del aficionado más exigente. Hojas repletas de magia dibujadas por las plumas más famosas del cómic norteamericano: Jack Kirby, John Buscema, John Romita… Una exposición que se completaba con otra, compuesta por dibujos originales realizados por autores autóctonos que se subastaron a beneficio de la ONG Open Arms.

Otras exposiciones se dedicaron a la obra de la dibujante y guionista Laura Pérez Vernetti, ganadora del Gran Premio del Salón del Cómic de Barcelona del pasado año; a Pinturas de guerra, de Ángel de la Calle, premio a la Mejor Obra en 2018; a Ana Penyas, premio a la Autora Revelación (patrocinado por la Fundación Divina Pastora) de la anterior edición; al dibujante Josep Solana Joso, fundador de la prestigiosa Escuela Joso; y a la relación entre la música y los autores de cómic alternativo, entre otras. Además, Comic Barcelona ha consolidado su colaboración con el Museu Nacional d’Art de Catalunya (MNAC) con una muestra sobre el nuevo Corto Maltés de Juan Díaz Canales y Rubén Pellejero.

OTRAS ACTIVIDADES

Comic Barcelona ofreció otras actividades que cabe destacar, entre ellas el Forum Comic Barcelona, en el que varios autores hablaron sobre su obra y dialogaron con el público, que llenó el espacio durante los tres días de certamen. Allí pudimos ver y escuchar, por ejemplo, a la protagonista de una de las exposiciones, Laura Pérez Vernetti, que como autora ha dibujado historias con sus propios guiones y ha trabajado con guionistas como Onliyú,

Laura Pérez Vernetti en el Fórum Comic Barcelona

Joseph Marie Lo Duca, Antonio Altarriba y, sobre todo, Felipe Hernández Cava. Colaboró durante diez años con la revista El Víbora (1981-1991) y entre sus obras más recientes figuran Yo, Rilke (Luces de Gálibo. 2016) y Viñetas de plata, con poemas adaptados al cómic de Luis Alberto de Cuenca (Reino de Cordelia. 2017). También a  Mamen Moreu, dibujante de El Jueves con la serie Mamen y Lolo de la que Astiberri acaba de publicar la primera recopilación y que cuenta las aventuras de dos extrañas compañeras de piso: Dolores, una viuda chapada a la antigua, y su nieta Lolo, bisexual, poliamorosa y vegana.

Mamen Moreu durante su intervención en el Forum Comic Barcelona

Entre las novedades del 37 Comic Barcelona destacó la primera edición de unas Jornadas Profesionales dentro de la zona Comic Pro, el espacio de networking en el que colabora Acción Cultural Española (AC/E), que ha acogido 199 entrevistas de trabajo (un 47% más que el año pasado). También se ha creado el espacio Alter ComicBarcelona con la intención de potenciar e impulsar a editoriales pequeñas, independientes, alternativas o de reciente creación.

Con un carácter más lúdico se ha estrenado el espacio Comic Stage, donde se han celebrado actuaciones y han participado cosplayers, mientras que en Comic Experience ha habido talleres dirigidos a los más jóvenes con la colaboración de la Escuela Joso.

La directora de Comic Barcelona, Meritxell Puig, ha destacado el hecho de que “el público ha llenado cada día los nuevos espacios que se han ofrecido” y también “el incremento de expositores, que se ha traducido en la presencia de más editoriales, más librerías, más fanzines y más autores exponiendo y vendiendo su obra”. Según Puig, el certamen mantiene la dirección de integrar “actividades pensadas para un público amplio y otras que resulten interesantes para el experto lector de cómic, dos aspectos que se han combinado en la muestra dedicada a Stan Lee”.

Ahora, la organización se encuentra volcada en organizar el Salón del Manga, pues se trata de un año muy especial para el mismo al tratarse de la edición número 25. Así que del 31 de octubre al 3 de noviembre Barcelona volverá a vestirse con sus mejores galas y a volcarse en ese mundo de onomatopeyas, color, acción y ternura que Will Eisner bautizó como arte secuencial.

ÁLBUM FOTOGRÁFICO 37 COMIC BARCELONA 

Novedades Diábolo marzo 2019: animación, Manga, cómic y… Buffy

Las lecturas de Serendipia: H.P. Lovecraft, vida y obra ilustradas

H.P. LOVECRAFT, VIDA Y OBRA ILUSTRADAS

Agustín y Hernán Conde De Boeck

Diábolo Ediciones. Encuadernación en tapa dura. 272 pág. con ilustraciones en blanco y negro.

La vida de H.P. Lovecraft, el legendario soñador de Providence, ha sufrido, durante una prolongada época, carencia de bibliografía en castellano. Durante años los curiosos y estudiosos tuvimos que echar mano de la biografía que, escrita por Sprague de Camp, publicó en España Alfaguara a finales de los setenta. Con el tiempo otros escritores e investigadores han escrito las suyas, algunas bien voluminosas, y varias en lengua española, aunque hay que decir que muchas de ellas pecan de densas e incluso de resultar ciertamente plomizas. Esto no sucede con H.P. Lovecraft, vida y obra ilustradas, curiosa obra que trasciende de la curiosidad de que haya sido escrita e ilustrada por dos hermanos de tan pintoresco como apropiado apellido: Conde de Boeck. Agustín, licenciado en letras y especialista en literatura argentina y fantástica y Hernán, que estudió diseño gráfico y es gran aficionado al cine oriental, la historia griega y la narrativa de Joseph Conrad. Ambos han unido esfuerzos para mostrar al lector la vida y obra del solitario de Providence, y lo han hecho de forma cronológica, mezclando episodios de la vida del autor con los títulos publicados o creados en cada uno de ellos, indicando la repercusión que estos acontecimientos pudieran haber tenido en su obra. El producto resultante es realmente ameno, escrito con un lenguaje nada enrevesado e igual de interesante tanto para el erudito sobre el tema como para el neófito.

El libro, impreso en magnífico papel mate con tono envejecido también cuenta, como ya hemos comentado, con las ilustraciones de Hernán Conde De Boeck, que basadas en la larga tradición de ilustradores que han intentado dar forma al enrevesado universo lovecraftiano, ofrece “tanto versiones personales como guiños y homenajes a diseños ya canónicos“. Y el resultado es hartamente positivo: retratos de tono caricaturesco del escritor, junto a interpretaciones de las criaturas que conforman sus mitos, sin olvidar alguna representación pictórica de las más icónicas pesadillas que produjo Lovecraft en su tan corta como prolífica existencia.

H.P. Lovecraft, vida y obra ilustradas es un libro didáctico y fácil de leer, que anima a volver a sumergirse en la mitología de uno de los escritores más influyentes de la literatura de terror al que, como los autores del libro indican en su introducción, no hay que temer por su terror intelectual (que no específicamente para intelectuales), pues si bien sus usos narrativos ciertamente pertenecen a otra época, siguen del todo vigentes al no basarse simplemente en el temor físico a la muerte, sino a otros temores mucho más profundos y atávicos, ya que, para los autores, Lovecraft “escribió para aterrorizar y cuestionar nuestras seguridades más esenciales, aquellas que nos hacen sentir que tenemos un destino, que somos la especie elegida, la más inteligente, que tenemos una razón de ser en el orden del universo“.

El libro de los hermanos De Boeck funciona a varios niveles: realiza una semblanza biográfica del autor de manera eficaz y amena; analiza cronológicamente su obra y la pone en relación entre sí; y como lectura, más allá de la exhaustiva investigación y del repaso de toda su narrativa, representa una didáctica y muy entretenida obra, recomendable más allá de otros intentos de profundizar en una vida, la de Lovecraft, que dista mucho de resultar apasionante.

Una magnífica propuesta que Diábolo Ediciones ha puesto en nuestras librerías y que podría tener continuidad en una serie de obras dedicadas a otros autores de literatura de terror, desde E.T.A. Hoffmann a Thomas Ligotti, escritores cuyas vidas y obras, repletas de pesadillas, nos traerán de vuelta al plano físico Agustín y Hernán Conde De Boeck.

Más información y pedidos: http://www.diaboloediciones.com/

 

Las lecturas de Serendipia: La loca historia de Mel Brooks

LA LOCA HISTORIA DE MEL BROOKS

JORGE SAN ROMÁN

Diábolo Ediciones. Encuadernación en tapa dura. 304 pág. repletas de ilustraciones a todo color. 

 Los que disfrutamos en el cine, su hábitat natural, El jovencito Frankenstein (Young Frankenstein, 1974) o La última locura (Silent Movie, 1976), tardamos en enterarnos de que el torpe Maxwell Smart, aquel Superagente 86 al que se le cerraban las puertas en los títulos de crédito hasta pillarle las narices, también estaba creado por Mel Brooks, un actor, director, guionista y muchas cosas más que inició su carrera creando guiones y gags para shows de la pequeña pantalla.

Mel Brooks, que para varias generaciones de espectadores fue responsable de algunas de sus comedias favoritas, forma parte de una larga tradición de cómicos judíos que partiendo desde los escenarios del vodevil y los teatros se popularizaron en la gran y pequeña pantalla y de los que los hermanos Marx, Jack Benny, Eddie Cantor e incluso el mismísimo Woody Allen, con el que Brooks coincidió en su etapa televisiva, son tan solo algunos ejemplos.

Enérgico, divertido, vital,… Mel Brooks cumple a rajatable una de sus máximas: “Nunca intentes ser gracioso (…) solo la situación debe de serlo“, y eso es lo que ha vertido en los guiones de sus películas. Nada escapa al humor de Mel Brooks: unas veces salvaje; otras sutil; siempre disparatado, ha parodiado géneros como el thriller (Máxima ansiedad); el terror (El jovencito Frankenstein, Dracula. Un muerto muy contento y feliz); el western (Sillas de montar calientes); el cine mudo (La última locura); la Space Opera (La loca historia de las galaxias)… todo siempre desde el máximo respeto, conocimiento y cariño hacia los clásicos que reinterpreta en clave disparatada.

Aunque muchos juegos de palabras quedan malogrados por la traducción, sus inolvidables gags visuales sirvieron de modelo para Zucker, Zucker y Abrahams, Bobby y Peter Farrelly y otros cómicos de este subgénero del humor denominado spoof. Algunos de los gags de sus películas han envejecido mal, mientras otros han ganado gracias a lo políticamente incorrectos que resultan hoy en día, en el que el humor es tan inmaculado y se pretende que no ofenda. Mel Brooks lo tuvo claro desde el principio, y a pesar de que ya en la época le dio algunos problemas, hizo humor con absolutamente todas las razas y credos, comenzando con la suya.

Posiblemente Lynch no sería Lynch si no hubiera recibido el apoyo de Mel Brooks, que le produjo El hombre elefante, su entrada en la industria cinematográfica de Hollywood

Por todo esto y mucho más, Mel Brooks pedía un homenaje en forma de libro, y eso es lo que Jorge San Román y Diábolo Ediciones ofrecen con La loca historia de Mel Brooks, en el que el autor repasa la vida y carrera de Brooks desde sus inicios como músico a su paso por televisión como guionista y finalmente sus largometrajes, que analiza de forma cronológica título a título, sin ofrecer al lector un profundo análisis cinematográfico, pero perlando la narración con numerosos fragmentos de entrevistas y declaraciones en las que Melvin Kaminsky, bautizado para el arte como Mel Brooks, deja amplia constancia de su talento.

El autor no olvida detenerse en los actores y compañeros de fatiga del director, como el adorable e histriónico Gene Wilder, Zero Mostel, el inolvidable Marty Feldman o Madeline Kahn, entre muchos otros, sin olvidar su faceta de productor y creador de musicales basados en sus mayores éxitos, El jovencito Frankenstein y Los productores. Todo esto y mucho más en La loca historia de Mel Brooks, libro que, como es habitual en Diábolo Ediciones, está profusamente ilustrado.

El matrimonio con la actriz Anne Bancroft es parte fundamental en la vida y obra del director.

Las lecturas de Serendipia: ‘Frankenstein’ de Dick Briefer

10 diciembre 2018 Deja un comentario

BIBLIOTECA DE CÓMICS DE TERROR DE LOS AÑOS 50 VOL. II:

FRANKENSTEIN DE DICK BRIEFER 

Seleccionados por Craig Yoe

Diábolo Ediciones. Encuadernación en tapa dura. Formato magazine, 184 páginas a todo color

200 años después de la publicación de Frankenstein o el moderno Prometeo el enigma de la creación sigue siendo eso, un misterio, una llama que poseemos todos pero cuya complejidad va más allá del simple hecho biológico. 200 años después de que la joven Mary Shelley descargara sus demonios internos en la catarsis que fue su obra, estos siguen vivos en cada uno de nosotros y nadie como ella supo mostrar la angustia de la vida y la muerte. La contradicción entre dar la vida al ser que más queremos y al que a la vez, con su creación, darle la muerte.

Diábolo ediciones se ha tomado estos 200 años de no-vida del moderno Prometeo muy en serio. Y si hace bien poco trataba a la autora y a su creación de forma más profunda reeditando la magnífica pieza Mary Shelley: la muerte del monstruo de Raquel Lagartos y Julio César Iglesias ahora nos acerca, de nuevo mediante el lenguaje del noveno arte, a la versión pulp del personaje, la más popular y conocida, la que nos ofreció el binomio Boris Karloff/Jack Pierce, actor y maquillador del monstruo en la seminal El Doctor Frankenstein de 1931. Jack Pierce fue el creador de ese otro monstruo, que pasó a llamarse popularmente como su creador. Fue él el que  colocó los electrodos a ambos lados de la cabeza que luego se convirtieron, en la memoria de todos, en dos tornillos. Fue Pierce el que colocó a Karloff dos altas botas. Fue también el maquillador el que, finalmente, decidió hacerle un cráneo plano. Fue, en definitiva, Pierce el que creo a Frankenstein tal y como todos los recordamos. Sí, Jack Pierce contribuyó a dar vida a ese monstruo que es la industria cinematográfica, insuflando vida a unos estudios Universal que no pasaban por su mejor momento. Y como su criatura, Pierce también fue rechazado y expulsado de la industria ante el avance de otras técnicas de caracterización más rápidas.

Una obra de Briefer recientemente subastada por Heritage Auctions.

La versión cinematográfica del personaje es la que adopta el dibujante Dick Briefer para su Frankenstein, que atravesó tres fases: si durante los primeros capítulos, que comenzaron a publicarse en Prize Comics en diciembre de 1940, fue un villano que buscaba la venganza contra su creador; en 1945, creador y editorial dan un giro a su Frankenstein y lo convierten en un delicioso cómic de humor, con un monstruo que, ya con serie propia, representa un claro antecedente del adorable Herman Munster. Pero no se vayan todavía, pues tras 17 números y con el auge del cómic de terror de los cincuenta, Briefer recibió el encargo de que su Frankenstein volviera al terror, produciéndose una tercera, y última etapa del personaje que abarcó quince números más (de 1952 a 1954), que se truncó cuando llegó la censura al cómic americano tras el proceso contra EC Comics desatado por el psiquiatra Fredric Wertham y su planfletario La seducción del los inocentes

Amplias muestras de estos tres Frankenstein de Briefer son los que nos ofrece Diábolo Ediciones en el segundo tomo de La Biblioteca de Cómics de Terror de los años 50. Con los trabajos iniciales del dibujante, guionista y entintador, más crudos e influenciados por las viñetas del Superman de Siegel y Shuster; que darán paso a un divertido monstruo que nos traerán a la mente al Will Eisner más paródico, pues no en vano Briefer trabajo para el viejo maestro. Es aquí donde, en nuestra opinión, se muestra la labor más interesante de Dick Briefer como creador total, y en donde su dibujo alcanzará las cotas más personales, señas de identidad que se difuminarán en su tercera etapa, muy en la linea de los artistas EC menos destacados. De estas tres etapas se han seleccionado las mejores historias, reproduciendo varias portadas y contando con un muy interesante prólogo de Craig Yoe, encargado también de seleccionar las historietas del tomo.

Queda en el aire qué hubiera pasado de haber conseguido Briefer que le contrataran las tiras de prensa humorística sobre el personaje que también había preparado y ofertó a algunos medios. En ellas muestra su mejor trabajo, su maestría  con los  personajes paródicos que, repetimos, trasladan al lector al mejor Spirit. Mientras tanto, no lo duden, háganse con este tomo, que al igual que su predecesor, del que ya hablamos aquí, demuestra el cariño puesto por Diábolo en estos viejos cómics: reproducción extraída de los propios cuadernos originales respetando su colores; impresión en hojas de buen gramaje; tapa dura y formato grande. ¿Qué más puede pedirse? … Mejor dejémonos sorprender por Diábolo ediciones y las próximas entregas de la  Biblioteca de Cómics de Terror de los años 50.

http://www.diaboloediciones.com/

PORTADAS

Las lecturas de Serendipia: ‘Mary Shelley: La muerte del monstruo (Diábolo Ediciones)

20 noviembre 2018 Deja un comentario

MARY SHELLEY: LA MUERTE DEL MONSTRUO

Raquel Lagartos y Julio César Iglesias

Prologos de Fernando Marías y Ángeles Caso

Diábolo Ediciones. Edición especial 200 aniversario Frankenstein. Encuadernación en tapa dura 180 páginas a color. 

Uno tiene la sensación de que no se ha hecho la suficiente justicia a un hito tan importante como es el 200 aniversario de la publicación de Frankenstein o el Moderno Prometeo, obra gótica con la cual la joven Mary Shelley entró en la inmortalidad. El Festival de Sitges, por ejemplo, ha preferido centrarse en otro (gran) hito como es el cincuentenario de 2001, una odisea del espacio (2001: A Space Odyssey, Stanley Kubrick, 1968), dejando un tanto de lado a Frankenstein. Solo y desangelado. O como decía Gardel, solo, fané y descangallado.

Podríamos decir que el cine sí se fijo en la figura de la escritora con una película biográfica, Mary Shelley (Haifaa Al-Mansour, 2017), pero a pesar de contar con Elle Fanning, fue una cinta bastante decepcionante, pues escoge centrar su acción en la historia de amor entre Mary Wollstonecraft y Percy B. Shelley, añadiendo a la trama unas dosis de empoderamiento femenino -la madre de la escritora fue una de las pioneras del feminismo- y dejando como algo secundario los motivos y el proceso de creación de la obra que inmortalizó a la escritora. En cuanto a la histórica reunión en Villa Diodati, a pesar de ocupar un amplio tramo del filme, se nos muestra como poco más que una reunión campestre con dos reputados poetas,  Shelley y Lord Byron, reducidos a ser un par de juerguistas libertinos exentos de moralidad e incluso de talento, y al doctor Polidori como un santo varón con el cual parece insinuarse un romance en ciernes con Mary, ofreciendo con todo ello un drama amoroso muy convencional. Tanto que consigue que el espectador interesado en la historia deseé revisar otros acercamientos al tema como fueron Remando al viento (Gonzalo Suárez, 1988) o incluso la desaforada Gothic (Ken Russell, 1986).

Así pues, ha tenido que ser el cómic, concrétamente este cómic del que estamos hablando, el que ponga justicia entre Mary Shelley y su creación, rememorando aquel verano boreal de 1816 en el que Mary y Percy Bysshe Shelley visitaron a su amigo Lord Byron en Villa Diodati, lugar que terminó convertido en cuna de monstruos y del que salieron creaciones inmortales como son Frankenstein y El vampiro, primera novela sobre un chupasangre, escrita por John Polidori, médico personal de Byron.

Pero Raquel Lagartos y Julio César Iglesias en su Mary Shelley: la muerte del monstruo, van mucho más allá. Relacionan a la criatura con las numerosas tragedias que atenazaron a la joven, que perdió a dos de sus hijos y a su padre en un corto lapso de tiempo, tras haber perdido a su madre por complicaciones en el parto que le diera la vida, algo de lo que, al parecer, la joven se culpabilizó durante toda su existencia.

Moderna y adelantada a su época, como lo fuera su madre, Mary Shelley se fugó con su amante y no se casó. Además, este creía firmemente en el amor libre, lo que terminó dando más de un quebradero de cabeza a la joven Mary. Sobrevivió a sus compañeros de Villa Deodati, pues todos, como buenos románticos, murieron jóvenes. Pero antes pudo tener un hijo que le sobrevivió, su creación, quizás el que le hizo olvidar todos los monstruos y las pesadillas que nacieron en aquella noche de tormenta.

Bien recibida por crítica y público, la presente edición de Mary Shelley: la muerte del monstruo, está revisada e incluye material extra, como si de un DVD se tratara, con escenas descartadas, estudios de los personajes y de la moda de la época, así como portadas alternativas. El resultado es espléndido, aunque no carece de complejidad. Como explica el propio escritor, Julio César Iglesias, “es una obra de estructura compleja, que exigía bastante implicación intelectual, pero bastante gente nos comentó que había llegado a emocionarse leyéndola, incluso a llorar. Nos hace muy felices haber conseguido transmitir, aunque sea en parte, la emoción que nosotros mismos sentimos al escribir el cómic y al sumergirnos en la vida de Mary Shelley y su criatura“.

Por su parte la dibujante, Raquel Lagartos, entintó sus planchas “con un mismo pincel con la intención de dar una sensación de ambiente más opresivo“, captando, con una evolución que podemos ver en los estudios previos incluidos como extra, la esencia de todos los protagonistas, dotándolos de vida y explicando en imágenes los silencios que Julio César Iglesias introduce en su guión.

Con su obra, que ahora tienen ocasión de pescar los que se despistaron en su momento, los autores consiguieron el mayor de sus propósitos: “Algunas personas (…) nos dijeron que, tras leerse el cómic, se leyeron, o releyeron, la novela de Mary Shelley. Puede que no haya mayor halago, porque uno de nuestros objetivos era reivindicar a Mary como una gran creadora, que vivió a la sombra de su creación más famosa, pero cuyo talento merece ser recordado y reconocido”. 

Altamente recomendable para leer y releer, el trabajo de Raquel Lagartos y Julio César Iglesias es literatura de primera.

RAQUEL LAGARTOS: Licenciada en Matemáticas y titulada en Ilustración por la Escuela de Arte de Oviedo. Ha colaborado con diversas publicaciones e instituciones locales y ha participado en varias exposiciones, entre ellas, la dedicada a Mary Shelley: La muerte del monstruo (Diábolo Ediciones) en el Salón Internacional del Cómic de Avilés de 2017.

JULIO CÉSAR IGLESIAS: Licenciado en Historia. Escritor y guionista. Ha colaborado con diversos medios dedicados al análisis literario y a la novela gráfica..

Su primer cómic juntos, Mary Shelley: La muerte del monstruo, se publicó en España con Diábolo Ediciones a finales de 2016. La hierba del estío (Diábolo Ediciones, abril de 2018) es su segunda publicación juntos. También han colaborado en el homenaje colectivo Frankenstein resuturado (Ediciones Alrevés, marzo de 2018).

Las declaraciones de los autores están extraídas de la entrevista que Proyecto Naschy les realizó con motivo de la publicación de La hierba del estío. Tanto Mary Shelley: La muerte del monstruo como la obra posterior de los autores, La hierba del estío están publicadas por Diábolo Ediciones y pueden adquirirse aquí.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: