Archivo

Archive for 25 octubre 2012

Siguen los remakes, esta vez Evil Dead

25 octubre 2012 Deja un comentario

Si habéis pinchado en el vídeo habréis visto casi cinco minutos de un sorprendente ataque extraterrestre en Montevideo y habréis engrosado la ya abultada lista de visitantes. Se trata de Ataque de pánico, el  corto de Fede Álvarez, cineasta experto en efectos especiales, que le llevó a ver cumplido su sueño. Veamos cómo.

La idea del corto le sobrevino en su periodo de estudios en Amsterdam viendo la cuña de un videojuego. Después, regresado a Montevideo llevo a cabo su ídea con un equipo de producción limitado y un presupuesto aún más exiguo. La mayor parte del trabajo la ocupó la postproducción, esos efectos especiales que él y su equipo elaboraron durante seis meses dilatados a lo largo de dos años, con una colección de programas muy conocidos, sin ningún poderoso ordenador como los que destruyeron el mundo en 2012 (Roland Emmerich): 3dMax, FumeFx, Glu3d, AfterEffects, Photoshop y Premiere. Como todos los que empiezan todo ese trabajo lo hicieron gratis, con la dedicación de quienes hacen aquello que les ilusiona, todo el presupuesto, menos de 500 dólares, se invirtió en la contratación de los cincuenta extras que corren aterrados. Concluido el filme, un jueves lo subía a Youtube. Al lunes siguiente (en sólo tres días de exhibición) su correo estaba invadido con propuestas de los grandes estudios de Hollywood. Casi un cuento de hadas.

De todas las ofertas la que acabó cuajando fue la que le lanzó Ghost House Pictures, la productora de Sam Raimi.  A cambio de darle la exclusividad, Raimi se comprometía a invertir 30 millones de dólares para que rodase un largo sobre una invasión extraterrestre. En esa película iba a gozar de total libertad y podría filmarla en Uruguay y Argentina.

No sabemos que fue de ese proyecto. Los sueños a veces no son perfectos. Pero la historia tiene, a pesar de todo, un final feliz: Fede Álvarez ha sido elegido por Raimi para dirigir el remake de Evil Dead. Y a juzgar por las primeras imágenes la cinta promete. Acaba de filtrarse el primer trailer y tiene muy buena pinta:

Últimamente parece que la industria cinematográfica se ha vuelto pusilánime y no se atreve a apostar por nuevos proyectos, estamos viviendo años de precuelas, secuelas y remakes, con distinto acierto. Algunos remakes han sido reconocidos como superiores a la cinta original, sería el caso de Las colinas tienen ojos de Alexandre Aja; otros no han sido tan afortunados, no aportan nada y son absolutamente prescindibles, ese es el caso de Juego de niños (Makinov) que tuvimos ocasión de ver en la última edición del Festival de Sitges. Temor nos produce qué vaya a ocurrir con Carrie, aunque en el reparto esté Clhoe Moretz. Pero desde luego habrá que darle una oportunidad, aunque sólo sea porque otro de los remakes que nos producía mieditis ha resultado ser un film más que notable, se trata de Maniac (Franck Khalfoun). Pero estábamos con Evil Dead, ¿tiene sentido volver a rodar el ya clásico de 1981 del que el mismo Reimi nos ofreció en 1987 otra versión, con más medios, disfrazada de secuela como Terroríficamente muertos (Evil Dead II)?

Evil Dead fue bien acogida por el público y también por la crítica, Variety, por ejemplo,  destacó la atmósfera lograda por el director y elogió el trabajo de cámara. Y Stephen King se refirió a ella como «la película de terror más original del año», cosa que en su día ayudó a lanzarla todavía más. Sin duda son muchos los aspectos destacables en ella, pero no es el menor la suma de comicidad que se unía a las violentas imágenes, eso se convirtió en sello de fábrica de la saga que arrancó con ella. Si hay que ponerle algún  pero al trailer del anunciado remake es que no permite colegir en él esas muestras de humor, quizás sea pronto para decirlo de todas maneras, y desde luego este anticipo la hace ver apetitosa.

Categorías:TRAILERS RECOMENDADOS

Diario de Serendipia en Sitges 2012 (Primera parte)

25 octubre 2012 Deja un comentario

La edición  del festival de este año se anunciaba con el leiv motiv temático del fín del mundo, el acabose y el desmorone de la civilización. Y sí, en alguna de las largas jornadas del mismo tendríamos esa sensación ante el agotamiento pero… no llegó la sangre al río. Demos pués un escueto repaso de lo que para nosotros dió de sí este festival al que llegamos el miércoles, día antes de que todo empezara, una jornada en la que la zona de L’Auditori nos ofrecía un espectáculo muy diferente al de los días que estaban por venir. Todo eran  preparativos y los únicos seres vivos que deambulaban por las cercanías eran los operarios y el personal del Melià: Ni camisetas de monstruos, ni bar, ni carreras y procesiones hacia el pueblo. Ni una palabra ni comentario sobre tal o cual película. Silencio. ¡Cuanto cambiaría todo en un solo día!

Hasta en los escaparates de las tiendas de Sitges se respira el Festival

JUEVES DÍA 4

El nuevo sistema de pases de prensa (del que ya hablaremos más adelante), hizo que las entradas que requerían ticket  hubieran sido seleccionadas el día antes mediante internet. Así que tras la pertinente acreditación, comenzamos nuestra particular orgía cinéfila con el film que inauguraba el festival, El cuerpo, una producción española lanzada a bombo y platillo que cuenta con los populares nombres de Belén Rueda, Hugo Silva y José Coronado en su reparto. El filme, ópera prima de Oriol Paulo, un director ya batallado en televisión y con algún corto en su haber, además de guiones como el de Los ojos de Julia (a medias con su director Guillem Morales) y el de este El cuerpo, es un engañoso thriller de misterio firmemente rodado pero no redondo del todo en su resolución. Buenos momentos, otros no tanto, y la constancia de la magnífica madurez de una Belén Rueda que, para variar, no hace el frágil papel de siempre, así como un cambio de registro (y de peinado) de José Coronado como torturado inspector de policía.

Durante esa jornada pudimos fotografiar a los siempre variopintos integrantes del  jurado de la sección oficial del Festival: Nacho Cerdà, un director al que todos conocemos y apreciamos por cortos como Aftermath (1994)  y su largometraje Los abandonados (2006); Judith Colell, también directora y Vicepresidenta de la Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas de España; la actriz Denise Crosby; William Lustig, director de, sobre todo, Maniac (1980) uno de los films más insanos y violentos de los ochenta (y eso es mucho decir) y gran presencia del Festival. A estos cuatro se les sumó posteriormente Lamberto Bava, una incorporación que formará parte de la muy especial representación que tendrá Italia en este certamen. Algo a celebrar por los fans del terror transalpino, que somos legión.

El jurado de la sección oficial del Festival 2012 al completo

Continuando con las proyecciones del día, en nuestra particular selección hay espacio para todo, así no iba a ser menos el terror oriental, por lo  que pisamos por primera vez  El Retiro para ver la coreana Horror Stories, un film de episodios dirigido por seis directores que como tal tiene sus más y sus menos, pero que mantiene un buen nivel. Una perversa versión de las mil y una noches en la que un psicópata secuestra a una joven, que se convierte  en su particular Sherezade y que tendrá que explicarle historias de terror para evitar ser asesinada.  Lamentablemente The Butterfly Room de Jonathan Zarantonello, otra de nuestras seleccionadas,  quedó pisada por el pase matinal de El cuerpo. Afortunadamente el film coreano consiguió arreglarnos un poco la jornada.

Ese día también pudimos echar un vistazo a un maratón centrado en films con el denominador común de estar rodados con la ya cansina técnica Found Footage, o lo que es lo mismo, cámara en mano con ajetreados diálogos como  “corre, corre”, “que miedo”, “está todo muy oscuro”, “what a fuck”  y “¿que diablos está pasando?”. De las tres películas que se proyectaron pueden leer un artículo pormenorizado en este enlace, ya que nosotros nos vamos a dormir para prepararnos para el…

VIERNES DÍA 5

La segunda jornada la iniciamos con otro film español, Insensibles, de Juan Carlos Medina, otro debutante en el mundo del largometraje. Realmente es importante remarcar y valorar el que se apoye a nuevos valores en el mundo del cine. Insensibles es un atípico film, más arriesgado que el que vimos el día anterior y para nosotros, mucho más interesante. Mutantes en la España de la guerra civil y un inquietante personaje, Berkano (Tómas Lemarquis), que resulta de lo más inolvidable y marciano.

Llegó el momento de Holy Motors, el por muchos muy esperado retorno a la dirección de Léos Carax . Calificada entre otras lindezas como uno de los monumentos cinematográficos del año, su visión, así como su aplastante victoria en el palmarés del festival, fue en general muy celebrada (me fue imposible encontrar una voz contraria), incluso por la parte inteligente de Serendipia. Yo por mi parte salí de la sala a mitad de película. Eso sí, muy valorable la camaleónica interpretación de su protagonista Denis Labant, que consigue un auténtico tour de force interpetativo, así como la presencia de Michel Piccoli o Edith Scob y, por otros motivos, Eva Mendes y Kilye Minogue. Aquí pueden leer con más conocimiento de causa sobre el film de Carax.

Un momento de la presentación y rueda de prensa de algunos de los directores de cortos a competición

Siempre hay espacio para la animación en el Festival de Sitges y en nuestro itinerario personal, pero por retraso en la programación nos fue imposible ver la interesante Magazine des Suicides (Patrice Leconte), pero no por ello perdimos el tiempo, ya que pudimos ir a la rueda de prensa que ofrecieron varios de los directores de los cortometrajes de la sección oficial a competición. Entre ellos José Luis Alemán, que tras el díptico La herencia Valdemar / La sombra prohibida (2010), presentaba el corto Hotel, así como Ángel Gómez Hernández  con su western terrorífico Y la muerte lo seguía y Miguel Ángel Font Bisier con Llagas, cuyo guión ha contado con la colaboración de Paco Plaza. En general un ramillete internacional de directores que mostraban visiblemente la alegría de haber llegado a participar en este importante certamen. Además, Ángel Gómez Hernández, junto a su padre el escritor Ángel Gómez Rivero traían bajo el brazo un muy interesante libro, Lágrimas de papel, obra escrita al alimón de la que ya les hablaremos más detenidamente y que tiene un alto interés para los seguidores de Paul Naschy.

John Dies at the End, del recordado Don Coscarelli, resultó ser un film lisérgico, gamberro y divertido cuyos chistes fueron bastante celebrados por el respetable. Basada en un serial escrito y difundido por David Wong en su web Cracked (y posteriormente editado como libro) narra las desventuras vividas por él y su amigo John (que ya sabemos como terminará), consumidores de una droga que les permite ver eventos futuros, además de poder detectar una serie de monstruos que viven entre nosotros.

Don Coscarelli recibiendo La Máquina del Tiempo de la mano de Ángel Sala, director del festival.

Con posterioridad al pase, Don Coscarelli ofreció una rueda de prensa donde contó que conoció la obra John Dies at the End por medio de Amazon, donde compra habitualmente novelas sobre zombies. El programa de Amazon le recomendó el libro de Wong, que se animó a pedir atraído por sus aspectos metafísicos. También fueron inevitables las preguntas sobre su film de culto Phantasm (1979) y su posible nueva entrega. Aunque todos los actores están bastante mayores, no descartó que, visto el interés por la saga, se ponga manos a la obra con una quinta entrega. El director, que se animó a venir a Sitges por recomendación de Eli Roth, recibió La Máquina del Tiempo como premio a su carrera.

SABADO DIA 6

El equipo de Aftershock: Eli Roth, Natasha Yarovenko y su director Nicolás López.

Aftershock, el film dirigido por el chileno Nicolás López con la colaboración en el guión, producción e incluso interpretación de Eli Roth no contentó a todo el mundo. Provocó iras en varios e indiferencia en muchos pero, como este es un mundo de contrastes, al que escribe esto le gustó e incluso le hizo salir del cine con los nervios a flor de piel contagiados desde la pantalla. Naturalmente no es un film transcendental (para eso hubo otros muchos títulos) y se trata solo de entretenimiento puro y duro con un principio en la linea de Hostel del propio Roth mezclado con Resacón en las Vegas. Ya pueden imaginarse, un gringo medio tonto (Roth) de vacaciones y despiporre en Chile con unos amigos de allí al que el país, textualmente, se le cae encima a causa de un terremoto. Gore generoso y gracioso, algunos momentos muy serios, bellas actrices, buenos efectos y un entretenimiento total que, repito, no agradó a muchos.

Tras el pase pudimos ver al propio Eli Roth, que zafado tras unas delatoras gafas negras llegó tarde al Photocall  y que, con indiferencia, nos garabateó algo parecido a un autógrafo en un cartel que le traía preparado de su Hostel. Luego pude comprobar que esa es, efectivamente, su firma.  Por su parte el director resultó mucho más amigable, así como la despampanante actriz ucraniana afincada en Barcelona Natasha Yarovenko, que te desarmaba con su sonrisa y que ha actuado en películas como Habitación en Roma (2010, Julio Medem) o en El Capitán Trueno y el Santo Grial (2011, Antonio Hernández) donde era Sigrid.

Natasha Yarovenko sonríe para nuestra cámara

Por la tarde tocó hacer una larga cola bajo un sol abrasador para ver la recordada Phantasma (1979) film de culto de Don Coscarelli que él mismo presentó y al que lamentablemente el tiempo no ha tratado demasiado bien, aunque algunos logros visuales y de ambientación siguen siendo insuperables. Quizás también influyó en ello el lamentable estado de la copia, descolorida y virada al rosa como esas viejas fotos de convites y comuniones que todos ustedes tienen, al menos los de más edad.

Pese a todo ello, un rato agradable que se tornó aún más cuando fuimos al encuentro de la legendaria Barbara Steele.

Si el año anterior la actriz no pudo acudir al festival, dejándonos a todos con las ganas, en esta ocasión si fue posible. Además de recibir una Máquina del tiempo por parte del festival, presentó  su último film de terror, The Butterfly Room (2012,

Barbara Steele… ¡Grande!

Jonathan Zarantonello), en el que comparte reparto con otras grandes damas del cine de terror como Camille Keaton (I Spit on your Grave, 1978 Meir Zarchi) o Heather Langenkamp (Nightmare on Elm Street, 1984 Wes Craven), entre otras. Barbara Steele ofreció un informal encuentro con sus fans en el que habló sobre su carrera y contestó a las preguntas que se le hicieron. Explicó que se convirtió en mito del terror de forma circunstancial y que el ser etiquetada como tal le resultó a la vez bonito y trágico. Naturalmente habló de los rodajes en Italia, época favorita de su carrera y país al que declaró su incondicional amor. Especialmente disertó sobre Mario Bava, de cuyos rodajes explicó que el equipo era como una loca familia. Resaltó el gran contraste que conseguía el director entre el blanco y negro en La máscara del demonio (1960),  que daba como resultado una visión muy íntima y mágica a la ambientación. En contraste, para ella los rodajes de ahora son más acelerados, y aunque los films eran modestos, se cuidaba todo mucho y las actrices lucían unos vestidos maravillosos, aunque resaltó divertida que a ella la vestían casi siempre como a una monja.

Rememoró sus inicios. Cuando dejó Inglaterra al ser contratada en Estados Unidos por la Fox. Odiaba profundamente todo lo que significaba Hollywood y el viaje fue muy largo. Una vez allí fue recibida en el aeropuerto por personal del estudio que portaba una pantera negra, que formaba parte de la campaña promocional con el que pensaban hacer su lanzamiento. Pero no tardaron en cambiar de parecer respecto a su aspecto, ya que hicieron que tiñera su pelo de rubio. Pronto la emparejaron con Elvis en un western, Flaming Star (1960, Don Siegel). Según Bárbara, el actor y cantante se pasó los tiempos muertos del rodaje partiendo rocas con golpes de karate. En una escena en la que el personaje que interpretaba Barbara Steele se suponía que cabalgaba durante 200 kilómetros, decidió ensuciarse la ropa para dar más verosimilitud a su actuación y no aparecer inmaculada tras semejante cabalgata por el desierto, pero esto enfureció al director Don Siegel y terminaron discutiendo. Esa misma noche Barbara Steele cuenta que marchó para Nueva York sin decírselo a nadie. Poco después recibió una llamada del director diciéndole que nunca más volvería a trabajar en Hollywood. A lo que la gran dama contestó que le daba lo mismo, siendo reemplazada por Barbara Eden.

¡Conseguido!

Finalmente también tuvo palabras hacia el Festival, al que ya había acudido en 1995 como jurado. Lo recordaba entonces como más modesto y actualmente lo veía grandioso. En aquella ocasión reconoce que cometió el error de traer con ella a un amigo que se emborrachaba continuamente y que en ese estado decía a todos que era el presidente de la Paramount. Tras una pelea en el pueblo, se perdió su rastro, apareciendo tres dias después en un pequeño hospital a varios kilómetros de Sitges rodeado de vacas y monjas. Una velada deliciosa que tuvimos que abandonar antes de tiempo, quedándonos sin preguntarle por otros actores ilustres con los que ha rodado como Boris Karloff o Vincent Price pero, teníamos una cita con Maniac.

Este remake personalmente daba algo de grima, ya que uno tiene la original de Lustig entre sus preferidas, como ocurría con gran parte del público que acudió a verla. Además, el hecho de que Elijah Wood interpretase el personaje que inmortalizó Joe Spinell pues… como que así de entrada no colaba. Afortunadamente hubo que admitir que esta nueva versión de Maniac, de la que ya les hablaremos con más calma, es una propuesta valiente que no evita el gore más descarnado de su modelo, es narrativamente innovadora (aunque eso de rodar con cámara subjetiva no es nuevo, ni mucho menos) y que Elijah termina siendo convincente en su papel. No en vano, entre su larga caterva de productores están el mismo William Lustig y Alexandre Aja , que también aporta su granito de arena como guionista. Por cierto, Elijah, que presentó el film junto a su director Frank Khalfoun y el mismo Lustig, tuvo que pasar huidizamente por el festival ante la avalancha de público que deseaba inmortalizarse con él o conseguir su autógrafo. También anunció que ha fundado una productora que se especializará en cine de terror, lo que no deja de ser una buena noticia si los productos en cartera son de la categoría de este Maniac, respetuoso con su original, pero a la vez innovador y, repito, valiente en su vertiente violenta y gore, tanto que no sé si será fácil su estreno en nuestras remilgadas salas. Veremos…

Pero el día dio para más con otras películas de las que les hablamos con más detenimiento en sus respectivos artículos: la muy interesante Compliance (2012, Craig Zobel) y la ingeniosa, aunque quizás excesiva en su tramo final, Iron Sky (2012, Timo Buorensola). Lamentablemente no pudimos obtener tickets para ver American Mary (2012, Jen y Sylvia Soska), ya que se agotaron en el segundo uno (y no exagero), pero afortunadamente nos esperaba una cena bastarda en la que dimos buena cuenta de varios pollos, botellas de vino y no mucho más, ya que al día siguiente había que madrugar de nuevo.

DOMINGO DIA 7

Tras la ajetreada jornada anterior, la agenda de Serendipia era más magra en propuestas, pero no en cuanto platos fuertes. Lo Imposible, el nuevo trabajo de Juan Antonio Bayona, es un auténtico tsunami lagrimógeno que encantará a todas nuestras madres. De impecable ritmo y factura, uno estaba seguro tras el pase de que devoraría las taquillas españolas, aunque quizás no tanto como lo ha hecho. Hay que felicitar pues al señor Bayona por este gran éxito, por su película y también por sus aciertos de casting encabezados por una correcta Naomi Watts y, sobre todo por Tom Holland, un pequeño gran actor casi debutante pero admirablemente convincente en su duro papel. Tras el éxito comercial vendrán los merecidos galardones, con los Goya en cabeza y, ¿quien sabe si el tío Oscar?

O Apóstolo, la película de animación de Fernando Cortizo de la que ya les hablamos en este artículo,  era una de las citas ineludibles de Serendipia, ya que representa, junto con algunos guiños en un par de cintas,  la cita Naschyana del festival. Repleta de mitos y leyendas gallegas y de una sorprendente animación stop-motion, quizás no llegó a convencer a todo el mundo, aunque su magia y humor (especialmente remarcable en el personaje que interpreta Paul Naschy) nos llegó. Esperemos que tenga buenos resultados en su distribución en salas que comenzará en una fecha tan especial como es el 30 de octubre. Por cierto, Jack Taylor, otra figura capital para los fans del Fantaterror, se paseó esos dias por Sitges para presentar Wax de Víctor Matellano, su primer largometraje de ficción.  Autor de varios libros, entre ellos dos sobre el terror español que supongo figurarán en sus surtidas bibliotecas: Spanish Horror y Spanish Exploitation. Wax también cuenta, además de con la presencia de Jack Taylor,  con la de Caroline Munro, Geraldine Chaplin y  (por medio de la magia de los efectos especiales) con una aparición póstuma de Paul Naschy.

El director Fernando Cortizo con dos de las figuras de O Apóstolo bajo el brazo: Don Cesáreo (Xosé Manuel Olveira) y el Arcipreste (Paul Naschy)

También se proyectó el documental Contra el tiempo, del también escritor José Manuel Serrano Cueto. El film reúne un compendio de entrevistas a figuras clave del cine de género, que si bien forman parte del pedestal de cualquier amante del Fantaterror o el Euro Western, están un tanto olvidadas por el cine español “oficial”. Antonio Mayans, Mabel Escaño, Ricardo Palacios, Aldo Sambrell o Lone Fleming, entre muchos otros, comparten sus valiosos recuerdos y experiencias. Para presentar el film, se contó, además de con la presencia del director, con la de la encantadora Lone Fleming, que vino acompañada de su marido el director Eugenio Martín. Decir de Lone que es encantadora es quedarse corto: es un auténtico tesoro. Ya no únicamente por sus hechizadores ojos, también por la gran simpatía y cariño que derrochó con todos.

Otro de los platos fuertes del festival fue la celebrada The Cabin in the Woods (2011, Drew Goddard), un ingenioso juego de muñecas rusas que termina siendo mucho más que lo que aparenta en principio. Repleta de referencias y guiños cinéfilos (incluída Sigourney Weaver) y unos memorables y cínicos villanos con alma de broker bursátil (vamos, todos unos hijosdeputa), es una película inteligente, divertida y además de terror. De haber estado en competición, quizás habría hecho temblar ligeramente a Holy Motors de su pedestal. Pero vamos, es una suposición…

(Continuará)

Todas las fotos: Serendipia

Dos grandes: Lamberto Bava y William Lustig (foto: Serendipia)

Categorías:Sitges Film Festival
A %d blogueros les gusta esto: