Inicio > Festival de Sitges > Serendipia’s Sitges Film Festival 2017. Tercera cápsula

Serendipia’s Sitges Film Festival 2017. Tercera cápsula

SÁBADO 7 DE OCTUBRE                                                    Fotos: Serendipia

Serendipia suele reservarse, al menos, uno de los días de festival para ir al Retiro, al Prado (o a ambos) y poder disfrutar de las propuestas que ofrece la sección Anima’t. Una jornada en el centro de Sitges y en las entrañables salas en las cuales se inició este histórico festival. Mal día escogimos en esta ocasión, pues ese sábado tenía lugar la popular Zombie Walk, con todo lo que ello acarrea para un misántropo enoclofóbico declarado como es la parte alopécica de Serendipia. Pero no adelantemos acontecimientos.

Iniciamos la jornada en el Auditori, con la esperada última producción de Jaume Balagueró, que una vez liberado de la saga [Rec] tras la floja cuarta y última parte, ofrece con Muse un claro descenso a los infiernos, tal y como se ocupa de indicarnos el director de diversos modos, bautizando incluso a uno de sus personajes, el encarnado por Manuela Vellés, como Beatriz, ya saben la amada de Dante que le guía en La divina comedia. Tras unos magníficos títulos de crédito inspirados en los grabados de Doré y en la afición del director por los atlas de medicina (cualquier película que los incluya, en este panorama actual que los ha hecho casi desaparecer, ya gana puntos ante Serendipia) Balagueró nos introducirá en un escenario de pérdida y de culpa, como ya hiciera en su primera película, Los sin nombre (1999), cinta con la que Musa guarda varias similitudes. La húmeda neblina irlandesa envuelve este relato en el que también figurará un culto malsano con asesinatos rituales y un clímax que se desarrollará en un hospital mental abandonado, motivos fetiches en la producción del director catalán. La propuesta del director, la más compleja desde Darkness (2002), nos devuelve a un imaginativo Balagueró en un registro que no agradó a muchos por considerar que repetía fórmulas sin motivo, pero que, sin embargo, nos pareció muy rico y digno de segundos visionados para apreciar en lo que vale ese universo de musas dañinas como furias en el que se nos invita a reflexionar sobre el arte de crear y su dialéctica con la vida. Lo que está en juego es la romántica posibilidad de componer el poema que ponga en pie a la materia, la posibilidad del hombre para crear en mayúsculas. Además, la cinta cuenta con la agradecida participación de Christopher Lloyd y nuestra admirada Franka Potente.

Y tras ello Serendipia inició su particular tour de force en el Retiro compuesto de cuatro películas:

Big Fish & Begonia (Da yu hai tang, 2016) es un apabullante e imaginativo Anime chino dirigido por Xuan Liang y Chun Zhang, fundadores de B&T Productions que debutan en el largometraje con esta cinta de iniciación que por su mezcla de fantasía, amor y respeto a la naturaleza junto a multitud de elementos culturales ancestrales ofrece un rico universo muy cercano al Miyazaki de El viaje de Chihiro. Un auténtico bombardeo de genio que, repetimos, llega a apabullar e incluso saturar al espectador, haciendo necesaria una segunda revisión para poder admirar esta obra en todo su rico detalle.

Que el cine de Ana Lily Amirpour tiene un universo propio queda más que confirmado con su segundo largometraje, The Bad Batch (2016), que, estrenada recientemente en Netflix, se proyectó como sesión especial en la pantalla del Retiro. La directora, que ya había sorprendido a propios y extraños con su primer largo, A Girl Walk Alone at Midnight, presentado en la edición de 2014 del Festival de Sitges y que le supuso un merecido premio como directora novel, regresó a la Blanca Subur con esta crítica a la administración Trump en forma de distopía apocalíptica que, tal y como ella mismo comentó, suele compararse con Mad Max pero que ella realizó con el universo de Jodorowsky en mente y más concretamente El topo (1970).  La acción se sitúa en un entorno sucio y desértico, en el que todos los desheredados de la sociedad (esos deshechos humanos a los que el título alude) persiguen su sueño y en el cual los más fuertes devoran (literalmente) a los más débiles, en ese espacio se desenvolverá la anti-heroína de Amirpour (no olvidemos que la directora también escribe sus películas), un carácter fuerte a pesar de haber sido mutilada por los caníbales, que vivirá su particular odisea en busca de una Ítaca que aquí se identifica con un espacio en el que reiniciar todo desde los cimientos entregándose para ello a la misma fuerza que la ha castigado y renunciando a su zona en Confort. Sin duda una parábola sobre los males de una sociedad, la moderna, que vive de espaldas a sus propias miserias y condenada a reproducir sus males (ese discurso de Keanu Reaves, como especie de demiurgo de los supervivientes, sobre las cloacas y la mierda que depositamos en ellas esperando que desaparezca y sin preguntarnos cómo es procesada). Un plato de digestión lenta pero con poderosas escenas (magistral el momento en le que se simula una comunión ¡¡¡¡con ácidos lisérgicos !!!!) que permanecen en la memoria largo tiempo después.

                                               Ana Lily presentando su película

De vuelta a la animación con Loving Vincent (Dorota Kobiela y Hugh Welchman, 2017) un festín para los sentidos con más de 65.000 fotogramas pintados a mano (con gruesas pinceladas al óleo) por un equipo de cien pintores, todo ello para ofrecer un resultado cercano, estéticamente, a la pincelada de Van Gogh. Los fotogramas con los que la acción se narra son sacados de la obra del holandés haciendo que sus cuadros regresen a la vida de la que fueron captados. Pero más allá del goce visual, que sin duda tiene, la historia que nos cuenta Loving Vincent resulta de lo  más interesante, ya que recrea el último año del artista con una trama casi detectivesca que se inicia tras el supuesto suicidio del pintor. Y decimos supuesto porque, al parecer, la muerte le sobrevino por un disparo accidental. Una delicia que afortunadamente Karma Films distribuirá en las pantallas españolas.

Barbara Crampton, por segundo año consecutivo en Sitges, en esta ocasión presentando Replace

Y terminamos con lo peor de la jornada: Replace (Norbert Keil, 2017) que con un guión del propio director y de Richard Stanley nos habla del pánico a envejecer que sufre su protagonista (Rebecca Forsythe) quien, cual Bathory con la sangre de las doncellas, comprueba que aplicándose la piel de jóvenes sobre sus partes ajadas,  vuelve a poseer un cutis terso. No se trata de una novedad, basta ver cintas como Los ojos sin rostro (Georges Franju, 1960) o Gritos en la noche (1962) y Los depredadores de la noche (1987) de Jesús Franco, pero lo que en principio es una cinta terrorífica hasta cierto punto correcta se desboca en su parte final, dando un giro de 180 grados en su tono, para acabar convirtiéndose en una locura que en su búsqueda del final correcto, o simplemente de uno, se alarga hasta la exasperación ¿Lo mejor? una desatada Barbara Crampton como Mad Doctor recreando su película más popular con enorme jeringuilla al ristre llena de una sospechosa sustancia verde. ¿Lo peor? Pretender hacer pasar la película como una visión femenina, asunto lésbico incluido, cuando no deja de ser una mal disimulada fantasía masculina.

Mal broche para un día que amaneció tan prometedor. Y, cómo no, encima a la vuelta al campamento base aún tuvimos el dudoso placer de tropezarnos con la aglomeración que atendía a los hambrientos zombies, móviles en ristre, para cazarlos e inmortalizarlos (y de paso a sí mismos) en sus redes sociales. Eso sí, la otra parte de Serendipia me obliga a constatarlo, hay que reconocer el mérito de los disfraces y el papel puntero que juega la Zombie Walk para sacar el festival al exterior de las salas y para  hermanarlo con el pueblo que lo acoge. Aunque no sea nuestro plato favorito, el suyo es un lugar de honor en la cita anual de muchos de los asistentes y que, todo hay que decirlo, pone una nota de color al festival.

Mientras tanto William Friedkin ya andaba por Sitges…

Categorías:Festival de Sitges
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: