Inicio > FANTATERROR, LA BIBLIOTECA DE BABEL, Las lecturas de Serendipia, Mis autores favoritos > Jordi Grau, confidencias de un director de cine descatalogado

Jordi Grau, confidencias de un director de cine descatalogado

Descatalogar.

 1. tr. Quitar un libro, un disco, un cuadro, etc., del catálogo del que formaba parte.

(Real Academia Española © Todos los derechos reservados)

jordi-grau-confidencias-de-un-director-de-cine-descatalogadoJordi Grau ha dejado huella con una obra, desde luego, difícil de catalogar. Intelectual cuando tocó; de género cuando a los productores les interesó y comercial, a veces  a su pesar. Como cineasta nunca se vendió. Procuró seguir su instinto y la máxima que Fellini le espetó: “Haz lo que tengas en mente y no hagas caso a nadie“. Un pié de foto que podría Grau utilizar como epitafio, ya que define a la perfección una carrera en la que se ha dejado guiar por el instinto,  protegido por lo que él denomina “hados”.

A pesar de ser reconocido y admirado por los más fieles y constantes de todos los cinéfilos, los fans del cine de terror,  gracias al acercamiento que hizo al género en los años setenta con  Ceremonia sangrienta (1973) y sobre todo No profanar el sueño de los muertos (1974), uno de los mejores film de terror de (co)producción española, a los que se podría sumar el violento Zona de caza (1983), poco o nada conocido es el resto de la filmografía de este director que tiene una carrera cinematográfica que abarca desde 1957 hasta 1994. Casi cuarenta años de trabajo encumbrados en todo el mundo por dos films de terror y La trastienda (1975),  que primero el público y ahora los historiadores cinematográficos  destacan por contener el primer desnudo integral del cine español. Un desnudo que llenó las salas cinematográficas de un público ávido de disfrutar del plano de un segundo y medio de duración a mayor gloria  del  frondoso pubis de la Cantudo, escena que ha obtenido el  honor de figurar, junto a otras  imágenes de referencia, en ese álbum denominado ‘modélica transición española’.

Pero Jordi Grau es más, muchos más. Y ya que ningún escritor se ha tomado el tiempo de realizar un análisis de su figura y obra, ha sido el propio director el que ha decidido reunir una colección de vivencias, experiencias y ante todo trastiendas en forma de libro. Trastiendas de sus rodajes: unas ordenadas y llenas de paz y otras habitadas por parásitos y elementos inesperados que terminan ocasionando un caos  insalvable.

En estas 240 páginas de ágil lectura que edita primorosamente Calamar ediciones,  iremos de la mano de su autor directos al hueso, sorteando preámbulos biográficos y acompañándolo en sus vivencias con personajes tan variopintos como Berlanga, Riccardo Freda, Rosellini, Buñuel, Sergio Leone, José Frade, Espartaco Santoni, María José Cantudo y sobre todo Federico Fellini, buen amigo durante décadas del cineasta barcelonés. Nos desternillaremos ante el choque de Jordi Grautrenes que supuso la colaboración entre el director y la diva Sara Montiel , cuya unión nace con la  intención de  llevar a buen puerto aquel sinsentido que se llamó Tuset Street (1968), que terminó firmando Luis Marquina y en la que supuestamente iban a darse la mano la modernidad de la  Escuela de Barcelona y el cine más comercial y carpetovetónico. Un encontronazo repleto de buena voluntad que terminó como previsiblemente suponen. Seremos testigos de lo que cuesta llevar adelante un proyecto cinematográfico si se está bajo la estrecha vigilancia de los poderes fácticos, de la propia industria y en especial de los censores eclesiásticos. Leeremos como este director llegó a desatar las iras del propio Escrivá de Balaguer, y nos sorprenderos de sus coqueteos con la ‘obra‘.

Explicando las trastiendas de sus películas, Jordi Grau ha descuidado detallar más sobre sus films hasta el punto de saltarse incluso su última etapa, dejando al lector la labor de profundizar y recuperar, con carácter de urgencia, el grueso de su filmografía. Siempre que no esté definitivamente descatalogada.

Los fans del cine de terror no encontrarán en este libro muchas novedades ni datos que no haya contado ya el propio cineasta en las numerosas entrevistas y extras que, en forma de documentales, contienen las ediciones especiales en DVD de No profanar el sueño de los muertos editadas en medio mundo. Es este un libro para saber más de la industria del cine. Una industria que ha cambiado desde que en los años cincuenta Jordi Grau (entonces Jorge), comenzara su andadura en el cine,  pero con la que todavía hoy conserva sitios en común. En estos tiempos en los que, con peor o mejor fortuna también hay cineastas que, fieles a sí mismos, intentan hacer lo que tienen en mente sin hacer caso a nadie, es posible que hallen cierto consuelo en las experiencia que narra Jordi Grau, un director de cine descatalogado quizás, por propia voluntad.

Dedicando libros durante la última feria del libro de Madrid

Dedicando libros durante la última feria del libro de Madrid

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: