Buscar resultados

Keyword: ‘Sergio Colmenar’

Sergio Colmenar: “Lo peor que me han dicho de ‘Gente cerca’ es lo mejor que me han dicho de ‘Gente cerca’.”

5 noviembre 2014 Deja un comentario

Hace casi tres años hicimos una larga entrevista a Sergio Colmenar. Nos encantó su corto Sabrina con sus cinco intensos minutos de monólogo a cargo de Jordi Vilches. Su trasfondo de soledad. Su poso de tristeza …Y su salvaje humor. Nos encantó. Como también nos gusta su nueva obra, Gente cerca, que no nos cansamos de ver desde que se estrenó en el Festival de Sitges de 2013. Más soledad. Más tristeza. Y menos humor … pero más retorcido. Nos sigue gustando lo que hace Sergio Colmenar, y por eso continuamos la charla donde nos quedamos:

DSC_0052b¿Qué pasó con La escultura, otro proyecto del que nos hablaste en cuya trama jugaban un papel importante las películas snuff ?

Ah, ¿os acordáis y todo? Eso de tener o anunciar algún proyecto y al final hacer otro distinto es algo normal cuando se es de culo inquieto, un neófito y un incontinente. Eso sí, como mínimo, tienes que hacer uno y contar con el equipo, o parte del mismo, que ya habías liado o si no eres sólo un imbécil. Ese proyecto acabó convirtiéndose en Gente Cerca. Por eso mantiene parte del elenco. Pero, aparte de este dato y un escenario concreto, no tenía nada que ver. La escultura debía de contar con una serie de escenarios y efectos demasiado caros, así que retomé una idea sobre redes sociales más barata que se me ocurrió. Mantuve de él a los actores Roger Casamajor (siempre había sido uno de mis sueños dirigirlo desde que lo vi en El Mar, de Agustí Villaronga), Jordi Vilches y el consabido escenario. Además, la historia de Gente Cerca me parecía más atractiva, original, interesante y personal. Mentiría si os dijera que abandoné La escultura sólo por motivos de presupuesto. De hecho, después de La escultura, escribí tres guiones más, uno de ellos, Gente Cerca.

¿Cómo de personal? ¿Te metiste en chats y páginas de contactos para documentarte? ¿Hay algún caso que te pueda haber inspirado?

Digamos que en el clímax de la historia volqué una serie de frustraciones personales en lo que respecta a las relaciones de pareja en su aspecto más pasional e irracional. Acababa de dejar una especie de relación sentimental que forcé hasta límites grotescos de tiempo y aguante y la experiencia puso de vuelta y media mi idea del amor romántico. Salvando las distancias, me sentía como el personaje de Vicente de Gente Cerca, impotente, sacudido y confundido. En definitiva, fuera de lugar. Y ese es un sentimiento profundo con el que fácilmente la gente puede identificarse, por mucho que le desagrade.

Colmenar preparando el rodaje con sus actores, entre ellos Jordi Vilches y

Colmenar preparando el rodaje con sus actores, Jordi Vilches, Roger Casamajor y Eszter Tompa.

Sí, me entregué a fondo para documentarme y vivir experiencias con gente de los chats en primera persona. Suena a excusa, pero realmente empecé a contactar con gente de páginas de contactos en busca de inspiración para una historia relacionada con Internet. Luego, claro, puedes pillarle el gusto, o la manía, y seguir, hasta que descubres qué tipo de papel es el tuyo en esas redes. En mi caso, descubrí que es el mismo que el de la gran mayoría, el del reino de la superficialidad y el placer a corto plazo. Digamos que adquirí la experiencia que necesitaba y otra extra que no hacía ninguna falta. De probar, probé hasta tener una relación seria con una usuaria que no duró ni un mes, precisamente, por las dudas que a ambos nos asaltaban sobre el hecho de habernos conocido a través de un medio donde uno puede ser o decir cualquier cosa con tal de echar un polvo. Jamás llegué a conocer ningún perfil que se ajustara a nada que realmente me interesara a nivel personal más allá de lo puramente físico. Casi siempre encontraba a personas cortadas por el mismo patrón, el cual, pintes como lo pintes, se basa en la conclusión de la soledad, el desencanto y hasta el abandono social; aterrizas en Internet pensando que vas a encontrar algo distinto, por la variedad y el fácil acceso, y lo que encuentras es una parodia de los clásicos estereotipos de toda la vida, solo que acentuados y con el morbo añadido de la falsa identidad y el secretismo (las personas 1379226_580266768699878_1361148825_ncasadas o con pareja insatisfechas o simplemente aventureras ocupan gran parte del territorio virtual de contactos). También acabas descubriendo que, en el fondo, no hay ninguna diferencia entre esas personas y tú; la búsqueda de la felicidad es un fin común.

Hay escenas en Gente Cerca que son recreaciones (muy, muy) libres de anécdotas reales. Sin ir más lejos, el personaje de Itziar Castro está directamente inspirado en una persona con la que chatee. La conversación por chat que mantienen ella y Roger es casi idéntica a la que yo tuve en la realidad. Por supuesto, lo único verídico es la conversación por chat. El resto, lo que muestro en pantalla y el dibujo criminal que hago de ese personaje, es pura invención mía. Y he de decir que tampoco me encontré con nada criminal o ilegal que inspirara mi historia, aunque sí he llegado a entrevistarme hasta con expresidiarias. Y sí, lo confieso, he pasado miedo. Una vez, hablando con una chica en un mirador del Tibidabo, apareció el ex o el novio de ella y nos increpó, se dirigió hacia ella (sin violencia física) con unos celos y una cara de ido que pensé que nos iba a lanzar a los dos al vacío, por contar la anécdota menos rocambolesca. Nunca olvidaba mi función de investigador y por qué acabé metido en ese mundo.

En tus narraciones siempre aparecen historias duras e incómodas con el sexo extremo y la soledad como protagonistas ¿Qué quieres contarnos con gente cerca?

En Sabrina ya recalqué mi interés por ironizar sobre la vida y las personas en contextos terribles o desconcertantes. Creo que una buena historia escabrosa es el escenario idóneo para hablar de extremos, de personas, de cosas. La soledad no es buena ni siempre mala, pero mientras unos la prefieren, sólo en dosis asumibles, a otros les repele y dejan que los destruya. El sexo me interesa a nivel personal. Es un arma compleja y poderosa y la reina de las modalidades. La sexualidad la moldea uno a su antojo, tiene cabida en cualquier contexto. Es donde psique y cuerpo comulgan sin necesidad de atender a razones, solo a pasiones. Yo la uso en mis historias porque me fascina de cualquier modo.

En Gente Cerca explico que, por medio de un relato de horror puro y muy visual, de un psicodrama que no pretende dar lecciones ni juzgar nada, pueden retratarse temas serios, muy actuales, que me preocupan a mí y a todos, pero sin dar tregua al espectador con realidades que no edulcoro, sino que intensifico con la risa incómoda, la violencia y la tragedia. Todo forma parte del show, de lo bonito de un cine personal con el que el espectador conecta y responde porque puede ver reflejado elementos que reconoce, pero no del modo en que tú se los estás pintando.

977301_523991914327364_653173257_o

En algunas escenas prefieres obviar la acción y jugar con el fuera de campo ¿Es para dar mayor crudeza a la situación haciendo que juegue un papel la imaginación del espectador?

Exacto. Desde Sabrina que juego a eso. Puedo combinar escenas de violencia intrínseca mediante una planificación sugerente con pegarte un tiro en la cara a bocajarro y frente a la pantalla. Es como conducir. El propio vehículo te pide cuándo has de cambiar de velocidad, siempre y cuando tengas una base de conducción precisa, segura e incluso bonita, porque hostiarse es fácil.

Es tónica en tu filmografía el llevar a los personajes hasta situaciones límite pero siempre concluyendo con un punto de ternura ¿Es una forma de humanizar a tus ‘monstruos’? ¿Eres en el fondo un romántico?

Es una forma de humanizar a mis monstruos, sí, puesto que mis monstruos son humanos, morales, con inquietudes, y si no lo fueran, me encargaría de que, en su naturaleza, salvaje o no, fueran al menos éticos o consecuentes con su función en la vida. No me interesa el ruido fácil, el bien contra el mal. Eso es algo en lo que no creo y me parece estúpido y de ignorantes. Lo de romántico, no sabría qué deciros. En el sentido clásico y triste, desde luego que sí lo soy, como el que más. Nada gótico, pero sí tétrico.

¿Escribiste el papel pensando en Itziar? ¿Cómo contactaste con ella? ¿Le costó entrar en el personaje?

No. Ya estaba escrito, pero buscaba a alguien con características similares a los de la chica real en la que me inspiré para el personaje. Jordi Vilches me habló de Itziar. Supe quien era. Sabía de su memorable colaboración en Rec 3 y que era la imponente Madame Taboo en el famoso cabaret del Apolo. Contacté con ella y me dio un sí rotundo.

Itziar Castro y Jordi Vilches.

Itziar Castro y Jordi Vilches.

No le costó nada entrar en el personaje, solo hicimos un ensayo y estuvo genial, tal y como se aprecia en pantalla. Itziar canta, baila, tiene gracia y actúa como dios. Es una actriz multidisciplinar y de puta madre. En Gente Cerca no era una secundaria, sino la prota, y lo bordó. Un día estuvo rodando con Alex de la Iglesia en Madrid, interpretando al monstruo gigante de Las Brujas de Zugarramurdi, y el siguiente ya estaba en Barcelona preparada para darlo todo en la escena más brutal de Gente Cerca (la que comparte con Jordi Vilches).

El diálogo es muy importante en tus historias. ¿Haces muchos ensayos con tus actores?

Generalmente, no. Soy más de interactuar y hablar con ellos. Disfruto como un enano dirigiéndolos y dejando que aporten sus propias experiencias o sus puntos de vista a mis diálogos y personajes. Intento que, psicológicamente, actúen de la manera más cómoda y sencilla posible.

¿Qué les pareció el guión? ¿Tuvieron algún reparo en interpretarlo?

El guión les gustó mucho y, en principio, no hubo ningún reparo por parte de nadie, aunque ya en el rodaje, Roger y yo tuvimos una conversación sobre su largo monólogo de arranque del corto, donde habla abiertamente de tener sexo con personas con retraso mental. Se dirige a ellas, también lo hace Jordi Vilches, como subnormales, subnormales fogosas. Tuvo cierto reparo en pronunciar esa palabra en ese contexto, pero le convencí, rápidamente, porque lo entendió enseguida (solo fue una pequeña duda, producto de la tensión del momento), de que normalizar el vocablo era lo más honesto y creíble, y que no tenía connotaciones negativas, al contrario. Siempre he pensado que siguiendo el camino de la corrección política es más fácil caer en la hipocresía y la falsa moral. Mis historias son políticamente muy incorrectas porque quieren ser historias de verdad y no postines cuaresmales.

10628731_759308927462327_740795983855648298_o

¿En cuánto tiempo se rodó Gente cerca?

Rodamos en tres días de locura maravillosa, a una velocidad vertiginosa, a jornada completa y sin pasarnos del plan o el presupuesto. Era un plan muy medido y yo y mi operador y director de fotografía teníamos cada plano muy claro. Hicimos bien un trabajo que hubiera supuesto el doble de días en las condiciones que se suelen recomendar. Nosotros no teníamos por qué cuando mis ideas son captadas por mis colaboradores de una manera tan precisa y fluida, y porque me gusta rodar sin perder el tiempo. El rodaje es mi parte favorita en el proceso general de una película (o un corto, que es lo mismo). Soy jodidamente serio en ese aspecto, y lo gozo y espero que el resto del equipo también lo goce, pese al sufrimiento que has de asumir, un sufrimiento que, a mí al menos, me da vida y sentido. Nunca me asustaría de dar el paso al largo. Es más, mientras más arriesgado y complicado sea éste, mejor.

La música juega un papel relevante ¿Escogiste que sonara en algunos momentos como la de Goblin?

La música, si se usa, siempre juega un papel relevante, o al menos debería. El compositor de Gente Cerca y yo compartimos la misma pasión por la música de grandes compositores de cine italianos. Cuando hablo con él con respecto a sus composiciones para mis cortos, siempre le comento que no tengo ningún interés en plagiar el estilo de ciertos músicos para giallos o poliziescos, sino componer únicamente si se tiene el mismo tipo de sensibilidad, para prolongar ese estilo con melodías originales para mis piezas. Obviamente hay una inspiración, pero no con ánimos de rendir tributo ni guiñar el ojo, ni mucho menos ser retro o moderno de mierda. Lo que podría interesarnos musicalmente va desde Stelvio Cipriani hasta Jay Chattaway, por poner un ejemplo entre docenas de ellos, no necesariamente Goblin, que todo dios copia, conoce y sigue, cuando son tantos los genios de la música que incluso los superan. Me chiflan Goblin o Fabio Frizzi, vale, pero aún más me chiflan Riz Ortolani, Bruno Nicolai y hasta aquel genio del guateque y el pop español que era Alfonso Santisteban, que compuso algunas de las mejores bandas sonoras del cine español de los 70. La música es crucial en mis historias. Ha de ser orgánica, por sutil que sea, como una interpretación física o paso de ella.

¿Cómo consigues que colabore contigo un grupo tan experimentado de técnicos y profesionales?

1661406_487939234648597_1946507429_nNo sé. Lo consigo. Y no todos tienen tanta experiencia. Me intereso por ellos y ellos se interesan por mí. He creado un vínculo muy productivo en estos últimos años que espero crezca y crezca. En cada proyecto es verdad que cuento con gente nueva, pero colaboradores como Jesús Merino o Alex Salom, dos grandes profesionales que saben interpretarme muy bien, mis padres putativos de la imagen en el campo de batalla, están ahora en la brecha a mi lado. No olvidemos que solo tengo un par de cortos de los que me gusta hablar (el resto es importante, pero prefiero olvidarlo). Aunque Gente Cerca tiene una narrativa bastante madura y compleja, un estilo, me estoy formando aún.

Utilizas una paleta cromática de tonos fríos que llegan a degradarse hasta el blanco y negro  ¿Tiene esa utilización del color valor narrativo?

Sí, la frialdad de las imágenes ayudan a representar el desconcierto, la decadencia y el vacío existencial de los personajes, creando una atmósfera especial que visualmente explica cosas por sí sola. La tímida pérdida del color es un asomo de pérdida de la vida. Lo que en principio pueden ser decisiones artísticas meramente estéticas, toman un valor narrativo y dramático indudable. Me tomo muy en serio estéticamente. Por eso procuro siempre rodearme de excelentes profesionales de la imagen, con un estilo propio.

466128_516848258375063_1132050114_o

¿Qué es lo peor y lo mejor que te han dicho de Gente cerca? ¿como ha sido en general su aceptación?

Lo peor que me han dicho de Gente Cerca es, a su vez, lo mejor que me han dicho de Gente Cerca. No hay término medio.

La aceptación pública está siendo entusiasta. Incluso cuando, recientemente, en un festival en el que el corto resultó premiado, había parejas y personas de distintas edades que huían de la sala con cara de asco, pero hablo de caras de autentico asco, indignación y congoja, la satisfacción con un trabajo que funciona era absoluta.

¿Te lo han intentado censurar o te lo han rechazado por su temática? ¿Qué opinas sobre ello?

¿Censurar? ¿Quién? Lo que he hecho hasta el momento está autofinanciado. No creo que, en mis humildes condiciones, nadie tenga el morro, la indecencia ni el poder de censurarme.

CARATULA_dvd_okCreo que muchos festivales sí han rechazado Gente Cerca por su temática, pero eso es algo que jamás podré asegurar. Opino que no concibo que existan moralistas y cortos de miras en el mundo del arte, que podrían morirse de asco en la intimidad de sus aburridas existencias y dejarnos en paz al resto, que no les hemos hecho nada malo ni pretendemos hacerlo.

¿Te has autocensurado en algún momento?

Siempre, pero para bien. Escribir distintos borradores de un guión es, en cierta manera, autocensurarse, y yo siempre lo hago.

 ¿Tienes proyectos en marcha que nos puedas contar? ¿Cambiarás el registro o seguirás por el camino de la sordidez?

Voy a hacer otro corto, sí, tengo mono de rodaje y de contar esta otra historia. No quiero decir casi nada, así es mejor, pero sí que ya tengo un título definitivo y que será una historia de mujeres con actrices maravillosas (me vuelven loco las actrices, y me vuelve loco darles papeles cuyos registros nunca han tocado, plantearles retos). Es un relato de suspense, un drama desbocado, una tragicomedia social y una historia de amor. Creo que es una historia brutal y macabra, pero menos oscura, fría y pesimista que la de Gente Cerca. Será más divertida, por así decirlo. Veamos cómo DSC_0053bmarcha todo. Levantar proyectos siendo 100% independiente es toda una odisea.

Nunca me he planteado cambiar nada. Haga lo que haga, será siempre mío, sea una comedia para todos los públicos o una de terror, sórdida y sangrienta. Me dejo guiar por mi instinto, simplemente.

¿Te has planteado dar el salto al largo?

Me lo planteo constantemente. Es algo en lo que me veo cada vez más capacitado y lo necesito, pensando, claro, en que yo no necesito grandes presupuestos (mis historias suelen ser de personajes en escenarios naturales o minimalistas), aunque sí mucho más apoyo y confianza externos (soy independiente, insisto). Sin embargo, he de centrarme en seguir dando guerra, por difícil que esté el asunto, y aprovechar cualquier oportunidad de cara al futuro. Quiero que el cine sea mi vida. Siento que es mi vida. Es un sentimiento visceral. No lo veo como un capricho ni nada remotamente parecido. Lo amo con todas mis fuerzas y desde todos los ángulos.

PARA VER GENTE CERCA PULSAR AQUÍ

Continuará…

Categorías:EN CORTO

Sergio Colmenar: sexo, soledad y gusanos.

Nos interesamos por Sergio Colmenar cuando vimos su corto Sabrina en el último festival Cryptshow, donde fue muy bien recibido. Así que hemos decidido saber más de él y le hemos hecho esta entrevista. Lo que nos ha contado no tiene desperdicio: todo un ameno y detallado relato de su trayectoria.

¿Nos cuentas algo sobre ti y tus inicios en el cine?

Nací y crecí en la costa alicantina pero fui a parar a Barcelona aprovechando una oferta de cierta escuela de cine, que abandoné a los pocos meses, y aquí llevo instalado desde 2006. Me considero autodidacta a pesar de haber probado a pagar por unos estudios de dirección, producción y marketing que sólo me valieron para hacer algún que otro contacto y meterme en algún rodaje de meritorio, que es, para empezar por la más bajo, donde realmente se aprende . Creo que soy un fanático perverso de la violencia y el humor negro en la cultura popular desde siempre. Nadie me inculcó esta pasión. Con 8 o 9 años, podías dejarme suelto por un videoclub y a la media hora te venía con una docena de VHS’s con carátulas llenas de imágenes grotescas, sangrientas y monstruosas. La TV, que por aquél entonces lo contracultural estaba públicamente bien visto, por lo novedad, también ayudaba. Así que soy uno de esos, educado en el cine, la literatura y todo el folclore relacionado con la Serie B, los subgéneros, la fantasía y el terror. Escribir de cine es algo que también me tira. He colaborado habitualmente en el fanzine valenciano 2000 Maníacos y soy, por qué no reconocerlo, un blogger bastante bullicioso. Empecé a hacer cortos de guerrilla a los 17 años. Hice tres en mi tierra, cada cual, a su muy limitada manera, más ambicioso en todo, pero eso, nunca trascendiendo de un formato más o menos casero. Tuve problemas con los dos últimos que hice allí en lo moral y personal, en serio. Me pidieron hacerme socio de cierta asociación cultural para recibir un poco de subvención del ayuntamiento del pueblo en el que grabábamos. Resulta que el ayuntamiento dio la pequeña subvención sin saber nada del proyecto, únicamente querían verlo una vez terminado. Cuando lo hicieron, quedaron escandalizados. Vieron mi segundo corto, Sevicia (2001), una paja mental de casi media hora que cruzaba el Wes Craven de La última casa a la izquierda con el David Cronenberg de Crash, con chaperos, yonquis, psicópatas, pervertidos y cosas así. Me pidieron que retirara el logo del ayuntamiento de los créditos o si no me follaban vivo con el corto, prohibiéndome moverlo y tal. Me salí con la mía, pero me gané fama, como que empezaba a estar un poco vetao en mi tierra, y encima entonces llevaba pintas. Con el otro, Los regalos de Enric (2003), se llamó, cuando técnicamente uno ya iba mejorando (poco, pero bueno), me retiraron de un festival de cortos de la comarca, en el que me hacía mucho ilusión participar, por infame, degradante y cruel al atreverme a enseñar/representar el asesinato de una niña de 11 años. Me llamó la directora del festival para comunicármelo. Con lo guapa que era la niña y lo bien que  se moría. ¡Joder, que filmé esa escena con los padres de la cría presentes, que soy muy cuidadoso! ¡Y sin sangre ni nada!

Y llegamos a tu corto Nestor

Ya en Barcelona, con contactos estupendos y veteranos de la industria del cine y la TV que deben de estar muy jodios de allá arriba para creer en mí, me he puesto un poco más serio y hecho un par de cortos con equipo chulo, aunque modestos, que me tira mucho lo humilde de presupuesto, por los ideas, digo, que dan para eso, porque medios y calidad en general para abordarlas intento no escatimar. A dirigir, básicamente, aprendí más currando en rodajes que haciendo el animal en mis cortos de guerrilla. He hecho de todo en pequeñas o grandes dosis, desde el ridículo de extra hasta de ayudante de técnico de Fx, arte o de maquinista. Mi primer corto rodado en Barcelona fue Nestor (2008), cuya polémica aún no sé si sólo es producto de habladuría o cachondeo de colegas y algún que otro pájaro que me conocerá de Internet o real. En todo caso, es un corto de erotismo guarro, medio porno, para pajas, según tengo entendido, porque sus elementos discursivos y apologetas sobre la violencia en el cine, que tan en serio me tomé en primera instancia, parecen ser lo de menos o una completa macarrada. Me gusta muy poco ese corto, la verdad, aunque reconozco que, por los pocos medios con los que a veces contábamos para ciertas escenas, creo que es un buen trabajo, hay entrega ahí, pero sufrí horrores haciéndolo, tuve dos equipos distintos (me deshice del primero por desavenencias irreconciliables) y, encima, me responsabilicé de demasiadas cosas a la vez por la ineptitud de otros (de los del primer equipo, digo). Eso sí, fue un gran entrenamiento y cosechó un premio, el del público en Navidades Sangrientas, La Muestra de cine fantástico y de terror de Alicante en su edición de 2008.

Nestor (2008) from La Setta Films on Vimeo.

Vale. Pero danos detalles, detalles…¿Te escogiste como actor para Nestor por motivos económicos o por retozar con Salma de Nora? ¿Por cierto, como se te ocurrió contar con ella? En nuestra opinión funciona muy bien, al igual que le ocurrió a Dani Moreno con otra actriz porno, Dunia Montenegro.

Por motivos de urgencia, al principio. Hice un casting con algunos actores de teatro y estudiantes de arte dramático y ninguno era Nestor. De pronto, me detuve a pensar y me dije “¿pero qué coño estoy haciendo? ¡Escribí ese personaje pensando en mi voz! Ya he actuado antes. Puedo hacerlo yo mismo. Encima, doy el perfil.” Por eso lo hice. El papel de Salma lo escribí para ella. Como en Nestor hay escenas de sexo bien subiditas de tono, pensé inmediatamente en una actriz que, además de saber follar, supiera actuar. Yo, por aquél entonces, compartía piso con el dueño de una agencia de cine porno bastante importante. Él podía conseguirme a casi cualquier actriz de cine porno afincada en España que se propusiera. Pensé en Salma porque le vi ciertas aptitudes de actriz dramática en no sé qué peli de mete-saca española, y porque no tenía nada de plástico en el cuerpo. Le hicimos llegar el guión y me llamó en nada, aceptando encantada.

¿Alguna anécdota del rodaje? Hubieron varias, pero supongo que la más curiosa para mucha gente es que no disfruté absolutamente nada haciendo las distintas escenas de sexo como actor, más bien al contrario, o que “follaba” con un calcetín en la polla en las escenas con Salma (en la escena con Natalia, la otra actriz con la que tengo sexo no real en el corto, ya “follé” sin nada, pero con la polla fláccida –era como latiguear un coño, o un culo, no me acuerdo, con una manguera-). Pensar en sexo con la presión del rodaje, con las responsabilidades que me tocó asumir, no era posible, aparte de que no convenía para nada. Para un novato, actuar y dirigir a la vez no es fácil o cómodo ni tiene que serlo, y menos desnudo y follando de broma.

Aunque Sergio no esté satisfecho de este corto, sí ha sido de nuestro agrado.  Tiene muchos aciertos de sintáxis: el uso de la cámara de fotos como excusa para el flashback; el corte tras el primer encuentro sexual de Néstor que permite el efecto sorpresa del final (sin que resulte un salto injustificado, que es el mayor problema al que se enfrentan estos giros); y, sobre todo, la utilización del que bien podría llamarse plano Kierostami (por las veces en que este director lo usa), esto es, expresar el desdoblamiento Jeckill/Hyde a través de la imagen del protagonista reflejada en el espejo mirando directamente a la cámara, de modo que ese reflejo es también alter ego del espectador, su lado oscuro es nuestro lado oscuro.

Con pocos elementos consigue una trama bien trabada que cumple debidamente con la exposición del concepto: la reflexión sobre la violencia en el cine y su valor catártico.

Y ahora hablanos de Sabrina, tu, hasta ahora, último corto.

Sabrina, que hice el año pasado, sí fue una buena experiencia. Lo grabamos en tiempo record (una jornada), su duración es de 5 minutos de nada y narra una simple anécdota hogareña o gag macabro que esconde una auténtico bombazo contra las relaciones humanas. Es lo mejor que he hecho, con sólo tres actores y un escenario. Creo que hicimos un gran trabajo con la fotografía, los Fx son muy sofisticados y Jordi Vilches, el prota, sencillamente se sale. Era la primera vez que escribía comedia estricta y estoy muy orgulloso del resultado. A la gente le encanta, se ríe un montón, y eso que el corto, como metáfora, no podría ser más desolador, incómodo y nihilista. De momento aún se está paseando por festivales de todo el mundo, lleva como menos de un año de tour por ellos y no esperaba el éxito que está teniendo, la verdad, porque para mí es un éxito que un corto de 5 minutos con tres actores y un escenario grabado en un día esté siendo seleccionado en los festivales de cine fantástico y de terror más importantes del mundo. Incluso ganó un festival hace muy poco, Postmortem, festival de cine bizarro y extraño de Aguascalientes (México).

 ¿Como decidiste contar con Jordi Vilches? ¿Fue tu primera elección para el papel, que por cierto, borda? Pensé en Jordi más tarde. Su papel lo empecé escribiendo para mí mismo. Cuando me puse con el 2º borrador del guión, tuve claro que ya pasaba de actuar (cosa que sigo manteniendo) y que el papel debía ser más cómico, no tan rematadamente oscuro como era al principio. Con Jordi siempre quise trabajar. Soy muy fan y simplemente lo quise. Jordi en Gracia es el rey del mambo, y yo allí tengo amigos, así que nada, alguno en común tenemos y dar con él no fue difícil. Le hicimos llegar el guión y listo. Le encantó.

Por cierto ¿Cómo se consigue tanto gusano y un amigo dispuesto a dejar que le recorran la cara? Los gusanos los conseguí en una tienda de pesca de Barcelona. No sé si es la única. Está en la Barceloneta. Venían en un taper, y fue complicado rodar con ellos. Son muy escurridizos y no pueden pasar demasiado tiempo fuera de la nevera o se vuelven moscas, que es lo que al final pasó. Teníamos que ir detrás de ellos constantemente. Los colocabas sobre el actor o sobre la mesa y se iban corriendo a todas partes excepto a la zonas donde querías que se quedaran quietos. Tampoco queríamos hacer daño a ninguno. Ivan, el técnico de Fx, insistió en que así fuera, pero no pudo ser, finalmente, alguno tuvimos que sacrificar cruelmente. Lo siento mucho. Pablo es colega y una groupie de Nestor. Fue fácil convencerlo. Se portó estupendamente. Muchos no soportarían lo que el soportó. Aparte de las horas de maquillaje, cuando el factor gusano impactó en su cara, más mal lo pasé yo. Me acojoné. Los gusanos se le quedaban a dormir entre las cejas, y no había manera de sacarlos de allí. Algunos intentaban entrarle por la nariz, ojos y orejas. Creí que, si alguno conseguía entrarle por algún orificio, le iban a comer el cerebro o algo así. Como anécdota graciosa y lavarme yo las manos de algunas cosas, añadir que la idea de que Jordi se comiera un gusano en el último plano del corto, fue idea del propio Jordi. Repetimos dos veces la toma, por lo tanto, se comió dos gusanos.

Sabrina demuestra que Sergio es un director que evoluciona y madura con cada uno de sus trabajos. Arranca con una serie de planos en escorzo tomados desde los dos lados de la mesa en la que están sentados los personajes. Este cambio de ángulo nos provoca la ilusión de un plano-contraplano de modo que nos parece así que aistimos a un diálogo entre dos personajes aunque sólo oigamos hablar a uno. Tras un plano detalle de un vaso lleno de gusanos la cámara retrocede y muestra a un tercer personaje fuera de foco: Sabrina. Ese es el primer replanteamiento de la trama a la que nos conduce Sergio: parece ahora que la conversación tenía por objeto aclarar que no pueden seguir seguir juntos porque el protagonista tiene una nueva pareja. E inmediatamente el contraplano que muestra al personaje que ha permanecido en silencio introduce un segundo y definitivo replanteamiento: la conversación no ha sido tal, sino que todo ha sido un monólogo dirigido a un muerto en descomposición que será sustituido por un nuevo cadáver, el de Sabrina, que será desde entonces la nueva compañera del protagonista. Con estructura de gag, nos obliga igualmente a reflexionar sobre la soledad y las dificultades de las relaciones humanas.

¿Que nuevos proyectos tienes en cartera?

Ahora mismo, como siempre tengo proyectos que quiero sacar adelante, estoy maquinando otro corto con el que ya hemos empezado con la preproducción. Se llama “La escultura”. Cuando le cuento a la gente que su premisa está directamente relacionada con el utópico negocio de las snuff, me dicen que eso está muy pasao, pero precisamente por eso que un tema tan manido necesita un vuelco, que es, por supuesto, lo que pienso darle con este proyecto que me encanta. Además, es una cosa muy coyuntural para bien, aprovecha la asfixia laboral actual, habla irónicamente de la utilidad de las redes sociales de Internet y creo que funciona como sátira del artisteo moderno. Contará con actorazos (Roger Casamajor, Jordi Vilches…), pero su humor será aún más oscuro que el de Sabrina, y de simpático nada. Ya no será tan comedia, qué va, aunque también, un poco.”

Ya solo queda agradecer la amabilidad de Sergio con nosotros, y quedamos a la espera de su nuevo trabajo, que visto lo visto, estamos seguros de que no nos defraudará. Seguiremos informando.

Categorías:EN CORTO

Diario de Serendipia en Sitges: Año de la pandemia. Cuarta cápsula

26 octubre 2020 Deja un comentario

Una nueva jornada de festival que, coincidiendo con el fin de semana, ha animado la asistencia de público y con ello la taquilla, llenando de una animada anormalidad las calles y las salas de Sitges. Y para nosotros es una jornada muy especial, porque tendremos dos buenos títulos más y porque será el reencuentro con uno de los grandes clásicos de Paul Naschy y en las mejores condiciones. Todo en una día en el que nuestros amigos Octavi López Sanjuán y Sergio Colmenar presentarán también sus libros dedicados a dos importantes sagas del terror de los ochenta, lo cual nos lo contará el propio Octavi. Vamos a ello. 

Serendipia comienza el día más tarde de lo habitual, pues también prevé que se acostará más tarde, y lo hace con dos películas que suponen el debut en el largometraje de sus directores. La primera de ellas, Sea Fever (Neasa Hardiman, 2019), es una muy entretenida propuesta que mete al espectador en un espacio reducido, un barco, en el que junto a una pequeña y variopinta tripulación se las tendrá que ver, en la inmensa soledad del océano, con un pringoso y enorme ser primigenio y tentacular. Todo en una eficaz monster movie con ecos de El enigma de otro mundo (The Thing from Another World, Christian Nyby y Howard Hawks,1951), con una intriga muy bien estructurada y unos personajes muy bien construidos que tendrán que aceptar sus propias responsabilidades para con su propia especie, pues como posibles portadores de las larvas del ser, estará en sus manos evitar que la criatura llegue a tierra firme. Lo dicho, una buena cinta de terror, sencilla y eficaz, que podremos ver en nuestras pantallas próximamente como Contagio en alta mar gracias a A Contracorriente.

Posiblemente la soledad sea uno de los males endémicos de nuestra sociedad y sobre ella va Rent-a-Pal (Jon Stevenson, 2020), una película que nos cuenta la historia de David (Brian Landis Folkins), un cuarentón obeso que cuida de su madre senil y que busca compañía con la que consolar una vida monótona. La encontrará en una extraña cinta de video hallada en el cajón de saldos de una agencia matrimonial que David frecuenta y en la que los y las candidatas se conocen mediante mensajes grabados en cintas VHS. Desde esa cinta su protagonista (un inmenso Wil Wheaton) parecerá dirigirse directamente a él. Sordidez, tristeza, obsesión y alcohol en este viaje a la locura en una de las películas que más nos interesó de esta edición del festival y que formaba parte de la sección Noves Visions. La cinta de Stevenson no solo es aguda en su disección del desamparo, encierro y clausura que embotan el alma del protagonista hasta obnubilarle en la enajenación, sino que es igualmente atractiva en su propuesta formal: en su lenguaje expresivo interpola la imagen de vídeo doméstico con la cinematográfica, una interacción que ofrece grandes posibilidades visuales y escenográficas (magistral el clímax en el que en un primer plano fijo David dialoga con la pantalla de su televisor) y que le imprimen su carácter de cine de autor que sabe combinar el discurso experimental con la tradicional arquitectónica del cine. Buen ritmo, buenas interpretaciones y excelente puesta en escena convierten a esta pequeña película en una de las joyas que pudieron verse en esta edición.

Mientras Serendipia estaba inyectándose en vena estas sesiones de cine, en otra zona del Melià dos buenos amigos presentaban sus más recientes libros,  Octavio López Sanjuán y Sergio Colmenar, y dado que Serendipia aún no tiene el poder de bilocarse, dejemos que el propio Octavio, uno de sus protagonistas, nos cuente como fue el evento:

Presentación de “Hellraiser: Mitología del lamento” de Sergio Colmenar y “¡Está vivo! La saga mutante de Larry Cohen”, de Octavio López Sanjuán

Para el domingo 11 de octubre a las 13:15 horas estaba fijada la presentación de las novedades de la colección Noche de Lobos, de la editorial Applehead Team. Previamente, Octavio López y su bebé mutante estuvieron realizando un paseo matutino por todo Sitges donde los vecinos pudieron deleitarse con el llanto y las facciones de la criatura, a la vez que los más atrevidos se fotografiaron con la icónica creación de Larry Cohen.

La citada presentación, preparada en la sala Garbí del Hotel Meliá, tuvo un aforo de más de una treintena de asistentes, un tanto sorprendente a tenor de las complicadas circunstancias en las que se estaba celebrando el certamen de este año. Entre los asistentes, figuraban insignes figuras de la prensa fantástica nacional, como Pako Mulero, Santi Serrano, Laureano Clavero, Jordi Arasa, Adrián Roldán o José Mellinas.
Por supuesto, el bebé de Cohen daba un buen recibimiento a los asistentes, orgulloso en su carrito a la entrada de la sala, si bien la auténtica bienvenida la ofreció la escritora y periodista Desirée de Fez, que presentó de manera distendida y agradable a los intervinientes en la presentación. Por un lado, Sergio Colmenar, autor de Hellraiser: Mitología del lamento, se ocupó de describir el enfoque tan personal que había empleado para desglosar el aberrante mundo de Clive Barker y cómo había desarrollado en su libro todo el universo del autor. Por otro lado, Octavio López explicó cómo y porqué decidió escribir un libro sobre la saga de los bebés asesinos de Cohen. Entre ellos, el experto en cine mutante Enrique Muniesa se ocupó de dirigir el diálogo entre ambos autores, dotando de una dinámica fresca y divertida la charla. Conforme se desarrollaba la presentación, los autores intercambiaron preguntas sobre sus respectivos trabajos y sobre las temáticas que su compañero había tratado, ya fuese sobre la existencia de una adaptación definitiva de Hellraiser, o sobre el punto de inflexión que supuso en la carrera de Larry Cohen su encuentro con Michael Moriarty. Después, los asistentes más curiosos realizaron varias preguntas a los autores sobre futuros proyectos y los pormenores de cada uno de los libros.
Al final de la charla, se proyectó un breve pero intenso video promocional de las futuras publicaciones de la editorial Applehead Team para la nueva temporada. De este modo, a ritmo de Power of the Night, de la película Critters, fueron desfilando los icónicos rostros de Freddy Krueger, Jason Vorhees, los demonios italianos o los mismísimos Krites. 
(Fotos y texto presentación por gentileza de Octavio López Sanjuán)

Pero para Serendipia esta edición era también muy especial porque le daría ocasión de poder revisar, en inmejorables condiciones, el Santo Grial del cine de Paul Naschy: El Huerto del Francés.

ENRIC PÉREZ, UNA VIDA PARA EL CINE

Enric Pérez en marzo de 2017 durante la presentación del BCN Film Fest (Foto: Serendipia)

Por fin alguien ha puesto aceite a las ruedas y se ha podido restaurar El Huerto del Francés directamente desde el negativo original. Esa persona ha sido Enric Pérez Font. Nacido en Barcelona, Enric Pérez es una apasionado del cine: operador en la Filmoteca Nacional, en 1982 se hizo cargo del cine Verdi de Barcelona que corría peligro de convertirse, como tantos, en un bingo, y la operación se saldó con tal éxito que contribuyeron a dinamizar un barrio que por entonces estaba envejecido y muy lejos de ser lo que es en la actualidad.

En una primera etapa (1983-1986), en la que Pérez Font comparte la gestión del Verdi con Joan Pol, se ofrece cine popular en sesión doble, pero la colonización generalizada del video doméstico hace que la recaudación de los cines se derrumbe, por lo que tocó reconvertirse: a partir de 1987 y ya en solitario, Pérez Font decide dividir la sala en tres y comenzar a ofrecer cine en versión original subtitulada. Así, en los Verdi se pudieron ver por primera vez sin censura y en su idioma original películas como ‘Teléfono rojo, volamos hacía Moscú’, de Kubrick. La propuesta tuvo mucho éxito y provocó una transformación del barrio a principios de los años noventa, mientras, Enric Pérez se convertía en distribuidor importando, entre otras cinematografías, obras pertenecientes al cine asiático.

Películas como ‘Un lugar en el mundo’, ‘La doble vida de Verónica’ o ‘La linterna roja’ tendrán mucho éxito y permanecerán meses en cartelera. En 1992 compra la discoteca Beat Verdi que estaba sobre el cine y abre dos nuevas salas, que se incrementarán con otras nuevas que abrirá en la calle Torrijos, las conocidas como Verdi Park. Un enorme éxito que peligró cuando se incrementó el IVA de los cines del 8% al 21% en 2012. Afortunadamente, Pérez se asoció con Adolfo Blanco, fundador de A Contracorriente, que cogió el testigo y consiguió levantarlos, eso si, ofreciendo en su programación una equilibrada mezcla de cine de autor y comercial.

Persona, como hemos visto, inquieta, Enric Pérez se dedica actualmente a la restauración de películas y ha sido el responsable de hacerlo con ‘El Huerto del Francés‘, una cinta practicamente perdida, tal y como decíamos en nuestro extenso artículo sobre el film, así que cuando todos dábamos por imposible el poder llegar a ver esta joya en salas o tenerla en Blu-ray… sucedió el milagro. Y no solo hemos podido disfrutarla, en una copia maravillosa y prístina con el color y el sonido restaurados en el Festival de Sitges, sino que, tal y como anunció el propio Pérez, el día 3 de diciembre estará disponible en edición Blu-ray  de la mano de Divisa en una edición digipack con libreto de 16 páginas y muchos extras, que tendrá su prolongación en otra editada en Estados Unidos, aunque con una compañía que desconocemos, pues todavía se encuentran en negociaciones y Pérez no quiso especificarnos el sello que podría llevarse el gato al agua. Enric Pérez nos contó que hay más restauraciones en cartera, pero que de momento prefiere no dar más detalles hasta ver qué tal funciona y como es recibida El Huerto del Francés.

Pero dejemos que el mismo Enric Pérez les cuente más detalles, pues la velada se inició con una introducción del responsable de la restauración del film y de Sergio Molina, hijo menor del actor, guionista y director del filme, introducción que grabamos para poder ofrecerla íntegra en Proyecto Naschy (rogamos sean indulgentes con el accidentado inicio del video):

Y felices, terminamos la cuarta jornada de este festival en el que, como vemos, hubo espacio también para los milagros cinematográficos.

Cryptshow 2018: Visiones del purgatorio

Un nuevo Cryptshow  y una nueva experiencia, impredecible para todo aquel que no sea muy, muy, muy íntimo de la organización, pues son, nunca mejor dicho, una tumba. No ya con su programación, sino también sobre qué tipo de festival nos podremos esperar. Tan solo sabíamos, ya desde el pasado año, un dato: que nos llevarían al Purgatorio. 

Y ¿Qué es el Purgatorio?, el diccionario de la RAE, nos ofrece dos definiciones:

En la doctrina católica, estado de quienes, habiendo muerto en gracia de Dios, necesitan aún purificarse para alcanzar la gloria. 

Lugar donde se pasa la vida con trabajo y penalidad

O dicho de otro modo: si nos quedamos con la segunda aceptación resulta que todos (menos ciertos privilegiados) vivimos en el Purgatorio. ¿Sorpresa? 

¡Bienvenidos al Purgatorio!

¡Bienvenidos al Cryptshow 2018!

Todas las fotos Serendipia (menos las indicadas)

Tras un Antepurgatorium, durante el cual se realizaron algunas actividades como presentar el libro del festival, Visions del Purgatori (Males Herbes, 2018), en el Hash Marihuana & Hemp Museum, y la inauguración de las exposiciones El meu veí Totoro. Exposició 30 anys en Espai Betúlia y Postergeist III en Cooperativa Cor de Marina, se celebró en El Círcol la décimo segunda edición del Cryptshow, que trajo a Badalona el mejor cine, las más interesantes novedades literarias, la más sugestiva música y, en resumen, todo lo que pueda interesar a todo buen aficionado al fantástico y el terror. Desde que el certamen abriera sus puertas, desde hace tres años, a cambios en su estructura, muchas sorpresas han tenido lugar para los que no nos perdemos este festival, que se ha convertido, también, en una de las propuestas más originales de entre todas las que conforman el TAC (Terror Arreu de Catalunya). En esta ocasión la programación se ha dividido en dos fines de semana consecutivos y temáticos:  uno, el viernes 29 y sábado 30 con los eventos musicales, dejando las actividades cinematográficas y literarias para el fin de semana siguiente. Y sí, hemos dicho eventos musicales pues, tras invitar a actores y directores, práctica habitual en diversos festivales cinematográficos, en las tres últimas ediciones el cómic ha protagonizado el Cryptshow, con invitados como Josep Maria Beà, Juan Giménez y Gilbert Shelton . Pues bien, en esta edición ha sido la música la que ha tomado Badalona, pues a la inauguración con clásico del cine orquestado en vivo se le ha sumado una figura que aúna cine y música con especial peso para los amantes del cine de terror: Simon Boswell.

Pero, vayamos por partes.

LA MÚSICA DEL PURGATORIO

Con Agustí Buson en L’Inferno

Por cuarto año consecutivo Agustí Busom puso música en directo a un clásico del cine, y L’Inferno es cine clásico en estado primitivo. Datada en 1911, la cinta fue dirigida por Francesco Bertolini y Adolfo Padovan, dos nombres olvidados de la prehistoria del cine, y está basada en uno de los episodios, el más popular, de La Divina Comedia de Dante: el infierno, que inspiró las inmortales ilustraciones de Gustavo Doré que tanto popularizaron, a su vez, la obra del poeta, que dio pie al adjetivo dantesco. Y se nota la influencia de Doré en la película, con esos cuerpos apelotonados y condenados a perpetuidad, algunos semi enterrados, de tal modo que lo que los directores escenifican es la visión de Gustavo Doré de la obra de Dante.

Aunque Agustí Busom se presento en esta ocasión con un grupo más reducido, también presentó una partitura más trabajada. Tocó la guitarra y cantó, acompañándose de un magnífico violinista e improvisando y añadiendo ambos solos a una música pre-grabada con la que dotar de vida a un experiencia muy especial: la visita al infierno de Dante y Virgilio y del espectador a un pasado, ya lejano, en el que el cine todavía estaba naciendo. Una delicia y una de las actividades favoritas de Serendipia.

Una situación que suele ocurrir en todos los festivales es que, por causas ajenas a la organización, salten actividades del programa, y este año no iba a ser menos, teniendo que suspenderse la Second International Movie-Table-Quiz in Badalona, que iba a tener lugar en el Bar Estrop, aunque por una razón más que justificada, como pudimos saber. Eso sí, la circunstancia sirvió de excusa para alargar allí la velada cerveza en ristre. Serendipia aprovechó para hacer su tradicional degustación de cervela en el mejor Frankfurt de Catalunya.

De viaje con Simon Boswell 

Simon Boswell con su Sierra Circular 

El londinense Simon Boswell fue el escogido para recibir el premio honorífico en esta edición del Cryptshow. Músico desde los 12 años, grabó su primer disco en solitario, The Mind Parasites, en 1975, con tan solo 19 años. Dos años después, en plena eclosión punk, forma la banda de Power Pop, Advertising, tras cuya disolución se dedicó a la producción.

En 1985 y a instancias de Dario Argento comenzó a componer música para películas. Tras realizar las bandas sonoras de Phenomena (Dario Argento,1985), Demons 2 (Lamberto Bava,1986) y Deliria (Aquarius, Michele Soavi, 1987), se lanza de lleno a trabajar para el cine, obteniendo innumerables premios en todo el mundo, siendo nominado en dos ocasiones a los premios BAFTA.

Uno de los directores del Cryptshow, Toni Benages, dando el premio honorífico del festival a Simon Boswell 

La lista de directores con los que Boswell ha trabajado incluye a Danny Boyle, Michael Hoffman, Clive Barker y Alejandro Jodorowsky. Así como Richard Stanley, director sudafricano al que le compuso la banda sonora de Dust Devil (1992), película que el Cryptshow ofreció antes del concierto de Simon Boswell and The And que tendría lugar esa misma noche.

El músico demostró amabilidad y cercanía con todos, tanto en la charla que ofreció por la mañana (que les ofrecemos íntegra en los dos vídeos que vienen a continuación) como antes y durante el concierto que ofreció con su banda, The And, creada en 2014 y con la que repasa las bandas sonoras más emblemáticas que ha compuesto, en un montaje audiovisual de lo más lisérgico.

(Videos gentileza Felix Cárdenas)

CINE Y LA LITERATURA EN EL PARADISUS TERRENUS

El segundo fin de semana del festival estuvo centrado, además de en ofrecer todos los cortometrajes de la sección oficial, en otras actividades habituales del Cryptshow:

Terror en corto

Nuevamente el número de cortos finalistas se ha reducido. En 2015 fueron 60 cortometrajes a competición; 50 en 2016; 48 en la pasada edición y 40 en la presente, que se ofrecieron al público distribuidos en siete bloques, uno de ellos matinal y dirigido especialmente al público infantil y juvenil bajo el auspicio de Eduvic, cooperativa de iniciativa social sin ánimo de lucro que trabaja con la infancia, la adolescencia y la juventud en riesgo social. Este pase contó, además, con un taller de maquillaje y FX a cargo de Your Make Up.

La selección de cortometrajes, como es habitual en el Cryptshow, fue variada. Desde obras realizadas con muchos medios a productos más humildes, pero todos imaginativos y  provenientes de diversas partes del mundo.

PALMARÉS CRYPTSHOW 2018
El jurado oficial de Cryptshow Festival 2018, formado por Roser Messa, Mònica Murguia, Carme Puértolas, Susanna Solorzano y Sandra Uve  ha decidido el siguiente palmarés:
–XII Premio Sierra Circular:  Baghead de Alberto Corredo Marina por se perfecto en ritmo, guión actores y tener una fantástica fotografía. 
-Premio del público: Baghead de Alberto Corredo Marina.
Otros premios:
Mejor animación: Bendito Machine VI-Carry on de Jossie Malis. Por sus referencias a grandes películas de género con una estética espectacular.
Mejor director: Alberto Corredor Marina por Baghead. Por saber orquestar una historia compleja a tiempo real.
Mejor guión: Marie Dvorakova y Mica Schaffer per Who’s Who in Mycology. Por ser un buen viaje y homenaje al borroquismo de Delicatessen.
Mejor actor: Alexander Fournier por Nightcrosser. Por saber interpretar, a la vez, al Nosferatu de Murnau, al Conde Vlad de Coppola y a Bracula Condemor de Chiquito.
Mejor actriz: Gemma Whelan por The blue door. Por la tensión que trasmite sin decir ni una palabra.
Mejor banda sonora:  Antoni M. March y  Fire The Animal por Lunch Ladies. Por saber orquestar el sueño de dos fanáticas.
Mejor Efectos Especiales: Cédric Dupuis per Comme tous les matins. Cogido por bridas, pero con los mejores efectos.
Mejores Efectos Visuales: Florian Brauch, Matthieu Pujol, Kim Tailhades, Yohan Thireau y Romain Thirion por Hybrids. Por la fluidez, el dinamismo y la hiperrealidad de los efectos.
Mejor fotografia: Josefa Celestin por Even Horizon. Por saber combinar el espacio natural con el fantástico. 
Mención especial: A la mejor dirección de arte para Martin Žiaran por Who’s who in Mycology.

Otras actividades

La activa colaboración que el Cryptshow mantiene con el festival Nits de Cinema Oriental de Vic proporcionó, además de la bienvenida presencia de su director, Quim Crusellas, una cinta de Corea del Sur, Fabricated City (2017), premio del público en la última edición de las Nits, que el mismo Quim se encargó de presentar.  Esta cinta, la segunda de su director, Kwang-Hyun Park, tras 12 años sin ponerse tras la cámara, es un thriller vertiginoso como tan solo parecen saber hacer los coreanos. Con un gran sentido del espectáculo y esmerado dominio de los recursos de la intriga, en él prima la acción, por supuesto, pero con un argumento salpicado de fantástico, videojuegos y freaks tecnológicos entre los que no falta el fenómeno -de momento oriental- de los hikikomoris, jóvenes que se han sumido en un aislamiento extremo en sus habitaciones con la única salida de Internet. Todo engarzado en una maquinaria perfecta que in crescendo va mezclando drama carcelario, ciencia-ficción, comedia y thriller de acción hasta dejar al espectador sin respiración.

No hay que olvidar la importante vertiente literaria del festival, que tuvo un excelente e inesperado adelanto el jueves 5 con la presentación del libro Del Boom al Crack. La explosión del cómic adulto en España (1977-1995), que publicado por Diminuta Editorial, está formado por diferentes ensayos y entrevistas firmadas por algunos de los principales especialistas en el tema, entre los que figuran Daniel Ausente, Roberto Bartual, Rubén Lardín y Álvaro Pons, entre otros, ofreciendo miradas desprejuiciadas, análisis abiertos e innovadores, libres de mitificación acrítica y conformando una visión múltiple del surgimiento y final de un fenómeno clave en la historia del cómic español.

Foto: Félix Cárdenas

Por su parte, el habitual Vermut literari de los sábados contó con la participación y presentación de Diego López y el último número del fanzine El Buque Maldito;  Guillermo Triguero y Lluís Rueda, autor y editor de The Room. Un desastre fílmico convertido en obra de culto (Hermenaute); Sergio Colmenar, autor de Carne y vídeo. En las entrañas de la cinta de culto Videodrome (autoedición); Viktor Lamb, autor de El cazador de inmortales (Terra Ignota) y Miguel Ángel Toro, autor de Deceso programado (Tres inviernos). Todo ello en L’Espai Betúlia con posterior sesión de copeo y compadreo en El Cor de la Marina.

El año pasado se tuvo que suspender la Necroantología de poesía badalonina de Marçal Font i Espi, que, con acompañamiento de saxo y ballet, iba a tener lugar en el cementerio del Sant Crist. Una original actividad que se inició en la edición de 2016 y que en esta duodécima edición se ha retomado. Una velada de medianoche en la que versos y relatos cortos suenan entre tumbas y panteones, con la participación de dos de los poetas más reconocidos del momento: Núria Marínez Vernis y Martí Sales

 

Finalmente y en relación con la faceta literaria del Cryptshow cabe añadir que, al igual que anteriores años, durante los días de festival hubo un puesto en la Plaça de l’Ajuntament donde estuvieron a la venta las novedades de Hermenaute, Edicions Secc y los magníficos posters y diseños de Mikiedge. ¿Que quién es Mikiedge? pues el responsable de la cartelería original de la sala Phenomena, entre otras cosas.

DESPEDIDA Y CIERRE

Cryptshow on the beach! (Foto: Cryptshow)

De modo que, como siempre, desde Proyecto Naschy felicitamos a Cryptshow por una nueva y perfecta edición de este festival que tan bien nos trata. A nosotros y a todo el mundo. Sin duda uno de los más innovadores que pueden encontrarse. Abierto a todo tipo de disciplina relacionada con lo que une a la organización del festival y su público: el fantástico y el terror. Ya solo quedaba el domingo, y el Cryptshow salió del Círcol y se llevó a la playa todos los cortometrajes ganadores de este año, proyectándolos en una pantalla en el exterior  de La Doncella de la Costa, histórico local de Badalona que este año ha funcionado como lugar de esparcimiento nocturno post-Círcol. Y es que Cryptshow no es solo cortometrajes y cine, forma parte también de su esencia el reencuentro con los amigos y las conversaciones con una fría cerveza en la mano. Contactos de los que pueden nacer proyectos, aunándose así lo lúdico con lo profesional, de ahí que resulte tan importante que el Círcol sea una sala cinematográfica, sí, pero también un bar, y que estén situados en pleno corazón de Badalona.

¡¡¡Nos vemos en Cryptshow 2019!!

Categorías:Cryptshow

Ya se puede consultar la programación completa del Cryptshow Festival

Ya está lista toda la programación de uno de nuestros festivales favoritos, Cryptshow, que cada año parece reinventarse y que este año ha centrado en la música varios de sus eventos. Celebrado, en su parte central, en dos fines de semana, Cryptshow contará con la presencia del reputado compositor Simon Boswell, que ofrecerá un concierto con su banda The And, además de ofrecer una charla y presentar una de las películas de cuya banda sonora fue responsable, “Dust Devil” (1992), de Richard Stanley. Pero también el cine y la música será protagonista de la inauguración con “L’Inferno” (1911), musicada en directe per Agustí Busom. El segundo fin de semana estará centrado en proyectar los cortometrajes que compiten por la Serra Circular de esta edición y por la Nit Asiàtica, que contará con el film “Fabricated City” (2017), de Kwang-Hyun Park. Además del imprescindible vermut literari. Todo esto y mucho más en Cryptshow 2018

ANTEPURGATORIUM

Expo “El meu veí Totoro. Exposició 30 anys”
Del 29 de junio al 8 de julio. Espai Betúlia. Entrada libre.

Expo Cryptshow Festival. Incluye la mostra Postergeist III de Miki Edge e ilustraciones de alumnos de l’Escola D’art i Superior de Disseny Pau Gargallo.
A partir del 29 de junio. Cor de Marina. Entrada libre.

PURGATORIUM

Viernes 29 de junio
21h Inauguració L’Inferno (1911), musicada en directo por Agustí Busom.
El Círcol, BDN. 6€

23h Second International Movie-Table-Quiz in Badalona
Bar L’Estrop (Riera de Matamoros, 44) Entrada libre.

Dissabte 30 de juny
11h30 Charla con Simon Boswell.
Hostal solimar (Carrer de la Caritat, 29) Entrada libre.

19h Projecció Dust Devil (1992), de Richard Stanley. Con Simon Boswell.
El Círcol (C. Sant Anastasi, 2) Preu: 4€

22h Concierto de Simon Boswell y la banda The AND.
El Círcol (C. Sant Anastasi, 2)15€ (incluye Dust Devil)

PARADISUS TERRENUS

Viernes 6 de julio
10h  Sessió Oficial 1: taller de maquillaje FX i selección de cortometrajes para el público juvenil. El Círcol (C. Sant Anastasi, 2) Aforament complet

THE LIQUEFACTOR (2017, França)
PORCELAIN STARE (2017, Suïssa)
EVENT HORIZON (2016, Regne Unit)
REAPER (2018, França)
OCULUS MALUS (2017, França)
MIDNIGHT DELIVERY (2018, EUA)
VOYAGERS (2017, França)
SHOES (2017, Bèlgica)
TIME CHICKEN (2017, Regne Unit)
HAY ALGO EN LA OSCURIDAD (2017, Espanya)

18h Sessió Oficial 2
El Círcol. 5 € todo el día.

BENDITO MACHINE VI – CARRY ON (2018, Espanya, França)
LA MUDA (2017, Espanya)
THE LEAVEN (2016, Polònia)
CROAK (2017, USA)
GRAY UMBRELLA (2017, Iran)

19h15 Sessió Oficial 3

BLINK (2016, França)
8 (2017, Rússia)
WOODEN CHILD(2017, Ireland)
ET LE DIABLE RIT AVEC MOI (AND THE DEVIL LAUGHS WITH ME) (2017,           França)
THE BLUE DOOR (2017, Regne Unit)

20h30 Sessió Oficial 4

UN LOFT AU PARADIS (A LOFT IN PARADISE) (2016, França)
HAEMATOPHILIA (2017, Bèlgica)
ALLEYCATS (2017, Espanya)
GIRL #2 (2016, EUA)
BEC (2018, Espanya)

22h30 Poètica Coemeterium. Amb els rapsodes Núria Martínez-Vernis i Martí Sales. Cementiri del Sant Crist (C. de la Seu d’Urgell) Entrada lliure.

Sábado 7 de julio

12h Vermut literari. Con Diego López, editor de “El Buque Maldito”; Guillermo Triguero y Lluís Rueda, autor y editor de “The Room. Un desastre fílmico convertido en obra de culto” (Hermenaute); Sergio Colmenar, autor de “Carne y vídeo. En las entrañas de la cinta de culto Videodrome” (autoedición); Viktor Lamb, autor de “El cazador de inmortales” (Terra Ignota) y Miguel Ángel Toro, autor de “Deceso programado” (Tres inviernos).
Espai Betúlia / 13:30h El Cor de Marina, BDN. Entrada libre.

18h Sessió Oficial 5
El Círcol. Precio: 5 € todo el día

WATCH ME (2017, França)
ADDICT (2017, Israel)
THE EXAM (2017, Rússia)
GOODNIGHT, GRACIE (2017, EUA)
THE PLAN (2016, França)

19h15 Palmarès + Sessió Oficial 6

4EVR (2018, EUA)
BIRTHDAY (2017, Italia)
FRIGHTENING WOODS (2017, Espanya)
SANGPAPIER (NIGHT CROSSER) (2017,Canadà)
LUNCH LADIES (2017, EUA)

21h Sessió Oficial 7

WHO’S WHO IN MYCOLOGY (2018, República Txeca)
HYBRIDS (2017, França)
BAGHEAD (2017, Regne Unit)
WHAT METAL GIRLS ARE INTO (2017, EUA)
COMME TOUS LES MATINS (2017, França)

22h30 La Nit Asiàtica. Fabricated City (2017), de Kwang-Hyun Park. presentada, como es habitual, por el blog especializado en cine asiático Mike y sus chinos y la colaboración, por séptimo año consecutivo, del Festival Nits de cinema oriental de Vic.

Domingo 8 de julio

22h Proyección del palmarés al aire libre
La Donzella Club de Platja (Passeig Marítim) Entrada libre.

 

http://cryptshow.blogspot.com/

Categorías:Cryptshow

Vermut literari Cryptshow 2018: terror, horror, The Room, Videodrome, El Buque Maldito y Males Herbes

El sábado 7 de julio a las 12h, el Espai Betulia, el espacio de las letras de Badalona, ​​vuelve a acoger una nueva edición del vermut literario del Cryptshow Festival, con colaboración de Saltamartí Libros. Una apuesta para conocer algunas de las novedades más interesantes del mundo literario dentro del género.

Como es habitual, Diego López presentará el último número de El Buque Maldito, fanzine de referencia en nuestro país sobre el cine de terror. Helga Liné, José Luis Garci, Ramiro Oliveros, Jesús Garay y Juan José Porto son algunos de los personajes entrevistados en este número 29. Además, incluye los artículos “Jesús Garay, Barcelona Fantastique”, centrado en las películas “La bañera” (1989) y “Pasión lejana” (1986), y “Helga Liné: La señora del fantaterror”.

Guillermo Triguero y Lluís Rueda, autor y editor respectivamente, conversarán sobre The Room. Un desastre fílmico convertido en obra de culto (Hermenaute). Este ensayo cinematográfico analiza las circunstancias del rodaje y el fenómeno que supuso el film “The Room”, del excéntrico y polémico director Tommy Wiseau, una especie de Ed Wood de la década de 2000. Una película que hizo del desastre virtud y que convirtió en viral y exitosa una de las muestras más infames del cine contemporáneo.

Además, Sergio Colmenar, autor de Carne y vídeo. En las entrañas de la cinta de culto Videodrome nos hablará de su libro. Han pasado más de 30 años y “Videodrome” continúa provocando indescriptibles estímulos en todo aquel que se atreve con ella. No es una película de ciencia ficción corriente, es la madre de la Nueva Carne, pacto entre ciencia y tecnología, y una obra maestra de culto de un director de culto que bien merecía, por fin, un estudio para ella sola.

Viktor Lamb nos presentará El cazador de inmortales (Tierra Ignota). Un cúmulo de casualidades, una profecía jamás contada y un diabólico juego en el que humanos, vampiros y espíritus mueven ficha para conseguir lo que anhelan. Inmortalidad y muerte, redención y condenación … y un premio mucho más ambicioso por el que incontables sabios lo sacrificaron todo.

Y Miguel Ángel Toro nos lleva Deceso programado (Tres inviernos), una novela que nos habla de cómo las brasas de la crisis aviar de principios de la década de 2000 se reactivan en un marco de intrigas médicas y políticas que se desarrollan el año 2044 en Zaragoza y Madrid, en un contexto en el que la sociedad ha aceptado la eutanasia voluntaria. Una obra donde la información científica sobre procesos de recombinación viral y prácticas de laboratorio está documentada de forma exhaustiva.

También encontraremos el libro del concurso literario del festival, Visions del Purgatorieditado en colaboración con Males Herbes. En este volumen, diez escritores nos ofrecen sus particulares y originales visiones del Purgatorio, que van desde la versión en videojuego a la conspiración reptiliana para destruir el mundo; desde la perpetua repetición de una pesadilla en la supervivencia en un mundo postapocalíptico poblado por zombis, pasando por los vampiros y su vida eterna entendida como condena, o por la insatisfacción delirante que se respira en lugares tan reales como una clínica de cirugía estética. Cuentos tan reales como nuestros miedos, de la mano de Anna M. Villalonga, Albert Pijuan, Sebastià Jovani, Anna Carreras o David Gálvez, entre otros. 

Vermut Literari
Dissabte 7 de juliol, 12h
Espai Betúlia  

XII Cryptshow Festival
29 y 30 de Junio
6, 7 y 8 de Julio
El Círcol, Badalona 

Cartas de amor a una monja portuguesa

De nuevo Sergio Colmenar, nuestro colaborador de lujo, comparte un artículo en Proyecto Naschy. En este caso le toca a Jesús Franco y a su película Cartas de amor a una monja portuguesa, que el amigo Sergio analiza con el conocimiento y la idiosincrasia que le caracteriza.

4lzduop

La etapa suiza jessfranquiana con Dietrich me flipa tanto, o casi, como la de nacionalidad múltiple con H.A. Towers. En calidad, cuidado, planteamiento, color y presupuesto, de hecho, van de la mano como nunca en el cine jessfranquiano desde el genial díptico formado por Bésame monstruo (1969) y El caso de las dos bellezas (1969), e incluso un poco antes con la primera obra maestra de horror sexy a todo color de Jess Franco, Succubus (1968), si queremos atenernos a una idiosincrasia turbia y demencial que se les aproxime.

Cartas_de_amor_a_una_monja_portuguesa-500622992-largeCartas de amor a una monja portuguesa (1977), aunque ligeramente por debajo de gozadas inclasificables de Franco y Dietrich como Greta, haus ohne männer (1977)(apócrifa pero superior al resto de secuelas de la saga de la loba nazi Ilsa -encarnada por la impresionante y justamente mítica Dyanne Thorne, aquí pelirroja- a la que pertenece) o Jack the ripper (1976), es una sinvergonzonería rijosa, sórdida (monja adolescente confundida, humillada, acosada y follada por satanistas en un estricto convento en Lisboa, tal y como cuenta la novela homónima de Mariana Alcoforado) y de qualité (muy aplicada técnica y formalmente aun sin dar todo de sí) que te vuelve amoral, si no lo eras ya, desde el minuto uno.

La resolución es floja, sin embargo, pecando de la misma ambigua denuncia (un confuso pero no demasiado importante “hasta aquí llegó la gamberrada”) que la de la también soberbia El proceso de las brujas (1970), pero la ennoblece lo siguiente: su condición de híbrido jessfranquiano, precisamente empezando por la consabida peli protagonizada por Christopher Lee y Maria Rohm, y continuando con desparpajo con la algo floja de contenido y casi nada fiel 36369760al texto original Marquis de Sade: Justine (1969) y la, esta sí, absolutamente magistral, inusitada y 100% de Sade y Franco Eugenie (la del 69), contando, encima, con los logros interpretativos de William Berger como el padre Vicente, un cura abusón que se corre en el confesionario, Susan Hemingway como la monja menor y, sobre todo, una escalofriante Ana Zannatti, la súper puta madre superiora satánica, décadas más tarde desempeñando un rol importante en ‘Medico de familia’. La música de Walter Baumgartner, quedando ya lejos los tiempos de mi compositor favorito haciendo maravillas para montones de pelis de Jess Franco anteriores, Bruno Nicolai, es más que apañadita y erotiza con esas peculiares melodías medievales la sinuosidad de las imágenes, cuidadas plano a plano, a cual más malintencionado y fotografiados por el propio padre del compositor.

No me olvido de las breves pero intensas apariciones del mismísimo Satán a lo “Rosemary’s Baby” (diría que hasta mejor aún) enculando a monjas y arañando pezones, ni de las varias escenas soft, lejos de la torpeza y la desgana sexual de muchas nunsploitations o sexploitations del palo y de la época.

Sea el tuyo mi caso, ser un rendido admirador con implicado conocimiento de causa, o no, duda no hay ante el hecho de que Jess Franco fue el más moderno y visceral director de los dedicados no solo al eurohorror, sino a la libertad de géneros y manías personales.

Sergio Colmenar.

tumblr_mu9ey6rDmU1rrb5mco2_500

Publicado inicialmente en: http://historyofsexincinema.tumblr.com/post/108066878389/yosoyfulano-la-etapa-suiza-jessfranquiana-con

Los violadores del amanecer: ‘Contra violación, castración’

29 diciembre 2014 Deja un comentario

8421394403642Los iquinescos y pervertidos de corazón estamos de enhorabuena. Divisa home video continúa lanzando títulos de nuestro cine en formato doméstico, tanto en Blu-ray como en DVD. Hasta ahí, todo normal. Lo que sí no esperábamos es que se atreviera con cintas de culto españolas de la más polémica calaña como esta Los violadores del amanecer o La patria del rata, al lado de Marisol, Sara Montiel y Sergio Leone, entre otros.

Y a los que nos conformábamos con copias infectas en VHS regrabados de vete tú a saber qué generación o algún afortunado pase televisivo de aquel glorioso y ahora extinto canal 8, nos ha pillado un Stendhal que aún no asimilamos: los transfers en HD de estas copias, además de únicos, son inmejorables, perfectos lavados de cara con audio en Dolby como perfectos son los motivos para enmarranarse como nunca con el tremebundo doble y hasta triple sentido sadiano-iquinesco y pseudo-moralista de una de las películas más aberrantes y memorables del cine ‘S’ español de los 70, hablamos, claro, de Los violadores del amanecer.

La apertura de la censura ya había permitido a Iquino soltarse un poco la melena (La zorrita en bikini, La máscara) en aquella época, y con la abolición total de ésta en el 77 le dio un siroco importante, traducido en esta obra magna del desconcierto moral (¿amoral?) y el erotismo enfermizo nacido para reventar el cine quinqui en boga y de la envidia comercial de Iquino hacia el taquillazo reciente de Perros callejeros. Iquino parecía decirnos que aquella radiografía amarillista de la delincuencia juvenil de Juan Antonio de la Loma era una mariconada y que lo suyo, aún más amarillista, sí era chungo de Los%20violadores%20del%20amanecer%20(1978)%203verdad. Acertó, porque no sólo Iquino era mejor narrador y experto empresarial que De la Loma, sino que perpetró un catálogo básico de violentas y morbosas filias sexuales, que incluye, aparte de las evidentes violaciones, incesto, sexo con premamás, sadomasoquismo, asesinato y hasta necrofilia. Por supuesto, Iquino no iba a reconocer ser un cerdo artístico (y, como tal, perfectamente legítimo) y se escudaba, como siempre en estos casos, en su concepto de las pelis-denuncia de autor. Y denuncia en Los violadores… hay, no lo niego, incluso no le salió mal parada, ni siquiera postiza o reaccionaria, como sí ocurría en Aborto criminal, en su sentencia más seria, precisamente, en lo concerniente al aborto, contradiciendo radicalmente y a conciencia el mensaje antiabortista y ultraconservador de aquella, subsanando así, o al menos es así como yo lo veo, la esquizofrenia ideológica y ética de Iquino.

Si Los violadores del amanecer impactó en la época e impacta ahora, es debido a la maestría narrativa y plástica de un Iquino muy serio en la materialización de los actos violentos, dramáticos y perversos del brutal relato. Todo está formal y estéticamente integrado de tal modo que nadie podría llevarle la contraria al sentido primordial de una puesta en escena impecable e implacable en sus objetivos, y en ese mismo sentido, se trata de uno de los mayores logros de su director.

np_1ojmAquí no hay quinquis reales sacados del viejo barrio chino barcelonés como en los docudramas sensacionalistas de De la Loma, pero sí actores, sobre todo los cinco facinerosos (incluida una inolvidable Alicia Orozco, súper preñada de verdad), entregados al máximo, y el talento natural de Iquino para filmar a actrices desnudas y follando (¡ups!, perdón, creo que aquí ellas, o sus personajes, follar, lo que se dice voluntariamente follar, no follan) es hasta aterrador: no podemos apartar la mirada de esta representación lasciva de algo terrible como la violación, y, como buena representación lasciva, no podemos evitar excitarnos al contemplarla.

Iquino concluye el relato, con guión mínimo (¡para qué más!), poniendo a todo dios en su sitio, diciendo sí a la libre elección de la mujer frente al embarazo, diciendo sí al castigo a los violadores (cuando se compara la situación política de España con la de países como Rusia frente a la pena de muerte, a Iquino le sale la fiera reaccionaria y tan confusa en la siguiente escena como era de esperar en él), anteponiendo el sentido común al fanatismo religioso y sentenciando que Barcelona, ciudad de ferias y congresos, realiza concursos de tetas. De no faltar, no falta ni el travestismo metido con calzador, algo que será indispensable en el futuro cine ‘S’ de Iquino.

Linda Lay, tremenda 'girl next door' del cine de la transición más sarnoso.

Linda Lay, tremenda ‘girl next door’ del cine de la transición más sarnoso.

No existe terapia posible para borrar el recuerdo que deja Los violadores del amanecer, su elaborada infamia visual estimula las fantasías sado-eróticas del espectador a modo de compinche y ofrece escenas tan impresionantes y estupendas como la violación y tortura a Linda Lay (actriz de dolorosa belleza y bestial sexualidad) o la muerte (inverosímil pero impactante por su negrísima comicidad primero, y su lectura crítica y moralista luego) de la mítica y también bellísima Eva Lyberten.

A Iquino, en su siguiente y última “peli-denuncia” de quinquis y violadores, La desnuda chica del relax, especie de secuela postmoderna de Los violadores del amanecer, aunque de inferiores resultados, no se le ocurriría nada mejor que ampliar la amoralidad de aquella con una protagonista con el síndrome de Estocolmo no, lo siguiente. Pero esa es otra historia.

Sergio Colmenar

los violadores del amanecer

Categorías:CINE CLUB, DVD / BLU-RAY

Iquino y el puterío fino: a propósito de la IFI transicional

22 diciembre 2014 3 comentarios

Porque nos gusta como escribe nuestro amigo, y más que competente director de cortos (de momento) Sergio Colmenar, le hemos pedido alguno de sus textos para compartir desde Proyecto Naschy. Ahí va el primero, muy oportuno teniendo en cuenta que uno de los filmes de los que se habla, Los violadores del amanecer, ha sido recientemente publicado y en excelentes condiciones tanto en DVD como Blu ray. Así que con Sergio e Iquino les dejamos. Disfruten con ellos tanto como nosotros. 

«Le diré la verdad: nosotros lo pasamos cojonudamente. Hace días nos divertimos con una niña de 15 años, anteayer con otra, y mañana con tu hija si la encontramos».

Un quinqui a un poli en Los violadores del amanecer (1978, Ignacio F. Iquino)

 El cine por encima de todo

1 IquinoUn tío, y me estoy refiriendo a mí, que ha sido amamantado con un concepto muy claro de cine-espectáculo, cuyo arte, si lo hay, es el fin mismo y no necesariamente un vehículo, jamás se hubiera acercado a la obra del viejo maestro Ignacio F. Iquino, el rey de las pelis-denuncia españolas, primero, y del cine clasificado “S”, después (todo empezando en los 70, con el régimen franquista ya en decadencia y la censura dando sus últimos coletazos y cediendo cada vez más), si no fuera porque el suyo no dejaba de ser un reducto traslúcido de estricto cine espectacular y comercial del bueno, aunque casi siempre fuese con dos duros y apoyado en montones de guayabos desnudos de forma excelsa y dudosas intenciones.

Iquino era un tío fino y exquisito, pianista, dibujante, fotógrafo, escritor y dramaturgo antes que director, guionista, iluminador y productor. Lleva la consigna de director más prolífico del cine catalán y español. Su vasta filmografía está muy cerquita de lo producido en España por Jesús Franco y José Luís Sáenz de Heredia, con ciento y pico títulos dirigidos o producidos por él. Rodaba a toda hostia y confería a los montajes un ritmo aceleradísimo, amén de un estilo de documental de gran gusto estético y formal (la fotografía del propio Iquino era el aspecto técnico más destacable de sus películas, combinación perfecta del noir yanqui clásico y el más siniestro poliziesco italiano, de llamativos tonos claroscuros), aunque cada vez más descuidado, debido, claro, a la brutal prontitud aplicada a los rodajes. Una de las mejores pelis de Iquino en este sentido quizá sea uno de los clásicos seminales del cine negro español por antonomasia, Brigada criminal (1950), en ángulos transversales imposibles a lo Welles y narración violenta y eficaz, poco o nada que envidiar, por ejemplo, a la muy posterior Rififi en la ciudad (1963, Jesús Franco), que era un guiño confeso a Welles mejor que el propio Welles.

11779861Fue el creador de las dobles versiones en España (las que se exportaban al extranjero con desnudos o cierto contenido controvertido que no colaba en la administración, o sea, comercializar por donde se podía el final cut sin censura) y el cine catalán (y español, en gran medida) le debe su prestigio de cine industrializado y bien encauzado gracias a la llegada de la famosa empresa de exclusiva marca Iquino IFI S.A., nacida a finales de los años 40 y en desuso a principios de los 80, con un total de 123 títulos producidos, muchos de ellos, grandes éxitos. Intentó en vano producir la primera película sobre la guerra civil en los inicios de la posguerra. Jodió el proyecto la censura, claro. Con El judas (1952), además de revolucionar el cine religioso español con esta obra ingeniosa y original, fue el primer director en rodar en lengua catalana, no sin tener graves problemas con la puta censura, la cual al final confiscó el doblaje en catalán con el fin de exhibir únicamente el doblaje en castellano, lo cual no impidió que El judas fuese declarada de Interés nacional y tuviera un montón de reconocimientos internacionales, ya que, en el fondo, era una película que exaltaba los buenos sentimientos y la fe católica.

La hábil estrategia Iquino

Espectacular fachada del barcelonés cine Comedia

Espectacular fachada del barcelonés cine Comedia

Cierto es, y como el propio Iquino reconocía, que la actitud moralizante, radical y reaccionaria manifiesta en su primera peli-denuncia, Aborto criminal (1973), ya estaba latente en algunos de los viejos títulos en B/N que dirigió o tuteló, pero no fue hasta que vio cómo fuera de su país, en Europa y EE.UU, se hacía un cine escapista plagado de violencia, sexo y tramas policíacas desmadradas que recogían el testigo de lo que sucedía realmente en las calles, que decidió hacer lo propio con la más famosa de sus triquiñuelas: el cine-denuncia. Iquino, con la Junta de Censura franquista dando malamente por el culete a todo dios, no podía permitirse hacer cine de género sin una excusa acomodaticia y afín al régimen, pero él, gran conocedor y amante de los subgéneros y todo lo que huela a rentable, pasó por el aro. La coló, y cómo, el cabrón. Fueron muchos los directores y guionistas que jugaban a este juego, toreando como se podía a la censura. Berlanga, Azcona o Pedro Olea (el ejemplo perfecto sería su terror anti-estampita La casa sin fronteras -1972-, que presentaba a fanáticos religiosos como psicópatas justificados por Aborto criminal 2salvaguardar la moral biempensante, y estos, claro, parece que eran bien recibidos por el régimen) presentaban proyectos a la junta muy estudiados que podían someterse a los cortes de manera que, lo que quedara, si quedaba algo, mantuviera una sutil y subliminal aridez crítica y social. Por el contrario, Iquino iba a lo seguro, no hacer una crítica de nada con respecto al franquismo sino enaltecer lo que éste defendía, promulgando una soflama moralista y tontorrona que condenara los malos hábitos sociales. Putas, camellos, macarras, asesinos, maricones, lesbianas, travestís, abortistas, el amor libre y las drogas serían los estereotipos que más utilizaría y sus objetivos moralizantes, los cuales, luego, a finales de los 70, volvería del revés, incluso defendiendo y promoviendo la mayoría de ellos, los permisibles, eh (los numerosos gags con travestís y mariquitas, la obsesión lésbica…), empezando así su etapa de esquizofrenia ideológica más famosa entre erotómanos.

Así, previo acuerdo con la censura, que Iquino odiaba pero que bien sabía comerle la oreja para embelesarla y que le dejara hacer, colaba mierdas antiabortistas y anti-mala-gente-corrompe-jóvenes-inocentes con pelaje de pura serie B de autor, que más que denunciar o moralizar nada, en el fondo, se usaba de los ambientes sórdidos que le entregaban estos personajes de manera sensacionalista, pero con estilo, ojo, como un buen subproducto de explotación, porque eso era la iquinada de los 70 y 80, sea de denuncia, melodrama sado-erótico o comedia “S”, a veces ligeramente hard, puro cine de explotación comercial. Y, joder, si uno logra obviar ese falso mensaje aleccionador de muchos de ellos, lo pasa de puta madre siempre, porque Iquino no solo tenía oficio, como se ha dicho hasta la saciedad para excusarle de tanto título fariseo, sino que, hay que darle la razón, era un autor, con distintivas señas de identidad, y que, poco a poco, con la renqueante llegada de la democratización del cine y la vida en España, iría desprendiéndose de su fingido sentido moralizante para descubrir a la bestia amoral, libertina y, siguiendo mi criterio, aunque algunos dirán que exagero o me equivoco, hasta libertaria que se escondía reprimida. Puntualicemos este último dato: Iquino podía decir lo que quisiera, pero solo se la coló a los memos del régimen, quienes declararon de interés especial una peli tan descaradamente lúdica, violenta, sexual y escabrosa como Aborto criminal (pero claro –y, curiosamente, algo así ya le pasó, aunque fraude-matrimonial-img-33637años más tarde, con la democracia, a Coto de caza (1983, Jorge Grau)-, como en el epílogo te narra una supuesta denuncia, eso sí, muy explícita, de que las chicas malas van medio desnudas y follan con quien sea sin pensar, además de ser delincuentes; del aborto, porque es asesinar; y del amor libre y  de comprar revistas guarras exportadas de Suiza, porque lleva por el mal camino y te aleja de la palabra de Dios: pues eso, denuncia social a tope. Y es que, madre mía, ¿cómo cojones pudo nadie tragarse semejante imbecilidad? Fue un pelotazo, sí, pero porque la forma y su grata estética de telediario cañero –algunos la han comparado incluso con el periodicucho amarillo El caso-,que no el fondo, verdaderamente execrable, eran y siguen siendo la hostia, música reinterpretada de Bach aparte, algo en lo que Iquino volvería a incidir en Fraude matrimonial (1975), porque, por lo demás, y por mucho que se lleve la contraria a sí mismo, ya en plena transición democrática y desaparecida la censura, insisto, ha hecho algunas de las reivindicaciones feministas más bellas y las mejores apologías del folleteo, el lesbianismo, el fetichismo más rebuscado y el sadismo porque sí que este devora-todo ha podido ver con sus ojos, degustar con sus coversentidos y saludar con la entrepierna, verbigracia éxitos que a mí me apasionan especialmente de la filmografía de Iquino como Las que empiezan a los 15 años (1979), Los violadores del amanecer (1978), Esas chicas tan pu… (1982), La desnuda chica del relax (1981), Los sueños húmedos de Patrizia (1981), un fantaterror cojonudo y jodidamente atmosférico y sangriento que es la leche satánica, nunca mejor dicho (ésta ya sin IFI), Secta sangrienta (1982) y el clásico de clásicos del cine “S” español La caliente niña Julieta (1980), que nos descubrió (a lo bestia, digo) a la grandiosa Lali Espinet, alias Andrea Albani. Iquinadas maestras todas, aun con sus interpretaciones de café teatro (no todas, que hay que reconocer también el talento de Iquino para dirigir actores y la entrega de ciertos miembros, genitales y personales, del reparto, como Concha Valero -brutal en Secta sangrienta y cachonda como pocas en Los sueños húmedos de Patrizia y en Inclinación sexual al desnudo (1981), donde se la ve haciéndose una paja frente a la cámara, enseñando bien el filete-, Raquel Evans, la Lali, Alicia Orozco -impresionante de quinqui encinta en Los violadores del amanecer– y las tres maravillosas mozuelas de Las que empiezan a los 15 años, Sonia Blanca, Patricia Becker y Judith Jamber), música monótona, descuido en la puesta en escena y composición de imágenes y montaje aparentemente improvisados, nada, en realidad, que riñera con el indudable buen hacer y la evidente experiencia plástica y visual tras la cámara de Iquino.

La puta verdad moral de un cine de putas amoral  

Nunca es sencilla, y menos tratándose de analizar éticamente a Iquino, quien aseguraba no ser de izquierdas ni de derechas. Sin embargo, la ley y el orden al coversgusto franquista era algo que le gustaba respetar y defender, seguramente, para hacer películas y tener éxito después, lo cual le salió mejor que a nadie. Iquino era un listo, no un facha, y aunque se le llenara la boca de imbecilidades retrógradas y beatas sobre los supuestos males de la sociedad que criticaba en sus pelis-denuncia, ideológicamente se ha contradicho, de forma harto descarada, siempre. Por ejemplo, cuando a finales del 77 se abolió del todo la censura (a principios del 76, una orden del ministerio permitió una tímida apertura en el cine español y, poco tiempo después, se eliminaría la censura de guiones), Iquino no vaciló en poner toda la carne en el asador y cambiar radicalmente de parecer con respecto al mensaje de Aborto criminal en Los violadores del amanecer, una de esas maravillas cuya suciedad moral te mancha el cerebro para siempre, con una denuncia radical-feminista de postín (condena a los violadores con el lema “contra la agresión, castración”) y un convincente y (esta vez) creíble y coherente mensaje proabortista, condenando, encima, al clero fanático y la madre dominante. El asunto es que Iquino ya no podía disimular su condición de cerdo sexual español y nos regaló su primer drama quinqui sado-erótico (el siguiente sería la muy inferior pero igualmente obscena y degradante La desnuda chica del relax, también con falsa denuncia).

Eva Lyberten, una de las chicas Iquino

Eva Lyberten, una de las chicas Iquino

Si La zorrita en bikini (1976) ya vaticinaba el humor porno y de vuelta de todo que pronto Iquino convertiría en impronta personal, La máscara (historia sexual de una adolescente, 1977), iniciaría con nervio y tenacidad la obsesión lésbica de Iquino, acentuada en venideras iquinadas como Emanuelle y Carol (1977), la extrañamente moralista (otra vez, por falsa) La basura está en el ático (1979) y ya sin tapujos ni sermones monjiles, las obras maestras absolutas (y mis favoritas) La caliente niña Julieta, Los sueños húmedos de Patrizia, Esas chicas tan pu… y Las que empiezan a los 15 años, que acaban prácticamente igual, llegando a la misma conclusión, la felicidad a veces se logra no fingiendo fidelidad a una educación judeo-cristiana, sino aferrándote a tus instintos, a tu condición real, a tu libertad. Por eso, y aunque Iquino tendía siempre a reírse cariñosamente de los mariquitas (gays afeminados), las chicas con las chicas y los chicos con los chicos como colofón, si hace falta.

Son éticamente brutales y plásticamente perfectas algunas escenas de La caliente niña Julieta (todos y cada uno de los momentos en que aparece la Lali, sencillamente, el ideal de dona ben feta, ese amor imposible en mi vida y demasiado posible como para soportarlo en pantalla; los continuos gags cachondos y pornos que se suceden a ritmo de vértigo en esta magistral comedia de enredo; el momento sadomaso en que la Lali le pide al personaje de Joaquín Gómez que la zurre fuerte, primero con la mano y luego con una correa; las escenas de sexo, increíblemente tórridas, incluso las más torpes ponen), de Los sueños húmedos de Patrizia (Concha Valero siendo enculada por su ambiguo marido mientras ve 31321688vídeos de una mujer misteriosa pajeándose; los tríos lésbicos que se monta borracha; y Jaime Bascú merendándose el cimbrel de un travestí de las Ramblas convertido en actriz ocasional en una escena antológica) y de Esas chicas tan pu… (el brutal inicio, todos dios, chicos y chicas, drogándose, emborrachándose y follándose a diestro y siniestro durante largos minutos en un piso destartalado con olor a lefa recién hecha). Está claro que la pulcritud mentecata de fondo en la iquinada quedaba ya aparcada, y ni hablar tampoco de esa sordidez con coartada en la misma. Solo quedaba, pues, la consabida esquizofrenia ideológica en la evolución del cine de Iquino.

¡Un maestro (sin entrecomillado), coño!

Porque no lo entiendo. Iquino ha dejado un legado irrepetible y creó, guste o no, escuela. Su condición de maestro no debe tomarse a la ligera y no hay que seguirle nunca el rollo a la crítica que habituaba a destrozarlo. Coño, este tío era muchas, muchas veces buenísimo, en su etapa más autoral o taquillera. Quizá no usara la letra “S” del modo combativo en que la usaba Joaquín Coll Espona en su mejor dislate, El fascista, la beata y su hija desvirgada (1978), pero, desde que Jorge Grau despelotara a la Cantudo en La trastienda (1975), Iquino ha sido el rey del destete y el desmadre sexual en España, con algunos de los mejores títulos eróticos de la historia del cine. Este hombre es un referente del cine independiente para todos los que nos dedicamos, intentamos o tenemos que dedicarnos por cojones al cine sin ayudas en Cataluña o España. Solía darle igual la mayoría de pelis que hacía, prueba de ello sería que acabaría vendiendo muchas de ellas para la fabricación de cuellos de camisa. Así pues, y con todo, maestro Iquino, mis respetos y mi admiración profunda.

Para acabar, os dejo una muestra iquinesca de cómo hay que tratar a la crítica, algunos fragmentos de los créditos de un Iquino tomándose un respiro de tanto despelote, Dos pillos y pico (1980).

Sergio Colmenar

(publicado inicialmente en Yo soy fulano de tal)

image

image

image

image

Categorías:HOMENAJES

Los diarios íntimos de Montserrat Prous

15 diciembre 2014 Deja un comentario

 

Los diarios íntimos de Montserrat<br /><br /><br /><br />
Dos mozuelas de órdago se revuelcan al son de una música hipnótica y putera en un night club. Naturalmente, son objeto de las miradas de la clientela, pero la cámara mantiene en primer término a un viejo con mostacho que bebe whiskey, fuma colillas y sonríe como un gilipollas. A la muchacha de la peluca rubia le ha trabajao bien los bajos su comensal del amor, quien se ceba ahora con sus pezones, siguiendo las pautas marcadas por la sensual música, de ascendente éxtasis ero-jazzistico. Cuando la cámara se coloca a la altura de sus hombros, enfocándola con un cojonudo primer plano, ella nos mira directo a los ojos con cara de vértigo sexual y una contención morbosa de otro planeta. Ojos grandes y oscuros, boca perfecta, cuerpito ténue y esbelto, mirada sibilina y un magnetismo que agita hasta los tuétanos. <br /><br /><br /><br />
Pocas veces una mirada, una actriz, me había causado semejante sacudida eléctrica en la cabeza, y menos veces, quizá ninguna, transcurridos los 3 primeros minutos de desarrollo de una película. Su nombre es Montserrat Prous, y la pelí, de la que es absoluta y maravillosa protagonista, es la incalculablemente buena, fascinante y compleja Diario íntimo de una ninfómana (Jesús Franco, 1972), y lo es gracias, en gran medida, que no queremos restarle méritos a la labor de un genial Jesús Franco (tan fino como con Venus in Furs o la primera Eugenie), a Montserrat. Fue el papel de su vida, donde más y mejor ha podido esta catalana demostrar sus cualidades como actriz (tan desaprovechada), sin desmerecer de sus intervenciones en otras pelis de menor rango interpretativo y artístico, que a mí siempre me harán gracia e incluso me parecerán buenas.<br /><br /><br /><br />
Si uno ve Un silencio de tumba (Jesús Franco, 1972), su debut protagonista, y Los ojos siniestros del Dr. Orloff (Jesús Franco, 1972), mucho mejor esta última, detectará la gracia, el estilo y la picardía de Kali Hansa, pero si hay algo que destaca sobre el resto es Montserrat, y no sólo por ser la prota, y no, desde luego, tampoco hablo nublado por su belleza escultural, su cara bonita (una obra de arte característicamente mediterránea) y porte naîf, sino porque, precisamente, estos pueden encerrar intenciones poco inocentes, así como una madurez insólita de repente, aspectos que suplen con radical facilidad la falta de medios de estos dos títulos rodados a destajo.<br /><br /><br /><br />
Jesús Franco, con su habitual buen ojo para las féminas con maneras, fue el primero en reparar del talento natural, la personal sensibilidad y la belleza sin par de Montserrat. Por eso, empeñado en remediar la repentina pérdida de su hasta entonces musa Soledad Miranda, contó con Montserrat para 4 de las 7 pelis que filmó en el 72 y para la dos primeras que filmó el año siguiente, los dos Macistes (el total de 6, consecutivamente). Es atrevido afirmar que entre todas las musas del director madrileño Montserrat ha sido la más impresionante, sin embargo, para mí es fácil confirmar su superioridad dramática frente a carismas y presencias tan especiales como las de Soledad Miranda, Maria Rohm, Marie Liljedahl, Lina Romay o Janine Reynaud. Tan solo la dulzura de Maria Silva y la potencia de salida de la argentina Perla Cristal, dos de las primeras musas del tío Jess, son comparables a su talento escénico, tan sobradamente demostrado y virtuosamente empleado en Diario íntimo de una ninfómana, donde se marca un tour de force psicosexual y mortuorio de antología, aunque, sí es cierto que sin sutilezas, lleno de candidez y elegancia. <br /><br /><br /><br />
Hace unas semanas se me acercó un chaval en el festival de Sitges, y me hizo sentir alguien que hace cosas porque se confesó seguidor mío. Era majo, y me considero afortunado porque todo aquel que hoy en día se me confiesa seguidor mío me parece majo por razones ajenas al halago (aunque parezca que veladamente esté diciendo que suelo gustar a gente que mola). Me dijo que era Javier Pueyo, el director del corto-documental que acababa de filmar sobre Montserrat Prous, Diario íntimo de una actriz, y me lo dijo convencido de que sabía de qué me hablaba, puesto que hacía poco que le retwitee el cartel de éste. Lo presentó el día anterior en el Brigadoon, y ello hizo que me diera cuenta que me estoy volviendo un sibarita de mierda, relegando mi papel en el festival a las tres salas de siempre, sin arrimar el hocico a (ni preocupándome por enterarme de) las noblezas del también clásico e interesante espacio del Brigadoon. Así pues, me lo perdí, asistencia de la propia Montserrat al evento inclusive, y hubiera preferido ver a Montserrat, y aún más conocerla, antes que ver el título más esperado de los programados en el festival. <br /><br /><br /><br />
Pero Javier, tan majo él, me regaló un DVD de su corto. Le prometí una reseña en cuanto lo viera, porque me parece de puta madre que alguien, y más a su edad, le dedique tiempo, dinero y esfuerzo a hablar de una de las musas estupendas del tío Jess y una de las caras más bonitas y sugerentes del cine patrio. Como vemos, esto, más que una reseña de su corto, es la excusa para mi pequeño tributo a Montserrat, que en el corto se la ve radiante a pesar de los años, que le han sentado muy bien.<br /><br /><br /><br />
A Javier le ha salido un trabajo cortito y al grano, elegante y preciso, cuidado y con tacto, a modo, claro, de diario de una actriz, huyendo así de los rígidos estandartes del formato documental, con montaje impersonal de entrevistas. Enhorabuena a él, a Montse y gracias a Jesús Franco por descubrirla y permitir que, décadas y décadas después, unos niñatos como nosotros flipen con ella y le dediquen tiempo, dinero y esfuerzo como bien se merece. Que aprendan nuestros abuelos.

Dos mozuelas de órdago se revuelcan al son de una música hipnótica y putera en un night club. Naturalmente, son objeto de las miradas de la clientela, pero la cámara mantiene en primer término a un viejo con mostacho que bebe whisky, fuma colillas y sonríe como un gilipollas. A la muchacha de la peluca rubia le ha trabajao bien los bajos su comensal del amor, quien se ceba ahora con sus pezones, siguiendo las pautas marcadas por la sensual música, de ascendente éxtasis ero-jazzistico. Cuando la cámara se coloca a la altura de sus hombros, enfocándola con un cojonudo primer plano, ella nos mira directo a los ojos con cara de vértigo sexual y una contención morbosa de otro planeta. Ojos grandes y oscuros, boca perfecta, cuerpito ténue y esbelto, mirada sibilina y un magnetismo que agita hasta los tuétanos.

nympho006

Pocas veces una mirada, una actriz, me había causado semejante sacudida eléctrica en la cabeza, y menos veces, quizá ninguna, transcurridos los 3 primeros minutos de desarrollo de una película. Su nombre es Montserrat Prous, y la pelí, de la que es absoluta y maravillosa protagonista, es la incalculablemente buena, fascinante y compleja Diario íntimo de una ninfómana (Jesús Franco, 1972), y lo es gracias, en gran medida, que no queremos restarle méritos a la labor de un genial Jesús Franco (tan fino como con Venus in Furs o la primera Eugenie), a Montserrat. Fue el papel de su vida, donde más y mejor ha podido esta catalana demostrar sus cualidades como actriz (tan desaprovechada), sin desmerecer de sus intervenciones en otras pelis de menor rango interpretativo y artístico, que a mí siempre me harán gracia e incluso me parecerán buenas.

sinner

Si uno ve Un silencio de tumba (Jesús Franco, 1972), su debut protagonista, y la mucho mejor Los ojos siniestros del Dr. Orloff (Jesús Franco, 1972), detectará la gracia, el estilo y la picardía de Kali Hansa, pero si hay algo que destaca sobre el resto es Montserrat, y no sólo por ser la prota, y no, desde luego tampoco hablo nublado por su belleza escultural, su cara bonita (una obra de arte característicamente mediterránea) y porte naîf, sino porque, precisamente, estos pueden encerrar intenciones poco inocentes, así como una madurez insólita de repente, aspectos que suplen con radical facilidad la falta de medios de estos dos títulos rodados a destajo.

2iad9ptJesús Franco, con su habitual buen ojo para las féminas con maneras, fue el primero en reparar en el talento natural, la personal sensibilidad y la belleza sin par de Montserrat. Por eso, empeñado en remediar la repentina pérdida de su hasta entonces musa Soledad Miranda, contó con Montserrat para 4 de las 7 pelis que filmó en el 72 y para la dos primeras que filmó al año siguiente, los dos Macistes (un total de 6, consecutivamente). Es atrevido afirmar que entre todas las musas del director madrileño Montserrat ha sido la más impresionante, sin embargo, para mí es fácil confirmar su superioridad dramática frente a carismas y presencias tan especiales como las de Soledad Miranda, Maria RohmMarie Liljedahl, Lina Romay o Janine Reynaud. Tan solo la dulzura de Maria Silva y la potencia de salida de la argentina Perla Cristal, dos de las primeras musas del tío Jess, son comparables a su talento escénico, tan sobradamente demostrado y virtuosamente empleado en Diario íntimo de una ninfómana, donde se marca un tour de force psicosexual y mortuorio de antología, aunque, sí es cierto que sin sutilezas, lleno de candidez y elegancia.

diario_intimoHace unas semanas se me acercó un chaval en el festival de Sitges, y me hizo sentir alguien que hace cosas porque se confesó seguidor mío. Era majo, y me considero afortunado porque todo aquel que hoy en día se me confiesa seguidor mío me parece majo por razones ajenas al halago (aunque parezca que veladamente esté diciendo que suelo gustar a gente que mola). Me dijo que era Javier Pueyo, el director del corto-documental que acababa de filmar sobre Montserrat Prous, Diario íntimo de una actriz, y me lo dijo convencido de que sabía de qué me hablaba, puesto que hacía poco que le retwitee el cartel de éste. Lo presentó el día anterior en el Brigadoon, y ello hizo que me diera cuenta que me estoy volviendo un sibarita de mierda, relegando mi papel en el festival a las tres salas de siempre, sin arrimar el hocico a (ni preocupándome por enterarme de) las noblezas del también clásico e interesante espacio del Brigadoon. Así pues, me lo perdí, asistencia de la propia Montserrat al evento inclusive, y hubiera preferido ver a Montserrat, y aún más conocerla, antes que ver el título más esperado de los programados en el festival.

Pero Javier, tan majo él, me regaló un DVD de su corto. Le prometí una reseña en cuanto lo viera, porque me parece de puta madre que alguien, y más a su edad, le dedique tiempo, dinero y esfuerzo a hablar de una de las musas estupendas del tío Jess y una de las caras más bonitas y sugerentes del cine patrio. Como vemos, esto, más que una reseña de su corto, es la excusa para mi pequeño tributo a Montserrat, que en el corto se la ve radiante a pesar de los años, que le han sentado muy bien.

A Javier le ha salido un trabajo cortito y al grano, elegante y preciso, cuidado y con tacto, a modo, claro, de diario de una actriz, huyendo así de los rígidos estandartes del formato documental, con montaje impersonal de entrevistas. Enhorabuena a él, a Montse y gracias a Jesús Franco por descubrirla y permitir que, décadas y décadas después, unos niñatos como nosotros flipen con ella y le dediquen tiempo, dinero y esfuerzo como bien se merece. Que aprendan nuestros abuelos.

Sergio Colmenar

Publicado previamente en el blog: Yo soy fulano de tal.

Ya a la venta Klowns Horror Fanzine 3

FANZINE_3 NECROFILIA

Ya está a la venta el tercer número de Klowns Horror Fanzine, una publicación que nació como programa-complemento de los pases que los responsables de la página web dedicada al cine fantástico y de terror  Klowns Asesinos realiza periódicamente en el Centro Cívico L’Espiga de Les Corts y que ha ido creciendo en páginas y colaboraciones hasta convertirse en todo un fanzine. Al igual que las sesiones programadas, la publicación es temática, dedicándose su primer número a los muñecos asesinos, el segundo al giallo y el tercero al escabroso tema de la necrofilia y la fascinación por los difuntos.

Coincidiendo con su publicación, Klowns Asesinos programó una nutritiva sesión que  tuvo la mala fortuna de coincidir con un importante partido de fútbol, así que resultó bastante escasa en asistencia, aunque ni mucho menos en interés ya que los que allí nos reunimos pudimos disfrutar en pantalla grande de los largometrajes Demencia (Buio Omega, 1979 Joe D’Amato) y Kissed (1996, Lynne Stopkewich), ambos proyectados en versión original subtitulada, además de los cortos I am Monster (2013, Lori Bowen y Sharon Lark), Sabrina (2011, Sergio Colmenar) y el mediometraje Aftermath (1994) de Nacho Cerdà, que nos ofreció una charla muy amena sobre el rodaje de su corto más famoso, además de contestar cuantas preguntas se le hicieron ¿Sabían que el documental Ataúdes de luz existe? ¿Pensaban que era un falso tráiler? Pues no, está rodado y permanece inédito.

En fin, pues quien no vino se perdió una velada deliciosa. En todo caso antes de fin de año posiblemente habrá otro pase del que ya se informará en su momento y en el que se lanzará el cuarto número de Klowns Horror Fanzine. Por cierto, hablando del fanzine, que sepan que este tercer número es una edición limitada y numerada de 150 copias con más de 70 páginas en formato A5 con portada a color en el que los responsables de este blog hemos colaborado.  La publicación repasa 23 títulos que tocan el tema de la necrofilia desde diferentes perspectivas, además de ofrecer artículos, entrevistas, relatos necrófilos realizados por los lectores y un dossier especial de 20 páginas dedicado a Jörg Buttgereit, director de la saga Nekromantik, con una extensa entrevista en la que nos habla también de su retorno al cine con German Angst. Y si se perdieron la charla que mantuvimos con Nacho Cerdà, no se alarmen, en el fanzine también hay una entrevista en la que cuenta los entresijos del rodaje de Aftermath. Y todo ello por 3,50 euros.

Pueden pedirlo para su envío por correo a la siguiente dirección: klownshorrorfanzine@gmail.com

O si están en Barcelona pueden comprarlo directamente en:

FREAKS  C/ Ali Bei, 10

ARKHAM C/Xuclà, 16

MONSTER MUSEUM C/ Tallers 68 (dentro de Flamingos Gallery)

Nacho Cerdà junto al editor y responsable de Klowns Asesinos David Solé (Foto Serendipia)

Nacho Cerdà junto al editor y responsable de Klowns Asesinos David Solé (Foto Serendipia)

 

 

 

 

A 2000 Maníacos le han salido los colores y Manuel Valencia nos lo cuenta todo

17 julio 2013 2 comentarios

2002

Pocos fanzines han sido tan prolíficos e influyentes como 2ooo Maníacos. Casi 25 años en el candelabro y 44 números a sus espaldas son todo un hito, ya no solo para el fandom, sino para cualquier publicación libre. La que ahora es una revista realizada con imprenta y a todo color, comenzó como lo hacían todos los fanzines en los ochenta, y todos los que los hemos hecho sabemos que los elementos imprescindibles para realizar un fanzine, además de, muy importante, tener algo que contar, es tener…

… pegamento, tijeras, máquina de escribir y hacer   fotocopias (a ser posible de calidad)

Y es que los seguidores del cine fantástico, al igual que los del cómic, la música o los movimientos musicales (eso que los medios bautizaron como tribus urbanas) han sido dados a realizar sus propias publicaciones, principalmente por no haber en el mercado revistas que pudieran dar al aficionado lo que buscaba, en su propio idioma y de forma especializada. Intentos hubo, por  supuesto. Sin ir más lejos y en cuanto a cine fantástico solo hay que recordar a la que todavía sigue siendo, en opinión de muchos, la mejor publicación sobre el tema, Terror Fantastic, pero tras su desaparición, y  a pesar de que hubo otros intentos de corta vida y en gran medida carentes de interés, en los ochenta había tal sequía informativa que se hizo apremiante que los mismos aficionados se pusieran las pilas, y es  así como surgen  los primeros fanzines sobre el tema.

Ya en los setenta hubo algún antecedente, como Fantastic Films, que pasó a llamarse en su segundo y último número Neutrón, pero es en los ochenta cuando surgen los fanzines más influyentes, como Morpho de Carlos Aguilar y Transilvania Express, con Salvador Sainz al frente. De ambos salieron cuatro números que  fueron seguidos por otros como Gothic (3 números), Serie-B (fanzine del futuro colaborador de 2000 Maníacos, Pedro Calleja, del que también se editaron cuatro números), Zombi, Van Helsing, Lycantropus… y alguno más. Todos ellos, como suele ser bastante habitual en este tipo de publicación, de corta pero intensa vida. Los noventa nos trajeron El Sueño del Fevre, Flash-Back (y su secuela de corta vida, Halloween), Tenebrae, Zineshock (editado por Jaume Balagueró), y El grito, un magnífico fanzine literario editado por el también maníaco Jesús Palacios, con números monográficos dedicados a Stephen King, Lovecraft o  México. A todos ellos pronto se les uniría otro fundamental, Quatermass. Y muchos más pero, que nadie me corra a boinazos por no verse en este pequeño listado, ya que no hay intención de ser exhaustivo, todo esto es una pequeña introducción a nuestro protagonista y a…

La historia de 2000 Maníacos en 44 números

5Y es que, con un pié en los noventa y de forma bastante humilde sale a la venta en septiembre de 1989 el primer número de 2000 Maníacos. Editado en fotocopias y blanco y negro, su formato es A5,  algo bastante habitual por entonces a imagen a semejanza de la pionera publicación mod barcelonesa Reacciones, cuyo formato adquirieron muchos más, entre ellos los valencianos Mod News y Marabunta, fanzines amigos de Manuel Valencia. Este último  estaba editado por Pablo Herranz, que poco después sería un importante colaborador de 2000 Maníacos, primero bajo el seudónimo de Piedras Blancas y actualmente con su nombre real.

La portada de ese primer número no deja de ser significativa. Nos muestra el nacimiento del  hijo de la mujer barbuda y el esqueleto humano de Freaks (La parada de los monstruos). Y es que, efectivamente, había nacido “uno de los nuestros”, un nuevo freak que  se convertirá en el fanzine más veterano (o uno de los más), influyente y el que conseguirá aglutinar todo el fandom de los noventa y más allá.

6Partiendo de un pequeño equipo, la publicación comienza siendo trimestral y teniendo cuarenta páginas que rápidamente se incrementan, ampliando colaboradores y mejorando sin parar número a número. Ya desde las primeras entregas Sergio Rubio habla de cine porno, algo que choca en algunos lectores  partidarios de no mezclar ese tipo de cine con el terror. Pero también esos primeros números incluyen artículos sobre música o literatura, cuestiones que irán reduciéndose paulatinamente, pero no así el porno, que  no solo ganará más espacio en la publicación, sino que incluso, como veremos, protagonizará números monográficos.  Ya en el quinto número (noviembre de 1990) escriben sobre su visita al Festival de Sitges, entrando  “en plantilla” además de uno de mis favoritos, el ya mencionado Piedras Blancas , Carlos Durbán, que más tarde pasará a formar parte de Flash-Back.

Los siguientes números muestran un avance en cuanto a  temas tratados  y un atractivo diseño en su interior, con una media de setenta y dos a ochenta y cuatro páginas. En el sexto número (febrero de 1991, aunque la portada esté equivocada y ponga el año anterior), comienza a demostrarse que en Sitges no pierden el tiempo, y  ofrecen un buen surtido de entrevistas efectuadas allí, como las realizadas a Jeffrey Combs, Sam Raimi y Frank Henenlotter. Cada número agota su edición y se incorporan más colaboradores, como Borja Crespo y  Manuel Romo.

11Con el octavo número (noviembre de 1991) deciden mejorar el logo y  la presentación, escogiendo por primera vez una imagen de Traci Lords para la portada, actriz que protagonizaría dos más. Es con este número con el que  inician la que será una de sus mejores épocas, que continuará con el siguiente (marzo de 1992), un especial “Tutto Italia” de 90 páginas, y se confirmará especialmente a partir  del número 11 (noviembre de 1992), ya con portada a todo color y especialmente con el 12 (marzo de 1993) con magníficas entrevistas a Tobe Hooper, Peter Jackson o Stuart Gordon. La publicación entra en una linea que no abandonará: secciones fijas, serie B, películas raras, porno y poco o nulo interés por los estrenos  comerciales, todo ello aderezado con gotas de humor zopenco y erudición, mucha erudición. Y sin dejar de ingresar en el fanzine nuevos elementos que ayudarán a que el fanzine sea lo que es, como  Álex Zinéfilo, Eduardo Guillot y Domingo Lopez, entre otros.

Por entonces parte de los redactores del fanzine pasan a colaborar en la segunda época de la revista Fantastic Magazine, cuando estaba dirigida por Jordi Costa, consiguiendo revitalizar sus contenidos y darle un tono cercano al del fanzine. Pero como es sabido por todos, la revista no tarda en degenerar cambiando de rumbo y dirigiéndose  hacia  adolescentes y jóvenes  “normales”.

13Pero no pasa nada, seguíamos teniendo 2000 Maníacos, cuyo número trece representa otro hito en la historia del fanzine al  tratarse de un especial porno que cuenta con un nuevo grupo de colaboradores que se suman a los ya existentes, como Jaume Balagueró, Casto Escópico, Fausto Fernández, Ramon Freixas y Antonio Trashorras, firmas que no se alejarán del fanzine.  Sin duda 2000 Maníacos extrae el cine porno de los guettos logrando que películas de Traci Lords y otras divas del género más húmedo puedan comprarse en tiendas dedicadas a cine de terror y fantástico tipo Gorgon, entonces, y Freaks, ahora, antes de que la pornografía en general estuvieran a disposición de todo el mundo en kioscos y tiendas de todo a 100.  Este número trece es también el último realizado en fotocopias, ya que a partir del próximo, (enero/junio de 1994) cambiará el formato pasando a tener lujosas tapas en color brillante y el interior editado con imprenta, enriquecido todo ello con la llegada de más maniáticos, como  Jordi Costa y Txema Millán.

El 16 (abril de 1995) es un tocho con lomo y 116 páginas que conmemora los 100 años de cine de terror, ejemplar que coproduce el Patronato Municipal de Cultura de Donosti y que cuenta con firmas invitadas como las de José A. Molina Foix, José Mª Latorre y Román Gubern, junto Carlos Aguilar, Hernán Migoya  y los habituales de la publicación. Un auténtico choque de trenes que se supera con nota.  El nexo con el Festival de cine de terror de Donosti se completa, además de con el fanzine anual, con la publicación diaria de Donosti-13 , que realizan al menos en dos ediciones del certamen.

16Eran pues buenos tiempos para 2000 Maníacos, cuyos colaboradores comienzan a ser reclamados por editoriales. En Editorial Midons muchos de ellos pudieron ver, por primera vez, editados libros con su nombre. La colección Serie B la inauguró el propio Manuel Valencia con su primera Videoguía X, que fue seguida por un buen puñado de libros sobre asesinos de cine, directores de cine de terror, mad doctors, super héroes  y mucho más. El propio editor de 2000 Maníacos volvió a publicar  en esa colección dos títulos más: Videoguía X (Vol. 2) y Traci Lords, junto a Eduardo Guillot. Midons lanzó otras colecciones, entre ellas Cult Movies,  una serie de pequeños libros monográficos sobre un film.

En paralelo con Midons , algunos colaboradores de 2000 Maníacos también escribieron para Editorial Glenat, en cuya colección Biblioteca del Dr. Vértigo, Manuel Valencia publicó Breve historia del cine X, escrito en colaboración con Sergio Rubio.

Ambas editoriales también confiaron una revista al equipo maníaco : Glenat en 1996 la revista mensual Invasión! , que constó de siete números y que tenía como director a Manuel Romo. Y  Midons  Mundo Canalla en 1997, bimensual y  ya con dirección de Manuel Valencia, aunque también tuvo corta vida (siete números y un anuario).

Además de en esas dos editoriales, Manuel Valencia ha visto publicados otros libros a lo largo de los años: Sangre, sudor y vísceras. Historia del cine gore (La Máscara, 1996) junto a Eduardo Gillot; Pornomanía (Ed. 2000 Maníacos, 1999); José Luis López Vázquez. Confesiones de un pícaro (Mostra de Valencia, 2002) y junto a Paco Gisbert, Exxxpaña. Historia del cine porno español (FICEB, 2005).

Sin dudad los años 1995, 1996 y 1997 estuvieron repletos de trabajo para Manuel Valencia y 38el equipo de colaboradores de 2000 Maníacos, que aunque no se dejó de editar, si se resintió severamente su cadencia de salida: el número 17 sale en septiembre de 1995 y el siguiente, el segundo y último especial cine X, en marzo de 1997. A partir de ahí y durante una temporada el fanzine pasará a ser anual coincidiendo con La Semana de cine de terror de Donosti, al principio con monográficos como los de Jean Rollin / Brigitte Lahaie (número 19, octubre de 1997) y el de Bill Pympton (número 20, noviembre 98) y posteriormente con números más  “normales” y variados.

Con el número 21 (noviembre 99) celebran el décimo aniversario del fanzine y comienza a maquetar Álex Zinéfilo, ganando visualmente número a número.

Muchos más números después, con una lista de colaboradores que puede llegar a ser eterna (a los nombrados hay que sumar, y me dejo muchos, a Sandra Uve, Rubén Lardín, Frank Lasecca, Sergio Colmenar, el Abuelito, Charly Álvarez, Gerard Fdez. ‘Ordel’, el Sr. Ausente, Exhumed Movies…), y a pesar de tener  cadencias locas de salida (hay años en los que salen tres números, otros en que dos y en algunas ocasiones, uno por año), pues bueno, a pesar de todo ello, el 2000 Maníacos sigue  ahí y goza de tan buena salud que en 2014 cumple 25 años, acercándose también a los cincuenta números. Y como si fuera para demostrar su lozanía, le han salido los colores. Vale, en otros números ya había algunas páginas a color, pero ahora el fanzine es como un visión psicodélica. Tanto que hay quien dice que algunas de sus imágenes contienen droga disuelta y que, si se lamen, el efecto que puede causar es que el afectado pase, de forma irreversible, a formar parte del mundo maníaco.

Y para terminar esta merecida limpieza de sable, ¿Qué mejor que unas palabras del propio Manuel Valencia?  Para nosotros es todo un honor el que haya querido contestar la entrevista que le hemos hecho, así que,  sin más zarandajas…

Con ustedes Manuel Valencia

-¿Cómo se te ocurre lo del fanzine

Hacía un programa en una radio libre de Valencia donde hablaba de cine, rock, cómics y fanzines. No veía ninguno que me gustase del todo y decidí, directamente, hacerlo. Así nació el “2000 Maníacos” en el verano de 1989.

-¿Pensaste que tendría la duración y trascendencia que tiene?

9No, claro que no. Mucha gente comienza a hacer fanzines para luego dar el salto a revistas, radio y televisión. Lo utilizan como un trampolín donde comenzar. A mí es un formato que siempre me ha encantado, con el que he aprendido y crecido, complementario a mi trabajo como periodista y guionista en televisión. Hacer el fanzine me sigue divirtiendo, por eso sigo. El día que me aburra lo dejaré.

-¿Cual fue la tirada del número uno?

100 ejemplares en fotocopia. Los vendí uno a uno a mis primos, que tengo unos cuantos, y a los amigos. Costaba 100 pesetas de las de antes.

-¿En qué numero te diste cuenta de que se vendía bien?

Comenzó a crecer a partir del número 7. Fue poco a poco, nunca muy de golpe. Del nº 9, un especial “Tutto Italia”, ya tiramos 500 ejemplares.

-¿Se reeditarán al menos los 10 primeros?

Nunca se sabe. Prefiero seguir editando nuevos números a reeditar los antiguos, pero es una idea que siempre está ahí. Posiblemente, posiblemente…

-¿Como comenzó eso de mezclar terror con porno?

14Desde el principio. Son géneros apasionantes, mutantes, que te permiten descubrir grandes joyas olvidadas y pasar ratos memorables. ¿Qué más se le puede pedir a una película?

– Hubo y hay quien rechaza la mezcla de terror, porno y despiporre. ¿Qué opinas sobre quien critica esa mezcla y que no sea un fanzine más “académico”?

Lo respeto, pero la filosofía del “2000 Maníacos” es instruir y divertir.

– ¿Había algún tipo de rivalidad en el fandom en los primeros tiempos?

Siempre la ha habido. En los primeros 80, en los 90, ahora… Antes, muchos faneditores ni se hablaban. Es algo divertido lo de las rivalidades… (risas). Algún día deberían reunirnos a todos en un festival… (más risas).

-“2000 Maníacos” ha sido escuela de muchos y punto de partida de escritores que ahora se dedican profesionalmente a la escritura o crítica. ¿Ha habido muchos ingratos?

No demasiados. Pero darle mucha importancia a algo como un fanzine es un poco absurdo. Hay gente que se lo toma todo demasiado en serio. Prefiero quedarme con todos los amigos que han estado ahí. ¡Y los que siguen!… Sin ellos, el “2000 Maníacos” no sería posible.

-¿Que entrevista es la que más ilusión te ha hecho?

17Bufff… No sé. Ha habido muchas: Ray Harryhausen, Jesús Franco, Ginger Lynn, Ron Jeremy, Mario Salieri, Tobe Hooper, Álex de la Iglesia antes de rodar “Acción mutante”, Santiago Segura cuando hacía cortos, Carlos Aured, José Mª Ponce, Screaming Mad George, Sam Raimi, Bruce Campbell, Peter Jackson, Guillermo del Toro, José Luis López Vázquez, Rocco Siffredi, Juan Piquer Simón… Imposible quedarme con una sola entrevista.

-¿Y la que te gustaría conseguir?

Con Lon Chaney, pero como no sea con un tablero ouija difícil lo veo.

 -¿Qué época del fanzine recuerdas con más satisfacción?

Todas las épocas han sido muy divertidas. La de los primeros años noventa estuvo muy bien. Éramos jóvenes y nunca teníamos resaca.

-¿De qué número estás más orgulloso?

Hay varios especiales que están muy bien. El “Tutto Italia”, el primer especial porno cuando apenas había bibliografía publicada en España, el de Brigitte Lahaie y Jean Rollin, México… Y este último nº 44, porque ha sido el primero a todo color y me encanta el look, tan zorrón, kitsch y setentero.

-Corta y colorea,  fotocopias, imprenta y ahora totalmente a color. ¿Era necesario?

29Claro. Hacerlo todo así, totalmente a mano, incluso cuando había que escribir los textos con máquina de escribir, era un proceso larguísimo. Imposible hacerlo así hoy en día. El fanzine sólo podría tener 10 páginas.

– Por cierto, ¿aún sigues pensando que es un fanzine y te gusta denominarlo así a pesar de que es una publicación editada a todo lujo?

Sí, claro que es un fanzine. Un fanzine no tiene porqué ser una cutrez espantosa hecha en fotocopias en blanco y negro. Hay que aprovecharse de la tecnología, ¿no? Lo importante es seguir siendo fiel a uno mismo.

-¿Hasta dónde piensas llegar con “2000 Maníacos”?

¿Te refieres hasta cuándo pienso seguir haciéndolo?… Pues mientras que siga divirtiéndome. El día que me aburra lo dejaré.

-¿Que dirías a los que dicen que te repites mucho y que “2000 Maníacos” no aporta nada?

¿Por qué tengo que decirles nada?… Lo bueno es que hablen de uno, aunque sea para mal.

-En estos tiempos de blogs y páginas web, ¿Tiene cabida un fanzine de papel?

41Claro, ahora más que nunca. El papel es algo que no desaparece. El día que se produzca el apagón tecnológico el papel seguirá ahí.

-¿Se han notado bajadas en ventas?

Proporcionalmente, no creo que hayamos bajado más que muchos periódicos o revistas. De este último nº 44 hemos hecho una tirada de 700 copias, lo que no está nada mal. Y vamos camino de agotar la edición.

-¿Cómo va la relación con el festival de Donosti?

Estupendamente. Con Josemi Beltrán, el director, hay muy buen rollo y una relación de confianza total. También con todo el equipo del Patronato de Cultura, que trabajan siempre por encima de sus posibilidades, luchando con presupuestos ajustados y haciendo de La Semana de Terror de Donosti un festival imprescindible y tremendamente lúdico, enmarcado en una ciudad increíble. Ya estamos trabajando juntos en el nº especial del “2000 Maníacos” que presentaremos en la edición de este año. Será a finales de noviembre.

-¿Cómo nació esa relación?

En 1992, cuando era director el gran José Luis Rebordinos y había gente detrás como Sara Torres. Nos encargaron el especial “Tutto Italia”. A partir de ahí, todos los años hemos colaborado con La Semana de Terror. Es un auténtico placer trabajar con ellos.

– ¿Editar “2000 Maníacos” puede dar para vivir?

44No. Pero tampoco es la idea. El fanzine nació como un hobbie, y como tal tiene que seguir.

-No mueves mucho tu película “Manolín”…

No es que no la mueva, es que está totalmente parada.

¿Y eso?… Yo ya tengo curiosidad, la verdad. Porque… ¿existe, no?

(risas)… Claro que existe. Se estrenó en el Festival de Cine Español de Málaga, y se ha visto en varios festivales nacionales. Hemos tenido ofertas para editarla en dvd, pero estamos esperando al año que viene. En 2014, “2000 Maníacos” cumple 25 años, y preparamos un súper nº especial del fanzine que irá acompañado de nuestra primera película. Ese será el momento de “Manolín”.

-Aún es pronto pero… ¿habrá un especial cuando se alcancen los 50 números?

Esperemos que sí, ¡pero antes nos toca el 25 aniversario!

-¿Nos recomiendas una película, un libro y un fanzine?

Una película: “He who gets slaped” (1924), con Lon Chaney. Una barbaridad.

Un libro: “Noctuario”, de Thomas Ligotti, editado por Valdemar. Una delicia.

Un fanzine: “Exhumed movies”. Una locura.

– Muchas gracias y añade lo que quieras.

Que el “2000 Maníacos” no existiría de no ser por todos los maníacos, todos nuestros colaboradores, un puñado de buenos amigos que siempre han estado ahí, escribiendo y apasionándose por las películas de serie B y Z, de monstruos y de porno. Ah, que todo el que quiera puede comprar el “2000 Maníacos” en tiendas de cómics, y si no lo encuentran, pedírnoslo directamente en nuestro feisb o en el mail pipoelpayasoborracho@yahoo.es. ¡Y 2000 gracias por la entrevista!

Con que ansia esperaba la llegada de estos sobres...

Con que ansia esperaba la llegada de estos sobres…

Categorías:MUNDO FANDOM

Proyección de Avantgarde Spanish Cinema en Manresa

150425_369848896398290_369840599732453_936716_1257279061_nDesde aquí siempre intentamos difundir proyectos y actividades interesantes y, para una vez en la que nos toca de cerca, no iba a ser menos. Los amigos de la Asociación de Cine  Lokuos Films de Manresa han querido hacer una proyección de la recopilación de cortometrajes Avantgarde Spanish Cinema y, naturalmente nos hemos apuntado al evento. Nuestro papel en este recopilatorio ha sido el de hacer la selección de los cortos, contactar con los directores y hacer un orden de visionado (des) equilibrado. Ha sido una temporada en la que hemos entrada en contacto con varios cortometrajistas, nos hemos saturado de ver buen cine en formato pequeño y hemos podido comprobar la buena salud de la que goza esa nueva camada de realizadores. Para nosotros ha sido una aventura repleta de ventajas a nivel artístico y humano, cuya continuidad está un tanto en el aire, pero a la que sin duda nos apuntamos ya que, de hecho, tenemos nuevos volúmenes proyectados, pero el que se materialicen o no, ya es una cosa que no depende de nosotros. En todo caso de momento tenemos este primer volumen que ya presentamos en el pasado Cryptshow días antes de que saliera al mercado. Ahora, ya editado, nos complace compartir un visionado con todo aquel que quiera pasar un rato de diversión, vísceras, terror y fantasía en el pase que organiza Lokuos Films. La cita será en Manresa  el próximo sábado 12 de Enero a las 21:30h en el Casal de les Escodines ( C/Sant Bartomeu 50 ), y no podemos más que agradecer a Lokuos Films esta iniciativa.  Dos locas horas en las que además de proyectarse la totalidad de los cortos estarán presentes dos de los directores de algunos de los mismos: David Muñoz y Sergio Colmenar.

David Muñoz es integrante del grupo de tres que dirigieron uno de los más exitosos cortos españoles, el multipremiado Brutal Relax. También está tras Fist of Jesus, un corto presentado en Sitges 2012 con gran éxito y que, de ir todo como debería ir, pronto tomará forma de largometraje. Su trayectoria incluye también algo de animación y documental, como uno magnífico dedicado al cartelista cinematográfico Mac, Un chico de portada. En Avantgarde Spanish Cinema contribuye con dos trabajos cortos:  Barcelona Venecia y Un día de Golf, además de uno tercero incluído entre los numerosos extras que incluye el DVD.  Por su parte Sergio Colmenar nos ofrece dos muestras extremas de su forma de ver el cine: Sabrina y Néstor. Mucho vitriolo y caña en Néstor, que cuenta con la participación de la estrella porno Salma de Nora, además del mismo director, que lo protagoniza. En cuanto a Sabrina es justo decir que nos cautivó desde el mismo momento en el que lo vimos en Cryptshow. La obra cuenta con una magistral interpretación de Jordi Vilches. Si quieren saber más sobre Sergio Colmenar, pueden echar un ojo a esta entrevista.

Ellos dos nos hablarán de sus obras y milagros. Milagros con mayúsculas como son el poder realizar cine sin medios ni apoyos. Por nuestra parte nosotros andaremos por allí, porque cualquier excusa es buena para hacer una escapada a Manresa, saludar a amiguetes y visitar esos bares musicales que tanto pudimos disfrutar durante los distintos Fecinema.

Los demás cortos que integran Avantgarde Spanish Cinema son los siguientes:

Jordi Romero : Space Monsters + dos micros: Ketchup y Un descafeinado infermal. Terror ochentero y dos pequeñas dosis de locura  del director revelación del último Festival de Sitges con Zona de caza, ganador del premio Brigadoom Sitges al mejor corto.

Zoe Berriatúa: Quédate conmigo. Un cuento de amor y terror con la actriz Macarena Gómez.

Ciro Altabás : Manual del amigo imaginario y DVD. Dos auténticos despliegues de ingenio e imaginario Freak.

Iván Ruiz Flores : Dulce (un cuento mágico y agridulce) y La culpa del otro, de una sordidez  espeluznante.

Y todo ello totalmente gratis. ¿Van a perdérselo? Apunten en la agenda la cita para el sábado 12 de Enero a las 21:30h en el Casal de les Escodines ( C/Sant Bartomeu 50 de Manresa) Yo creo que lo pasaremos bien.

Más información: http://www.facebook.com/events/505725236134381/

32368_206009539533510_1384233108_n

Por fín Avantgarde Spanish Cinema es una realidad

25 mayo 2012 4 comentarios

Hace un tiempo Tema Distribuciones nos contó un proyecto:  hacer visible la obra de los cortometrajistas. Dar voz a esas películas invisibles que únicamente pueden verse en algunos festivales o, en el mejor de los casos, como extras de otros largometrajes. Darles el protagonismo y ponerlos a disposición de todo el mundo.

Son la nueva sangre y tienen mucho que ofrecer.

La idea nos encantó y nuestro papel en ello también: seleccionar con ilusión de consumidor y fan todos esos cortos y organizarlos de tal forma que compongan un programa que agrade ver en su conjunto. Porque todos ellos tienen mucho en común, a pesar de ser tan diferentes: la ilusión puesta por sus directores y equipo.

La colección Avantgarde Spanish Cinema va a dar bravuconas voces desde todas las estanterias  para demostrar que existe una realidad más allá de los directores  de siempre. Y además muchas ganas de hacer cine más allá de la nula inversión en cultura del gobierno. Hay mucho talento y ganas de hacer cosas y quedará más que demostrado en esta colección, que tiene ánimos de continuidad. Avantgarde Spanish Cinema es una colección de cortos que va destinada a todo tipo de público. Uno podrá ir a buscar el último blockbuster en su gran almacén de cabecera,  pero podrá completar el programa revisando la  realidad sumergida del cine español: la representada por un buen puñado de cineastas que están deseando que su obra sea visionada y disfrutada.

Y hay muchas razones para el disfrute, ya que además de que  todos los cortos que se van a incluir tienen enorme calidad, estamos seguros de que esto puede ser un puente para esos directores que, sin lugar a dudas, conformarán el futuro del cine español.

Balagueró no habría sido conocido si desde Filmax no hubieran visto su corto Alicia o Días sin luz; Almodóvar confió en Alex de la Iglesia cuando vio Mirindas asesinas; Vigalondo marchó directamente a la entrega de los oscar cuando fue nominado (sí, nominado) por su corto 7.35 de la mañana… ellos y muchos más tuvieron su momento y todos ellos pasaron por el mundo del corto.

¿ Y que propone Avantgarde Spanish Cinema? Pues editar una muestra de seis directores en cada pack (luego les cuento a qué viene  lo del pack), por un lado una muestra de cada director que cubre una media hora, lo que hace un total de tres horas aproximadas de programa que se puede gozar del tirón o en pequeñas dosis, a elección. Pero eso no es todo, ya que también se incluirá  un segundo disco de extras con making of, entrevistas… (de ahí lo de pack). Una sesión inolvidable cuyo primer volumen está ya casi a nuestra disposición y que incluirá los siguientes trabajos y directores (salvo cambios de última hora):

David Muñoz : Barcelona Venecia, Un día de golf, Contable surcando los cielos y, como extra, Estrategias de Mercado. Estupendos cortos surgidos de la privilegiada mente de David Muñoz, co-director de la multipremiada Brutal Relax.

Jordi Romero : Space Monsters + dos micros: Ketchup y Un descafeinado infermal. Terror ochentero y dos pequeñas dosis de locura para el director revelación del  próximo festival de Sitges con el corto Zona de caza.

Sergio Colmenar:  Sabrina y Néstor. Dos piezas impecables. Tan distintas como cautivadoras. Tan personales que en Néstor, que cuenta con la participación de la estrella porno Salma de Nora,  el protagonista es el propio director (así da gusto ser director, actor o lo que se tercie…) 

Zoe Berriatúa, Quédate conmigo. Lo vimos y lo quisimos. Al verlo lo entendereis. Con nuestra amiga Macarena Gómez.  

Ciro Altabás : Manual del amigo imaginario y DVD (dos auténticos despliegues de ingenio)

Iván Ruiz Flores : Dulce (un cuento mágico y agridulce) y La culpa del otro, de una sordidez espeluznante.

En resumen: CINE con mayúsculas.  Con la pasión y la ilusión en cada fotograma. No se puede pedir más.

Bueno, si. QUEREMOS VER MÁS: avantgardespanishcinema@hotmail.es

http://www.facebook.com/AvantgardeSpanishCinema#!/AvantgardeSpanishCinema

Categorías:DVD / BLU-RAY, EN CORTO

Cryptshow Festival 2011

Toda ciudad tiene su pasado en el que nacen las anécdotas que dan origen a sus curiosidades. Y Badalona lo tiene. Algo que llama la atención de los visitantes es que los chuchos de crema son conocidos como tornemis . Los lugareños más viejunos aún sabemos por qué.

Hace años, muchos, en la calle Sant Pere (centro), había una pastelería cuya especialidad eran estos bollitos de crema. Al decir de todos, eran tan buenos que daban ganas de volver a por uno más. Así fue como aquella pastelería, pasado el tiempo, fue conocida como Can Tornemi (de torne-m’hi, volver a repetir) y por extensión así fueron llamados los bollos en todas las pastelerías de la ciudad.  

Las ciudades tienen también presente, un presente en el que nacen las tradiciones del futuro.  Desde el pasado 6 de julio, Badalona tiene un nuevo tornemi, porque desde ese día se instaló allí el Cryptshow Festival y todos los asistentes nos hemos quedado con ganas de repetir. Todos acabamos diciendo: torne-m’hi!!!!

Fueron cinco intensos días en los que pudimos sentir todas las emociones del cine de terror en todos sus formatos. Allí estuvo Serendipia y así os lo quiere contar.


TERROR CLÁSICO

En todo buen festival nos encanta ver novedades, pero no es menos importante revisar viejas amigas que, aunque posiblemente ya  formen parte de nuestra colección de DVD’s, nos gusta ojear en esa  puesta de largo que supone verla en pantalla grande y con buen sonido. Y es que siempre hay tiempo para ver a un buen amigo y así en el Cryptshow seleccionaron tres films clásicos para disfrute de niños y grandes:

Programa/cartel español de El péndulo de la muerte.

El péndulo de la muerte (The Pit and the Pendulum, 1961 Roger Corman) un merecido homenaje a Vincent Price (y a nosotros)  en su centenario. El film fue la segunda adaptación que Roger Corman dirigió basada en relatos de Edgar Allan Poe tras La Caída de la casa Usher (House  of Usher, 1960). La  película, afortunadamente se estrenó en la época en España, por lo que los más viejunos, que no lo sean tanto como para haberla disfrutado en el cine, la recordarán por intempestivos (pero no tanto como ahora) pases televisivos. La cinta cuenta con el siempre inolvidable e  histriónico Price,  que enloquece  impecablemente en pantalla dando su merecido a los auténticos villanos de la función (entre ellos la adorable Barbara Steele)  y a cualquiera que se  ponga por medio ¡¡Ya puestos lo mismo da 4 que 14!!  Además, al abrir el Cryptshow Festival,  pudimos vivir conjuntamente con el film la  experiencia de visitar por primera vez los lavabos del local que… ¡¡¡Parecían formar parte de la sala de torturas de Nicholas Medina!!! … Repletos de extraños olores, insectos nefandos y pasillos abovedados e interminables…  Circunstancia esta que, por otra parte, no era responsabilidad de los organizadores del festival y que contrastaba con la regia y preciosa sala de proyección y en general con el  local que acogió al Cryptshow  y que esperamos lo siga acogiendo.

Ese mismo día se proyectó otro gran clásico, Häxan, dirigida en 1922 por Benjamín Christensen. Un extraño film separado en diversos y pictóricos episodios que en verdad resulta ser un alegato en contra del papel de la Iglesia durante la época medieval, materializado por el brazo ejecutor que fue la Inquisición. Película maldita prohibida en muchos países que se ha ido revalorizando hasta alcanzar el estatus de absoluta obra de arte que actualmente tiene. Por cierto, en 1968 se recortó metraje (de 105 minutos se quedó en 75) y se lanzó con narración de otro alucinado, William Burroughs, gran admirador del film.  La película se proyectó con acompañamiento musical en directo de Vicenç Vidal, como en los antiguos cinematógrafos.

El tercer y último clásico del Festival fue Terror en el espacio (Terrore nello spazio, 1965 Mario Bava) film que como ya saben anticipaba otro gran clásico, Alien, el octavo pasajero (Alien, 1979 Ridley Scott) y que tenía una innovadora puesta en escena y un magnífico tratamiento del color pero… ya sé que sonará sacrílego , me defraudó bastante. Era la primera vez que la veía y tenía muchas ganas, sin embargo… lo dicho, me pareció tediosa y lenta. Para gustos, colores. Eso sí hay que elogiar los efectos de sonido y la banda sonora de Alan Silvestri (tantas veces compositor de Zemeckis) que consiguen darle al film una atmósfera asfixiante.

TERROR DOCUMENTAL

Tuvimos tres documentales, tres y además de lo más variado. El primero en proyectarse fue  Condenados a luchar  de James J. Wilson, película que narra la dificultad de acceder a la industria del cine por parte de muchos directores independientes, principalmente de cortometrajes. Para ilustrarlo, Wilson se  vale de diferentes entrevistas con los propios compañeros (entre ellos Dani Moreno, Rafa Dengrà, Chema Ponce, David Muñoz, Adrià Cardona, Naxo Fiol, Isaac Berrocal o Laura Ruiz en un larguísimo etcétera), así como de una ruta por distintos festivales y espacios especializados en dar cancha a estos creadores  como Cotxeres de Sants, Festival de Molins, Filmets, Horrorvisión, Festerror, Centro Garcilaso y por supuesto Cryptshow, entre otros,  aprovechando asimismo para recoger la opinión de los organizadores y del público. Toda una declaración de principios de un cineasta que, por cierto, se pasó todas las jornadas del festival rodando cerca de una hora de imágenes con las que realizará un pequeño spot de dos minutos para promoción del Cryptshow.

El director del certamen Toni Benages y Wilson presentando Condenados a luchar.

De Los perversos rostros de Víctor Israel (David Pizarro y Diego López) ya hablamos con anterioridad. Estrenado en Sitges 2010, se trata de un documental al gran actor secundario que nace de un pequeño corto realizado para completar el homenaje al actor que se celebró en el primer festival Horrovisión en 2010. Debido a las buenas críticas recibidas, Diego López (ya saben, responsable del fanzine El Buque Maldito y la sección Brigadoon del festival de Sitges) se alía a otro personaje, David Pizarro, y alumbran el correctísimo documental que analiza la figura del actor mediante 6 de sus muchos rostros: el familiar (biográfico); el negro (por el cine policíaco); el salvaje (por sus westerns y bélicos); el terrorífico (por tantos films de ese género que admiramos, especialmente Pánico en el Transiberiano de Eugenio Martín);el Dramático y finalmente el erótico (no se pierdan las imágenes de Morbus de Ignasi P. Ferrer, o mejor dicho, no se pierdan Morbus, que hay que verla para creerla). Si bien Víctor Israel no tenía tantos rostros como el mítico Lon Chaney, ciertamente se le acercaba y así nos lo cuenta este documental mediante amigos, familiares y colegas, entre los que se cuentan Eugenio Martín, José Ulloa, Javier Aguirre, Frank Braña, Miguel Iglesias Bonns, José Lifante, Carla Dey, Antonio Mayans y Esperanza Roy. Un buen trabajo que, al igual que el siguiente, aprovechamos para volver a visionar tras haberlo disfrutado en Sitges.

El tercer documental representa  a ese Paul Naschy que esperamos que nunca falte. Si el año pasado en el Cryptshow se proyectó La maldición de la bestia (1977, Miguel Iglesias Bonns), este año pudimos disfrutar con El hombre que vio llorar a Frankenstein de Ángel Agudo, un film en la línea del dedicado a Víctor Israel  y que también cuenta con testimonios de amigos, familia y compañeros de profesión como Antonio Mayans, Jack Taylor, Jordi Grau, Caroline Munro, Miguel Iglesias Bonns, Nacho Cerdá, José Luis Alemán, J. A. Pérez Giner, Joe Dante y John Landis, entre muchos otros.

Tres interesantes obras en las que se puede destacar, además del trabajo de sus directores, el montaje. El de Víctor Israel se estructura como si fuese un libro, la secuenciación la dan los distintos rostros que representan otras tantas etapas de su vida cinematográfica. Una línea similar sigue el dedicado a Naschy, salvo que aquí acompañamos al actor en su vida y su filmografía en orden cronológico y no temático con el interior. Probablemente sea el que mayor difusión fuera de España espera obtener puesto que es el que se ajusta más a los documentales clásicos americanos.  El film de Wilson, en cambio, es muy distinto en su estrucura. Articulado en torno a tres ejes, directores, festivales, y público, estos no se suceden linealmente sino que se mezclan entre ellos dando respuestas a las preguntas que se formula el propio director, auténtico nexo de unión entre las partes. Hay que añadir que Wilson se filma a si mismo practicando su otra afición, el boxeo, muy acorde con el título y con el mensaje que nos quiere transmitir: quien está condenado a luchar y se esfuerza en ello no puede más que acabar saciando su búsqueda.

En El Circol consultando la cartelera.

 TERROR LARGO

Durante el festival también pudimos disfrutar de una buena selección de largometrajes de reciente factura que vamos a repasar:

True Nature (USA, 2010 Patrick Steele) es una historia sobrenatural sobre la extraña  reaparición de Marianne (Marianne Porter) en el jardín de su casa tras un año desaparecida. Ella no recuerda nada, y aunque lucha por recuperar la normalidad en su vida, las pesadillas  la asaltan por la noche. El film, opera prima de su director Patrick Steele, ya se habia proyectado en el Fancine de Málaga en noviembre de 2010, contando con el mismo director como invitado.

Rage (USA, 2010, Cris Whiterspoon) se nombra heredera de lo que podríamos llamar un subgénero dentro del fantástico: el del terror que es inspirado al protagonista por un extraño conductor que le acosa con su vehículo. El máximo referente dentro de esta tendencia es El diablo sobre ruedas (Duel, 1971 , Steven Spielberg), tanto es así que el propio Whiterspoon le lanza un guiño intertextualizándola en una escena de su film. Pero Rage es menos metafísica que la película de Spielberg, el conductor asesino no es una fuerza de la naturaleza sino un psicópata y la película va adentrándose progresivamente en el terror de lo real, en la línea en que lo hiciera Secuestrados (20o9, Miguel Ángel Vivas).  Rick Crawfort interpreta a un marido infiel, lleno de remordimientos, atenazado por la culpa quien, el día en que decide dejar a su amante empieza a ser perseguido y acosado por un extraño motorista. La persecución va creciendo en intensidad conforme se desarrolla la película, desde la simple rascadura en la pintura del coche en el inicio, hasta el brutal asalto en su propio domicilio que conduce a un desenlace perverso. Pese a que no siempre mantiene el ritmo trepidante que requiere una historia así, Ragees una película más que notable que no escatima hemoglobina en su retrato del sangriento peso del azar .

La chilena Baby Shower (2011, Pablo Illanés) fue, probablemente, la película más delirante del festival. El título da nombre al punto de partida: una baby shower, fiesta para celebrar el próximo nacimiento de un bebé en la que se reúnen las mujeres más próximas a la embarazada. En la película, la protagonista Ángela, que ha abandonado la ciudad para refugiarse en una hacienda rural, espera gemelos e invita a sus cuatro mejores amigas a pasar un fin de semana con ella. Pronto descubrimos que la reunión no va a ser tan pacífica como pensábamos: las cinco amigas guardan entre ellas secretos de humillaciones pasadas y más recientes. La trama se complica cuando entran en acción los esotéricos vecinos de Ángela que se revelan como unos auténticos tarados. La película se convierte entonces en un slasher gore en el que cada ultraje y cada muerte es más brutal que la anterior. Lo que hace peculiar a Baby Shower es que parte de los esquemas típicos de los culebrones latinos parecen evolucionar hacia el nuevo gore francés, tan querido por los jóvenes directores hispanos. Como sea, la película nos embriaga por su extraño ritmo y desarrollo. Quién sabe si no estaremos ante el nacimiento de un terror genuinamente latinoamericano que aprovecha aquello que captura sus audiencias televisivas y lo lleva a fundirse con lo más extremo del terror europeo.

The Dead(UK, 2010  Howard  J. Ford y John Ford) es otra ópera prima y un  auténtico

Uno de los directores de The Dead, Howard J. Ford pillado al despiste.

homenaje a las películas italianas de zombies que tanto adoramos como Nueva York bajo el terror de los zombi (Zombi 2, 1979 Lucio Fulci) o Zombi Holocausto (Zombi Holocaust, 1980 Marino Girolami), con repugnantes cadáveres purulentos de lento andar y rodaje en Africa, lo que representó toda una pesadilla para sus directores, tanto como lo fue su pase en el pasado Festival de Sitges, en una hora interspectiva y con un ramillete de hambrientos gorehounds dispuestos a liarla, lo que hizo que sus directores se pensasen muy mucho el repetir la experiencia por estos pagos. Pero afortunadamente el Cryptshow pudo contar con este film, que trajo Howard J. Ford,  uno de sus directores,  bajo el brazo aunque, ¡¡Maldición!!, por problemas con los subtítulos se tuvo que proyectar después de la hora programada, lo que seguro hizo que Ford pensara que sobre su película pesaba una  maldición. Afortunadamente la cosa no pasó de ahí y se produjo una feliz proyección, tras la que se celebró una pequeña rueda de prensa que utilizo como marco el refugjo donde estaba la exposición Mad Doctors, durante la que, entre otras cosas, señaló que para él esta es la primera vez que se ha proyectado la película en España, tras el desastre en Sitges.

El mockumentary (falso documental) belga, Vampires (2010, Vincent Lanno), nos llegaba con muchas recomendaciones y ya se sabe que cuando te generan muchas expectativas es más fácil defraudarse. No fue así, Vampires es efectivamente una película que sabe combinar la comedia y el fantástico presentándonos una especie de Familia Adams que no es monstruosa por su aspecto sino por sus hábitos. Se trata de un supuesto documental sobre una familia de vampiros, estos mismos son los que contactan con el canal televisivo para enseñar su forma de vivir al mundo. Sin renunciar a algunos de los elementos icónicos característicos (los ataudes, los colmillos…) nos muestra una figura naturalizada en la que los vampiros viven como una selecta burguesía sobre la que pesa la tradición de su “hermandad” (presentada como una especie de mafia con su padrino incluido), pero cuyos problemas son los mismos que afectan a una familia humana. De hecho, a través de esta horror comedy, Lanoo denuncia algunos de los males de nuestra sociedad actual, el desequilibrio entre las clases, la inmigración  y la escasa autoridad que ejercen los padres de hoy sobre sus hijos cada vez más desorientados. Por ponerle un reparo, el metraje resulta un poco largo, pero todo y con ello la cinta mantiene su interés todo el tiempo. Nos sumamos, pues, a las recomendaciones.

Stake Land  (USA, 2010 Jim Mickle) nos muestra unos Estados Unidos (ya saben, el mundo es Estados Unidos) desbastado por un holocausto, donde los supervivientes, por si no tuvieran bastante con las penurias que ello pudiera provocar, encima se las tendran que ver con una plaga de vampiros y una secta ultracristiana, La Hermandad.

Y para “desengrasar” un poco… ¿Que tal un musical?, pero…¿Un musical con zombies?, pues sí, eso es lo nos ofrecieron los desquiciados responsables del Cryptshow como telón del festival y en riguroso estreno en España: The Dead Inside (USA, 2011, Travis Betz),  una historia de amor y muerte repleta de canciones y carne podrida. Cuarta película y segundo musical de su atípico director.

TERROR EN EL FUTURO DEL CINE

Un momento de la mesa redonda con los ponentes y la moderadora Marta Torres (Judex). Foto: Klowns Asesinos.

Una de las actividades más interesantes de las que pudimos gozar en el festival fue la mesa redonda sobre el futuro del cine en la era de Internet, bajo el lema: Nuevas maneras de hacer y distribuir cine. Aunque se diría que los chicos de Judex, organizadores, no las tenían todas consigo puesto que dispusieron en la sala unas bonitas sillas de madera ¡¡¡en las que te quedabas pegado!!! ¿Para que no escapásemos? Si ese es el motivo, lo hicieron muy bien, porque el que no quedaba atrapado por la silla lo quedaba por el exquisito cava que recibía a los asistentes. En verdad, el debate fue de calidad y se bastó por si mismo para capturar la atención y la voluntad. Y la sala permaneció llena a abarrotar desde el principio hasta el final.

Los ponentes eran una muestra más que representativa de todas las posibilidades que abre la red: Robert Figueres, director de proyectos transmedia, nuevas vias de financiación, distribucion y promocion en cine como fundador de la productora Filmutea. Actualmente trabaja en la película transmedia Panzer Chocolate; Joan Carles Tous, fundador de la distribuidora de cine Cameo y uno de los creadores del portal Filmin, plataforma española de vídeo on demandJoan Carles Martorell, co-fundador del colectivo EMBED, docente y realizador de cortometrajes y proyectos multimedia. Luis Román, director del BccN (Barcelona Creative Commons Film Festival) e Ignasi Lamarca, fundador de Friki Films.

Otro momento de la mesa redonda que el público, pegado a sus sillas, siguió atentamente. Foto: Klowns Asesinos.

La conclusión destacable es que, a raíz de la nuevas técnicas de la información y la comunicación (TICs), nos hallamos inmersos en un cambio de paradigma global que afecta especialmente al mundo audiovisual. Como señalaba Joan Carles Martorell, si la novela fue la educadora sentimental del S.XIX, el cine lo fue del XX, pero ahora, en el XXI ha perdido esa centralidad. Las nuevas generaciones, ya nativos digitales, tienen como referentes emocionales las series televisivas (sólo hace falta ver la sección de cine de cualquier centro comercial) y los videojuegos, cada vez más sofisticados y novelizados. Los juegos de ordenador construyen  un público acostumbrado a interactuar y a participar de lo visto; a la par que las series son consumidas por una mayoría de jóvenes por temporadas y no por capítulos, consumo que los propios espectadores deciden cuándo, cómo y dónde quieren ejercerlo. El cine en este marco es visto por una gran parte del público como uno más de los lenguajes audiovisuales y desean poder gozar de él del mismo modo que lo hacen con los videojuegos y las series. La industria tiene que ajustarse a este nuevo mercado e idear formas de llegar al nuevo público, eso lo tuvo claro Joan Carles Tous cuando participó en la creación de Filmin. Tous afirma que con el mercado del cine acabará ocurriendo como con el de la música: acabará siendo distribuido vía Internet. Aunque para él el cine se disfruta en las salas y en Internet sólo se consume, es consciente de que el público tiene derecho a decidir y es la industria la que se ha de acercar a él con los productos que demanda. Así su plataforma ofrece la posibilidad no sólo de comprar los clásicos DVDs sino de pagar una tarifa para poder ver X horas de cine en un tiempo determinado sin necesidad siquiera de descargarlas.  Su plataforma, además, ha apostado por esas producciones que apenas pueden ser vistas en las salas, bien porque se exhiban pocos días, bien porque siquiera lleguen a exhibirse; no es, pues, una competencia directa, al contrario puede servir de plataforma para que los cines distribuyan esas películas. Concretamente citaba el caso de la española Mami blue (2010) de Miguel Ángel Calvo Buttini película ganadora del Atlantida Film Fest, festival creado desde la misma plataforma Filmin.  Fue ganar el festival lo que motivó que llegase a estrenarse en pantallas españolas. Así pues, Internet no sólo puede no restarle espectadores a las salas sino que incluso puede llevarles a ellas el público. Con todo, nadie en la sala ignoraba la crisis de ventas que se está sufriendo, ella es la que animó a Ignasi Lamarca a adentrarse por el camino del videoclub on line (tal como anunciamos en este blog en su día), camino del que aún no se pueden conocer sus frutos, a la vez que Tous reconocía que Filmin no está generando beneficios todavía. Son demasiadas las preguntas a las que dar respuesta como, por ejemplo: ¿cuándo podría estrenarse en la red, después de su estreno en salas y su edición en DVD, antes, o todo simultáneamente?

Mientras llegan las respuestas, navegamos un poco en tierra de nadie y algunos aún tenemos muy grabado el cine como hecho social que se desarrolla en la ceremonia de la sala oscura. Probablemente eso hizo que durante un momento el coloquio entre ponentes y espectadores entrara en un bucle nostálgico y no se avanzara más en las nuevas posibilidades artísticas que se están abriendo. Algo sobre ellas se expuso, sobre todo por parte de Luis Román y de Robert Figueres. Román informó sobre las nuevas licencias creative commons, nueva forma de gestionar los derechos de autor que permite decidir hasta dónde queremos que nuestros contenidos circulen gratis por la red y hasta dónde queremos beneficios. Este tipo de licencias se adecuan mucho mejor a la distribución por Internet y serán las que irán haciendo viable que la explotación de las obras pueda simultanear lo digital y lo analógico. Por su parte, Robert Figueres explicó el funcionamiento de su productora Filmutea, sus diferentes secciones e informó de su proyecto Panzer Chocolate obra transmedia que será película, videojuego, juego en realidad simulada, motion cómic e interacción en Internet de Realidad Aumentada.

Nos quedamos con ganas de saber más sobre ella y sobre todas las posibilidades que la nueva tecnología puede aportar al audiovisual como arte, pero el tiempo es breve y la programación ajustada. Hay que felicitar a los chicos del Cryptshow por su encomiable puntualidad y su organización de los contenidos que permitió gozar de todo lo proyectado (sólo la Mesa se solapó con otras actividades), cosa realmente meritoria. Los chicos del Cryptshow lo habían previsto todo y no sólo se quedaron en la teoría. Coincidiendo con la entrega del Premio Sierra circular Honorífico a Joe Dante, incluyeron en su programa la webserie dirigida por él bajo producción de Roger Corman, Splatter. El argumento es sencillo: Splatter es un cantante de rock que se ha ganado diferentes enemistades a la vez que amasaba dinero; sabiendo que su vida corre peligro decide suicidarse ante una cámara antes de que lo maten sus enemigos. Tras ese preámbulo empieza la acción reuniendo en la casa de la estrella del rock a sus principàles amigo-enemigos, a partir de ahí todo funcionará como un cluedo sangriento (no en vano el nombre del protagonista es un guiño al gore extremo). La peculiaridad de esta pieza no es sólo que la duración de los episodios se ajusta incluso a su visionado en un móvil, lo cual por si sólo ya la convierte en ejemplo de nuevas fórmulas, sino que también introduce la interactividad: el público puede jugar con lo filmado y decidir los finales de cada capítulo. En la encantadora platea de El Circol no había ordenadores, está claro, así que la interacción se solucionó mediante una votación del público asistente. El último día del festival se proyectaron todos los episodios seguidos con los finales elegidos, y se pudo comprobar que el resultado es una película tal y como las hemos conocido siempre. Aunque ahora todo esté sometido a discusión, lo que queda claro es que los humanos seguirán teniendo necesidad de contarse historias con imágenes en movimiento tal como lo vienen haciendo desde los ancianísimos teatros de sombras.

TERROR IMPRESO

Un momento de la presentación con Joan Ignasi Alonso, portadista de Cryptonomicon 4, Neus Campán, ganadora del certamen en modalidad terror y Diego López, responsable de El Buque Maldito.

Ha habido  tiempo para todo, también para la lectura, así que durante esta edición se aprovechó para presentar dos libros, un fanzine y un cómic. Vamos, que  de todos los colores y para todos los gustos. La presentación se realizó en la Llibreria Saltamartí, bastante cerca de la sede del festival, aunque nos obligó a correr un poco con el objeto de ver la exposición de la que os hablaremos más tarde. Tan disparados salimos que nos quedamos sin saborear el cava con el que obsequiaron a los asistentes tras finalizar el acto. ¡¡Porco Mundo!!   Veamos, veamos:

CRYPTONOMICON 4: ¿libro? ¿fanzine? antología de cuentos de terror, fantasía y ciencia ficción presentados al  concurso que organiza el festival, un certamen que se viene celebrando desde el segundo Cryptshow y que admite narraciones en castellano, catalán y de autores sudamericanos. El libro reúne un total de 26 narraciones cortas en sus 88 apretadas páginas, incluyendo por supuesto las tres ganadoras: Más de Neus Campán (terror); Se me caen los botones de Daniel Pérez (fantasía) y Nunca es el final de Carlos Alberto Morales (ciencia ficción). Una bonita selección en un manejable volumen que al abrirlo huele a plastilina. Ideal para leer en la playa y amenizar su periodo estival ¿lo quieren? pues escriban a www.cryptshow.com , y de paso háganse con los  de las  anteriores ediciones. Pronto podrán leer algunos de estos cuentos en versión digital en nuestra sección Cuentos de Serendipia.

Más:ULLALLS (Editorial Galera), libro que en principio nació como cuento erótico y evolucionó (o degeneró) a novela terrorífica que mezcla incluso temática de western, según sus propios  autores Sebastià Roig y Salvador Masip que se ocuparon de presentarlo y que no perdieron la ocasión con una auténtica catarsis verbal, que ellos mismos admitieron que fue desbordante. La novela está basada en el caso real que hace pocos años saltó a los medios sobre un campamento de verano suizo en el que los jóvenes eran esclavizados y encerrados en jaulas ¿Verdad que les suena? El seguimiento de esa noticia en el Diari de Girona llevó a los autores hasta una historia con niños que tendrán que enfrentarse a los terrores conocidos  del  reformatorio y a los desconocidos de un tétrico bosque. Todo ello en una novela con la que los autores han confesado haber pasado cuatro años  “divirtiéndose haciendo el bestia” mientras la pergeñaban, citando la inspiración de los clásicos H. P. Lovecraft (sobre todo La Sombra sobre Innsmouth, 1931) y Stephen King, además de la de ciertos autores modernistas catalanes. La obra está editada también en castellano con el nombre de Colmillos y  recibió el premio Joaquim Ruyra en 2010.

Todavía nos queda EL BUQUE MALDITO, del que ya les hemos hablado hace bien poquito y del que su editor, Diego López, nos explicó contenidos. Durante los últimos cuatro años, Diego ha presentado un número de su publicación en el Cryptshow, y este, su  número 15  y primero en nuevo formato no iba a ser una excepción.

Y aunque estaba planeado presentarlo también, no llegó a tiempo el cómic TOTAL WARS, editado por Scifiworld y realizado por Alan Smithee (ya saben, el más prolífico realizador y escritor del mundo del cine) y Toni Benages, responsable del Festival Cryptshow. Afortunadamente llegó al día siguiente y pudo ponerse a disposición del respetable.

TERROR GRÁFICO

Logrando prácticamente abarcar todas las ramas de la cultura, el Cryptshow Festival también preparó una exposición gratuita que permaneció abierta todos los días de 7 a 9 de lhoras de la tarde y que se organizó en un lugar con auténticas connotaciones  terroríficas: un refugio antiaéreo de la guerra civil. No se espanten, el lugar está totalmente reformado y acondicionado, siendo un marco ideal para la exposición Mad Doctors, que nos brindaba una variadísima muestra de la interpretación que sobre ese personaje tan querido por todos (¿Que sería del cine de terror sin ellos y sus torpes maniobras?) nos ofrecía un grupo de artistas, que en muchos casos ponían sus obras a la venta. Con trabajos de Toni Benages, Lorena Vilarte, Ruben Pellejero, Albert Monteys y Juan Rubí entre otros. La exposición también rindió un no declarado homenaje a Vincent Price por parte de varios artistas, entre ellos vean el magnífico cartel de una ficticia tercera parte de la saga del Dr. Phibes con el que nos obsequió Joan I. Alonso,   que complementaron así  la  proyección de El pozo y el péndulo.

Mad Doctor de Juan Rubí.

Magnífico cartel de una película ficticia realizado por Joan I.

 

TERROR CORTO

Al ser la actividad principal de este festival,  tuvimos una estupenda y numerosa selección de cortometrajes (¡¡40!!) provenientes de todo el mundo: USA, Francia, Bélgica, Finlandia, Suiza, Brasil, Canadá, Irlanda, Argentina, UK/Turquía y, por supuesto España, que naturalmente contó con el mayor número: 14 variopintas propuestas (más uno fuera de competición). Y como en botica ha habido de todo, pero ninguno de relleno, al contrario, ha primado la calidad.

Repasemos unos cuantos:

Estando de moda como está, hemos tenido cubierta ampliamente la  tasa zombie con varios títulos, destacando el americano Alice Jacobs is Dead, ganador al mejor corto de horror / suspense en la popular Comic Con de San Diego 2009, con sombría realización de Alex Howitz, que abrió la sección oficial de cortos y que contó con la actuación de la recordada Adrienne Barbeau, ex-esposa de John Carpenter para quién  interpretó papeles en films como La niebla (The Fog, 1980) o 1997: Rescate en Nueva York (Escape from New York, 1981), pero también fue la novia de Swampy en La Cosa del Pantano (Swamp Thing, 1982 Wes Craven) y una odiosa esposa que termina devorada por la bestia-fósil de debajo de las escaleras en Creepshow (1982, George A. Romero), entre muchas otras cosas. En esta historia de amor fou demuestra su profesión, masticando dudosos menús crudos y obedeciendo a un Bela Lugosi que hace una aparición especial. Pero no crean que la presencia zombie terminó aquí, también tuvimos: Les pierres Jetés, del francés Benjamin Le Souéf, que mezcla leyendas urbanas y maldiciones gitanas con una inesperada aparición de muertos vivientes a lo Posesión Infernal, todo ello en un paisaje campestre idílico; la francesa Attack of the Giant Brain Sucker Monster from Outer Space que comienza como musical y se adentra en los terrenos de la serie B clásica, con un monstruo gigante en stop-motion que sorbe los cerebros de los pobres habitantes de un pueblecito  zombificando a sus víctimas, todo ello con mucho humor.

Humor, por supuesto negro, que predominó también en cortos como Sabrina (Esp. Sergio Colmenar), un apestoso y  aplaudido monólogo sobre la soledad espléndidamente interpretado. O la belga Bad Mistake (2009, Xavier Hibon) que me recuerda cierto chiste escatológico, sólo que aquí se torna sangriento; La presencia (Esp. Igor Marcus) destacable corto que os recomiendo ver y del que no os doy pistas. Divertido e ingenioso, tanto como el francés Faut qu’on parle! de Lewis Eizykman que de la lapidaria frase “tenemos que hablar” (¡Que levante la mano quien no se le haya helado la sangre al escucharla de boca de su pareja!) hace su director  un increíble ejercicio de comedia con gotas de cartoon. O la suiza Lester, donde tenemos a un vampiro muy pulcro que mientras muerde a una joven en su alcoba, son sorprendidos por el marido de esta … ¿Qué pasará? También pudimos volver a disfrutar del ya conocido, pero no por ello menos bienvenido Brutal Relax, dirigido al alimón por el tripartito compuesto por Adrián Cardona, Rafa Dengrà y David Muñoz. Cuando preguntamos a David si pensaba que se llevaría algún premio  nos dijo que no esperaba ninguno, ya que este certamen le parecía con diferencia el festival de cortos más competitivo por la calidad de la selección. Como veremos más adelante, David andaba más que equivocado en su predicción.

En el apartado de animación pudimos ver, entre otros títulos, el sórdido Les bessones del Carrer de Ponent  (Marc Riba i Anna Solanas) que  según contó Marc Riba está basada en el caso verídico de Enriqueta Martí, conocida como “La vampira de Barcelona”, que a principios del siglo XX secuestraba niños para, en el mejor de los casos prostituirlos, pero también extraerles el tuétano, la sangre y la grasa para hacer pócimas que comercializaba y que sus clientes consideraban mágicas. Todo ello desde la barcelonesa calle Ponent. En blanco y negro, sin diálogos y algunos apuntes expresionistas. Se proyectaron otros films de animación como el extraño y apocalíptico  Birdboy (Esp. Pedro Rivero y Alberto Vázquez); Akerbeltz, las brujas y el inquisidor (Esp. César Urbina) que más que un corto parece un video-clip; Vicenta de SAM o la francesa Fard de Alapont /Briceno. También se pudo ver El esurcista, divertido corto amateur realizado con plastilina y poca vergüenza por Isaac Duran, que presentó ante el público.

Otros títulos destacables fueron: Menos 1,  (Esp. Jorge Alonso), corto que me retrotrae a historias surrealistas urbanas del tipo La cabina (1972, Antonio Mercero) o  El televisor (1974)  y El asfalto (1966) de Narciso Ibáñez Serrador, todo ello con sus lógicas (y abismales) distancias. Mucho más destacado y celebrado por el público fue Quédate conmigo de Zoe Berriatúa, que contaba con la inmensa Macarena Gómez, actriz ante la que estamos totalmente volcados porque… ¡Que bien se enfada Macarena! ¡Que bien insulta Macarena! ¡Que bien le sienta la sangre de pega y las lentillas blancas a Macarena!… Sí, confesamos que la queremos y que está genial en este corto tenebroso, triste y con acertados toques cómicos. También vimos  la francesa 36eme-Sol (PH Debies), un viaje al infierno en ascensor bastante previsible, por otra parte. El apartado “marcianadas” quedó bastante representado con  Erase Love de Javier Ideami, y también hubo sitio para la denuncia social con el corto brasileño Ninjas, de Dennison Ramalho, un duro alegato sobre los escuadrones de la muerte y el abuso de poder que nos dejó un regusto amargo. El corto más terrorífico y paradójicamente real  de los que se proyectaron.

EL PALMARÉS

El jurado del Cryptshow 2011 y el maestro de ceremonias Brian Bombay .

Todo llega a su fin, y el Cryptshow no podía ser menos. Un final feliz en el que, aunque no hubiera (todavía) alfombra roja, sí hubieron premios. El sierra circular honorífico, el sierra circular al mejor corto (premio del jurado) y el premio del público. Fueron entregados en medio de una divertida ceremonia que contó con la animación del presentador del Cryptshow, Brian Bombay, quien se encargó además de las diferentes perfomances que fueron amenizando el festival a lo largo de los días.

El jurado estuvo compuesto por la siguiente plantilla:

ÁNGEL SALA : Escritor y director del Festival Internacional de Cine Fantástico de Catalunya (el de Sitges, vamos). Libros: Profanando el sueño de los muertos, Godzilla y compañía, Profundo Argento…

EDUARD FERNÁNDEZ : Actor de cine y teatro. Films: Faust 5.o, Los lobos de Washington, Tres días…

LLUÍS RUEDA :  Crítico cinematográfico y director de la web Judex. Ensayo: Monstruos eléctricos.

CÉSAR DEL ÁLAMO : Director de cine independiente. Film: Mi.

OLGA BEL : Cinéfila. Directora de la muestra de cortometrajes Dr. Mabuse desde 2002.

Y ahora sí…. LOS  GÜINERS… SON

Joe Dante y su flamante Sierra Circular Honorífica.

– Sierra  circular Honorífica a JOE DANTE  por toda su carrera.

– Mejor fotografía: NO FACE (Francia. Mathilde Arnaud y Jean-Yves Arnaud)

– Mejor bandasonora:  THE LEGEND OF BEAVER DAM (Canada). Jerome Sable)

– Mejores efectos visuales: BRUTAL RELAX (España. Adrià Cardona, Rafa Dengrá y David Muñoz)

– Mejor guión: LES BESSONES DEL CARRER DE PONENT (España. Marc Riba y Anna Solanas)

-Mejor corto de animación: FARD (Francia, Alapont y Briceno) y VICENTA  (España, SAM)

– Mejor actriz: EX-AEQUO: ADRIENNE BARBEAU por Alice Jacobs is Dead (USA, Alex Horwitz) y MACARENA GÓMEZ  por Quédate conmigo (España, Zoe Berriatúa)

– Mejor actor: FLAVIO BAURAQUI por Ninjas (Brasil, Dennison Ramalho)

– Mejor director: JONATHAN CAOUETTE por All Flowers in time (Canada/USA)

– Mejor corto y premio sierra circular: NINJAS  (Brasil, Dennison Ramalho)

– Premio del público: BRUTAL RELAX  (España. Adrià Cardona, Rafa Dengrá y David Muñoz), (Con este van ya 26 premios para el divertido corto, ¡¡¡entre ellos el Méliès de Plata entregado en Neuchatel!!!)

David Muñoz nos enseña otra utilidad de su Sierra Circular, concedida por el público por Brutal Relax.

YA CASI TERMINAMOS, PERO ANTES… UNAS PALABRAS CON EL DIRECTOR DEL CRYPTSHOW TONI BENAGES

– ¿Como nace Cryptshow? ¿Por qué se escoge Sant  Adrià si tu provenías del veterano festival Filmets de Badalona?

Justamente al estar en Filmets creímos, en aquel momento que era interesante empezar en S. Adrià y no en Badalona para diferenciar los festivales. Una vez consolidado el Cryptshow y ver que son festivales distintos que se pueden complementar y nutrirse juntos, hemos decidido hacer la quinta edición del festival en Badalona, donde tenemos más y mejores infraestructuras (la sala de exposiciones el Refugi y el teatro el Circol), una comunicación en transportes públicos inmejorable, etc…

– Filmets ha colaborado con vosotros ¿Qué tipo de apoyo os han prestado?

En Filmets, (en donde seguimos trabajando varios miembros de Cryptshow), tenemos un convenio de colaboración, sobretodo nos pasamos los subtítulos de los cortos y contactos para películas.

– ¿Habeis tenido apoyo y facilidades desde el ayuntamiento para organizar este Cryptshow?

El Ayuntamiento nos ha cedido la sala de exposiciones del Refugi i nos han proporcionado las copias de las fichas de las películas.

– ¿Veis Badalona como lugar ideal para ser la sede definitiva?

Si, como he dicho anteriormente, vemos Badalona como sede definitiva, pero… nunca se sabe ; )

– ¿Como habeis conseguido semejante selección internacional de cortos? ¿Qué criterio habeis seguido para escoger los seleccionados de entre todos los recibidos? 

Afortunadamente tanto yo como parte de la organización de Cryptshow Festival también estamos presentes en la selección del Festival de Filmets de Badalona, lo cual nos permite viajar a algunos de los festivales europeos más importantes como los festivales de Brussel·les o Clermont-Ferrand donde se puede encontrar uno de los mejores mercados cinematográficos del mundo. Estos viajes nos permiten ponernos en contacto con directores, productores y  distribuidores de cine fantástico y de terror y presentarles por tanto nuestra iniciativa. Luego el trabajo es de producción, de perseguir y perseguir a directores y productores para que nos envíen su material, y no olvidemos Sitges el gran festival de terror con el que tenemos muy buena relación y tienen también una muy buena programación de cortos.

– Por cierto, ¿Cuantos recibisteis?

Este años hemos recibido unos 120 cortos de 20 países diferentes. 

– ¿Ha habido un aumento de participación respecto a años anteriores? ¿Qué tal el nivel medio de calidad?

Desde el tercer año el número de cortos inscritos es más o menos el mismo, lo que sí hemos notado es que cada vez tenemos una mayor representación de cortos internacionales. Países como Francia, Canadá, Bélgica e incluso algunos sudamericanos nos tienen muy presentes a la hora de distribuir sus cortometrajes. De hecho si miras nuestra programación de este 2011 y la comparas con festivales como Fant-Asia International Film Festival de Montreal o el Horrorfest de los Estados Unidos tenemos muchos cortos en común. Y como puedes imaginar la calidad es tremenda.

Una parte de las Cryptgirls en la taquilla.

– ¿Habéis tenido algún problema para proyectar los largometrajes? 

Hemos sufrido con un par de películas por cuestiones del subtitulado que llegó muy justo pero todo acabó bien.

– ¿Alguno que os interesará especialmente se quedó en el tintero?

No, la verdad es que estamos muy satisfechos con la programación de esta quinta edición.

– ¿Como habéis gestionado las actividades paralelas y que colaboraciones habéis recibido?

Como he dicho la sala de exposiciones nos la ha cedido ayuntamiento, la presentación de libros la hicimos con colaboración de la librería Saltamartí y la mesa redonda la organizó la gente de Judex. Esta última ha sido una manera más que interesante de trabajar con otras iniciativas que, como nosotros, trabajan para la difusión del género.

– ¿Pensáis incluir nuevas actividades en futuros certámenes?

Seguro, pero dejadnos digerir esta edición.

– ¿Como valoras la edición del 2011?

Cansado pero muy, muy, muy contento, creo que ha sido un gran paso adelante y nos hemos consolidado definitivamente como un buen festival de terror y fantástico. ¡¡¡El año que viene más!!!

A MODO DE EPÍLOGO

…Vamos a lo cursi y lo pelota: Los ganadores somos todos los que  hemos tenido la suerte de poder ir al festival (aplausos). Ha valido la pena y se nota que, si nada se tuerce, va a crecer más. La calidad en la selección de los títulos ha sido alta; el local ideal, con ese cine entrañable que  huele a añejo; las  cervezas frías que el dueño agotaba casi a diario; la proximidad de un frankfurt que preparaba  los más sabrosos (y económicos) de Badalona y posiblemente… ¡¡Del mundo!! y la deliciosa  organización, que  ha tratado a todos con tal respeto y familiaridad que uno no podía menos que sentirse como en su habitación, frente a la pantalla de su televisor rodeado de amigos, unos amigos que, excepto una chica que no paraba quieta y que me tocó delante, vieron y dejaron ver las películas sin molestar ni hacerse el gracioso. Un lujo.

… y el Cryptshow 2011 da sus últimos coletazos entre vasos de tinto de verano. En la foto, entre otros: Lluis Rueda y Marta Torres (Judex), Diego López (El Buque Maldito) y Toni Benages.

Todas las ciudades tienen un futuro en el que pueden crecer o hundirse para siempre. Y Badalona lo tiene, si sabe aprovechar  sus cartas será cada vez más grande (y no por extensión). El Señor Rafales, fundador del Festival de Sitges, supo ver claro que ese evento cinematográfico era una plataforma de lanzamiento de la ciudad que desde entonces es conocida en todo el mundo. Esperemos que así lo sepan ver los gestores de El Circol que le ha dado acogida este año y el ayuntamiento. Quién sabe si en un futuro decir Badalona Cryptshow suponga para el mundo del cine fantástico y de terror tanto como supone ahora decir Sitges.

Como sea, este no será nuestro último contacto con el festival y esperamos poder decir todos los años: torne-m’hi (volvamos), al Cryptshow!!!!!

Descuiden, volverá a abrirse en 2012.

Categorías:Cryptshow
A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: