Inicio > Cómic y Manga, CINE CLUB, VAMOS DE ESTRENO > Hit Girl y Kick Ass vuelven a la acción en Kick Ass 2… y esta vez no vienen solos

Hit Girl y Kick Ass vuelven a la acción en Kick Ass 2… y esta vez no vienen solos

kick-ass-2-posters

De abril de 2008 a marzo de 2010 se publicó una mini-serie de 8 números en Estados Unidos, Kick-Ass, que dejó boquiabierto a más de uno (entre los que me incluyo), pero también recibió los varapalos de turno por las altas dosis de violencia que contenían, protagonizados en su mayoría, para más inri, por Hit-Girl, una niña de 11 años. Pero a los que nos encantó nos dejó con ganas de más. Pero sin estropear lo leído, rogando que no bastardizaran el concepto y se convirtiera en una de esas series regulares  anodinas creadas para explotar el filón y en la que a los pocos números los creadores  pasan el testigo a otros autores con los que, irremediablemente, se aboca hacia el aburrimiento. Crucé los dedos para que no fuese así  y por suerte Kick-Ass ha visto publicadas dos secuelas en forma de mini serie manteniendo a sus creadores y llevando todo con mucha dignidad.

Pero hagamos un poquito de historia. El escocés Mark Millar, guionista en diversas series Marvel, llegó al corazón del lector con The Ultimates, serie que modernizó el concepto de Los Vengadores sin traicionar a los fans y recreando unos personajes cuyas caracterizaciones son las que han sido llevados al cine con tanto éxito. Millar y el dibujante Bryan Hitch fueron los responsables, entre otras cosas, de que ya desde el cómic  Nick Furia tuviera la apariencia de Samuel L. Jackson. Tras realizar guiones para los principales iconos Marvel, Spiderman y Lobezno, Mark Millar  la volvió a liar con otra serie limitada, Civil War, con cuyo dibujante, el excepcional Steve McNiven, realizó la mini serie El viejo Logan, entre otras.

John Romita Jr. y Mark Millar (que no se resistieron a salir también disfrazados en Kick Ass 2)

John Romita Jr. y Mark Millar 

Y si Mark Millar destacó y se dio a conocer con estas series, no pasó lo mismo con John Romita, Jr.  un viejo conocido del lector de cómics Marvel y portador de un apellido capital, ya que su padre es el creador de las imágenes definitivas de todos los personajes de Spiderman tras dejar su creador, Steve Ditko, la serie en el número 38,  Romita rediseñó los personajes con especial cuidado a los secundarios y en particular a las damas: Mary Jane y Gwen Stacy aún hoy se siguen dibujando como las diseñó Romita, así como el propio Peter Parker. En definitiva, Spiderman no tendría el aspecto que tiene si no hubiera tenido el placer de conocer a John Romita.

KickAss_03_SecondPrintingAsí que, con toda una vida mamando cómics y viendo a su viejo dibujando sin pausa, no es extraño que John Romita, Jr. escogiera el trabajo de su padre. Si bien al principio era un tanto mediocre en su labor, cuando decidió soltarse el pelo y dar personalidad a sus dibujos, especialmente durante su última y larga etapa con el personaje Spiderman, es cuando se convierte en uno de los dibujantes más importantes del cómic americano.

Y estos dos tipos son los que juntaron sus talentos para crear Kick-Ass, serie basada en el sueño adolescente del propio Millar de vestirse de super-héroe y hacer justicia que, aunque bebe del Peter ‘mequetrefe’ Parker de los sesenta, da la vuelta al tema y se llena de mala leche, violencia, mucha sangre, litros y litros… ¡cubatazos de sangre! y varios compañeros adorables entre los que destaca la sanguinaria y retaco Hit-Girl, personaje que, tanto en el cómic como en la pantalla se come al protagonista. La serie tuvo tanto éxito que se convirtió en una más que correcta película de la que, en su momento, ya les hablamos aquí. Film que, si bien se ahorraba algunos detalles realistas y sórdidos de la versión impresa, nos ofrecía toda la violencia con una tremenda Chloe Moretz, que nos robó el corazón a golpe de katana.

kick-ass2Millar y Romita Jr. tenían claro que la secuela, Kick Ass 2, tenía que estar a la altura de su predecesora. Y en diciembre de 2010 salió a la venta el primer número de la segunda mini serie, en esta ocasión de siete números que, si bien no resulta tan atractiva como la primera, si que da un continuidad digna a la serie, reincidiendo en esa violencia tan brutal que casi llega a la parodia y con un final de infarto que, por cierto, la película no ha respetado (así como la carga violenta que desde las páginas del cómic despliega el antagonista de Kick Ass, Motherfucker),  prefiriendo dejar un final abierto para una nueva entrega. De  agosto de 2012 a abril de 2013 se publicó un tercer y hasta el momento último acercamiento a los personajes con la mini serie Hit-Girl,  que se sitúa entre las dos series anteriores y de la que se han tomado varias situaciones para el guión de la película  Kick Ass 2, que es bastante fiel al argumento de la segunda serie, excepto, tal y como hemos indicado, en el final, en cambiar algún personaje y ciertos brochazos de sangre que se han ahorrado.

Y ahora, lejos de fetichismos, dejemos que la parte seria de Serendipia analice la película en sí…

Esta continuación de las aventuras del quijote de los cómics nos cuenta que la loca valentía de Kick-Ass (Aaron Taylor-Johnson) inspirara a toda una oleada de nuevos defensores del bien dirigidos por el implacable Coronel Barras y Estrellas (un, afortunadamente irreconocible, Jim Carrey). Nuestro héroe decide unirse a ellos. Pero cuando Bruma Roja (Christopher Mintz-Plasse), que regresa con el nombre de El Hijoputa, decide deshacerse de esta panda de superhéroes aficionados, solo Hit-Girl (Chloë Grace Moretz) podrá impedir que los aniquile… [argumento extraído de Filmaffinity]. Ya la misma sinopsis hace entrever algo que habremos de comentar: aunque se supone que estamos ante la saga del héroe del traje de neopreno verde, la que roba más metraje y centra más interés es Hit-Girl; y no es que no se agradezca esa usurpación de protagonismo pero ello conducirá a que la película resulte irregular.

Kick-Ass 2, con un par (Kick-Ass II, 2013, Jeff Wadlow) pinchaba en su estreno USA al alcanzar sólo el quinto puesto en la taquilla en su primer fin de semana en cartel. Aunque el arranque de la primera parte también fue modesto, con el boca oreja fue ascendiendo hasta alcanzar una recaudación final muy aceptable, sin embargo no creemos que vaya a ocurrir lo mismo con esta nueva entrega. La película del inexperto Wadlow cumple de forma suficiente (que no notable) con su función de entretenimiento, pero poco más. Igualmente su recepción por la crítica americana ha sido tibia (siendo las opiniones negativas las más vehementes), no ha llegado a convencer del todo a los profesionales. Y nos atrevemos a predecir que también dejará decepción en muchos sectores del público. No podemos por menos que hacernos eco de las palabras de Mark Adams (Screendaily): “En última instancia resulta más bien dispersa y desarticulada, tal vez simplemente porque carece de la gran originalidad y transparencia de la original“, y nos hacemos eco porque ese es el sentimiento que nos provocó.
hit_girl_kick_ass_2_movie-wide-651x406
Efectivamente, la primera entrega nos sorprendió y mereció nuestro entusiasmo por su punto de vista fresco y original sobre la literatura (y el cine) de superhéroes, con su tono modesto e independiente. En cambio, como reconoce la propia distribuidora (Universal), esta secuela es más popular y americana; cosa que aceptamos pero dándole a la valoración su acepción peyorativa. Sobre todo se echa en falta hondura en el retrato psicológico (y no es que esperáramos enfrentarnos a un drama de Dostoievsky) suficientemente perfilado en la película de Mathew Vaugh (su predecesora), y ello a pesar de que en palabras de su director en esta segunda entrega “Dave, Mindy y Chris no saben realmente quiénes son. En la primera película se crean un álter ego, Kick-Ass, Hit Girl y Bruma Roja, pero no por eso contestan a las preguntas que todos nos hacemos: ¿Quién soy? ¿Qué sitio ocupo en el mundo? ¿Qué voy a hacer con mi vida? Una cosa es intentar ser otra persona, un superhéroe, y otra es descubrir quién es uno de verdad. Me pareció interesante que se preguntaran quién está detrás de la máscara. Resumiendo, la película habla de la madurez”. Porque, sí, los protagonistas habrán de enfrentarse a la muerte del padre (nada metafórica en su caso), superar la adolescencia y encarar la vida adulta y sus consecuencias, pero todo está tratado de forma superficial como en una típica comedia para adolescentes, y queda únicamente salvado por las tablas de Chloe Moretz y las dosis de humor que hereda del cómic.
chloe-grace-moretz-in-kick-ass-2-movie-3
La joven Moretz, a la que pronto veremos con Julianne Moore en el papel protagonista del remake de Carrie, sobresale sobre el elenco como Hit-Girl siendo el centro de la mayoría de escenas de acción de Kick-Ass 2, con un par, orquestadas a la perfección por el coordinador de especialistas James O’Dee. Refiriéndose a las épicas batallas, el productor Tarquin Pack dice: “Las secuencias de lucha se basan aún más en la realidad que en la primera entrega. Entonces, y dado que Chloë solo tenía 11 años, las peleas se enfocaron con un cierto toque de fantasía, sobre todo tratándose de una niña matando a adultos. Debía ser otra realidad, ya que emocionalmente era una noción absurda porque era una cría. Pero ahora, Chloë ha crecido, es mayor, y la acción puede ser más realista“. Y aunque ello sigue siendo atractivo, la película se resiente, pues las partes en las que ella no está presente no tienen la misma intensidad, suponen una decaída en el interés y el ritmo (ello a pesar de que tanto Aaron Taylor-Johnson en el papel de Kick Ass y Christopher Mintz-Plasse en el de El Hijoputa resuelvan correctamente su interpretación). Chloe-Hit Girl, se lo come todo y así resulta desaprovechada la interpretación de Jim Carrey y su personaje, la del resto de miembros del bien, y la del ejército de villanos (con la única excepción de Madre Rusia (Olga Kurkulina) aunque también podría haber dado más juego); y el resultado es el de una película desequilibrada que no logra ningún brillo.
Kick Ass 2, con un par, es una de tantas medianías, lejos queda la sorpresa de la primera. Hay que reconocerle, eso sí, un desenlace vibrante y el brillo de las coreografías de Hit- Girl. Divertirá, algunos quedarán suficientemente satisfechos, pero también recibirá su buena dosis de decepción.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: