Archivo

Archive for 2 marzo 2018

Ralf König y Tillie Walden, dos grandes autores de novelas gráficas en el Salón del Cómic de Barcelona

El cómic de humor, provocador y autobiográfico tendrá una destacada presencia en el 36 Salón Internacional del Cómic de Barcelona gracias a la participación del alemán Ralf König y la norteamericana Tillie Walden, dos autores con un estilo muy diferenciado, pero con evidentes puntos en común. La presencia de estos dos grandes autores muestra la diversidad de estilos y géneros en el mundo de la historieta, y tendrán representación en un certamen abierto y sin restricciones como el de Barcelona.


Con más de treinta años de trayectoria profesional, Ralf König (Soest, Alemania. 1960) es un autor muy apreciado en nuestro país gracias a su singular estilo. Empezó dibujo libre en la Academia de Bellas Artes de Düsseldorf y poco después se convirtió en el dibujante de cómics más famoso del ambiente gay, que por aquella época tenía todavía mucho por luchar y poco de cómico. En 1987 irrumpió con éxito con el título El hombre deseado, con el que se dio a conocer más allá de su público inicial. Actualmente considerado uno de los mejores humoristas de Europa, sus cómics han servido de modelo para adaptaciones cinematográficas y obras de teatro y ha obtenido múltiples distinciones como mejor dibujante de cómics alemán e internacional en varios salones del cómic (incluyendo el premio a la Mejor Obra Extranjera del Salón del Cómic de Barcelona por El condón asesino en 1992). En el 36 Salón Internacional del Cómic de Barcelona, el autor alemán presentará Pitopausia. Otoño en los pantalones, su última novela gráfica. Podéis seguir el trabajo del autor en su página web oficial www.ralf-koenig.de.

La norteamericana Tillie Walden (Texas, 1996) debutó a los 19 años con la novela gráfica The End of Summer, con la que conseguiría el primero de sus dos premios Ignatz. A ésta le seguirían otras dos novelas gráficas (I Love This Part y A City Inside) y un webcomic (On a Sunbeam). En 2017 publicó Piruetas de la mano de Ediciones La Cúpula, una memoria gráfica emotiva y cautivadora en la que se sirve de sus 12 años como patinadora profesional como hilo conductor para trasladarnos a los difíciles años de una adolescencia marcada por la disciplina, la soledad, el bullying y la búsqueda de la propia identidad. Para estar al día de su trabajo os recomendamos que visitéis su página web http://tilliewalden.com y su cuenta de Twitter @TillieWalden.


Ralf König y Tillie Walden asisten al 36 Salón Internacional del Cómic de Barcelona gracias a la colaboración de Ediciones La Cúpula.

El 36 Salón Internacional del Cómic de Barcelona tendrá lugar del jueves 12 al domingo 15 de abril de 2018 en los Palacios 2, 4, 5 y Plaza Univers de Fira Barcelona Montjuïc.

VAMOS DE ESTRENO (o no) * Viernes 2 de marzo de 2018 *

56443

56441LA ÚLTIMA BANDERA (Last Flag Flying, Richard Linklater, 2017)

USA Duración: 124 min. Guion: Richard Linklater (Novela: Darryl Ponicsan)Fotografía: Shane F. Kelly Productora: Amazon Studios / Big Indie Pictures / Detour Filmproduction Género: Comedia dramática.

Reparto: Steve Carell, Bryan Cranston, Laurence Fishburne, J. Quinton Johnson,Richard Robichaux, Dontez James, Jerry Lee Tucker, Kate Easton

Sinopsis: Año 2003. El ex médico de la Marina Larry “Doc” Shepherd (Steve Carell) reúne a sus dos mejores amigos para llevar a cabo una última misión: enterrar al hijo de Doc, fallecido en la Guerra de Irak, cerca de su hogar. Doc se niega a que el cuerpo de su hijo sea llevado al cementerio de Arlington, que es donde se entierra a los héroes de guerra, y con la ayuda de Sal (Bryan Cranston) y Mueller (Laurence Fishburne) trasladará el féretro en un viaje donde los tres recordarán, 30 años después de haber servido juntos en Vietnam, cómo la participación en la guerra ha afectado a sus vidas.

 

Temas capitales como el ejército, la guerra, el patriotismo, la muerte, la vida y sus desencantos, los remordimientos y el pasado son algunos de los asuntos que estos tres veteranos removerán en su encuentro 30 años después de haber sido compañeros de armas en Vietnam. Su encuentro vendrá motivado por la triste misión de enterrar al hijo de uno de ellos, ‘Doc’, abatido en Bagdad, y que ha sido el que ha querido que sus antiguos camaradas, con los que comparte algo más que recuerdos, le acompañen en su misión. Será un viaje repleto de recuerdos y momentos dramáticos, pero sobre todo de comedia ya que el guión de La última bandera contiene infinidad de diálogos hilarantes entre puya y puya a un país y un sistema que siempre parece tener una guerra preparada para romper cada generación.

Si esta comedia funciona tan bien y resulta tan divertida es, sin lugar a dudas, gracias a sus ingeniosos diálogos, por supuesto, pero también a la magnífica química que crean sus protagonistas: Bryan Cranston, como el personaje aparentemente más inmaduro de todos; Laurence Fishburne como el que más parece haber cambiado su vida y Steve Carell para quien, a pesar de los pesares, aquellos años y amigos siguieron estando en su corazón como los mejores.

A pesar de las similitudes argumentales que puede guardar La última bandera con Deber cumplido (Thank You for Your Service, Jason Hall, 2017), otra cinta recientemente estrenada que también remueve esta temática, aunque de forma mucho más dramática,  la forma en la que el filme de Linklater lo ha tratado nos parece, sin dejar de criticar los mismos poderes, más ingeniosa y positiva, al menos para el espectador, que se convertirá en otro compinche más de estos antiguos marines en su viaje de vuelta de aquel descenso a los infiernos que la guerra representó para aquella generación de jóvenes. Recordarán quienes fueron, pero también quienes son y qué dirección tomar. 

Sin duda nos encontramos ante una película deliciosa e ingeniosa. Y es que como sabemos todos los que hemos estado en velatorios, resulta sano reír aún en los momentos más trágicos,  y esta película contiene tantos diálogos divertidos que llegamos a olvidarnos de su profundo trasfondo dramático, pero sin perdernos un ápice de su denuncia. El humor es, sin duda, la mejor herramienta para hacer efectiva una crítica, la más inteligente e incisiva.

FOXTROT (Samuel Maoz, 2017)

Israel/Alemania/Francia. Duración: 113 min. Guion: Samuel Maoz Música: Ophir Leibovitch, Amit Poznansky Fotografía: Giora Bejach Género: Drama
Reparto: Lior Ashkenazi, Sarah Adler
Sinopsis: Michael ve cómo crece su rabia ante las excesivas muestras de luto de sus familiares y las palabras bienintencionadas de los burócratas del ejército. Su mujer, sedada, descansa. Mientras tanto, Michael se sumerge en una espiral de ira para experimentar uno de esos giros insondables de la vida, a la altura de las surrealistas experiencias de su hijo mientras realizaba su servicio militar
Premios
2017: Festival de Venecia: Gran Premio del Jurado
2017: National Board of Review (NBR): Mejor film extranjero
2017: Satellite Awards: Nominada a mejor película de habla no inglesa

Samuel Maoz, que ya ganó el León de Oro en 2009 con su primer filme, Líbano, nos propone con Foxtrot una cinta sorprendente, diferente, repleta de sensibilidad y también humor. Llena de sorpresas y paisajes desolados. Con puestos de guardia situados en el desierto protegiendo fronteras que no llevan a ningún lado y que tan solo parecen ser transitadas por fantasmales camellos en  un reflejo del absurdo, no ya de los conflictos bélicos y étnicos, sino de la propia existencia. Con la vida como una ilusión, un absurdo que se hunde, día a día y que cuando mejor parece marchar, se arruina con la lluvia.

Foxtrot descoloca al espectador, que no sabe si debe reír en según que situaciones, pues su trama oscila de la comedia más ácida al drama más sensible con un simple cambio de plano. Mostrando el todo como trágica broma en la que la muerte es el chiste supremo. Pero a pesar de algunos pocos momentos cuya perfección hace que la vida merezca la pena ser recorrida, Foxtrot es, en palabras de su director “un baile de un hombre con su destino“, pero un baile que no va a ninguna parte, que siempre vuelve a la misma posición de partida.

Prenominada a los Oscar, son muchos los críticos que la han colocado entre las diez mejores películas del año.

GORRIÓN ROJO (Red Sparrow, Francis Lawrence, 2018)

USA. Duración: 139 min. Guion: Justin Haythe (Novela: Jason Matthews) Música: James Newton Howard Fotografía: Jo Willems Productora: Chernin Entertainment / Film Rites / Soundtrack New York. Distribuida por Twentieth Century Fox Film Corporation Género: Thriller

Reparto: Jennifer Lawrence, Joel Edgerton, Jeremy Irons, Charlotte Rampling,Mary-Louise Parker, Matthias Schoenaerts, Joely Richardson, Nicole O’Neill,Sergej Onopko, Sergei Polunin, Kristof Konrad, Simon Szabó, Ciarán Hinds,Thekla Reuten, Joel de la Fuente, Sakina Jaffrey, Douglas Hodge 

Sinopsis: Dominika Egorova (Jennifer Lawrence) es reclutada contra su voluntad para ser un “gorrión”, una seductora adiestrada para el servicio de seguridad ruso. Dominika aprende a utilizar su cuerpo como arma, pero lucha por conservar su sentido de la identidad durante el deshumanizador proceso de entrenamiento. Hallando su fuerza en un sistema injusto, se revela como uno de los activos más sólidos del programa. Su primer objetivo es Nate Nash (Joel Edgerton), un funcionario de la CIA que dirige la infiltración más confidencial de la agencia en la inteligencia rusa. Los dos jóvenes agentes caen en una espiral de atracción y engaño que amenaza sus carreras, sus lealtades y la seguridad de sus respectivos países.

Una película de espionaje requiere contar con un guión muy bien construido, que consiga mantener el interés constante del espectador consiguiendo, además, que no se pierda ni se confunda. Y lamentablemente con Gorrión rojo sucede esto último, la trama se torna enrevesada y no contiene la suficiente acción ni tensión como para que el espectador llegue a meterse plenamente en este juego de verdades y mentiras. Y es toda una lástima, pues la película parte de una atractiva premisa, casi de serie B, con esos agentes entrenados para seducir y resultar irresistibles para el enemigo, al que combatirán con sus encantos. Y más si además cuenta con la esforzada interpretación de Jennifer Lawrence, aquí magníficamente respaldada por Joel Edgerton y los veteranos Jeremy Irons y Charlotte Rampling. Pero ni por esas. La historia no termina de cuajar. Y quizás también contribuya a ello la extrañeza de estar viviendo una historia más propia de desarrollarse en plena guerra fría y no en época contemporánea.

ERREMENTARI. EL GUERRERO Y EL DIABLO (Paul Urkijo, 2017)

España/Francia Duración: 96 min. Guion: Asier Guerricaechevarría, Paul Urkijo Alijo Música: Xabat Lertxundi Fotografía: Gorka Gómez Andreu Productora: Gariza Produkzioak / Ikusgarri Films / Kinoskopik s.l Género: Fantástico

Reparto: Eneko Sagardoy, Itziar Ituño, Josean Bengoetxea, Gorka Aguinagalde,Urko Olazabal, Kandido Uranga, Almudena Cid, Ramón Agirre, Gotzon Sánchez,Zigor Bilbao, Uma Bracaglia, Maite Bastos, Ander Pardo, José Ramón Argoitia,Iñigo de la Iglesia, Naia Garcia 

Sinopsis: Han pasado 10 años desde de la primera Guerra Carlista de 1833. En un pequeño pueblo de Álava, un comisario del gobierno llamado Alfredo investiga un suceso que le lleva hasta una siniestra herrería en lo profundo del bosque, donde vive un peligroso y solitario herrero llamado Patxi. Los aldeanos de la zona cuentan oscuras historias sobre él relacionadas con robos, asesinatos y pactos demoníacos. Hasta que por casualidad una niña huérfana llamada Usue consigue colarse en la misteriosa herrería, destapando la terrible verdad que se esconde tras Patxi el Herrero.

Paul Urkijo nos llamó la atención desde que viéramos uno de sus cortos, concretamente Jugando con la muerte (2011), que además de estar realizado con impecables maneras, tenía un magnífico humor negro que nos hizo suyos. El buen hacer de Urkijo quedó confirmado con posteriores cortometrajes, así que, en cuanto nos enteramos que Pokeepsie Films estaba tras el debut del director en el largometraje, Errementari, no pudimos más que estar pendientes de ella.

Inspirada en una cuento popular vasco sobre un herrero tan malvado y astuto que es capaz de engañar al mismísimo diablo, la cinta de Urkijo es un cuento de horror gótico y fantástico lleno de emoción, misterio y extrañas criaturas. Con todos sus diálogos en un casi extinto euskera alavés del siglo XIX, la acción se inicia en un pequeño pueblo de Álava, después de la Primera Guerra Carlista de 1833, donde un comisario del gobierno investiga un suceso que le llevará hasta una siniestra herrería en lo profundo del bosque, donde vive un solitario herrero del que los aldeanos cuentan oscuras historias. Fantasmagórica, la bruma inunda esta fábula con diablos tramposos y sacamantecas que con un maravilloso diseño de producción convierte esta cinta en una de las mejores sorpresas del cine fantástico estatal, con una muy natural y destacable interpretación de la niña Uma Bacaglia en una cinta que denota cinefilia por los cuatro costados, con guiños a los monstruos de la Universal, los diablillos gamberros de Méliès e incluso al entrañable Leatherface, pero yendo mucho más allá con esta fábula que ha sabido beber  en el corazón del folklore vasco.

HÉROES EN EL INFIERNO (Only the Brave, Joseph Kosinski, 2017)

USA Duración: 134 min. Guion: Ken Nolan, Eric Warren Singer Música: Joseph Trapanese Fotografía: Claudio Miranda Productora: Columbia Pictures / Black Label Media / Conde Nast Entertainment / Di Bonaventura Pictures Género: Drama

Reparto: Josh Brolin, Miles Teller, Jeff Bridges, James Badge Dale, Taylor Kitsch,Jennifer Connelly, Andie MacDowell, Scott Haze, Ben Hardy, Alex Russel,Michael Love Toliver, Sam Quinn, Ryan Jason Cook, Isaac London, Brandon Bunch

Sinopsis: Basada en hechos reales, Héroes en el infierno es la heroica historia de los conocidos como Granite Mountain Hotshots, un grupo de bomberos locales de Arizona que se convirtieron en una de las brigadas de élite de la nación. Mientras la mayoría se alejaron del peligro, ellos corrieron hacia él, arriesgando todo para salvar a un pueblo de un fuego incontrolado que pasaría a la historia en Prescott, Arizona, en junio de 2013.

Héroes en el infierno no ofrece nada que no hayamos visto antes, pero es el tipo de película que de vez en cuando apetece ver. Una aleccionadora historia de superación repleta de emoción, humor y amistad con altos niveles de testosterona protagonizada por un heterogéneo grupo de bomberos locales, auténticos héroes en el infierno, de los que sabremos el mínimo como para simpatizar con ellos y  distinguirlos: el golfo de buen corazón; el adicto desarraigado que cambiará de actitud cuando tenga un hijo y adquiera responsabilidades; el veterano que ha dado tanto de sí al trabajo que ha descuidado su vida privada…  Casi nos encontramos ante un argumento y un catálogo de tópicos que valdría igual para un drama bélico: primeras acciones, ascensos, demostraciones de valor, compañerismo, permisos en familia… En general un guión de lo más predecible, pero con un buen as en la manga para todos aquellos que no conozcan los hechos reales en los que se basa.

Por lo demás ofrece escenas espectaculares, un tono clásico en su estructura y desarrollo, y unas gotas de conciencia ecológica sin caer en el panfletismo, así como un buen ramillete de buenos actores: Josh Brolin Jeff Bridges, Jennifer Connelly, Andie MacDowell y un ascendente Miles Teller, todo lo cual vaticina un rato agradable con un filme que si de algo adolece es del mal, casi epidémico, que sufre el cine actual: el exceso de metraje, algo que en películas como Héroes en el infierno juega muy en su contra.

 

 

Categorías:VAMOS DE ESTRENO

‘Pero que todos sepan que no he muerto’: Removiendo los huesos de la discordia

“Callar y quemarnos es el castigo más grande que podemos echarnos encima”

Federico García Lorca

PERO QUE TODOS SEPAN QUE NO HE MUERTO (Bones of Contention, Andrea Weiss, 2018)

USA. Duración: 76 min. Guión: Andrea Weiss Directora de fotografía: Carmen Vidal Balanzat Edición: Andrea Weiss/Pamela Ralat  Productora ejecutiva: Greta Schiller Productora: Jezebel Productions Narración: Miguel Ángel Muñoz.

Intervienen: Laura García Lorca (Presidenta de la Fundación García Lorca), Emilio Silva (Fundador de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica), Antoni Ruiz y Silvia Reyes (Encarcelados por el Régimen franquista por su sexualidad), Isabel Franc y Empar Pineda (Activistas en favor de los derechos LGTB), Fernando Valverde (Poeta y estudioso de Lorca).

La neoyorkina Andrea Weiss ha utilizado como eje conductor de su documental, Pero que todos sepan que no he muerto, la figura del poeta Federico García Lorca para denunciar el silencio que quiere mostrar, concentrándose en los motivos por los que fue ejecutado: su militancia de izquierdas y su homosexualidad. Y con ello ha desarrollado un muy interesante documento sobre la cultura del olvido que tan plácidamente se mantiene en España, tanto hacia los perdedores de la guerra civil como hacia los homosexuales,  represaliados incluso durante la ‘modélica’ transición.

Y es muy interesante que no se dejen de rodar documentales, de escribir libros, e incluso de enseñar en las escuelas que en España pasó lo que pasó. Y pese a quien pese hay que recordarlo, pues no hace tanto que pasó. Y hay que recordar, también, que los herederos de aquellos carniceros son los que ahora no quieren que se revuelva el pasado. Pero conviene hacerlo. Hay que remover esos huesos de la discordia. Y más cuando el gobierno ‘popular’ gasta 23.000 euros en repatriar a 29 miembros de la División Azul. Y más mientras ignora, e incluso se burla, de los más de 120.000 hombres y mujeres desaparecidos y cuyos huesos se resecan y pudren bajo tierra en cunetas y fosas anónimas. Fosas repletas de cadáveres de miles de rojos.

También Innumerables homosexuales fueron encarcelados e incluso sirvieron como conejillos de indias en sádicos experimentos que buscaban curarles de su ‘desviación’. Todo amparado por la iglesia, claro. Y por la justicia, por supuesto. Primero bajo la ley de vagos y maleantes y más tarde en la de peligrosidad social, auténtico cajón de sastre en el que todo valía y todo cabía. Incluso miles de ‘desviados’

Y Federico García Lorca, ejecutado por rojo y maricón, se ha convertido en figura máxima e icono para el movimiento LGTB y para la izquierda que no ha olvidado ni ha podido enterrar a sus muertos en paz. Ha tenido que ser una norteamericana, la directora y escritora Andrea Weiss, la que denuncie con su documental todo esto. Viajando de Barcelona a Madrid y de Granada a Valencia para reunir los testimonios, tanto de asociaciones para la recuperación de la memoria histórica como de víctimas de la dictadura franquista. Sin olvidar a las lesbianas que nunca existieron. Todos víctimas. Todos olvidados. Molestos resquicios de otros tiempos que algunos quieren olvidar. Huesos corroídos. Mariquitas medio locos. Viejos chochos. Rojos y maricas.

Andrea Weiss, una reputada cineasta y escritora doctorada en Historia de la Cultura Americana,  ganó un Premio Emmy por su documental Before Stonewall, así como varios galardones más en festivales de todo el mundo con otras producciones cinematográficas posteriores, como la adaptación de su propio libro París era mujer, vivió en Barcelona en el año 2012 y  allí se interesó y profundizó en este olvido. Ilustrando su documental, además de con testimonios, con muy interesante imágenes de archivo pertenecientes a noticiarios norteamericanos que hablan del “Spanish Hitler” y del encarcelamiento y adoctrinamiento de los presos políticos que sobrevivieron a la guerra genocida.

Un documental necesario que 39 Escalones estrena en pocas, demasiado pocas, salas. Y que debería exhibirse también en colegios. Y centros cívicos. Un documento imprescindible en estos tiempos grises, en los cuales el actual gobierno, enaltecido, se envalentona y promulga leyes castradoras y medidas censoras.

A %d blogueros les gusta esto: