Inicio > Nits de Cinema Oriental > 16 Nits de Cinema Oriental de Vic 2019: Retrospectiva, otras secciones y Palmarés

16 Nits de Cinema Oriental de Vic 2019: Retrospectiva, otras secciones y Palmarés

Si en la primera parte de esta crónica dábamos un pormenorizado repaso a lo que dió de sí la Sección Oficial de las Nits de Cinema Oriental 2019, vamos en esta segunda entrega a centrarnos en el resto de secciones y actividades, que fueron numerosas y para todo tipo de público.

(Fotos: Serendipia)

RETROSPECTIVA

Muy especial y divertida fue la retrospectiva dedicada al cine de acción tailandés. Su programador, Domingo López, ofreció una vista panorámica muy completa sobre este cine, del que destaca por importancia Panna Rittikrai, gran admirador del cine que se hacía en Hong-Kong en los ochenta y que supo adaptar en su país respetando la idiosincrasia y las técnicas marciales autóctonas. Como explicó el propio Domingo en las presentaciones previas a las sesiones retrospectivas, muchas de estas cintas se perdieron al ser consideradas poco más que de usar y tirar, pero aún así se pudo ver una buena muestra de lo que se cocía en tailandia antes y después del impacto causado por Ong Bak (2003). Born to Fight (เกิดมาลุย, Rittikrai,1984) fue la película que lo inició todo en el cine de acción tailandés, y a pesar de que el negativo original está perdido, el público asistente pudo disfrutar de la mejor copia existente. Repleta de luchas al estilo de Jackie Chan, justo  esta película fue la que animó a Tony Jaa a meterse en este mundo, entrando en el equipo de Panna Rittikrai. Con un argumento de lo más básico y anodino, repleto de diálogos absurdos y una banda sonora de estraperlo, lo importante en Born to Fight son las luchas, todo un catálogo de coreografías realizadas por un entusiasta equipo de especialistas cuya entrega estamos seguros costó a más de uno un buen morado, cuando no una dolorosa fractura. Acción pura y dura sin pulir.

Más trabajada en la parte cinematográfica resultó Hard Gun (Prapon Petchinn, 1996), en la que además de Rittikrai participa Tony Jaa en el que es uno de sus primeros trabajos como miembro del equipo de especialistas de Panna Rittikrai. Realizada con el ánimo de ser una comedia, cuenta con el caricato bizarro de turno (ya saben, feo y miedoso, cuando no también obeso), que acompaña al héroe de la función, provocando mucho humor marciano y, paradójicamente, involuntario. Afortunadamente hay peleas, con contacto total, cual durex, que compensan la vergüenza ajena. La copia que se ofreció era de muy buena calidad, al haberse conservado los elementos originales en 35 mm.

Ong Bak supuso un merecido prestigio para el cine de artes marciales tailandés, que puso en marcha su maquinaria para crear nuevos vehículos para su actor revelación, Tony Jaa, pero también destacó el descubrimiento del maestro Prachya Pinkaew, la joven luchadora de taekwondo Jeeja Yanin, para la que escribió Chocolate (2008), película cuya producción se extendió durante cuatro años y que contó con las coreografías de Panna Rittikrai. Y se nota, pues las luchas de Jeeja Yanin resultan inolvidables, en especial una que se desarrolla en la fachada de un edificio. Impresionante. Como también lo es su interpretación de joven autista.  También protagonizada por Jeeja Yanin, invitada y premio de honor del festival, se ofreció otro de sus grandes éxitos, Raging Phoenix (Rashane Limtrakul, 2009), que cuenta también con coreografías de Panna Rittikrai y que nos presenta una nueva técnica de lucha:  el meyraiyuth, que mezcla danza callejera, tipo break dance y muay thai. La película, que inauguró las Nits del año 2009, dedicado a Tailandia, se ofreció en nueva copia remasterizada. Con fuerte elemento fantástico, Raging Phoenix es una cuidada producción, visualmente impecable que se desarrolla en escenarios desolados, tanto naturales como industriales y que tiene un trasfondo altamente retorcido, con una banda de secuestradores que elabora perfumes con las lágrimas de tristeza y las feromonas que extraen de sus víctimas. De nuevo espectaculares luchas, en especial la que se desarrolla en unos puentes colgantes y algún doble cuya presencia se detecta claramente, como en el caso concreto de la villana de color.  El ciclo retrospectivo se cerró con Bangkok Knockout (2010) dirigida y protagonizada por Panna Rittikrai y que representa un retorno a los orígenes, con mínimo argumento, caricato de escasa gracia y, sobre todo, peleas espectaculares. En este caso se enfrentarán a muerte dos equipos de luchadores, mientras apuestan cantidades desorbitadas unos desaprensivos millonarios. Entre los villanos, hay hasta una especie de Jason hacha en ristre y que, como aquel, parece no morirse nunca. Unas gotas de humor chusco y peleas que terminan agotando hasta al espectador.

Hubo otra proyección retrospectiva, en este caso como homenaje al recientemente fallecido director Ringo Lam, del que se ofreció en la suntuosa pantalla del Vigatá su clásico Full Contact (1992), cinta perteneciente a aquel cine policíaco de Hong-Kong de principios de los noventa que tantas pasiones desató en el espectador occidental, con directores como John Woo, Kirk Wong y el mismo Ringo Lam, y actores como Chow Yun-Fat, Simon Yam y Anthony Wong. Cine violento y sin concesiones, poéticamente rodado y en el que la amistad y el honor entre asesinos y pandilleros es condición imprescindible. Un clásico ineludible.

ANIMACIÓN

Las Nits otorgan una atención especial a los más pequeños, que protagonizan las primeras sesiones del Vigatá. En esta ocasión se programaron cinco propuestas bien distintas: por un lado, prosiguió el éxito obtenido el año anterior con la proyección de un nuevo Tokusatsu protagonizado por el héroe por autonomasia de la Chiba, Yatsurugi 8 (Hiroshi Nagai, Japón, 2019). Camaradería, acción, colorido, monstruos y demonios. Y, por otro lado, tuvo un gran protagonismo la animación. El primer días se proyectó una selección de cortometrajes provenientes del Busan International Kids and Youth Film Festival, junto a producciones independientes tailandesas. La segunda jornada se inició con Monkey Magic (Ma Jihai, 2019) una propuesta llegada de China que vuelve a adaptar la leyenda del rey mono en un viaje repleto de fantasía y seres de lo más pintoresco. Las Nits  ofrecieron la también produccion china The Wind Guardians (Liu Kuo, 2018), una espectacular fantasía repleta de humor y épica protagonizada por un héroe ciego y muy canalla, así como On Happiness Road (2018) con la que la directora taiwanesa Sung Hsin-yin debuta en el largometraje. Una deliciosa cinta de animación en la que rememora su infancia y juventud mientras explica parte de la historia reciente de su país.

MÁS CINE: GOLFAS, CORTOMETRAJES Y SESIONES ESPECIALES

Las Nits ofrecieron también cine en pequeño formato con los cortometrajes de animación The Junter (Jari Vaara, Japón, 2018) y Le Mot (Mi-Young Baek, Corea del Sur, 2018) y en imagen real Disrupted (Sunyong Bak, Corea del Sur, 2018) y los catalanes Jezebel’s Spring Rols (Joan-Pol Argenter, 2017) y Mi nombre es Koji (David Muñoz, 2019), que hizo las delicias del público de la Bassa con su divertida propuesta.

Como sesión golfa, además de la mencionada Full Contact, como homenaje a Ringo Lam, se ofreció la despendolada producción japonesa Strega (Bueno, 2019), un Tokusatsu repleto de acción, humor escatológico y erotismo, tal y como se entiende en este tipo de producciones.

Finalmente, este año se ofreció una maratón la última jornada que constó de tres largometrajes, tras la que vino la recopilación de cortos de humor demente Tetsudon y su hermano de la ‘terra’, Vicsudon.

La tarde cinéfaga se inició con Saint Young Men de Yuichi Fukuda, una producción japonesa que nos muestra lo que sucedería si hoy mismo Jesús y Buda compartieran piso en Japón. Una divertida adaptación del popular manga escrito e ilustrado por Nakamura Hiraku y que se prolongará en una web serie. Big Brother (Hong-Kong/China, 2018) tiene como protagonista a Donnie Yen como maestro de escuela. Buenas intenciones, humor y por supuesto reparto de hostias en una producción de lo más amable. La produccion hongkonesa Golden Job (Kar Lok Chin, 2018) rebajó el nivel de moralina, con un grupo de mercenarios veteranos a punto de retirarse con una buena acción, aunque todo se torcerá cuando uno de ellos traicionará al resto. Acción, tiros a cascoporro, amistad y lealtad en esta cinta que recupera al reparto de la mítica saga de triadas del los noventa Young and Dangerous.

Pero ¡ah! el buen sabor de boca duró poco, pues llegaron la muestra Vicsudon, que repitió el escaso nivel de calidad de sus producciones, a tono con su hermano mayor japonés, Tetsudon, que ofreció su última bazofia, Tetsudon: Rated T for Folls, Idiots & Dummies, una recopilación de cortometrajes en el límite presentados por el entrañable Reji Hoshino, maestro de ceremonias en esta, por otro lado, descacharrante muestra de anti cine.

ACTIVIDADES PARALELAS

Aunque el cine es el principal protagonista de las Nits, no es ni mucho menos el único, como veremos con mucho más detalle en el álbum fotográfico. Las Nits de Cinema Oriental de Vic cuentan además con unas actividades paralelas y de complemento a la proyección de las cintas que convierten este festival en algo único. Conciertos, Karaokes, cenas temáticas, exhibiciones de danza y artes marciales… y también exposiciones, como Ombres de Siam, que tuvo lugar Museu de l’Art de la Pell de Vic o la colección de fotografías de  Bernat Almirall, Prisoners Assistence Nepal, que estuvo permanentemente expuesta en La Bassa del Hermanos.

CONCLUSIÓN Y PALMARÉS

-Premio del jurado (Sandra Takagi, Sergio Molina y Alfons Gorina) ex aequo: Spring Sparrow (China, 2019) y Andhadhun (India, 2018).

-Premio del Público: Andhadhun (India, 2018).

-Premio de la Crítica: Andhadhun (India, 2018).

El Festival Nits de cinema oriental 2019 ha presentado un total de 44 filmes producidos en China, Japón, Hong Kong, Tailandia, Taiwan, Corea del Sur, Nepal e India, 25 de los cuales han sido exhibidos con categoría de estreno

La fidelidad del público a las sesiones nocturnas de la Bassa dels Hermanos es absoluta y, además, este año ha aumentado la asistencia en las proyecciones del Cinema Vigatà.

En resumen: buen cine, buena compañía, buen ambiente. Risas, música, danza, cultura. Noches de verano y un magnífico trabajo. Por todo esto y mucho más…

¡¡¡NOS VEMOS EN EL FESTIVAL NITS DE CINEMA ORIENTAL 2020!!!

Y si se han quedado con ganas de más, visiten nuestro álbum fotográfico aquí.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: