Inicio > Nits de Cinema Oriental > 15 Festival Nits de Cinema Oriental del Vic: Retrospectiva, otras secciones y Palmarés

15 Festival Nits de Cinema Oriental del Vic: Retrospectiva, otras secciones y Palmarés

Si en la primera parte de esta crónica dábamos un pormenorizado repaso a lo que dió de sí la Sección Oficial de las Nits de Cinema Oriental 2018, vamos en esta segunda entrega a centrarnos en el resto de secciones y actividades, que fueron numerosas y para todo tipo de público.

FOTOS: Serendipia

SECCIÓN RETROSPECTIVA

En esta ocasión la sección retrospectiva de las Nits ha estado dedicada a Stephen Chow, un actor y director de Hong-Kong cuyas películas se proyectaron a continuación de la sesión matinal infantil. Chow destacó, especialmente en los años noventa, por sus películas moleitau, que definen un tipo de humor característico a base de dobles sentidos, juegos de palabras, escenas de marciales y de acción, así como gags visuales, incluidos parodias de actores como Bruce Lee, del que Chow es un gran admirador, Jackie Chan o Chow Yun-Fat, o de éxitos contemporáneos, tanto occidentales como locales.

El de Stephen Chow es un humor que confía su comicidad al carisma de su intérprete, así que si el espectador no consigue sentir simpatía por el actor, difícilmente podrán sus películas arrancarle la risa. Aún así casi todas las que se ofrecieron en esta muestra retrospectiva, que constó de cinco títulos, representan una muestra de la mejor etapa del actor, todas con buen ritmo y algún gag afortunado con el que consiguen no resultar tediosas en ningún momento.

Además cabe indicar que tanto Stephen Chow como su film Shaolin Soccer son muy especiales para el festival, ya que esta fue la primera película que se ofreció durante la lejana primera edición de las Nits de Cinema Oriental de Vic, que en aquel 2004 tan solo consistió en la proyección de este filme en la Bassa dels Hermanos acompañado de un menú a base de fideos chinos así que, como homenaje a aquellos humildes inicios y con la misma ilusión de entonces se ofreció Shaolin Soccer en esta decimoquinta edición.

Y También a Stephen Chow se ha dedicado el libro del festival. Stephen Show! El cine espectáculo de Stephen Chow, escrito por Domingo López, es el primer libro editado en todo el mundo dedicado al actor y director marcial. En él se repasa toda la carrera y sus películas, desvelando algunos datos curiosos, como la vinculación del cine de Hong-Kong con la mafia, lo que obligaba al actor, en el cenit de su popularidad, a tener que repartir su trabajo entre los diferentes productores-mecenas de gatillo rápido con el fin de que todos tuvieran su porción del pastel generado por el éxito de las películas de Chow, que según narra Domingo, tuvieron más éxito en taquilla que las de sus admirados Jackie Chan e incluso que las del mismísimo Pequeño Dragón. Serendipia, pese a no haber conectado demasiado con el cómico, disfrutó con la lectura del libro, pues Domingo López, además de ser uno de los mayores expertos sobre cine asiático que existen, sabe instruir deleitando, así que además de conocer datos sobre Chow, su libro resulta ilustrativo con respecto al funcionamiento de la industria cinematográfica de Hong-Kong desde los ochenta a la actualidad. A destacar la portada debida al maestro Yuen Tai-Yung.

Ahora veamos lo que dio de sí el ciclo.

En Legend of the Dragon (Long de chuan ren, 1991) de Danny Lee y Corey Yuen, Stephen Chow interpreta uno de sus personajes habituales: un joven de escasas luces proveniente de un pequeño pueblo que tiene conocimientos de artes marciales y que va a la gran ciudad, donde además de enamorarse y hacer el bobo en diferentes situaciones, adapta sus artes marciales a, por ejemplo, el fútbol. O el billar, como es el caso, triunfando ante los que le consideraban poco más que un retrasado. Un personaje en el cual el actor se encasilló, repitiéndolo en otras películas.

En Fight Back to School (To hok wai lung), otra de las ocho películas de Stephen Show que se estrenaron en 1991 en los cine de Hong Kong, interpreta a un policía que deberá infiltrarse en un instituto, como estudiante, para recuperar el arma perdida por un superior. Acción y las humoradas típicas del actor, imitaciones incluidas, en esta cinta producida por Golden Harvest que conoció tanto éxito que se rodaron rapidamente dos secuelas: la primera prácticamente un remake de la precedente y la segunda una parodia de Instinto básico (Basic Instinct, Paul Verhoeven, 1992) (¿?).

Love on Delivery (Poh wai ji wongLik-Chi Lee, 1994) rodada para Shaw Brothers, fue la primera cinta en la que Stephen Chow tuvo el control creativo al 100%. Ya por entonces tenía unos actores que intervenían habitualmente en sus películas y con los que se compenetraba a la perfección, terminando estos por ser una presencia imprescindible y celebrada por los fans del actor. Por lo demás más o menos lo de siempre: personaje apocado que aprenderá a golpear para conseguir a la chica de sus sueños. Acción, romance, mamporros, escatología y competitividad chino-japonesa, además de dos guiños-parodia a Tiburón (Jaws, Steven Spielberg, 1975) y The Terminator (James Cameron, 1984). 

Out of the Dark (Wui wan ye, Jeffrey Lau, 1995) es una comedia fantástica en la que Chow ejerce de cazafantasmas con un look idéntico al de Jean Reno en El profesional (Léon, Lucc Besson, 1994). Finalmente y ya en La Bassa dels Hermanos, o sea, donde todo comenzó, tal y como hemos comentado, se proyectó Shaolin Soccer (2001), película dirigida por el propio Chow con sus guiños y actores de apoyo habituales encarnando a un grupo de desheredados de la sociedad con facultades marciales especiales que adaptarán para jugar al fútbol, pero añadiendo un eficaz tono de cartoon desquiciado, con efectos imposibles, que la convierte en la más asequible para el público occidental. Y, a nuestro parecer, la más redonda de todas las que tuvimos ocasión de ver durante la retrospectiva. Divertida, idealista (no dejar de seguir los sueños) y realmente espectacular, esta es la película con la que se inauguraron las Nits allá en 2004. Con una copia en 35 milímetros en versión original subtitulada propiedad de Lauren Films, pues la distribuidora la había adquirido con intención de estrenarla en cines algo que, finalmente, no se produjo por culpa de la debacle de la distribuidora catalana.

ANIMACIÓN

Con la habitual presencia de público infantil proveniente de los diferentes casales de Vic, se celebraron cinco sesiones matinales que hicieron las delicias de los más pequeños y de algunos adultos, entre los que Serendipia se cuenta. De las cinco películas, tres compitieron en la Sección Oficial y ya fueron comentadas en el artículo anterior, quedando estas dos interesantes piezas  japonesa pendientes:

Mai Mai Miracle (Maimai Shinko to sennen no mahô, 2009), dirigida por Sunao Katabuchi, aventajado colaborador de Miyazaki, es una oda a la amistad y la necesidad de aprender, así como de respetar el pasado y la sabiduría de nuestros ancestros, una sabiduría representada por el abuelo de la protagonista, Shinko, una niña de desatada imaginación. Mai Mai Miracle, que llegará en breve a nuestras pantallas, ha tardado nueve años en estrenarse, habiendo sido precedida por la posterior En este rincón del mundo (Kono sekai no katasumi ni, 2016) obra maestra de Katabuchi que pudimos ver en la edición anterior de las Nits y que pasó de manera injustamente fugaz por nuestras pantallas.

Finalmente, Sword Art Online (Gekijo-ban Sword Art Online: Ordinal Scale) de Tomohiko Itô forma parte de un universo formado por una serie televisiva y algunos largometrajes de animación más, algo que, contra todo pronóstico, no debe alarmar a los que se acercan por primera vez, mediante esta película a ese mundo situado en el 2026, en el cual Kirito, Asuna y sus amigos descubren que un fallo en un juego de realidad aumentada puede poner sus vidas en peligro. Un mundo que está muy cerca ya de ser el nuestro, en el que la realidad virtual y los juegos podrían pasar a formar parte importante de nuestra vida. Los protagonistas viven en varios universos con diferentes aspectos que han adquirido para jugar, visitan lugares inexistentes e incluso tienen hijos virtuales, mientras que la realidad es algo totalmente diferente. Algo demasiado real y próximo al mundo hiperconectado que estamos viviendo.

GOLFAS MUY GOLFAS 

El mismo espacio que por la mañana había sido ocupado por los inocentes niños fue pisoteado por la noche por los enfermos y crápulas que acudimos a las sesiones golfas en busca de emociones fuertes… ¡Y vaya si las hubo!

Para empezar los organizadores de las Nits parecen no escarmentar y por tercer año consecutivo el público más gamberro tuvo su ración de Reji Hoshino, el japonés kamikaze, que trajo bajo la gorra Tetsudon: Natural Born Fools -For Foolish Adults- una nueva antología del disparate compuesta de diversos cortometrajes, con el sexo como protagonista, que el público pudo aprobar o rechazar pidiendo la devolución del dinero. Una pandemia que se ha extendido y prolongado con la primera edición del denominado Vicsudon, adaptación autóctona de Tetsudon que contó con la participación de ocho perlas surgidas de la calenturienta mente de varios pervertidos que el público tuvo que sufrir durante la sesión de clausura, y en la enorme pantalla del Cinema Vigatà, con el objeto de votar la (¡ejem!) favorita.

Pero hubo mucho más sexo. Y del más chusco, además, en la sesión golfa de cine Categoría III con Big Boobs Sisters. The Yellow Panties of Happiness (Yoshikazu Kato, 2016), una cosa que solo se le puede ocurrir perpetrar a las enfermas mentalidades niponas. Pero permítannos que les pongamos en situación, pues la jornada fue muy larga…

Debido a la amenaza de tormenta, se decidió proyectar Baaghi 2, la película destinada a la Bassa dels Hermanos, en el cine Vigatà. Esto motivó, al ser una de las películas más esperadas de las Nits, un lleno total en la sala que quedó, al terminar, como un campo de batalla. Y con mucho calor al fallar, al parecer, el aire acondicionado. Bajo estas circunstancias llegó el turno de la sesión golfa, compuesta de tres platos, a cada cual más pringoso. La noche se inició con el -eterno- corto Mabo Kyan-V (Unatsuki (Motoharu Takauji), 2018), una patochada japonesa sobre unas chicas que combaten, sin sujetador y con las bragas en la cabeza a modo de máscara, a los numerosos violadores que hay en su instituto. Todo muy amateur y torpe. Muy tonto, podría decirse. No estaba recuperada todavía la platea  cuando Iván Fernández y Aureli del Pozo subieron al escenario a presentar el trailer del largometraje que les gustaría, si consiguieran el presupuesto mínimo, rodar en Vic: Devil Dead 2, secuela de la infame película-homenaje-plagio indio de Evil Dead. El caso es que tras haber visto la aberración japonesa con la que se abrió la sesión, la propuesta de este dúo sacamantecas resultó, contra todo pronóstico, prometedora e incluso ¿interesante? Lo que es innegable es que tuvieron un golpe de suerte y nos tememos que muy mal tiene que ir la cosa para que el público de las Nits no tenga que sufrir  Devil Dead 2 el próximo año. ¡Advertidos estamos!

Pero eso no fue todo. No. Finalmente arribó el plato fuerte de la noche: Big Boobs Sisters. The Yellow Panties of Happiness una ¿comedia? ¿erótica? sobre monjas cachondas generosas en carnes y en pechos que asaltan con intenciones libidinosas a todo buen samaritano que se encuentran a su paso ¿Suena mal? Pues fue peor. Absurda, bizarra… el hedor atravesó la pantalla alcanzando al espectador, que vivió esa experiencia alucinante sabiendo que sufriría unas secuelas cuyos efectos difícilmente se podrían cuantificar. Y mientras el tufo proveniente de la pantalla inundaba la sala, en el lavabo de hombres no había luz ¿casualidad? ¿O alguien había improvisado un cuarto oscuro con aviesas intenciones? Entretanto, en la pantalla, las monjas proseguían restregando sus ubres sobre los improvisados actores, muchos de ello con aspecto de haber sido recogidos de la calle o de algún sucio albergue. Más que una sesión de cine, lo vivido fue una experiencia catártica para los sentidos que finalizó con no pocas deserciones, de ahí que los que aguantamos hasta el clímax, incapaces de movernos de nuestra butaca, fuéramos vitoreados y aplaudidos como los valientes que sin lugar a duda, fuimos.

¡Ya estamos ansiosos por saber con que nos sorprenderán el próximo año!

ACTIVIDADES PARALELAS

Como bien saben todos los que han estado alguna vez en las Nits, este festival no se limita al cine, así  que como es habitual han tenido lugar otras actividades relacionadas con las artes marciales, la gastronomía y otras disciplinas provenientes de oriente. Se pudo disfrutar de la exposición Totoro: 30 años, 30 artistas, realizada con la colaboración del Festival Nocturna de Madrid. Así como, ya en la Bassa dels Hermanos, de los conciertos de Charleen Cheng y  Milefo Band-A, Gas y Markus & Shahzad Santoo Khan (estos últimos en el Casino de Vic por amenaza de lluvia);  así como de la Danza del león, ofrecida por la Fundació Institut Confuci de Barcelona y las habituales muestras de artes marciales, karate, jiu jitsu, tai chi chuan, taekwondo y las siempre espectaculares danzas indias, en esta ocasión, con Nataraja Dance.

CORTOMETRAJES Y PELÍCULAS DE CLAUSURA

En cuanto a cortometrajes se presentaron cuatro, dos de animación y dos de imagen real: Sota l’olor de la figuera, un trabajo de animación realmente atractivo, ópera prima de la directora de origen japonés-catalán Dawnoi Martí Sagnet, que combina stopmotion, collage, dibujo digital y animación tradicional; Where is my Moon? (Miyoung Baek, 2018) también de animación, es un corto franco-coreano; Meiying MG-01 de Adrià Guxens, es un cuento de ciencia ficción  protagonizado por JinJin Chen, colaboradora de las Nits, en cuya producción ha participado el festival. Un cuento que profundiza en temas como la belleza, la perfección y el autoengaño; Y finalmente The Stained Flag, un trabajo de denuncia social que se desarrolla durante la guerra civil que hubo en Nepal, obra del nepalí Dhanraj Barkote, estudiante de cine becado por la ESCAC.

Fuera de competición, aunque en principio formaran parte de la Sección Oficial, y ya durante el último día, se ofrecieron dos interesantes largometrajes. Por un lado la producción china Namiya (Jieyou zahuodian, Han Jie, 2017), una bienintencionada fantasía oriental basada en el Bestseller Los milagros de la tienda de Namiya, que sigue a tres adolescentes huérfanos que se esconden en una tienda de ultramarinos, donde encontrarán una misteriosa carta escrita 30 años antes que desencadenará una emotiva aventura con apertura de puerta temporal incluida. Una oda a no dejar de perseguir nuestros sueños por difíciles que nos parezcan,  en la que podemos ver a Jackie Chan como anciano entrañable, todo un cuento de Navidad repleto de dulzor que no llega a empalagar. Finalmente y como sesión de clausura se ofreció la también china Fist and Faith (Jiang Zhuoyuan, 2017), una cinta de acción ambientada durante la ocupación japonesa de Manchuria que, mezclando eficazmente el lenguaje del cómic y el del cine, nos relata la represión cultural sufrida por los estudiantes chinos durante la ocupación.  Cambiando las clases de historia e intentando hacer desaparecer la literatura china. La película mostrará los enfrentamientos entre estudiantes chinos y japoneses, que convivirán y se enfrentarán en las aulas de los institutos.

CONCLUSIÓN Y PALMARÉS

-Premio del jurado (compuesto por Mònica Garcia Massagué, Toni Benages y Omar Parra): Colour of the Game (Kam Ka Wai, Hong Kong 2018)

-Mención Especial del jurado: The Cambodian Space Project: Not Easy Rock’n’Roll (Marc Eberle, Australia-Camboya
2015)

-Premio del Público:  Bad Genius (Nattawut Poonpiriya, 2017)

-Premio de la Crítica: Bad Genius (Nattawut Poonpiriya, 2017)

-Premio Vicsudon: Kaiju Porqui (Ferran Carbonell, 2018)

El Festival Nits de cinema oriental 2018 ha presentado un total de 31 filmes producidos en China, Japón, Hong Kong, Tailandia, Camboya, Taiwan e India. De las 21 películas estrenadas en las pantallas de Vic, trece han sido Premieres internacionales.

Los Nitòmans han podido disfrutar también de 32 actividades paralelas: conciertos, exhibiciones de artes marciales, espectáculos de danza, talleres, exposiciones y charlas, entre el 1 y el 15 de julio con el programa Més Nits!, y a partir del día 17 dentro del certamen.

La fidelidad del público a las sesiones nocturnas de la Bassa dels Hermanos es absoluta y, además, este año ha aumentado la asistencia en las proyecciones del Cinema Vigatà. El total de espectadores que han disfrutado de la 15ª edición del Festival Nits de cinema oriental de Vic se mantiene ligeramente por encima de los 10.000.

Buen cine, buena compañía, buen ambiente. Risas, música, danza, cultura. Noches de verano y un magnífico trabajo. Por todo esto y mucho más…

¡¡¡NOS VEMOS EN EL FESTIVAL NITS DE CINEMA ORIENTAL 2019!!!

Y si se han quedado con ganas de más, visiten nuestro álbum fotográfico aquí.

 

 

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: