Archivo

Archive for 26 abril 2012

Presentación de la 30 edición del Salón de cómic

El 30 Salón Internacional del Cómic de Barcelona ha presentado las últimas  novedades de esta edición, que tendrá lugar entre el jueves 3 y el domingo 6 de mayo, en el pabellón número 8 de Fira de Barcelona Montjuïc, donde ocupará 19.000 metros cuadrados. La rueda de prensa arrancó con un recuerdo al imprescindible Josep Maria Berenguer, editor de La Cúpula y fundador de la revista El Víbora, recientemente fallecido.

La diligente robot REEM de Pal Robotics recibió a los periodistas, dado que los robots son uno de los protagonistas del Salón. El presidente del Gremi d’Editors de Catalunya y de FICOMIC, Xavier Mallafré, aseguró que los 30 años que cumple este año el Salón “demuestran la fortaleza del mundo del cómic y la buena salud” de un negocio que, dijo, “es capaz de generar 100 millones de euros” al año. “Este año se han aumentado el número de expositores hasta alcanzar los 150”, afirmó. “En un mundo cada vez más visual, el cómic es el camino que une el universo del libro con el de la imagen”, apuntó y destacó, por último, la importancia de que China sea el país invitado este año. “El Salón es una buena plataforma para abrir nuevos mercados”, concluyó.

Los videojuegos tendrán un año más un papel importante en el Salón, gracias al patrocinio de la desarrolladora THQ y al acuerdo de colaboración firmado con el Festival Gamelab que permitirá que con cada entrada al Salón se disponga de un 2×1 en la próxima Feria del Videojuego Internacional Gamelab, que tendrá lugar a finales de junio. “Con esto iniciamos una relación que esperemos que dure otros 30 años más”, indicó Iván Fernández Lobo, director y fundador de Gamelab. “Vivimos en una nueva dimensión, la digital, en la que cómic y videojuego están fundidos”, añadió Gonzalo Suárez, otro de los responsables de Gamelab.

La música también será protagonista del Salón, que cuenta con una programación muy potente en su escenario con als actuaciones de Teràpia de Shock, los Coronas, Lax’n’Busto y de Avalanch con su proyecto Malefic. Además, el Festival Rock in Rio participa en el certamen para presentar un cómic que se está publicando por entregas en diarios de Portugal y España. Raquel Pinhao, directora de marketing del Festival Rock in Rio, explicó que su organización tiene un concepto de comunicación global donde el cómic juega un papel muy importante. “Para nosotros es un honor participar en el Salón, porque consideramos el cómic un camino para aprender y generar interacciones”, señaló.

Como comisario de la exposición Robots en su tinta, clave del eje temático del Salón, Jordi Ojeda, profesor de la UPC, reveló que los asistentes podrán interactuar con “autómatas del siglo XIX y del XXI”, entre otros muchos tipos de robot, incluidos los que se entrenan para participar en combates de sumo. “Proponemos un viaje de la ficción a la realidad, tratando de acercar la robótica a las personas”, agregó. La enorme muestra contará incluso con robots dibujantes que plasmarán sus dedicatorias a los participantes.

El director del Salón Carles Santamaria explicó como una novedad de última hora que Jean Giraud / Moebius, dibujante que ha sido “fundamental” para la cultura contemporánea, será objeto de una exposición en homenaje a su obra y persona. En dicha muestra se podrán ver originales del autor, así como trabajos inéditos suyos, además de dibujos realizados por diversos autores dedicados a su obra y figura.

La programación de exposiciones se completa con la dedicada Spiderman, que cumple 50 años; al nuevo Universo DC; a Little Nemo; a la revista Cavall Fort y a los ganadores de los premios de la pasada edición, que fueron Jordi Longarón, Paco Roca, Juanjo Guarnido, David Sánchez y el fanzine Naufraguito. Además, se podrá ver una exposición dedicada a la obra Malefic de Luis y Rómulo Royo, producida por Norma Editorial, así como la muestra Un puente hacia Angouleme de la Escuela de Cómic Joso, sobre profesores y alumnos del centro que publican en Francia.

La lista de invitados extranjeros incluye a reconocidos autores como Go Nagai, creador de Mazinger Z; Milo Manara, uno de los maestros del cómic europeo; David Lloyd, dibujante de V de Vendetta; Craig Thomson, el creador de Blankets o Scott Snyder, guionista de las nuevas series de Batman y La Cosa del Pantano. En ese sentido, Santamaria indicó que sin duda la de este año es una de las ediciones más espectaculares del certamen, puesto que, entre otras cosas, la presencia de autores tanto internacionales como nacionales será “masiva”.

Por otra parte, Santamaria hizo referencia al futuro del Museo del Cómic y la Ilustración y aseguró que aunque la obra está parada, se sigue trabajando en el proyecto con la Generalitat de Catalunya y el Ayuntamiento de Badalona. En estos momentos se ha planteado, explicó, la necesidad de incorporar a otros sectores que tienen el dibujo como eje creativo, como puede ser la animación y los videojuegos. Además, de la vertiente museística y de difusión, se pretende que sea un centro muy activo como laboratorio de proyectos. Santamaria concluyó que será difícil que el Museo se pueda inaugurar en 2014, dado el contexto de recortes, pero que la Generalitat de Catalunya y el Ayuntameinto de Badalona tienen la determinación de que finalmente será una realidad. “La estrategia del sector consiste en ser una especie de gota malaya frente a las administraciones para que el tema avance”, concluyó.

 

Un Festerror con invitados de excepción: Entrevistamos a Giovanni Lombardo Radice AKA John Morgen

Gionvanni Lombardo Radice o John Morgen, como ustedes prefieran, es algo más que uno de los rostros más familiares de los que se pasearon por el prolífico cine de género perpetrado durante los ochenta en Italia. Giovanni, actor procedente del teatro, rodó con los directores más importantes, formando parte de los repartos de un buen puñado de títulos señeros de la época que  han pasado a ser considerados de culto entre los degustadores del cine de terror.

El actor, que estará presente en la edición de este año del festival Festerror que se celebrará durante dos fines de semana de mayo en la población de Lloret de Mar, junto a los directores Ruggero Deodato y Sebastián D’Arbó, ha tenido a bien contestarnos unas preguntas en las que recordará todos esos rodajes y sus experiencias en el mundo del cine italiano.

Como ya hemos comentado, Giovanni es una figura familiar para nosotros por estar presente en films de Lucio Fulci, Lamberto Bava, Ruggero Deodato, Antonio Margheriti o Michele Soavi, circunstancia esta que tiene una fácil explicación: “El mundo del horror de aquellos años era pequeño. Todos se conocían. Si iba bien en un film te querían también para otros. Además soy bilingüe con el inglés.”

Como era algo habitual en la época para este tipo de producciones, pronto decide cambiar su muy italiano nombre pasando a ser John Morgen: “Me los  sugirieron los productores porque querían que los films parecieran americanos. No me parecía bien tener un nombre inventado, y así decidí traducir Giovanni en John y usar el nombre de una de mis abuelas extranjeras. Una se llamaba Harasim y la otra Morghen. Me pareció que Morghen sonaba mejor.”

Comienza su carrera cinematográfica junto a Deodato con Trampa para un violador (La Casa Sperduta nel Parco, 1980), film basado en el éxito de La última casa a la izquierda (The Last House on the Left, 1972 Wes Craven), hasta tal extremo que comparte a su protagonista, David Hess,  que repite su papel de sádico. Giovanni es Ricky, el compinche psicópata de Hess que se encapricha del personaje interpretado por Lorraine De Selle, responsable a la sazón de que, como excepción a la regla, sobreviva. Una circunstancia que años después podría propiciar una secuela: “House es mi primer film y uno de los pocos en los que sobrevivo, lo que me ha dado la idea de escribir una secuela en la que estoy trabajando con Deodato. Una historia dura, pero a la vez muy humana que espero que se haga.”

Tras este film, la carrera de Giovanni en el cine de terror se desencandena, teniendo en todos sus papeles un final de lo más descarnado:” Yo de joven tenía el aspecto adecuado para hacer de víctima. Era delgado, frágil, asustadizo y las muertes horribles eran algo obligado en esos films, no me sucedía solo a mí.”

Veamos si no: En Virus (Apocalypse Domani, 1980 Antonio Margheriti) es un ex-combatiente de Vietnam que es contaminado por un virus que le conmina a cometer canibalismo con sus semejantes. El film, coproducción italo-española, se rodó parcialmente en España, por lo que el actor visitó por primera vez nuestro país, aunque  “Solo Madrid para rodar una escena (…)  Me gustó. Franco acababa de morir y se respiraba un gran aire de libertad y alegría”.

La película contó con John Saxon como protagonista, un actor que “es menos comunicativo que una pared. Muy profesional pero fuera del set no lo frencuenté nunca”. Aún así en pantalla el dúo funciona y el film es más que respetable, aunque termina con  Giovanni luciendo un enorme boquete en el estómago, resultado de un efecto especial artesanal pero eficaz pergueñado por su director, Antonio Margheriti.

Su siguiente film es uno de los grandes clásicos de Lucio Fulci, Miedo en la ciudad de los muertos vivientes (Paura nella città dei morti viventi , 1980). Supongo que ya sabeis como termina el bueno de Giovanni en ese film: ¡Con el craneo taladrado de punta a punta! Un ejemplo del trato que Fulci daba a sus actores… “Fulci era muy profesional y experto. Sabía lo que quería. Decían que tenía un carácter horrible y en parte era cierto, pero conmigo siempre fue  amable. Era un hombre culto y respetaba el hecho de que yo viniese del teatro. Me divertí mucho en aquella película, éramos muy jóvenes y las pasamos de todos los colores, incluída la vez en que con Antonella Interlenghi maquillada de zombi nos hicimos un porro con una hierba medicinal. Estábamos emparanoiados, nos mirábamos el uno al otro y chillábamos”.

Tras este papel llegaría uno de los más recordados del actor y también quizás el que más desagrada al propio Giovanni, Cannibal Ferox (1981, Umberto Lenzi), donde interpreta a un sádico cocainómano que terminará encontrando la horma de su zapato: “Yo no quería hacer la película. Lenzi me llamó para hacer de amigo del protagonista. Necesitaba dinero y dije que solo aceptaría el papel de protagonista y por mucho más dinero.  Aceptó y quedé atrapado”.

“Rodamos en Leticia, en el Amazonas, con un calor  mortal  y todos los fastidios de la jungla: animales, insectos… Agotador. Las anécdotas las he contado tantas veces… la más famosa es aquella del cerdito que Lenzi me pidió que matara. Le respondí que ya era mucho si no le denunciaba a la protectora de animales y dijo que Robert de Niro la habría hecho, a lo que le contesté que Robert de Niro lo habría corrido a patadas en el culo hasta Roma”

Ya saben como termina Giovanni en este film: capado, manco y como colofón, los caníbales le abren la tapa la sesera y devoran su cerebro. Un final magnífico para un film que tuvo el dudoso honor de ser prohibido en 31 paises y en el que volvió a coincidir con Lorraine De Selle.

Tras esta explosión de afecto, decide compaginar el cine con la televisión. Sus conocimientos de inglés le facilitarán tomar parte en Impatto Mortale (1984), una producción italiana rodada en Estados Unidos que contará con Fred Williamson y Bo Svenson como protagonistas.

Durante el rodaje de Miedo en la ciudad de los muertos vivientes, Giovanni había coincidido con Michele Soavi un, por entonces actor, que realizaba un pequeño papel en el film de Fulci. Posteriormente Soavi recibió la alternativa de mano de Aristide Massaccesi (Joe D’Amato), que le dio la oportunidad de dirigir su primer film, Aquarius (Deliria, 1987), para el que quiso contar con Giovanni, experiencia que se prolongó en los siguientes films de Soavi: “Michele vale mucho. Un genio diría, con talento propio, muy visionario y pictórico. Siempre me he llevado bien con él porque también somos muy amigos. En Deliria he tenido uno de los pocos papeles cómicos de mi carrera. En Budapest con La Chiesa (El engendro del diablo, 1989) me divertí mucho y hasta concebí a mi hijo. Y La Setta (La secta, 1991) no la he visto nunca entera, pero la primera secuencia es muy fuerte.”

Soavi coincide al describir la relación que le une con Giovanni: “ Nos hicimos muy amigos e incluso hemos escrito alguna cosa juntos. Giovanni se convirtió en una especie de amuleto que yo he incluido en pequeños cameos en casi todas mis películas”.(1)

Desafortunadamente tras la fantástica Dellamorte Dellamore (aquí estúpidamente llamada Mi novia es un zombie), “Michele ha decidido abandonar las películas de horror y ha hecho bien. El género estaba muriendo. Ahora es el director más famoso de ficción policiaca de televisión entre otras cosas. A rodado también un trabajo sobre San Francisco.”

Tras otros trabajos diversos, Giovanni vuelve al terror de nuevo junto Ruggero Deodato con Bestia asesina (Un delitto poco comune, 1988), compartiendo reparto con Michael York, Edwige Fenech y Donald Pleasence. Además de varios rodajes que compagina con el teatro y la televisión, entre ellos algunos títulos americanos como Gangs of New York (2002): “Un divertimento. A Scorsese solo lo vi de lejos y en la película a mi casi no se me ve. El papel tenía que haber sido más largo pero decidieron cortarlo. Sin embargo me querian igual y la paga era buena. Además sentía mucha curiosidad por ver el set de rodaje que era efectivamente impresionante: una ciudad entera reconstruida. Pero nunca lo pongo en mi currículum.”

También formó parte del elenco de la nueva versión de La Profecía (The Omen, 2006 John Moore) “Me hicieron una prueba en Roma y creo que el director me reconoció, ya que es un gran fan de los films italianos de género. Fue muy bello rodar en Praga, una ciudad maravillosa en la que me trataron como un príncipe. Muy grato y con mucho dinero, lo único desagradable fue el maquillaje de la escena final ¡una verdadera tortura!”

“Los últimos films que he hecho no son propiamente de horror: en House of Flesh Mannequins (2009, Domiziano Cristopharo) interpreto a  un viejo ciego que es el padre de la protagonista; en A Day of Violence (2010, Darren Ward) soy un traficante y en The Infliction (Matthan Harris), un poli bueno.”

Pero quizás su gran pasión es el teatro: “Teatro he hecho siempre, ya sea como director o como actor. He hecho de todo: los clásicos (Shakespeare, Lorca, Marivaux, Strindberg) y mucho teatro contemporaneo inglés y americano, especialmente obras del inglés Alan Ayckbourn. Durante muchos años he tenido compañía y teatro propio.

La última cosa que he hecho es un papel en Road To Mecca de Athol Fugare y la dirección de The Dinner Party de Neil Simon. Además, soy muy requerido para hacer traducciones para el teatro, tres o cuatro textos al año”.

Ahora, con la perspectiva que dan los años, Giovanni tiene sus preferencias respecto a los directores con los que trabajó y sobre aquellos films de terror que interpretó: “Entre todos los directores con los que he trabajado, prefiero a Margheriti, Deodato y Soavi, que también era un gran amigo”.

“Yo solo he renegado de Cannibal Ferox. Los otros films no son de mi género, pero no reniego de ellos. Al volver a ver alguno, debo decir que me han complacido bastante y que yo no lo hacía nada mal”. El actor se sorprende del impacto que siguen teniendo actualmente aquellas  películas: “Pensaba que ninguna sería recordada jamás. No tuve en cuenta el DVD e internet. Y tampoco pensaba que fuesen tantos los fans del horror.”

Respecto al cine que le gusta “No tengo un género favorito. Me gustan las películas históricas y costumbristas; los clásicos de Hollywood de los años treinta y cuarenta; el negro francés; las historias de fantasmas…Más que el terror me gusta el thriller. Por ejemplo Seven, Los otros, El sexto sentido y por supuesto Hitchcock”.

Pues bien, Giovanni Lombardo Radice o John Morgen, como ustedes prefieran, estará bien pronto entre nosotros, algo que le atrae mucho “No he estado nunca en Barcelona y no veo el momento de llegar”. Con él podremos ver Cannibal Ferox, que no es precisamente su favorita, pero en todo caso tenemos ganas de tenerlo entre nosotros y estamos inménsamente agradecidos por su  amabilidad al contestar estas preguntas.

Felicitar también a los responsables de Festerror por un programa tan prometedor y suculento que incluirá también Holocausto Caníbal (Cannibal Holocaust, 1979), contando con la siempre grata presencia de su director Ruggero Deodato. Aqui dejamos un pequeño anticipo de lo que nos ofrecerá el festival.

¡Esperamos no faltar a la cita!

(1) Quatermass 7: Antología del cine fantástico italiano (Entrevista con Michele Soavi)

A %d blogueros les gusta esto: