Archivo

Archive for the ‘Nits de Cinema Oriental’ Category

17 Nits de Cinema Oriental de Vic 2020: una edición inolvidable

El director y alma de las Nits, Quim Crusellas (Foto: Serendipia)

Con la perspectiva que nos dará el tiempo supongo que seremos conscientes de asimilar lo que estamos viviendo. Nuestro sistema de vida se ha visto trastornado por una pandemia que nos ha afectado en todos los ámbitos de la vida, de los más íntimos a los más generales, lo que nos ha obligado a adaptarnos a ello. Unos negando lo evidente y sumándose a absurdas teorías conspiratorias; otros como si no sucediera nada y el tema no fuera con ellos, y por lo tanto ignorando las normas higiénicas que hasta la extenuación se han difundido desde los medios; y, afortunadamente los que más, los que intentamos vivir el día a día de la manera más cercana a como lo hacíamos pero cuidando de protegernos como forma de proteger a los que más queremos de un mal que, tarde o temprano, pasará. 

Esto, como decíamos, ha afectado a nuestra manera de vivir y nuestras costumbres. Así, es posible que el cine no vuelva, largamente tocado de muerte, a su forma más popular como liturgia colectiva a vivir en una sala oscura. Es posible que esta pandemia lo confine, definitivamente, a entretenimiento privado. En todo caso estaban los festivales como refugio de ese cine a disfrutar en grupo y estos, como es natural, se han visto afectados: unos teniendo que aplazarse; otros pasando a ser online como mal menor para superar este año y otros confiando en poder celebrarse aunque reduciendo el aforo y adoptanos medidas higiénicas y de seguridad. Esta última ha sido la opción por la que se ha apostado en las Nits de Cinema Oriental de Vic, donde un público muy respetuoso con las reglas de higiene establecidas y una organización responsable y atenta en todo momento y movida puramente por la ilusión han conseguido “que el verano del 2020 haya sido por unos días un verdadero verano”, tal y como exclamó agradecida la parte más poética de Serendipia al volver de Vic. Y es que como todo aquel que ha participado en ese pequeño gran festival sabe, las Nits de Cinema Oriental son muy especiales por muchas cosas, pero este aciago año han demostrado también que es posible celebrar un festival y disfrutarlo (si, en menor medida, pero disfrutarlo), respetando todas las normas sanitarias y de aforo sin necesidad de recurrir a guardias jurados ni malas formas. 

Y dicho esto, ahora hablemos del cine que pudimos ver. 

 

SECCIÓN OFICIAL

Menos días y por supuesto menos actividades y películas, pero las suficientes como para que el catálogo que se nos ofreciera tuviera un poco de todo y a gusto de todos. De hecho 20 cintas (cuatro más que el año pasado) conformaron la Sección Oficial a Concurso.

China contó con un buen número de películas. The Leyend of Hei (Luo Xiao Hei zhan ji, MTJJ, 2019) esconde tras los enormes ojos del gato protagonista todo un alegato ecológico en contra de la deforestación de los bosques en un espectáculo repleto de acción y fantasía, que apuesta por la convivencia de las especies como única forma de conseguir el equilibrio. Una animación 2D de factura impecable para una cinta cargada de emoción y espectáculo. Wild Wild Bunch (Chui lung II, Jason Kwan y Jing Wong, 2020)  es un retorno-homenaje al thriller hongkonita de los noventa que cuenta con la participación de Simon Yam y Tony Leung. Intrigas, agentes infiltrados, acción y dolorosos bofetones a mano abierta que trascienden la pantalla. Changfeng Town (Wang Jing, 2019) dio la nota nostálgica relatando la vida en un pequeño pueblo de la mano de sus variopintos personajes, que tienen en la sala de cine su epicentro. Primeros amores y decepciones  en manos de una directora, que envió un saludo a los espectadores del festival, con la mirada, quizás excesivamente, puesta en el cine europeo, con homenajes a Truffaut y Fellini incluídos. Todo un relato de crecimiento narrado desde los ojos de un niño, por el que circulan un ramillete de personajes singulares, y que se desarrolla a modo de puzzle con saltos en el tiempo que rompen la linealidad de lo vivido en un verano trascendental para sus protagonistas. Buen cine de autor que, por su carácter intimista, contrasta con la épica y la aventura que llegó de la mano de Mulan (Chen Cheng, 2020), en forma de superproducción y, sin lugar a duda, mucho más violenta que la que veremos vía Disney. La un tanto decepcionante First of Legend (Liu Chun, 2019) es una nueva incursión en la historia de Chen Zen y su lucha contra las escuelas marciales rivales japonesas que tantas veces ha relatado el cine chino con protagonistas como Bruce Lee, Donnie Yen o Jet Li, versión de la que esta es precuela. Magistral y unanimemente merecedora del premio de los tres jurados fue el thriller Sheep Without a Shepherd (Wu sha, Sam Quah, 2020), remake del film indio Drishyam (Nishikant Kamat, 2015). La película cuenta la historia de una familia china residente en Tailandia que lleva una vida sencilla pero feliz. Un día, sin embargo, la hija mayor es víctima de una agresión en un campamento de estudiantes y a partir de aquí comenzará una espiral de accidentes, mentiras y sospechas. La película también demuestra que ver cine es mucho más que una forma de pasar el tiempo si se saben asimilar sus enseñanzas. Con una trama ingeniosa que funciona como un reloj suizo, la película se beneficia además de la participación de unos actores magníficos. Y, por último, china, pero en coproducción con Hong-Kong, se ofreció una cinta más a concurso: la deliciosa y espectacular The Enchanting Phantom (Qian nü you hun: Ren jian qing, Lin Zhenzhao, 2020), remake oficial de Una historia china de fantasmas (Sien lui yau wan, Siu-Tung Ching,1987). Los brillantes efectos digitales de este film no traicionan el espíritu del original ochentero, aunque no logró reemplazar en nuestro corazón el lugar que ocupa el clásico.

Por su parte la participación de Hong Kong a concurso se limitó a dos cintas, I’m Livin’it (Danny Wong, 2020) que retrata la vida de los sin techo, con los que viviremos un itinerario durante el cual tendrán que buscarse el sustento día tras día. Allí un joven rebelde que ha abandonado el hogar (Zeno Koo), aprenderá a sobrevivir siguiendo a Bowen (un estupendo Aaron Kwok), un antiguo tiburón de las finanzas caído en desgracia con el que aprenderá a valorar las pequeñas cosas. Todo un ejemplo de cine social que ofrece un registro poco habitual en la cinematografía hongkonita.  En el reparto una vieja gloria de la primera oleada de cintas de Hong-Kong, Nora Miao, compañera de Bruce Lee en sus tres primeras y míticas películas como adulto.

Muy diferente fue Enter the Fat Dragon (Fei lung gwoh gong, Kenji Tanigaki, 2020), en la que un Donnie Yen muy diferente al que veremos en Ip Man, demuestra sus dotes cómicas interpretando a un policia fan de Bruce Lee que, tras ser apartado de la acción y perder a su novia, ganará unos cuantos kilos de más. Divertida y llena de acción, más allá de la admiración del protagonista  por el Pequeño Dragón, y algunos guiños a las bandas sonoras de Joseph Koo, esta nueva versión poco tiene que ver con Bruce Lee o la original Enter the Fat Dragon (Fei Lung gwoh gong, 1978) que también se proyectó durante las Nits y que estaba protagonizada y dirigida por Sammo Hung, más paródica hacia Bruce Lee cuyos gestos Sammo imita jocosa, pero respetuosamente. Argumentalmente, la original, es casi una versión de El furor del Dragón, pero llena de humor chusco, dobles sentidos y música chiripitifláutica. La cinta de Sammo Hung es una divertida Bruceploitation.  La copia que se proyectó, por gentileza de la filmoteca de Hong-Kong, es la más completa y en mejor estado disponible.

Japón fue otro de los países que contribuyó con más títulos a la Sección Oficial del festival, concrétamente cinco fueron las películas participantes: el tokusatsu Yatsurugi 9 (Yohei Tomie, 2020), que representa el retorno de estos personajes, ya como de la familia, al festival. El Anime de acción Promare (2019) de Hiroyuki Imaishi, primer largometraje de los estudios de animación Trigger. Tunguska Butterfly (Tsungûsuka batafurai: Saki to Mari no monogatari, Akira Nobi, 2019) canto de cisne cinematográfico de la actriz Asami, flamante Premi d’honor de las Nits 2020. Personaje carismático en el cine de acción japonés, surgida del cine porno, pronto demostró su valía para las artes marciales tras entrenar con Shigeki Hayase, luchando en sus películas sin necesidad de dobles. Su participación en diversas cintas de culto como Horny House of Horror, The Machine Girl, Erotibot o la trilogía Rape Zombie, además de la tremenda Gun Woman (Kurando Mitsutake, 2014), le granjearon un lugar de honor entre los fans del cine de acción japonés. Tunguska Butterfly es una especie de versión femenina de El profesional (Léon, Luc Besson, 1994) protagonizado por una desencantada Asami como Saki, ex-soldado y ex-presidiaria que se relacionará con una niña cuya madre, alcohólica, se despreocupará, cuando no directamente maltratará, a la muchacha. Asami vuelve a demostrar en la película que, además de belleza y dotes para hacernos sentir físicamente las peleas, es una estupenda actriz. Como consuelo al no poder asistir al festival, la actriz envío un simpático mensaje a los espectadores de las Nits que nos hizo echar aún más en falta su presencia física por razones por todos conocidas.

También de Japón llegó una de las piezas que personalmente nos pareció más interesantes del festival, Hydra (Kensuke Sonomura, 2020), thriller áspero y violento, con un inicio de impacto que se desarrolla casi íntegramente en un único escenario, el bar que da nombre al filme. Personajes carismáticos con pasados convulsos, honor y corrupción policial en una cinta que delata su bajo presupuesto pero evidencia la inventiva de su responsable, Kensuke Sonomura, que debuta como director con este film. Remarcables sus escasas pero contundentes y físicas peleas, rápidas y sin artificios, que delatan la larga trayectoria de Sonomura como director de acción. Finalmente, mucha, mucha más acción ofreció la atípica Crazy Samurai Musashi (Yuji Shimomura, 2020), que con -escaso- guión de Sion Sono, contiene 77 de sus 92 minutos de duración protagonizados por un plano secuencia de acción en el que Tak Sakaguchi se enfrentará a un interminable número de oponentes. Basada en la figura de Musashi Miyamoto, un espadachín que derrotó a más de 400 hombres en combate, la película es todo un reto técnico, con oponentes que una vez reciben la estocada deben salir de campo y reincorporarse a la acción y un protagonista que deberá mantener el tipo sin tregua durante 77 agotadores minutos. A destacar los oponentes de frondoso y abultado pelo, en el que sin duda esconden una chichonera y que, inexorablemente, recibían el mandoble en la tapalasesera. 

India ofreció al público del festival lo que se le pedía y mucho más con dos de las mejores propuestas de esta edición. Por un lado, el excelente western Sonchiriya (Abhishek Chaubey, 2019). Un drama adusto ambientado en el desierto del Chambal en 1975. Con todos los tintes y estilemas del western crepuscular, ofrece una denuncia al sistema de castas indio y al abuso sistemático que padecen constantemente las mujeres en este país. Es también una reflexión en torno al fatalismo que pesa sobre los protagonistas y sobre cuál es el sentido de sus acciones, el dharma del guerrillero. El dharma significa las conductas que se considera que están de acuerdo con el rita (es decir con el orden que hace posible la vida y el universo) e incluye deberes, derechos, leyes, conducta, virtudes y un recto modo de vivir. Pese a su carácter descarnado, deja lugar a la esperanza, la que supone la salvación de Sonchiriya, la pequeña intocable que ha recibido nombre y abre la posibilidad del cambio y la llegada de un futuro mejor.

Por el otro lado,  Action (Sundar C., 2019) que como dice ya en el título, es una explosiva superproducción tamil de acción que se desarrolla en diversos países. Repleta también de belleza y danza, además de esa irrealidad naif tan bienvenida que tan solo sabe ofrecer el cine indio de acción y que recibimos como agua de mayo para levantar nuestro ánimo. Resultó asimismo perfecta para probar el maravilloso nuevo sonido envolvente de la Bassa de los Hermanos.

De Tailandia llegaron dos muestras de sus géneros más populares: el terror con SisterS (2019), de Prachya Pinkaew, director de la célebre Ong Bak (2003) que con este título se pasa al terror; y la comedia romántica Friend Zone (Chayanop Boonprokob, 2019) producida por los responsables de la excelente Bad Genius (Chalard games goeng, Nattawut Poonpiriya, 2017), gran triunfadora hace dos años de las Nits. La cinta aborda la universal figura del pagafantas, ese mejor amigo de las chicas que muchos hemos sido. Paño de lágrimas que debe tragarse su erección mientras las amigas le cuentan lo malos que son los demás hombres y lo buen tío que es él por respetarlas tanto y escucharlas cuando necesitan hablar. Una película simpática con unos protagonistas verdaderamente guapos. Ideal para sofocar los calores del verano.

Finalmente, Taiwan y Corea del Sur participaron con una cinta: el drama Because of you (Zeng Zhen, 2019) y la terrorífica The Closet (Kim Kwang-Bin, 2020), respectivamente.

OTRAS PELÍCULAS Y CORTOMETRAJES FUERA DE COMPETICIÓN

(Foto: Serendipia)

La ya nombrada Enter the Fat Dragon (Sammo Hung, 1978) fue la única cinta ofrecida en retrospectiva, mientras que como sesión especial se ofreció la descacharrante monster movie china Monty Python 2 (Zhang Dical, 2020), una cinta nada recomendable para los que sufran ofidiofobia, pues además de una buena colección de serpientes, los protagonistas deberán enfrentarse a una pitón mutante gigante. Defectos especiales y entretenimiento puro para estas noches de verano loco. También se ofrecieron dos Animes japoneses:  Psycho-Pass: SS. Case 1, Case 2, Case 3 (Naoyoshi Shiotani, 2019) una producción japonesa que expande el universo Psycho-Pass presentando tres casos, autónomos entre sí, protagonizados por los miembros originales del equipo y Her Blue Sky (Tatkuyuky Nagai, 2019), una historia de amor y viajes temporales que se proyectó en la Bassa de los Hermanos. Finalmente, Ip Man 4 (2020) fue cinta de clausura del festival y última entrega de la saga Ip Man, que dirigida por Wilson Yip y Yuen Woo-Ping, lleva al venerable maestro interpretado por Donnie Yen (ya en su talla habitual), a los Estados Unidos, donde podrá ver a su alumno Bruce Lee participar en los torneos de Long Beach. Allí vivirá la tensa relación entre chinos y norteamericanos y entre los propios chinos con ellos mismos, poco dados a abrirse a occidente en lo que no deja de ser un alegato antiracista. Un buen colofón para la saga y para el festival que se ofreció en primicia en el festival.

En las Nits también hubo espacio para cuatro cortometrajes: L’enfant et le poulpe (Corea del Sur/Francia, Nils Bovyer, 2020), protagonizado por un niño que rescata a un pulpo de un restaurante y del futuro que el destino le tiene reservado; Pain of a Tree (Nepal/España, Dhanraj Barkote, 2019), donde conoceremos la historia de tres hermanos nepalís. De como el mayor tuvo que tomar la dura decisión de ingresar a los dos más pequeños en un orfanato, de donde el menor terminó siendo adoptado por una familia catalana. Pasados los años, el hermano mediano, tras ser becado para estudiar en la ESCAC de Barcelona, pudo reunirse con él y realizar este documental. También se ofrecieron los cortometrajes de animación A Barber in a Bald Town (Corea del Sur, Sung Bokyung, 2019) y A Folded Wish (Malasia, Chien Huey, 2020).

CONCLUSIONES Y PALMARÉS

A lo nervios habituales que toda organización sufre ante cada nueva edición de un festival, este año ha habido que sumar todas las medidas sanitarias especiales que se han tenido que tomar y que la organización no se ha cansado de recordar una y otra vez al público. Horas y horas de mascarilla; litros y litros de gel hidroalcohólico; fumigación efectiva de butacas y lavabos entre sesión y sesión y control de distancia en colas y butacas, han conseguido que la celebración del festival haya sido un éxito. A todo esto ha habido que sumar, muy importante, un público colaborador en todo momento y que, con alguna excepción menor, ha respetado las medidas en todo momento, consiguiendo que a pesar de las circunstancias, se haya podido estar cómodo tanto en el cine Vigatà como en la Bassa. También, para evitar más contactos no necesarios, la votaciones del público se realizaron de manera telemática, evitándose las habituales papeletas.

(Foto: Nits de Cinema Oriental)

El Festival ha presentado durante esta edición un total de 25 largometrajes producidos en China, Japón, Hong Kong, Tailandia, Taiwan, Corea del Sur e India, 23 de los cuales han sido exhibidos con categoría de estreno en España, 5 como estreno en Europa, 9 en estreno internacional y 2 en estreno mundial. El apoyo del público al certamen ha sido total. A pesar de haber tenido que reducir el aforo un 50% en todos los recintos del festival, la asistencia a las proyecciones del Cinema Vigatà ha aumentado respecto a las anteriores ediciones, con un total de 3.300 espectadores. Por otra parte, las tres Nits a la Bassa han agotado localidades, con 400 espectadores cada noche, donde como es habitual se celebraron las cenas japonesas, cantonesas e indias, así como las demostraciones habituales de artes marciales (Karate, Tai Chi y Taekwondo), danza Bollywood y concierto, en esta ocasión de Koto a cargo de Ruids Katatsumuri. El crecimiento del público especializado y fiel a les Nits también se ha demostrado con la compra anticipada del abono Nitòman (que permite asistir a todas las sesiones del festival); esta 17ª edición ha acogido más del doble de Nitòmans que la edición del 2019.

 

En cuanto al Palmarés, Oriol Estrada, Ivet Castelo y Lucía Alemany, jurado de esta edición, decidieron otorgar el Premio del jurado a Sheep Without a Shepherd  “por su atrevimiento, valentía temática y la contundencia con la que apuesta por la transformación social. Por la precisión de su guión y el ritmo de la narrativa que atrapa a lo largo de todo el metraje, el carisma de los personajes y su excelente interpretación, por la madurez del tono y la puesta en escena y para poner en valor la cultura cinematográfica “.

El jurado del festival (Foto: Nits de Cinema Oriental)

Aparte de eso, Friend Zone fue reconocida por el jurado con una mención especial “por su frescura y actualidad, la originalidad de las escenas, la verdad detrás de los personajes y la forma en que resuelve su relación”.

Por su parte la prensa acreditada en el festival, que tuvimos el honor de representar, y el público coincidieron con el jurado considerando que la mejor película del festival había sido Sheep Without a Shepherd, convirtiéndose en la gran vencedora del Festival Nits 2020.

Prueba superada, pues. Ignoramos si durante este año tendremos ocasión de ir a más festivales de cine, pero las Nits de Cinema Oriental de Vic han demostrado que con una buena organización se pueden celebrar. Por nuestra parte tan solo queda agradecer a las Nits y a toda su organización el habernos regalado cuatro días inolvidables de cine, sonrisas y amistad.

¡¡¡NOS VEMOS DEL 20 AL 25 DE JULIO DE 2021 EN EL FESTIVAL NITS DE CINEMA ORIENTAL!!!

(Fotos: Nits de Cinema Oriental)

 

 

El Festival Nits preestrena IP MAN 4, la última entrega de la exitosa saga de cine de acción

El 17º Festival Nits de cinema oriental (23-26 de julio) y la plataforma Movistar+ consolidan su colaboración presentando un título muy esperado y de alto nivel, Ip Man 4, distribuida por Cinemaran y Garbomedia, cuarta y última entrega de esta saga de artes marciales, se podrá ver en Vic en primicia en todo el Estado, en la sesión de clausura, y posteriormente, el 23 de agosto, se estrenará en Movistar+.

Donnie Yen

Donnie Yen por partida doble, cabeza y cola. El actor cantonés inaugurará el Festival Nits, con la premiere estatal de Enter the Fat Dragon y lo clausurará con Ip Man 4, en una sesión conjunta con la distribuidora Cinemaran y Movistar+. Yen se vuelve a poner en la piel del respetado maestro de artes marciales de Wing Chun. Tras la muerte de su mujer, Ip Man, maestro de las artes marciales y filosofía chinas, viaja con su hijo a Estados Unidos, invitado por su famoso discípulo Bruce Lee. Pronto descubrirá que la relación entre chinos y estadounidenses es compleja y llena de actitudes racistas.

Esta es la culminación de una tetralogía convertida en historia del cine contemporáneo, no sólo por recoger de forma exhaustiva la vida del maestro Ip Man, sino por sus destacadas virtudes cinematográficas. Este último capítulo de la serie nos vuelve a deslumbrar por su preciosista recreación histórica, por las excelentes coreografías y por mostrar, una vez más, las artes marciales como un remedio para las injusticias, esta vez ejemplificadas en el bullying y el racismo.

Más información

Recuerda que puedes adquirir en la Tienda Nits los abonos Nitòmans y las mascarillas Nits.

Toda la información está disponible en el web del Festival Nits.

Nits de Cinema Oriental 2020: Nuevo avance de programación

Sección Infantil 

La franja matinal del festival ofrecerá una buena variedad de estilos e historias. En la nota de prensa anterior anunciamos títulos como Yatsurugi 9 Promare. Además, contaremos con el gran fenómeno animado de la temporada en China, The legend of Hei, la historia de un demonio gato capaz de convertirse en humano que se verá obligado a dejar el bosque e ir a la gran ciudad. Una película que nos alerta del mal progreso y el uso abusivo de la tecnología con una animación que ha sido comparada con las producciones de Ghibli y la Kyoto Animation.

Además de largometrajes, la programación infantil se completará con tres cortometrajes que destacan por la calidad artística y el mensaje social. Se titulan L’enfant et le PoulpeA Folded Wish y A Barber in a Bald Town.

Tailandia, China, India y Taiwan en las Nits

Gracias al apoyo del Ministerio de Cultura del gobierno tailandés y la Embajada Real de Tailandia en Madrid, el público de las Nits podrá disfrutar de Friend Zone, una comedia romántica de lo más alocada de los productores de la vencedora del Festival Nits 2018, Bad Genius. En sección oficial podremos ver también SisterS. Prachya Pinkaew, autor de la célebre Ong Bak, se apunta por primera vez al género fantástico con una nueva interpretación de la terrorífica leyenda del Krasue.

China, India y Taiwán nos traen más propuestas. Durante la maratón matinal del domingo disfrutaremos de Mulan, pero no la versión de Disney, sino la auténtica historia de la heroína china cargada de acción y de coreografías de artes marciales. También descubriremos The Enchanting Phantom, el remake oficial de la mítica A Chinese Ghost Story (1987) y de la que toma la narrativa, el tono, las ideas visuales y la música. Finalmente iremos a Tokio con Fist of Legend, la precuela del film homónimo protagonizado por Jet Li.

De Taiwán nos llegará Because of you, una película que explica la batalla de una madre con un trastorno mental por cuidar de su hija. En Action, encontraremos una película cargada de acción con una alta dosis de baile para una noche perfecta en la Bassa dels Hermanos. Corea del Sur nos sorprenderá con una historia de fantasmas que salen, literalmente, del armario con The Closet.

Además, en esta 17ª edición, el festival contará con una variada y completa selección de cortometrajes de producción española pero con contenido asiático.

Los abonos Nitòmans y las mascarillas del festival ya se pueden adquirir en la 

tienda Nits

El Festival Nits otorga su Premi Honorífic a la actriz japonesa Asami

Como cada año, la filmografía japonesa tendrá un gran peso en el festival. Selecta Visión participa con dos títulos de animación japonesa: Promare, un film lleno de acción y un estilo visual muy rompedor, y Her Blue Sky, una historia de amor conmovedora. La dosis de acción la aportarán títulos como Crazy Samurai Musashi, un estreno mundial, y Hydra, un homenaje moderno a los yakuza eiga. La sesión infantil ofrecerá un Tokusatsu con el estreno mundial de Yatsurugi 9.

El Premio Honorífico de la edición de este año es para Asami, la actriz japonesa que debutó en 2005 con la película Kiss em or Kill em. Con Sukeban Boy se convirtió en un icono del cine de culto japonés. Asami se consagró como una estrella del cine de acción gracias a películas como Sailor Cats (2011) o Burnout Neo (2012). Ahora, con Tunguska Butterfly y después de 150 películas, la actriz anunció que pone punto y final a su carrera.

Como cada año, la Bassa dels Hermanos acogerá tres noches temáticas. Así pues, el 23 de julio será la noche Hong Kong, el 24 será Japón, y finalmente, el 25 será la India.

Se presenta el cartel y la programación de las ‘Nits de Cinema Oriental de Vic’

La edición de este año del Festival Nits de cinema oriental se presenta como un reto debido a las circunstancias actuales. No obstante, apostamos por un festival presencial, adoptando todas las medidas de seguridad necesarias, ya que creemos que forma parte de nuestra identidad. Es por esto que el certamen mantendrá sus escenarios; la Bassa dels Hermanos i el cine Vigatá. El festival se celebrará del 23 al 26 de julio, menos días pero con una programación muy completa que combinará grandes superproducciones de cine comercial de calidad con cine independiente más personal.

IMAGEN
Nuestro gato de la suerte, Maneki Neko, hace malabarismos con platillos chinos, pero sin perder la sonrisa. Y es precisamente esto lo que el festival quiere demostrar en esta nueva edición. El ilustrador Xevidom i el estudio Disseny Partee son los creadores de la imagen y el cartel.

PRIMERAS CONFIRMACIONES
La sesión inaugural del festival será Enter the fat dragon (2020), protagonizada por un Donnie Yen de peso. La película es una mezcla de comedia y artes marciales llena de ingenio i coreografías espectaculares. Además, el estreno coge el nombre del título de la película de 1978, también presente en el certamen a modo de retrospectiva y con una copia restaurada. En la edición antigua veremos un gran Sammo Hung dirigiendo y protagonizando un clásico del cine de Hong Kong.
Dejando las artes marciales a un lado, el festival proyectará una joya de autor como es Changfeng town (2019), un viaje nostálgico y lleno de sensibilidad a los años 80 en China, firmado por la joven directora Wang Jing.
Y acabamos en la India con una película llena de acción. Sonchiriya (2019) nos traslada al 1970, en los barrancos de Chambal, donde un grupo de rebeldes capitaneados por Man Singh escapan de la policía. Se trata de un western agresivo y con muchos giros de guión.

Para más información sobre las películas podéis consultar las fichas técnicas aquí.
En la próxima comunicación avanzaremos contenido sobre la programación japonesa, la franja de cine infantil y más contenido relevante de la edición de este año como abonos, entradas y acreditaciones.

‘Spring Sparrow’: una historia universal

La directora china Li Jingxiang estuvo en la Nits de Cinema Oriental de Vic presentando su primera película Spring Sparrow (2019), un lírico canto a la juventud, la amistad y la esperanza y un homenaje a la generación de sus padres, la de los años ochenta, que cuando China comenzó a abrirse emigró buscando una vida mejor. La historia es común a muchos países y la emigración la podemos comprender perfectamente por formar parte del ADN de muchos. Tanto antes como después de proyectarse el filme, la directora dijo unas palabras sobre su película, que pasamos a transcribir. 

Fotos: Serendipia

Es mi primera película y pienso que es importante conocer mi origen para entender la película. El pueblo donde sucede la acción es mi propio pueblo, la casa donde se grabó es la casa donde yo crecí y, aparte de los actores protagonistas, cada extra está encarnado por miembros de mi familia y vecinos de toda la vida, por tanto esta película es sobre ellos, sobre aquella generación.

En los años ochenta cuando China comenzó a abrirse éramos muy pobres, pero era una época de oportunidades, de perseguir sueños, aunque la vida no es una película y muchos de aquellos sueños no estaban hechos para cumplirse. Así, mucha gente de aquella generación, como mi padre descubrieron, a medida que crecían, que no podrían cumplir todos sus sueños y decidieron olvidar alguna de sus ambiciones para abonar el terreno a las siguientes generaciones. Tuvieron una buena vida, pero no la que hubieran deseado. Y así es como he llegado hasta aquí, a pesar de haber crecido en un pequeño pueblo y en una pequeña casa, gracias al sacrificio de mis padres he recibido una educación, he tenido estudios y he ido a la universidad, cruzando el mundo hasta llegar aquí.

Por eso he querido hacer esta película, pienso que es importante contar lo que hicieron mis padres, contar su historia, que posiblemente no sea la mejor, pero necesita, casi egoistamente, hacerla para hablar de ellos, tanto para agradecerles lo que hicieron por mi como para explicarles, tanto a mi generación como a las que vendrán, el sacrificio que habían realizado.

La película intenta trasmitir la situación que se vivía de manera cruda, posiblemente imperfecta, pero lógicamente no busco ninguna épica al hablar sobre gente que vendía patatas, deseo que trasmita mi sentimiento hacia aquella generación,  la que vivió los años ochenta en China continental.

China ha cambiado mucho, totalmente, y ese cambio comenzó en los años ochenta, cuando la gente fue a la ciudad con la esperanza de buscarse un futuro mejor. Tuve oportunidad de ir a la universidad de cine de Pekín. Vengo de la generación del hijo único, que es la política que había en los ochenta, pero en las anteriores generaciones, que tenían tres y cuatro hijos, tan solo uno de ellos tenía oportunidad de tener estudios. De hecho de la familia de mi padre tan solo su hermana tuvo oportunidad de estudiar, y eso a pesar de que las familiar preferían que fuera el varón el que estudiara, pero su abuelo no estaba de acuerdo con esa costumbre.

Hago un cine muy realista pero a la vez busco que sea poético. Muchas de las escenas, por ejemplo las del mercado de Pekín, se rodaron cámara en mano.

La directora y uno de los actores de Spring Sparrow, recogiendo el premio del jurado a la mejor película, que recibieron ex aequo con Andhadhun (India, 2018)

 

16 Nits de Cinema Oriental de Vic 2019: Álbum fotográfico

Fotos: Serendipia

De nuevo en Vic. Dispuestos a disfrutar…

… del mejor cine oriental.
Este año hubo como novedad un día más. Una fiesta de bienvenida…

… con música…

… y el inconfundible sabor oriental.

Pero las jornadas se iniciaban invariablemente en el Cinema Vigatà…

… donde el público llenó las sesiones retrospectivas, infantiles y de Sección Oficial. 

Además de encontrarse con los invitados, que presentaron sus películas. Como Jeeja Yanin,… 

… la directora Li Jingxiang y el actor Luo Shaoqian que lo hicieron con la poética ‘Spring Sparrow’…… o nuestro amigo David Muñoz y Wiman González, que hicieron lo propio con su magnífico cortometraje ‘Mi nombre es Koji’

También hubo tiempo para presentar interesantes publicaciones…

…y eventos inclasificables…

… para todas las edades.

Pero en Vic lo especial llega por la noche. 

Noches de comida oriental…

…con postre especial…

… cultura… 

... artes marciales….

.

…danza…

… con la participación de todos y…

… sobre todo cine. Cine al aire libre. Cine popular. También las Nits son un festival que cuenta con premios del público, de la crítica y el jurado…

…Este año se otorgó un Gato de la suerte honorífico a la actriz tailandesa Jeeja Yanin por toda su carrera… 

… y el jurado al de mejor película, uno de los cuales recayó en la producción china ‘Spring Sparrow’, que recogieron personalmente su directora y uno de los protagonistas. 

En resumen: unas maravillosas jornadas repletas de buen cine, buena música e interesantes actividades paralelas que contribuyeron a hacer de estas Nits todo un éxito. Éxito del que no es, ni mucho menos, ajeno el personal que compone la organización, que pone toda la amabilidad y entusiasmo año tras año para que este festival sea una cita ineludible de muchos, entre los que Serendipia se cuenta. Por lo pronto nos ponemos  ya a la cola para coger un buen sitio en el que disfrutar de las próximas Nits de Cinema Oriental de Vic 2020. 

16 Nits de Cinema Oriental de Vic 2019: Retrospectiva, otras secciones y Palmarés

Si en la primera parte de esta crónica dábamos un pormenorizado repaso a lo que dió de sí la Sección Oficial de las Nits de Cinema Oriental 2019, vamos en esta segunda entrega a centrarnos en el resto de secciones y actividades, que fueron numerosas y para todo tipo de público.

(Fotos: Serendipia)

RETROSPECTIVA

Muy especial y divertida fue la retrospectiva dedicada al cine de acción tailandés. Su programador, Domingo López, ofreció una vista panorámica muy completa sobre este cine, del que destaca por importancia Panna Rittikrai, gran admirador del cine que se hacía en Hong-Kong en los ochenta y que supo adaptar en su país respetando la idiosincrasia y las técnicas marciales autóctonas. Como explicó el propio Domingo en las presentaciones previas a las sesiones retrospectivas, muchas de estas cintas se perdieron al ser consideradas poco más que de usar y tirar, pero aún así se pudo ver una buena muestra de lo que se cocía en tailandia antes y después del impacto causado por Ong Bak (2003). Born to Fight (เกิดมาลุย, Rittikrai,1984) fue la película que lo inició todo en el cine de acción tailandés, y a pesar de que el negativo original está perdido, el público asistente pudo disfrutar de la mejor copia existente. Repleta de luchas al estilo de Jackie Chan, justo  esta película fue la que animó a Tony Jaa a meterse en este mundo, entrando en el equipo de Panna Rittikrai. Con un argumento de lo más básico y anodino, repleto de diálogos absurdos y una banda sonora de estraperlo, lo importante en Born to Fight son las luchas, todo un catálogo de coreografías realizadas por un entusiasta equipo de especialistas cuya entrega estamos seguros costó a más de uno un buen morado, cuando no una dolorosa fractura. Acción pura y dura sin pulir.

Más trabajada en la parte cinematográfica resultó Hard Gun (Prapon Petchinn, 1996), en la que además de Rittikrai participa Tony Jaa en el que es uno de sus primeros trabajos como miembro del equipo de especialistas de Panna Rittikrai. Realizada con el ánimo de ser una comedia, cuenta con el caricato bizarro de turno (ya saben, feo y miedoso, cuando no también obeso), que acompaña al héroe de la función, provocando mucho humor marciano y, paradójicamente, involuntario. Afortunadamente hay peleas, con contacto total, cual durex, que compensan la vergüenza ajena. La copia que se ofreció era de muy buena calidad, al haberse conservado los elementos originales en 35 mm.

Ong Bak supuso un merecido prestigio para el cine de artes marciales tailandés, que puso en marcha su maquinaria para crear nuevos vehículos para su actor revelación, Tony Jaa, pero también destacó el descubrimiento del maestro Prachya Pinkaew, la joven luchadora de taekwondo Jeeja Yanin, para la que escribió Chocolate (2008), película cuya producción se extendió durante cuatro años y que contó con las coreografías de Panna Rittikrai. Y se nota, pues las luchas de Jeeja Yanin resultan inolvidables, en especial una que se desarrolla en la fachada de un edificio. Impresionante. Como también lo es su interpretación de joven autista.  También protagonizada por Jeeja Yanin, invitada y premio de honor del festival, se ofreció otro de sus grandes éxitos, Raging Phoenix (Rashane Limtrakul, 2009), que cuenta también con coreografías de Panna Rittikrai y que nos presenta una nueva técnica de lucha:  el meyraiyuth, que mezcla danza callejera, tipo break dance y muay thai. La película, que inauguró las Nits del año 2009, dedicado a Tailandia, se ofreció en nueva copia remasterizada. Con fuerte elemento fantástico, Raging Phoenix es una cuidada producción, visualmente impecable que se desarrolla en escenarios desolados, tanto naturales como industriales y que tiene un trasfondo altamente retorcido, con una banda de secuestradores que elabora perfumes con las lágrimas de tristeza y las feromonas que extraen de sus víctimas. De nuevo espectaculares luchas, en especial la que se desarrolla en unos puentes colgantes y algún doble cuya presencia se detecta claramente, como en el caso concreto de la villana de color.  El ciclo retrospectivo se cerró con Bangkok Knockout (2010) dirigida y protagonizada por Panna Rittikrai y que representa un retorno a los orígenes, con mínimo argumento, caricato de escasa gracia y, sobre todo, peleas espectaculares. En este caso se enfrentarán a muerte dos equipos de luchadores, mientras apuestan cantidades desorbitadas unos desaprensivos millonarios. Entre los villanos, hay hasta una especie de Jason hacha en ristre y que, como aquel, parece no morirse nunca. Unas gotas de humor chusco y peleas que terminan agotando hasta al espectador.

Hubo otra proyección retrospectiva, en este caso como homenaje al recientemente fallecido director Ringo Lam, del que se ofreció en la suntuosa pantalla del Vigatá su clásico Full Contact (1992), cinta perteneciente a aquel cine policíaco de Hong-Kong de principios de los noventa que tantas pasiones desató en el espectador occidental, con directores como John Woo, Kirk Wong y el mismo Ringo Lam, y actores como Chow Yun-Fat, Simon Yam y Anthony Wong. Cine violento y sin concesiones, poéticamente rodado y en el que la amistad y el honor entre asesinos y pandilleros es condición imprescindible. Un clásico ineludible.

ANIMACIÓN

Las Nits otorgan una atención especial a los más pequeños, que protagonizan las primeras sesiones del Vigatá. En esta ocasión se programaron cinco propuestas bien distintas: por un lado, prosiguió el éxito obtenido el año anterior con la proyección de un nuevo Tokusatsu protagonizado por el héroe por autonomasia de la Chiba, Yatsurugi 8 (Hiroshi Nagai, Japón, 2019). Camaradería, acción, colorido, monstruos y demonios. Y, por otro lado, tuvo un gran protagonismo la animación. El primer días se proyectó una selección de cortometrajes provenientes del Busan International Kids and Youth Film Festival, junto a producciones independientes tailandesas. La segunda jornada se inició con Monkey Magic (Ma Jihai, 2019) una propuesta llegada de China que vuelve a adaptar la leyenda del rey mono en un viaje repleto de fantasía y seres de lo más pintoresco. Las Nits  ofrecieron la también produccion china The Wind Guardians (Liu Kuo, 2018), una espectacular fantasía repleta de humor y épica protagonizada por un héroe ciego y muy canalla, así como On Happiness Road (2018) con la que la directora taiwanesa Sung Hsin-yin debuta en el largometraje. Una deliciosa cinta de animación en la que rememora su infancia y juventud mientras explica parte de la historia reciente de su país.

MÁS CINE: GOLFAS, CORTOMETRAJES Y SESIONES ESPECIALES

Las Nits ofrecieron también cine en pequeño formato con los cortometrajes de animación The Junter (Jari Vaara, Japón, 2018) y Le Mot (Mi-Young Baek, Corea del Sur, 2018) y en imagen real Disrupted (Sunyong Bak, Corea del Sur, 2018) y los catalanes Jezebel’s Spring Rols (Joan-Pol Argenter, 2017) y Mi nombre es Koji (David Muñoz, 2019), que hizo las delicias del público de la Bassa con su divertida propuesta.

Como sesión golfa, además de la mencionada Full Contact, como homenaje a Ringo Lam, se ofreció la despendolada producción japonesa Strega (Bueno, 2019), un Tokusatsu repleto de acción, humor escatológico y erotismo, tal y como se entiende en este tipo de producciones.

Finalmente, este año se ofreció una maratón la última jornada que constó de tres largometrajes, tras la que vino la recopilación de cortos de humor demente Tetsudon y su hermano de la ‘terra’, Vicsudon.

La tarde cinéfaga se inició con Saint Young Men de Yuichi Fukuda, una producción japonesa que nos muestra lo que sucedería si hoy mismo Jesús y Buda compartieran piso en Japón. Una divertida adaptación del popular manga escrito e ilustrado por Nakamura Hiraku y que se prolongará en una web serie. Big Brother (Hong-Kong/China, 2018) tiene como protagonista a Donnie Yen como maestro de escuela. Buenas intenciones, humor y por supuesto reparto de hostias en una producción de lo más amable. La produccion hongkonesa Golden Job (Kar Lok Chin, 2018) rebajó el nivel de moralina, con un grupo de mercenarios veteranos a punto de retirarse con una buena acción, aunque todo se torcerá cuando uno de ellos traicionará al resto. Acción, tiros a cascoporro, amistad y lealtad en esta cinta que recupera al reparto de la mítica saga de triadas del los noventa Young and Dangerous.

Pero ¡ah! el buen sabor de boca duró poco, pues llegaron la muestra Vicsudon, que repitió el escaso nivel de calidad de sus producciones, a tono con su hermano mayor japonés, Tetsudon, que ofreció su última bazofia, Tetsudon: Rated T for Folls, Idiots & Dummies, una recopilación de cortometrajes en el límite presentados por el entrañable Reji Hoshino, maestro de ceremonias en esta, por otro lado, descacharrante muestra de anti cine.

ACTIVIDADES PARALELAS

Aunque el cine es el principal protagonista de las Nits, no es ni mucho menos el único, como veremos con mucho más detalle en el álbum fotográfico. Las Nits de Cinema Oriental de Vic cuentan además con unas actividades paralelas y de complemento a la proyección de las cintas que convierten este festival en algo único. Conciertos, Karaokes, cenas temáticas, exhibiciones de danza y artes marciales… y también exposiciones, como Ombres de Siam, que tuvo lugar Museu de l’Art de la Pell de Vic o la colección de fotografías de  Bernat Almirall, Prisoners Assistence Nepal, que estuvo permanentemente expuesta en La Bassa del Hermanos.

CONCLUSIÓN Y PALMARÉS

-Premio del jurado (Sandra Takagi, Sergio Molina y Alfons Gorina) ex aequo: Spring Sparrow (China, 2019) y Andhadhun (India, 2018).

-Premio del Público: Andhadhun (India, 2018).

-Premio de la Crítica: Andhadhun (India, 2018).

El Festival Nits de cinema oriental 2019 ha presentado un total de 44 filmes producidos en China, Japón, Hong Kong, Tailandia, Taiwan, Corea del Sur, Nepal e India, 25 de los cuales han sido exhibidos con categoría de estreno

La fidelidad del público a las sesiones nocturnas de la Bassa dels Hermanos es absoluta y, además, este año ha aumentado la asistencia en las proyecciones del Cinema Vigatà.

En resumen: buen cine, buena compañía, buen ambiente. Risas, música, danza, cultura. Noches de verano y un magnífico trabajo. Por todo esto y mucho más…

¡¡¡NOS VEMOS EN EL FESTIVAL NITS DE CINEMA ORIENTAL 2020!!!

Y si se han quedado con ganas de más, visiten nuestro álbum fotográfico aquí.

16 Nits de Cinema Oriental de Vic 2019: Sección Oficial

Serendipia se desplaza de nuevo a Vic para disfrutar de su cita ineludible con el cine asiático en el que es ya su festival de cabecera. Y es que en las Nits se siente como en casa y el cine que allí se proyecta le sirve de desintoxicación, pues ya venga de China, Japón o la India, conserva la inocencia del espectáculo popular, habitado por héroes de gran corazón que se enfrentan a  crueles villanos; campesinos que emigran a la ciudad en busca de un futuro mejor para ellos y sus hijos; profesores que ofrecen valores positivos a sus alumnos -aunque, eso sí,  también sean expertos en artes marciales-; mafiosos para los que lo más importante es la amistad; o veterinarios hipermusculados que defienden a los elefantes de los desaprensivos cazadores furtivos…a mamporrazos. Todo es posible. Placeres culpables para el disfrute del  espectador que podrá sumergirse en un cine repleto de buenas intenciones, mensajes positivos y también ostias como panes de la mano -nunca mejor dicho- de los mejores artistas marciales de todos los tiempos. 

SECCIÓN OFICIAL

Las 16 cintas pertenecientes a la Sección Oficial que han tenido acceso a los diferentes premios del festival, otorgados por el jurado, la crítica y el público pertenecen, como es habitual en las Nits, a todo tipo de géneros y pudieron verse, en su mayoría, en el Cinema Vigatà con excepción de cinco de ellas que se proyectaron en sesión popular gratuita al aire libre en La bassa dels Hermanos. Pasamos a repasarlas por naciones:

China participó con cuatro títulos. The Road not Taken (Tang Gaopeng, 2018) una opera prima escrita por su director que narra el viaje iniciático que emprenden un granjero acosado por la mafia y un niño secuestrado que queda bajo su custodia. Dos seres desvalidos que se encontrarán a sí mismos mientras atraviesan, en un viaje a ninguna parte, el desierto del Gobi en esta road movie con elementos de western que inauguró la Sección Oficial. Spring Sparrow (Li Jingxiang, 2019) parte de un hecho real y particular: cuatro amigos, entre ellos el propio padre de la directora, dejan su pequeño pueblo para ir a Pekín a pasar diez días movidos por diversos motivos. En el caso del protagonista buscar un futuro mejor, a la vez que huir del asfixiante ambiente que se respira en su hogar, gobernado por un padre jugador, maltratador y déspota que vive inmerso en una frustración cuyo origen averiguaremos más tarde. Un canto a la juventud, la amistad y la esperanza, rodado con mimbres que la emparentan, a nuestros ojos, con el neorrealismo. Li Jingxiang juega con la iluminación para impregnar la cinta de un carácter casi documental, pero a la vez aderezada con un intimismo que nos acerca a la historia desde la impronta de la vivencia. Y es que la directora se ha propuesto un homenaje al esfuerzo de esa generación que, en una China que iniciaba una apertura desde la que empezar a dejar atrás el maoísmo, abandono su tierra para labrar un futuro mejor para ellos y los suyos. Pero la directora ha elegido para narrar esa realidad histórica, la experiencia personal de su propia familia y ello le imprime carácter de fresco a su película que estudia al milímetro el uso de la cámara, planos medios para la vida en la aldea, como signo de reverencia a sus mayores, cámara en mano para su peripecia en la ciudad que amplifica la gesta de esas personas humildes. Una película sentida que es  una estupenda opera prima que introdujo la propia Li Jingxiang, presente en  el festival, junto a uno de los protagonistas. Pegasus (Han Han, 2019) es una historia de redención repleta de acción y humor ambientada en el mundo de los rallies. Y finalmente Once Upon a Time in China: Warriors of the Nation (Huang Feihong Zhi Nu Hai Xiongfeng, Marko Mak, 2018), octava entrega de esta saga que inició Tsui Hark . Un drama histórico repleto de artes marciales, que en esta ocasión nos adentrará en una trama basada en hechos reales, repleta de intrigas políticas, espías japoneses y luchas espectaculares que se desarrollarán en fastuosos palacios.

China, en coproducción con Hong-Kong, presentó dos cintas más: Missbehaviour (Pang Ho-Cheung, 2019) y The Knight of Shadows (Jia Yan, 2019). La primera es una comedia moderna protagonizada por un grupo de antiguas amigas que unirán fuerzas para ayudar a una de ellas a encontrar leche materna en el plazo más breve de tiempo. Durante la búsqueda las amigas volverán a estrechar lazos y renovar votos. Velocidad, locura y escatología en un filme de lo más loco y refrescante. Muy diferente -o quizás no- a The Knight of Shadows, cinta que se ofreció en calidad de  premiere europea gracias a la colaboración de Movistar Plus. Una fantasía de aventuras protagonizada por Jackie Chan que encarna a Pu Songling, un escritor de novelas de terror y fantasía (algunos lo consideran el Poe de la literatura China) que existió realmente y que aquí entrará directamente en la que podría ser una de sus historias. Repleta de demonios y fantasmas, de bellas diablesas y apuestos cazadores de fantasmas, con mucho humor y con amores desmesurados, en una conseguida conjunción entre animación e imagen real. Todo un espectáculo que dejó boquiabierto al público de la Bassa. De Hong-Kong se ofreció el magnífico documental I Am the White Tiger (Lee Chiu, 2018), único que se pudo disfrutar durante las Nits y que repasa la vida, vivencias y auténticas aventuras de Mark Houghton, actor y doble de acción inglés que consiguió convertirse en una estrella de la industria cinematográfica de Hong-Kong y en una muestra de como un occidental puede llegar a sumergirse en la cultura asiática hasta pasar a formar parte de ella. Desde sus inicios como actor en Hong-Kong a finales de los ochenta, donde intervino en más de sesenta cintas, hasta convertirse en alumno de Lau Kar-Leung; a su trabajo como coreógrafo de acción para Gordon Liu en Malasia. Sin olvidar algunos encontronazos que podrían haberle costado la vida. Gran luchador y gran bebedor, Mark Houghton nos cuenta su apasionante vida en este completo documental en el que deja constancia también de la eterna unión de un alumno con su sifu.

India presentó tres películas bien diferentes: Andhadhun (Sriram Raghavan, 2018) es una magnífica comedia protagonizada por un falso pianista ciego que presenciará un asesinato, en una vibrante escena que es toda una lección de cine. Ese será tan solo el punto de partida en el alocado itinerario de un filme que cambiará de género sin despeinarse llevando al perplejo espectador de la comedia negra al más sórdido de los escenarios, y todo ello de una forma ejemplar, resultando ser la cinta favorita de público, crítica y jurado de estas Nits. No tan espléndida resultó The Man Who Feels No Pain (Mard Ko Dard Nahin Hota, Basan Bala, 2018), una comedia de corte fantástico con muchas escenas de acción y fina ironía protagonizada por un hombre que desconoce el dolor, sin duda un prometedor punto de partida que decae un tanto conforme avanza su duración que se antoja excesiva. El pulso lo recuperó Junglee (Chuck Russell, 2019), cinta familiar que cerró las proyecciones de la Bassa con gran éxito de público. Repleta de acción, humor, bellos protagonistas, buenos sentimientos es, en resumen, un entretenimiento sano y exótico, lleno de belleza que provoca cierto placer culpable al devolver al espectador la emoción del cine como puro entretenimiento. Una cosa llama la atención de las producciones indias proyectadas en esta edición, y es el papel que juega la mujer en ellas, unas protagonistas que están bien lejos de ser meros ornamentos para destacar más el rol del héroe, al contrario, juegan al mismo nivel que sus replicantes masculinos, e incluso podría decirse que les superan en su peso dentro de la acción.

De Japón se proyectaron los filmes Red Blade (Reddo bureido, Takahiro Ishihara, 2019) y Under one Umbrella (Ai Ai Gasa, Takayuki Takuma, 2018). El primero una fantasía con ninjas, katanas, sangre, honor, colegialas, humor y acoso escolar como telón de fondo. Todo ello en clave fantástica con universos paralelos y un guión de Sion Sono que podríamos adjetivar como versión ninja de La historia Interminable, con ese viaje de la protagonista al seno de la ficción, tal como lo hace Bastian en el relato de Ende, un viaje que condiciona y cambia la ficción en la que ha irrumpido y que exigirá su sacrificio para devolver las aguas a su cauce.  Por su parte Under one Umbrella es una película íntima sobre una joven que quiere saber porqué su padre la abandonó a ella y su madre hace 25 años. Mediante sus vecinos, amigos y su nueva esposa conocerá al hombre y los motivos que le obligaron a hacerlo. Llena de gran sensibilidad y un humor delicioso, Under one Umbrella hubiera requerido de un escenario más íntimo que el ofrecido por la Bassa para poder disfrutarla como hubiera merecido, pues  es una película puzzle que va desgranando poco a poco los entresijos de su trama argumental. Conmovedora y delicada rezuma sabiduría oriental en su defender que todo tiene un sentido si lo dejamos fluir.

Tailandia, país que protagonizó la retrospectiva en esta edición de las Nits, participó en la sección oficial con dos películas de género fantástico: Homestay (Parkpoom Wongpoom, 2018), drama sobrenatural producido por los responsables de Bad Genius (Chalard games goeng, Nattawut Poonpiriya, 2017), gran éxito en la edición anterior de las Nits. Tras un irreal comienzo, Homestay divagará entre la comedia romántica y la aventura espiritual, protagonizada por un espíritu que deberá ocupar el cuerpo de un suicida como condición previa a su reencarnación, debiendo averiguar los motivos que le llevaron a quitarse la vida. Una parábola sobre aceptar nuestras derrotas y no buscar excusas culpando a los demás de nuestros propios fracasos. Por su parte The Pool (Ping Lumpraploeng, 2018) muestra una situación altamente angustiosa, con el protagonista atrapado en una piscina vacía de 6 metros de profundidad en la que contará, además con la compañía de un enorme y hambriento cocodrilo. Y eso es solo el principio. Una intriga perfectamente orquestada, que no dejaba nada al azar y que supo captar la atención de todo el público de la Bassa hasta que se proyectó el último fotograma.

De Corea del Sur tan solo hubo un título en Sección Oficial, ¡Pero vaya título!: The Outlaws (Beomjoidosi, Yoon-Seong Kang, 2017) es un poderoso thriller basado en hecho reales protagonizado por unos personajes perfectamente perfilados, con carisma. Tanto el detective, un perfecto Bud Spencer de ojos rasgados y procedimientos expeditivos, como el villano, un personaje realmente terrorífico, cautivaron al espectador durante las dos horas de duración de la película. Un disfrute para una noche memorable gracias a Tukuri Films, nuevo sello videográfico del que daremos más detalles en breve y tras el que se encuentra Albert Galera, uno de los responsables de TerrorMolins y toda una garantía de calidad.

Finalmente la cinta nepalí, con producción de Estados Unidos y España The Man from Kathmandu (Pema Dhondup, 2019) participó en la Sección Oficial casi de manera anecdótica, pues realmente no alcanzaba ni de lejos la calidad de las otras cintas. Aún así el público disfrutó con el humor involuntario de esta ambiciosa producción protagonizada por el portorriqueño José Manuel, artista marcial que interpreta a un musulmán integrista que descubrirá progresivamente que todo el lavado de cerebro que ha sufrido es un engaño. Tras varias decisiones arriesgadas del director; algunas luchas no demasiado convincentes; y muchas actuaciones de derribo; la película finaliza, eso sí, amenazando con secuela. ¡Bam Bam Bole!.

En resumen, una buena media de calidad en la selección de los títulos de esta Sección Oficial, que se completaron con una magnífica retrospectiva dedicada al cine tailandés de acción y otras cintas ofrecidas fuera de competición que pasaremos a repasar en la segunda entrega de este apasionante artículo.

 

Nits de Cinema Oriental 2019: Premio de Honor a Jeeja Yanin y muchas otras novedades

Esta misma mañana y en medio de una fuerte -y breve- tormenta veraniega se han presentado en el Centre Cívic Can Pau Raba de Vic algunos de los platos más deliciosos que se servirán durante las Nits de Cinema Oriental 2019. La rueda de prensa ha contado con una representante de los Centros Cívicos que ha detallado la programación previa al festival, Més Nits! que irá llenando la ciudad de cultura asiática. También han estado presentes Susagna Roura, regidora de Cultura de l’Ajuntament de Vic y, por supuesto, Quim Crusellas, director del Festival Nits de cinema oriental.

Fotos: Montse Rovira

Premio Honorífico Nits de Cinema Oriental 2019

Jeeja Yanin (Bangkok, 1984) es una de las estrellas de la cinematografía tailandesa y un referente del cine de artes marciales a nivel internacional. La actriz ha aceptado el Premio Honorífico y la invitación para asistir al Festival Nits de cinema oriental de Vic 2019, que tendrá lugar del 15 al 21 de julio.

El maestro Prachya Pinkaew vio a Jeeja Yanin en un combate de taekwondo cuando tenía 20 años y le pidió que se incorporase a su equipo de stunts. Aprendió Muay thai (boxeo tailandés) y estudió interpretación. Jeeja Yanin inspiró a Pinkaew para escribir Chocolate (2008), que podremos ver en la Noche de Bienvenida (lunes 15 de juliol, en el Seminario de Vic). Su éxito internacional la convirtió en la gran estrella femenina del cine de acción asiático. En Raging Phoenix, película inaugural del Festival Nits 2010 que se incluye este año en la retrospectiva ‘Thai Action!‘, pulió aún más su inventiva técnica, añadiendo la experiencia en el campo de la danza en escenas que combinan artes marciales y breakdance. Después vinieron films de lucimiento como This Girl is Badass (2011), y apariciones en producciones como la coreana The Kick (2011), donde podía mostrar su dominio del taekwondo, Thai Dragon 2 (2013), acompañando a Tony Jaa, y en coproducciones de gran presupuesto como Europe Raiders (2018) o Triple Threat (2019), estrenada recientemente en nuestro país.

 

25 estrenos: desde superproducciones al cine de autor

En su afán por ofrecer una panorámica representativa y diversa de la producción de cine asiático de la temporada, el Festival Nits de cinema oriental de Vic (15-21 de julio) presenta una programación que incluye superproducciones de calidad y filmes de autor. Desde la espectacular incursión en el Bollywood de Chuck Russell con Junglee, hasta la ópera prima del director Tang Gaopeng sobre los caminos por donde transita la nueva China, The Road Not taken, pasando por el filme de culto del año -la irresistible The Man Who Feels No Pain– la 16a edición del Nits recorre todos los géneros y estilos, llegados desde ocho países asiáticos.

Exitosas producciones de calidad

El certamen presenta algunas de les producciones más esperadas por el público: el estreno mundial de Once Upon a Time in China: Warriors of the Nation (Marco Mak, China 2019), octava entrega de la popular saga creada por Tsui Hark, protagonizada por Vincent Zhao; Junglee (2019), la exuberante aventura selvática india del norteamericano Chuck Russell; Big Brother (Kam Ka-wai, Hong Kong/ China 2018) con Donnie Yen en el rol de profesor de instituto con un difícil alumnado; la loca comedia de Año Nuevo chino Missbehaviour del enfant terrible del cine cantonés Pang Ho-Cheung (Hong Kong/ China 2019); Homestay, mágica y romántica historia de los productores del éxito Bad Genius (Parkpoom Wongpoom, Tailandia 2018); The Outlaws (Kang Yoon-sun, Corea del Sur 2017), un thriller trepidante con el actor de moda coreano Ma Dong-Seok en estado de gracia; Golden Job (Chin Kar-Lok, Hong Kong, 2018. Dentro de la Sección Movistar+), culminación de la saga de tríadas Young and Dangerous; y The Knight of Shadows (Yan Jia, China/ Hong Kong, 2019), protagonizada por Jackie Chan y estreno internacional simultáneo en el Festival Nits y en la plataforma Movistar+.

Una mirada muy personal

 

La 16ª edición del Festival Nits presenta una amplia selección de filmes donde el/la director/a imprimen su particular visión del mundo: The Road not Taken (Tang Gaopeng, China, 2018) es una historia de antihéroes que ha sido galardonada como Mejor película en los Shanghai Asian New Talent Awards; Under One Umbrella (Japón, 2018), con el cual, a partir de una obra de teatro propia, el director Takayuki Takuma nos ofrece un filme cargado de sensibilidad y humor; Andhadhun (India 2018), brillante combinación de thriller y comedia negra que ha ganado el FilmFare Award de la Crítica entre muchos otros premios; Spring Sparrow (China, 2019) donde la directora novel Li Jingxiang explica la historia de cuatro amigos que se desplazan del campo a la capital china a inicios de apertura económica del país; o Strega (Japón, 2019), un Tokusatsu lleno de acción y humor único, del director Bueno, que ya sorprendió al público de Vic con Gun Caliber (2017).

Futuros filmes de culto para los Nitómanos

Los siguientes títulos son imposibles de clasificar porque encajan en múltiples géneros. Todos ellos
destacan porque tienen muchas posibilidades de convertirse en títulos de culto o esenciales para los amantes del cine asiático: la india The Man Who Feels no Pain (Vasan Bala, 2018), una película atípica dentro del universo Bollywood, cargada de referencias cinéfilas, diálogos chispeantes y acción demencial; Pegasus (China, 2019), una historia de redención del creador de tendencia chino Han Han; o la japonesa Saint Young Men (Yuichi Fukuda, 2019), adaptación en imagen real del famoso manga, en el cual Jesús y Buda vienen de vacaciones a la tierra y comparten un pequeño piso en la Tokio actual. También desde Japón llega Red Blade (Takahiro Ishihara, 2019), mezclando ciencia ficción y mitología ninja con guión de Sion Sono. The Pool (Ping Lumpraploeng, 2018), filme tailandés inaugural, hará saltar de la silla a todo el público de la Bassa.

Cine asiático con ‘A’ de Acción

Las películas de acción ocupan siempre un espacio importante en el Festival Nits: las artes marciales son un componente básico en el cine popular asiático.
Este año se presenta la retrospectiva ‘Thai Action!’ con cinco filmes que quieren ser un recorrido por el mejor cine de acción tailandés, destacando la aportación del gran coreógrafo Panna Rittikrai y de intérpretes como Jeeja Yanin o Tony Jaa.
Los títulos que se podrán ver en esta retrospectiva son: Born to Fight (Panna Rittikrai,1984), Hard Gun (Prapon Petchinn,1996), Chocolate (Prachya Pinkaew, 2008), Raging Phoenix (Rashane Limtrakul, 2009) y Bangkok Knockout (Panna Rittikrai, 2010).

Las Nits más pequeñas

La acción también está presente en muchos otros filmes programados en el festival, como las sesiones infantiles Monkey Magic (Ma Jihai, China, 2019) y The Wind Guardians (Liu Kuo, China, 2018).
El resto de filmes para todos los públicos que podrán verse en las matinales del Cinema Vigatà son:
Yatsurugi 8 (Shin Iizawa, Japón, 2019), On Happiness Road (Sung Hsin-yin, Taiwan, 2018), dentro de la Secció Movistar+, y una sesión que incluye cortometrajes tailandeses de animación y una selección de filmes del festival BIKY (Busan International Kids and Youth Film Festival), con el cual el Nits estrena colaboración.

Oriente-Occidente: un puente muy sólido

El pastelito de las Nits, Oió! que nos han dicho que es muy ligero, pero que todavía no hemos tenido ocasión de probar. No tardaremos…

El Festival Nits presenta proyectos cinematográficos de trabajo conjunto entre Oriente y Occidente, en cualquier ámbito de la producción cinematográfica, bajo el sello ‘Ruta Marco Polo’.
En el programa de esta edición, destaca el filme The Man from Kathmandu (Pema Dhondup. Nepal, EUA, España, 2019), filmado en Los Angeles y con participación española.
También se presenta el documental I’m the White Tiger (Lee Chiu, Hong Kong, 2018), sobre el especialista inglés Mark Houghton que ha acabado siendo una leyenda de las artes marciales en la industria del cine de Hong Kong.
Siguiendo esta línea, en las pantallas del Nits se podrán ver cuatro cortometrajes dirigidos en China por alumnos del ESCAC (Escola de Cinema i Audiovisuals de Catalunya), como parte del programa de intercambio ‘Looking China’, realizado este 2019.

Las cinco Nits en la Bassa

En esta edición, el centro neurálgico del Festival Nits dedica la suma de gastronomía + muestra de artes marciales y escénicas + proyección de un filme al aire libre a los seguientes países:

Martes 16 de julio: Inauguración. Noche de Tailandia. Filme The Pool.
Miércoles 17 de julio: Noche de Hong Kong. Filme The Knight of Shadows/ El caballero de las sombras -Sección Movistar+
Jueves 18 de julio: Noche de Japón. Filme Under One Umbrella.
Viernes 19 de julio:Noche de Corea del Sur. Filme The Outlaws.
Sábado 20 de julio: Clausura. Noche de India. Filme Junglee.

Las novedades del Festival Nits 2019:

Noche de Bienvenida, Maratón y Expo-Bassa

En su 16ª edición, el Festival añade una noche previa al programa: la Noche de Bienvenida, que tendrá lugar en el Pati de l’Ós del Seminari de Vic, el lunes 15 de julio a partir de las 20.00 h.
Esta noche servirá de cierre del programa Més Nits!, que llena la ciudad de Vic de actividades durante las tres semanas anteriores al Festival, y de apertura del Festival Nits, en un acto de bienvenida a los invitados, colaboradores y sobretodo al público nitómano.
Centran el programa de esa noche los lazos existentes entre Oriente y Occidente, que son sello del
Festival. Incluye, entre otros: un concierto del grupo Zao; la actuación del dragón y leones chinos del Institut Confuci de Barcelona, acompañados por la pirotecnia de las Fúries d’Ausa, grupo de diablos de Vic; la presentación del proyecto ‘Looking China‘ del ESCAC (Escola de Cinema i Arudiovisuals de Catalunya) y la proyección del primer filme de la retrospectiva ‘Thai Action!‘: Chocolate, protagonitzado por Jeeja Yanin.

El festival ha añadido también a su programación la Maratón del Domingo: 12.00 h. Saint Young Men (Japón, 2018); 14.00 h. Big Brother (Hong Kong, 2018); 16.00 h. Golden Job (Hong Kong, 2018), este úlitmo parte de la Sección Movistar+.

Y finalmente, cabe destacar la transformación de la Bassa en espacio expositivo durante el festival,
gracias a dos proyectos:

PRISONERS ASSISTANCE NEPAL (PA Nepal) de Bernat Almirall

Exposición con fotografías de gran formato, sobre el trabajo que desarrolla la activista nepalí Indira Ranamagar para dar una vida digna a las hijas e hijos de las personas que han estado en las cárceles de Nepal. Exposición coordinada por el Consell local de la cooperació de Vic.

JAPÓ IL·LUSTRAT: TEATRE I MITOLOGIA _ Parada-exposición de Angie Delgado.

Creadora del Cactus Tatto Studio, Angie, mexicana de origen, catalana por convicción y japonesa de espíritu (aparte de Nitòmana), expone culturas, colores, ignorancias y conocimientos en esta mezcla de dibujo, Ukyo-e y tatuaje.

Un proyecto de ciudad: Més Nits!

Los Centros Cívicos de Vic y otros espacios de la ciudad ofrecen 17 actividades alrededor del cine, la música y la gastronomía oriental, y también se llenan de talleres, conferencias y exposiciones, del 1 al 14 de julio. Así, el público puede prepararse para la 16ª edición del Festival Nits.
El Més Nits! está organizado de manera conjunta por el Ayuntamiento de Vic, la Universidad de Vic (Horitzó Àsia) y el Festival Nits de cinema oriental. El programa completo puede consultarse en
http://www.vic.cat/ccvic. Algunas actividades requieren inscripción previa, que se abrirá a partir del martes 25 de junio.
Entre las propuestas, hay para todos los públicos y gustos. Para los más pequeños: el taller Fem teatre d’ombres! (04/07 en el Museu de l’Art de la Pell) y Titelles de llums (10/07 en el CCVIC Santa Anna). Y para el resto, cosas tan variadas como la proyección del filme Kiki, l’aprenent de bruixa, precedido de la charla Miyazaki en femení, con las carismáticas protagonistas del estudio Ghibli (14/07 en el CCVIC Can Pau Raba); el taller de ajedrez chino o XiangQi, un juego muy popular en China (08/07 en el CCVIC Santa Anna) o el concierto de Kyabate, una experiencia musical única (11/07 en el Pati de l’Ós del Seminari de Vic). Y como cada año, talleres de cocina que este año se centrarán en la gastronomía tailandesa y coreana.


La exposición Ombres de Siam ha sido organizada conjuntamente por el Festival Nits y el Museu de l’Art de la Pell de Vic, dentro del proyecto Horitzó Àsia. Se trata de una muestra de valiosas piezas del teatro de sombras que pertenecen al archivo del museo: desde animales realizados en piel cruda recortada y calada hasta figuras humanas, pasando por objetos ornamentales y ceremoniales. Complementada con proyecciones de teatros de sombras originales y fragmentos de filmes de cineastas como Cherd Songsri y Payut Kgaokrachang, inspirados en esta arte milenaria.
Esta exposición podrá visitarse del 2 al 31 de julio en el Museu de l’Art de la Pell.

Se celebrará también la segunda edición del Vicsudon, un concurso de cortometrajes en el cual las piezas, de 3 minutos de duración, deben hacer referencia a Vic y tener elementos asiáticos. En la última sesión del festival (domingo 21 de julio, a las 18.00 h), se proyectarán los cortos presentados y el público ejercerá de jurado popular. Las bases de participación están disponibles en la página web del festival http://www.cinemaoriental.com.

El festival Nits entra en acción: Todas las películas

En su afán por ofrecer una panorámica representativa y diversa de la producción de cine asiático de la temporada, el Festival Nits de cinema oriental de Vic (15-21 de julio) presenta una programación que incluye superproducciones de calidad y filmes de autor. Desde la espectacular incursión en el Bollywood de Chuck Russell con Junglee, hasta la ópera prima del director Tang Gaopeng sobre los caminos por donde transita la nueva China, The Road Not taken, pasando por el filme de culto del año -la irresistible The Man Who Feels No Pain– la 16a edición del Nits recorre todos los géneros y estilos, llegados desde ocho países asiáticos.

Exitosas producciones de calidad

El certamen presenta algunas de les producciones más esperadas por el público: el estreno mundial de Once Upon a Time in China: Warriors of the Nation (Marco Mak, China 2019), octava entrega de la popular saga creada por Tsui Hark, protagonizada por Vincent Zhao; Junglee (2019), la exuberante aventura selvática india del norteamericano Chuck Russell; Big Brother (Kam Ka-wai, Hong Kong/ China 2018) con Donnie Yen en el rol de profesor de instituto con un difícil alumnado; la loca comedia de Año Nuevo chino Missbehaviour del enfant terrible del cine cantonés Pang Ho-Cheung (Hong Kong/ China 2019); Homestay, mágica y romántica historia de los productores del éxito Bad Genius (Parkpoom Wongpoom, Tailandia 2018); The Outlaws (Kang Yoon-sun, Corea del Sur 2017), un thriller trepidante con el actor de moda coreano Ma Dong-Seok en estado de gracia; Golden Job (Chin Kar-Lok, Hong Kong, 2018. Dentro de la Sección Movistar+), culminación de la saga de tríadas Young and Dangerous; y The Knight of Shadows (Yan Jia, China/ Hong Kong, 2019), protagonizada por Jackie Chan y estreno internacional simultáneo en el Festival Nits y en la plataforma Movistar+.

Mirada muy personal

La 16ª edición del Festival Nits presenta una amplia selección de filmes donde el/la director/a imprimen su particular visión del mundo: The Road not Taken (Tang Gaopeng, China, 2018) es una historia de antihéroes que ha sido galardonada como Mejor película en los Shanghai Asian New Talent Awards; Under One Umbrella (Japón, 2018), con el cual, a partir de una obra de teatro propia, el director Takayuki Takuma nos ofrece un filme cargado de sensibilidad y humor; Andhadhun (India 2018), brillante combinación de thriller y comedia negra que ha ganado el FilmFare Award de la Crítica entre muchos otros premios; Spring Sparrow (China, 2019) donde la directora novel Li Jingxiang explica la historia de cuatro amigos que se desplazan del campo a la capital china a inicios de apertura económica del país; o Strega (Japón, 2019), un Tokusatsu lleno de acción y humor único, del director Bueno, que ya sorprendió al público de Vic con Gun Caliber (2017).

Futuros filmes de culto para los Nitómanos

Los siguientes títulos son imposibles de clasificar porque encajan en múltiples géneros. Todos ellos
destacan porque tienen muchas posibilidades de convertirse en títulos de culto o esenciales para los amantes del cine asiático: la india The Man Who Feels no Pain (Vasan Bala, 2018), una película atípica dentro del universo Bollywood, cargada de referencias cinéfilas, diálogos chispeantes y acción demencial; Pegasus (China, 2019), una historia de redención del creador de tendencia chino Han Han; o la japonesa Saint Young Men (Yuichi Fukuda, 2019), adaptación en imagen real del famoso manga, en el cual Jesús y Buda vienen de vacaciones a la tierra y comparten un pequeño piso en la Tokio actual. También desde Japón llega Red Blade (Takahiro Ishihara, 2019), mezclando ciencia ficción y mitología ninja con guión de Sion Sono. The Pool (Ping Lumpraploeng, 2018), filme tailandés inaugural, hará saltar de la silla a todo el público de la Bassa.

Cine asiático con ‘A’ de Acción

Las películas de acción ocupan siempre un espacio importante en el Festival Nits: las artes marciales son un componente básico en el cine popular asiático.
Este año se presenta la retrospectiva ‘Thai Action!’ con cinco filmes que quieren ser un recorrido por el mejor cine de acción tailandés, destacando la aportación del gran coreógrafo Panna Rittikrai y de intérpretes como Jeeja Yanin o Tony Jaa. Los títulos que se podrán ver en esta retrospectiva son: Born to Fight (Panna Rittikrai,1984), Hard Gun (Prapon Petchinn,1996), Chocolate (Prachya Pinkaew, 2008), Raging Phoenix (Rashane Limtrakul, 2009) y Bangkok Knockout (Panna Rittikrai, 2010).

Las Nits más pequeñas

La acción también está presente en muchos otros filmes programados en el festival, como las sesiones infantiles Monkey Magic (Ma Jihai, China, 2019) y The Wind Guardians (Liu Kuo, China, 2018). El resto de filmes para todos los públicos que podrán verse en las matinales del Cinema Vigatà son: Yatsurugi 8 (Shin Iizawa, Japón, 2019), On Happiness Road (Sung Hsin-yin, Taiwan, 2018), dentro de la Secció Movistar+, y una sesión que incluye cortometrajes tailandeses de animación y una selección de filmes del festival BIKY (Busan International Kids and Youth Film Festival), con el cual el Nits estrena colaboración.

Oriente-Occidente: un puente muy sólido

El Festival Nits presenta proyectos cinematográficos de trabajo conjunto entre Oriente y Occidente, en cualquier ámbito de la producción cinematográfica, bajo el sello ‘Ruta Marco Polo’.
En el programa de esta edición, destaca el filme The Man from Kathmandu (Pema Dhondup. Nepal, EUA, España, 2019), filmado en Los Angeles y con participación española.
También se presenta el documental I’m the White Tiger (Lee Chiu, Hong Kong, 2018), sobre el especialista inglés Mark Houghton que ha acabado siendo una leyenda de las artes marciales en la industria del cine de Hong Kong.
Siguiendo esta línea, en las pantallas del Nits se podrán ver cuatro cortometrajes dirigidos en China por alumnos del ESCAC (Escola de Cinema i Audiovisuals de Catalunya), como parte del programa de intercambio ‘Looking China’, realizado este 2019.

Las cinco Nits en la Bassa

En esta edición, el centro neurálgico del Festival Nits dedica la suma de gastronomía + muestra de artes marciales y escénicas + proyección de un filme al aire libre a los siguientes países:

Martes 16 de julio: Inauguración. Noche de Tailandia. Filme The Pool.
Miércoles 17 de julio: Noche de Hong Kong. Filme The Knight of Shadows.
Jueves 18 de julio: Noche de Japón. Filme Under One Umbrella.
Viernes 19 de julio: Noche de Corea del Sur. Filme The Outlaws.
Sábado 20 de julio: Clausura. Noche de India. Filme Junglee.

 

La información sobre todos los filmes programados en Festival Nits se puede consultar en su página WEB.
En los próximos días se anunciarán los invitados del Festival Nits y la agenda de actividades paralelas.

El Festival Nits y Movistar+ estrenan simultáneamente el último filme de Jackie Chan: ‘The Knight of Shadows’

El 16º Festival Nits de cinema oriental (15-­21 de julio) y la plataforma consolidan su colaboración presentando tres títulos de alto nivel dentro de la Sección Movistar+ de esta edición. The Knight of Shadows. Between Yin and Yang (Yan Jia, 2019) hará vibrar al público de la Noche de Hong Kong en la Bassa dels Hermanos;; el filme de animación On Happiness Road (Sung Hsin-­yin. Taiwan, 2018) enamorará a niños y adultos en la sección matinal del sábado y la acción de Golden Job (Chin Kar-­Lok. Hong Kong, 2018) cerrará la Maratón del domingo.

Jackie Chan protagoniza un homenaje a la literatura fantástica china

El actor chino aporta su talento para la acción y su vis cómica a The Knight of Shadows. Between Yin and Yang, filme que se podrá ver en estreno internacional el miércoles 18 de julio a las 22.00 h en el Festival Nits y en Movistar+.

Este filme fantástico explica la historia de un cazador de demonios que se une a un funcionario de la policía local para investigar un caso de desapariciones de chicas adolescentes. Se trata de un gran homenaje a la literatura de tradición fantástica china, representada por las novelas del autor Pu Songling (Una historia china de fantasmas).

Aventuras, espléndidos efectos especiales y una apasionada historia de amor para celebrar la Noche de Hong Kong del festival.

La historia reciente de Taiwan desde una mirada femenina

La directora Sung Hsin-­yin debuta en el largometraje de animación con On Happiness Road, basándose en sus propias experiencias de juventud.

Este emotivo homenaje a la infancia, donde se retrata la historia reciente de Taiwan, sigue los pasos de Lin Hsu-­chi, una mujer nacida en Taiwan durante los años setenta que hoy vive en los Estados Unidos. Cuando muere su abuela, Lin decide regresar a Taipei y se reencuentra con la vida y recuerdos que dejó atrás.

On Happiness Road se podrá ver el sábado 20 a las 10.00 h en el Cinema Vigatà, en Sesión Especial para todos los públicos.

Acción + Acción

Un grupo de viejos amigos mercenarios aceptan una última misión a las órdenes de su mentor: robar un cargamento de medicamentos para entregarlos a niños refugiados. Este es el punto de partida de una de las cintas de acción de la temporada: Golden Job.

El reparto de la mítica saga de tríadas Young and Dangerous regresa con esta desvergonzada y nostálgica película sobre la amistad y la lealtad. Golden Job cuenta también con la mejor persecución automovilística vista este año en el cine.

Este filme de la Sección Movistar+ será la última proyección de la Maratón del domingo, una nueva sesión del Festival Nits que pondrá a prueba a los nitómanos en la última jornada del certamen.

El cine de acción tailandés, gran protagonista de las 16 Nits de Cinema Oriental de Vic

Ya está sacando la patita uno de los festivales favoritos de Serendipia, y lo que nos propone, tiene una pinta más que interesante. Si este año no van a Vic a disfrutar del mejor cine oriental es que, definitivamente, ustedes no tienen solución. 

El cine de acción tailandés, leitmotiv de esta edición

El Festival Nits dedicará la retrospectiva de su 16ª edición (15-21 de juliol) al cine de acción tailandés. Este ciclo se iniciará con Chocolate (Prachya Pinkaew, 2008), un clásico contemporáneo del cine de acción, que se podrá ver en la sesión inaugural de la Bassa (martes 16 de julio, 22.00h.), dedicada a Tailandia.

En línea con este homenaje a la cinematografía tailandesa de artes marciales, la imagen de esta edición es un Chang (elefante en tailandés), ejecutando un movimiento de Muay Thai. A partir de un dibujo del ilustrador Xevi Domínguez, el estudio creativo Partee ha diseñado el cartel, reproduciendo la figura del elefante con un delicado trabajo de paper cut. Han utilizado los colores de la bandera tailandesa y la imaginería característica de esta arte marcial tailandesa.

Avance de títulos de la programación 2019

La Sección Oficial del festival incluirá este verano la esperada película tailandesa Homestay (Parkpoom Wongpoom, 2018), nueva película de los responsables de Bad Genius, que en la última edición del Nits se llevó los premios del público y de la crítica. Y de Tailandia llegará también uno de los títulos de culto del año, The Pool (Ping Lumpraploeng, 2018), una intriga hitchcockiana rodada en un único escenario: una piscina sin agua.

El festival tendrá también mucha representación de China y Hong Kong, con la habitual combinación de blockbusters y películas independientes. Destaca una de las cintas de acción de la temporada: Golden Job (Chin Ka-lok, 2018), que supone el retorno de los actores de la saga cantonesa Young and Dangerous, ahora menos jóvenes pero aún más peligrosos. Este film forma parte de la Sección Movistar+ del festival.

Japón desembarcará en el Festival Nits con anime, tokusatsu, acción extrema, erotismo y alguna comedia delicada. El público podrá disfrutar, entre otros filmes, de Red Blade (Takahiro Ishihara, 2018), escrita por el maestro Sion Sono y con coreografías de acción de Tak Sakaguchi. Todo un must-see para los aficionados al cine más gamberro.

La cinematografía india nos sorprenderá con Andhadhun (Sriram Raghavan, 2018), un ingenioso thriller de equívocos dirigido por el autor de Badlapur (proyectada en la 13ª edición del Festival Nits). Andhadhun ha ganado 5 premios en los Filmfare Awards (los Oscar indios), entre los cuales el premio de la crítica, el premio al mejor guión y el premi al mejor actor protagonista.
Y de la Índia a Nepal. El Festival Nits presentará la producción nepalí The Man from Katmandú (Pema Dhondup, 2019), que ha contado con un equipo de especialistas españoles capitaneados por Dani Medina, coreógrafo, por ejemplo, de las escenas de acción del último Terminator, rodado en las Islas Canarias. Esta presentación se enmarca en uno de los proyectos del certamen, la Ruta Marco Polo, a través del cual el Festival Nits se implica en la producción y difusión de filmes occidentales con componentes asiáticos y en
proyectos de intercambio con festivales y estudios de Asia.

Nuevas colaboraciones a partir de la visita del Festival Nits al FilmArt (Hong Kong International Film & TV Market)

Desde hace diez años el equipo programador del Festival Nits ha viajado a Hong Kong cada mes de marzo para negociar con productores y distribuidores gran parte de los filmes que se podrán ver en Vic en verano.

En el marco del FilmArt también se han establecido colaboraciones con otros profesionales y certámenes, como el Biky – Busan International Kids and Youth Film Festival (Corea del Sud) y el Historica International Film Festival de Kyoto (Japón).

Asimismo, el Festival Nits sigue presente en festivales del propio territorio donde ya ha participado en las últimas ediciones: Sant Cugat Fantàstic (del 2 al 5 de mayo), Cryptshow Festival (Badalona, 29 y 30 de junio, y del 5 al 7 de julio), Nocturna (Madrid, del 22 al 26 de octubre), entre otros.

Vic, protagonista

Un año más, la programación Més Nits llenará los Centros Cívicos de Vic de actividades culturales vinculadas con Asia un mes antes de empezar el Festival. El público podrá participar todo el mes de junio en talleres gastronómicos, de artes marciales, de escritura, etc.

Se celebrará también la segunda edición del concurso Vicsudon, un concurso de cortometrajes donde las piezas de 3 minutos de duración deben hacer referencia a Vic o al Festival Nits, aparte de tener elementos asiáticos. El último día del festival (domingo 21 de julio), se proyectarán los cortos presentados y el público ejercerá de jurado popular. Las bases de participación se publicarán la última semana de abril en la página web http://www.cinemaoriental.com.

El Festival Nits crece anualmente en colaboradores… y en sorpresas. Esta edición, el público podrá probar el Pastisset de les Nits, una propuesta de El Carme – Forn i pastisseria de Vic, con una clara referencia a un icono de la cultura popular nipona, que se podrá adquirir en sus establecimientos durante el verano.

 

Las ‘Nits de Cinema Oriental’ comienzan a calentar con la celebración del Año Nuevo Chino

 

El Festival Nits de cinema oriental organiza un programa de actividades culturales el fin de semana del 9 y 10 de febrero, para celebrar un año más el inicio del calendario chino. La celebración incluye dos sesiones de cine, un concierto y un taller de máscaras.

El Espai ETC de Vic acogerá el filme Lost on Journey (Raimond Yip, 2010) el sábado 9 a las 17.00 h, y Clàssics de l’animació xinesa el domingo 10 a la misma hora.
Lost on Journey se ha convertido en un clásico moderno que se proyecta en China cada año coincidiendo con la celebración del Año Nuevo. El Festival Nits, que ha querido sumarse a esta tradición, ya la presentó en Vic dentro de su programación del año 2011.
Asimismo, el Festival colabora con el Cineclub Vic para ofrecer la sesión Clàssics de l’animació xinesa: cortometrajes de diferentes autores producidos entre 1960 y 1981. Esta sesión forma parte de la programación del Cineclub Xic.
Una vez finalizada la proyección de cortos, las niñas y niños asistentes podrán participar en el taller de máscaras chinas que se ha organizado en colaboración con la Associació de Veïns Barri del Remei.
El grupo musical Zâo (Jin Jin Chen y Charleen Cheng), ofrecerá una combinación de música pop y canciones populares chinas en el concierto del sábado día 9 a las 20.00 h, en el Casino de Vic. Durante el concierto habrá servicio de tapas chinas (Dim Sum), preparadas por la comunidad china de la ciudad, y la Nitòmana (cerveza oficial del Festival Nits producida por Cervesa del Montseny).

Precio de las entradas:
Sesión Lost on Journey: 5 €
Sesión Clàssics de l’animació xinesa: 3 €
Concierto Zâo: 8 € (se recomienda reservar entrada escribiendo a produccio@cinemaoriental.com)

Más información en cinemaoriental.com y @nitscinemaoriental @CinemaOriental

YuenTai-Yung, la humildad del artista

6 septiembre 2018 Deja un comentario

En The Posterist, documental realizado por Hui See-Wai que tuvimos ocasión de ver durante el festival Nits de Cinema Oriental de Vic de 2017, el protagonista es el artista, casi siempre anónimo, que realiza el cartel cinematográfico, ese elemento tan importante cuya función es persuadir al posible espectador de que entre a ver una película informándole, con tan solo una imagen, del tipo de cinta que se le ofrece. Un objeto que hasta hace bien poco era considerado como de usar y tirar y que de un tiempo a esta parte ha comenzado a ser apreciado como una obra de arte digna, no tan solo para la atención de coleccionistas y nostálgicos, sino como pieza merecedora de figurar en museos.

El protagonista absoluto de The Posterist es Yuen Tai-Yung, el más importante dibujante de pósteres cinematográficos de Hong Kong, con una carrera a sus espaldas que cubre un periodo tan vital en la cinematografía china como es el que va de 1975 a 1992. Con ambos, el protagonista y el director de The Posterist, tuvimos ocasión de hablar durante una mañana de junio. De su pasión y vocación por el dibujo. De su admiración por Bruce Lee como actor marcial único, y de cómo sus obras dedicadas al Pequeño Dragón le concedieron la suficiente autoridad para ser seleccionado asesor y supervisor de los escultores que realizaron la figura de Bruce Lee que se inauguró en Hong Kong en 2005.

Nacido en 1941 en Zheijiang (Shangay), Yuen Tai-Yung poseía un talento natural para el dibujo que le convirtió, ya desde sus tiempos en el instituto, en el mejor dibujante de su clase. Le encantaba el cine y realizar retratos de sus actores favoritos: Clark Gable, James Dean y, sobre todo, Marlon Brando. Autodidacta, deseaba estudiar arte tras finalizar sus estudios universitarios, pues no era un buen estudiante, pero su padre no veía con buenos ojos que se dedicara al dibujo y le buscó trabajo en una fábrica en Hong-Kong: “Mi vida desde que llegué a Hong Kong, entre 1957 y 1966 fue muy dura, hasta que encontré trabajo como cartelista. Todo eso no sale en el documental.

Yuen Tai-Yung durante la presentación de The Posterist (Foto: Serendipia)

Pero Yuen tenía una innegable pericia con el dibujo, así que gracias a un amigo de su padre consiguió trabajo en una editorial como ilustrador de libros de texto, desde donde daría el salto a Grant Advertising, estudio publicitario en el que permaneció de 1966 a 1975 y donde aprendería importantes nociones que, sin lugar a duda, le serían de utilidad en su futura labor como cartelista. Como objeto publicitario que es, un cartel cinematográfico debe llamar la atención del posible espectador describiendo en una imagen el tono de la película que promociona, además de resultar atractivo.

Ya tenía Yuen Tai-Yung una buena carrera en el campo de la publicidad, cuando en 1975 recibe el encargo de realizar su primer cartel cinematográfico, concretamente para la película The Last Message (Tien cai yu bai chi, Michael Hui), una cinta protagonizada por los hermanos Hui, populares cómicos de Hong Kong. Ese fue el inicio de todo. Su trabajo gustó y comenzó a recibir más y más encargos de carteles de cine hasta llegar a dedicarse exclusivamente a ello, ilustrando muchas de las producciones Golden Harvest de Raymond Chow. Y es que Yuen Tai-Yung se encontraba en el momento y el lugar exacto. El cine de Hong Kong vivía una edad de oro que se prolongaría hasta los años noventa, lo que causó que el artista llegara a realizar más de 200 carteles de películas, adquiriendo un estilo inconfundible, a veces caricaturesco, pero también severo cuando la temática del filme lo exigía. Entre sus obras figuran los carteles de las cintas más emblemáticas de Bruce Lee, Stephen Chow, Karl Maka, Jackie Chan, Sammo Hung y, cómo no, de los hermanos Hui.

Para realizar un póster, a Yuen Tai-Yung no le hacía falta ver la película. Se informaba sobre el argumento, recopilaba material gráfico y dibujaba la obra con una técnica un tanto curiosa: colgaba el lienzo detrás de una puerta de su estudio y pintaba de pie. Su experiencia en el campo de la publicidad le había enseñado que un buen cartel debía llamar la atención ya desde la distancia, por ello en gran parte de su obra destacan figuras de gran tamaño y/o los enormes rostros de los protagonistas. También se encargaba de los dibujos para prensa: “Los dibujaba de noche, fuera del  horario laboral. Para el póster tenía un plazo de entrega de 8 a 10 días y una semana aproximadamente para los anuncios de prensa. Un plazo muy corto para el gran trabajo que le exigía cada una de sus obras. Con los medios digitales todo esto ha cambiado radicalmente: Si nos fijamos en los pósteres americanos de los años 70, tipo Star Wars, estaban hechos a mano por Drew Struzan, quien hizo también los de las sagas de Indiana Jones o Regreso al Futuro. Actualmente se hacen por ordenador y eso les resta personalidad, no son tan característicos como los que el propio Struzan o yo pintábamos. Pero lo bueno que tiene hacerlos por ordenador es que es más rápido que hacerlos a mano.

Como ya mencionamos anteriormente, su maestría con el dominio del dibujo anatómico, y concretamente con la figura de Bruce Lee, motivó que pasara a formar parte del equipo que diseñó la estatua del maestro, que se inauguró en Hong Kong en el año 2005. En ese trabajo fui consejero. El escultor era cantonés y había otros pintores que también fueron consejeros o asesores. Yo le decía al escultor que cambiara esto o aquello. Pero es muy difícil capturar las expresiones de Bruce Lee y su lenguaje corporal si realmente no conoces bien como era su cuerpo y sus expresiones faciales. El proyecto comenzó en mayo y teníamos seis meses para hacerlo. Era poco tiempo y cada vez que iba a ver la escultura me sentía decepcionado con el resultado. Al final pensé que Bruce Lee nos había bendecido,  porque cuando finalizaba el plazo un aprendiz del escultor realizó la estatua y me encantó. Así que al final funcionó lo del estudiante y no lo del maestro”.

Tras jubilarse dejó totalmente de dibujar, retirándose durante más de 10 años a Nueva Zelanda con su esposa. Al fallecer esta regresó a Hong Kong y volvió a dibujar por puro placer, alejado de los apretados plazos de entrega. Gracias a Internet descubrió que su obra tenía un buen número de seguidores y también que coleccionistas, aficionados y otros artistas se preguntaban qué había sido del más importante cartelista cinematográfico de China, entre ellos el propio director del documental, Hui See-Wai.

Hijo de Michael Hui, uno de los hermanos Hui, que como hemos comentado eran dos muy populares actores cómicos del periodo de oro del cine de Hong Kong, Hui See-Wai se interesó por el arte de Yuen Tai-Yung de manera casual: Hace 3 años decidí vender mi negocio en China y volver a casa a ver que podía hacer por mi familia. Lo primero que mi madre me asignó fue cuidarles, pues tienen 70 años, y hacerme cargo de la compañía. Allí hay un almacén donde está guardado todo lo referente a la empresa familiar. Cosas como películas en 35mm, etc. que me encargué de cuidar. Todo ese material llevaba allí almacenado unos 40 años. También había montones y montones de pósteres antiguos cubiertos de polvo que no habían visto la luz en 30 años. Los abrí, miré, y uno de ellos era de la película Míster Boo (Ban jin ba liang, Michael Hui, 1976), la favorita de mi tío y una de las más populares de los setenta en Asia. Con todo esto me asaltaron muchos recuerdos de mi infancia (…). Me fijé que cada uno de esos pósteres tenía un nombre en una de las esquinas y me pregunté quién era el hombre que hizo esa cantidad de pósteres para mi familia. Lo busqué en Internet, pero no había mucha información. Le pregunté a mis padres, que le conocieron, pero no sabían nada de él. Pregunté a mis amigos de la industria y nadie sabía donde localizarlo. Era todo un misterio, y eso hizo crecer mi curiosidad, así que planeé buscar al maestro y ese fue el inicio.

Tras buscarlo infructuosamente por todos lados, Hui See-Wai repara en que Yuen Tai-Yung tiene una cuenta en Facebook, gracias a lo cual entra en contacto con el artista, que al principio se muestra reacio a conocer al director: “Al ser el hijo de una estrella muy famosa del cine de Hong Kong pensaba que sería el típico niño rico consentido, con coche, mansión… así que tuvo que insistir mucho hasta que me convenció para vernos y, para mi sorpresa, resultó ser una persona normal, con la que, a pesar de nuestra diferencia de edad, congenié perfectamente” (…) Así que cuando me preguntó si podía grabarme acepté, porque de ese modo podría mostrarles mi vida y mi trabajo a mis hijos. Al principio no sabía que iba a ser una película documental, me grababa y me hacía preguntas, me entrevistaba, pero no sabía lo que acabaría siendo todo aquello. Cuando me enseñó el resultado final me pareció perfecto, porque así yo también podía enseñárselo a mi familia”.

Hui See-Wai y Yuen Tai-Yung durante su visita a Vic frente a una de las obras de Yung (Foto: Serendipia)

The Posterist (2016) fue el resultado de todas las jornadas vividas con el maestro Yuen. Una cinta que se ha proyectado en diversos festivales y en la cual podemos ver al artista trabajando y en diferentes encuentros con fans y estrellas del cine de Hong Kong de todos los tiempos. Con este documental el director no tan solo realiza un homenaje a Yuen Tai-Yung, sino también a todos esos dibujantes de carteles de cine que alimentaron con ellos nuestros sueños. Soy de los que creen que los pósteres de cine son muy importantes, que son una forma de arte, pero durante muchos años sus creadores han sido menospreciados. Mucha gente ha visto este póster (señalando el de la película de Bruce Lee, Game of Death), pero no saben quién lo creó. Mi documental y la vida de Yuen Tai-Yung ayudan a hacer comprender que los pósteres de películas son una forma de arte y que debemos respetar al artista que los crea.”

Precisamente Bruce Lee es, tal como ya hemos comentado, uno de los modelos favoritos en la obra de Yuen Tai-Yung. Una figura que le inspira y al que dibuja en formato tanto caricaturesco como realista, pero siempre con reverencial respeto: No tuve la oportunidad de conocer a Bruce Lee pese a que él solo era 6 meses mayor que yo y podría haberse dado la ocasión de conocernos. Pero no pudo ser. La primera vez que vi una película de Bruce Lee fue impresionante porque el Kung-fu que hacía era muy diferente al del resto de películas de Hong Kong y China. Era único. Para el público de Hong Kong era un estilo muy atractivo. Su cara, sus expresiones faciales me parecían realmente únicas. Normalmente los asiáticos no usan mucho lenguaje corporal, no utilizaban ese tipo de expresiones en esa época, así que las de Bruce Lee eran realmente únicas. Y también su cuerpo. Y no porque fuera muy grande, en realidad era bastante pequeño. Yo lo comparo con una rana. En Asia comemos ranas y cuando les quitas la piel están llenas de músculos, pues bien, cuando él estaba vestido con camiseta y vaqueros no parecía muy fuerte, pero cuando se quitaba la ropa podías ver que era todo músculo. Y eso en sí es único. Nadie hizo nada parecido a Bruce Lee y nadie podría hacerlo.

Admirador de Picasso y Van Gogh, Yuen Tai-Yung sigue pintando y ese es su principal objetivo: pintar mientras pueda. Sin dejar de innovar. Probando nuevos estilos y técnicas. Experimentando con el arte e incluso con otras disciplinas como la escultura, cuya primera obra, como no podría ser de otra forma, es un busto de Bruce Lee.

(Con todo el agradecimiento a Carla Vizfor, Raquel Vizuete, Eva Delgado y a la organización de las Nits de Cinema Oriental de Vic)

CARTELES Y DETALLES 

 

Foto: Serendipia

A %d blogueros les gusta esto: