Inicio > Nits de Cinema Oriental > Sabores de la India en las Nits de Cinema Oriental de Vic 2015

Sabores de la India en las Nits de Cinema Oriental de Vic 2015

logo-431

De nuevo Serendipia estuvo en Vic para celebrar de la mejor manera la llegada del verano: atiborrando sus sentidos con la gastronomía, la música, la danza y sobre todo el mejor cine asiático. Cine de todo pelaje en el que ha brillado con mayor intensidad la India, país homenajeado durante esta duodécima edición que pasamos en compañía de la cobra india Naja Naja y el pavo real Nayu, las mascotas creadas por Xevi Domínguez.

SECCIÓN OFICIAL A COMPETICIÓN

¡Necesitamos luchar para salir de nuestras jaulas personales! (Bang-Bang)

Como es habitual, las Nits ofrecieron en su sección oficial un amplio espectro del cine que se realiza en el continente asiático, abarcando casi la totalidad de los géneros. Comedia, acción, artes marciales, drama, thriller, con la única ausencia del terror, se dieron cita en los tres espacios que conforman el festival: L’Espai ETC para matinales (retrospectivas, infantiles y especiales); Cine Vigatà (sesiones de tarde / golfas) y Bassa dels Hermanos, gran espacio al aire libre para las sesiones nocturnas y actuaciones en su escenario. Demos pues un amplio repaso a lo que dio de sí la sección oficial que, mediante votación popular, otorgó el Premio Gat de la Sort a la mejor película de las Nits,  la japonesa Wood job. Comencemos por el país homenajeado, la India, que contó con cuatro films a competición:

01-qissaQuissa (Anup Singh, 2014) coproducción con Alemania que nos narra como la obsesión de un padre por tener un hijo varón le llevará a criar a su cuarta hija como tal, negándole su sexualidad. Una historia narrada casi como una fábula en cuatro actos con resolución sobrenatural incluida que, bajo nuestro punto de vista, no termina de funcionar, especialmente durante su último acto. Aunque tal vez lo percibimos así al haber sido presentada la cinta como una reivindicación de la identidad de género, cuando lo cierto es que la película va mucho más allá hasta una reflexión en torno al yo político, social y psicológico. La identidad sexual es sólo una de las puntas de un iceberg que hunde sus raíces en aspectos más profundos. En todo caso se trata de un filme valiente que denuncia el machismo imperante en la sociedad india con un leve contenido lésbico, aunque más sugerido que mostrado.

Detective Byomkesh Bakshy (Dibakar Banerjee, 2015). Filme byomkesh-bakshypoliciaco ambientado en los años cuarenta y protagonizado por un detective observador e intuitivo a la manera de Sherlock Holmes.  De tono paródico y con múltiples homenajes estilísticos al cine negro americano, femme fatale incluida, la película tiene humor y una deliciosa fotografía, aunque a veces su guión se torna un tanto confuso entre  nombres y pesquisas detectivescas que afortunadamente el director va refrescando en nuestra memoria mediante fugaces flashbacks. La cuidada ambientación de las calles de Calcuta en 1943 pasa por incluir carteles de films de esa época como The Ox-Bow Incident (William A. Wellman), La sombra de una duda (Shadow of a Doubt, Alfred Hitchcock) o The Outlaw (Howard Hughes y Howard Hawks).  Su final abierto nos vaticina franquicia, sobre todo porque el detective Byomkesh Bakshy es una figura popular en la cultura literaria india.

La correcta cinta policíaca Badlapur (Sriram Raghavan, 2015) nos 06-badlapurdemuestra que la venganza es un plato que se toma frío. O si no que se lo digan a su protagonista, que se toma 15 años para cazar a los asesinos de su familia. Así que no es de extrañar que cuando por fin pueda tomar su revancha, lo haga de forma especialmente virulenta, como marcan los cánones. Por destacar algo, queremos centrarnos en la llegada al hogar del protagonista tras el fortuito asesinato de su esposa y su hijo, comprendemos su profunda tristeza, el hondo calado de su tragedia, viendo a través de sus ojos los objetos de su vida cotidiana repartidos por la casa tal como los habían dejado, como si fueran a seguir usándose como de costumbre (algunos juguetes del niño, el último guiso de la madre) y que ahora sólo evidencian la traumática soledad que espera al protagonista. En el haber de los contras habría que incluir el precipitado desarrollo del tercer acto que hace resultar forzada la transformación del asesino, quien pasa de ser un cínico mentiroso a redimirse cargando con las culpas del protagonista en un abrir y cerrar de ojos.

Y Bang-Bang (Siddharth Anand, 2014)  fue la nota Bollywood de la bang-bang-postersección oficial, con todo lo que de un filme de estas características cabe esperar: acción, colorido, canciones, bellas localizaciones y danza durante las casi tres horas de duración de este filme, que adolece quizá de demasiado romanticismo con los correspondiente números cursis y ñoños. Es posible que sea por estar dirigido especialmente para el público femenino: su protagonista, Harleen (Katrina Kaif), es un oficinista bancaria que ve como su monótona vida se transforma al conocer en una cita a ciegas a un aventurero de increíbles ojos y musculatura (Hrithik Roshan) que la llevará por medio mundo viviendo increíbles aventuras y que al final, altar mediante, le dará lo suyo. Lo que resulta más que curioso y exótico para la mentalidad occidental es la alegría y naturalidad con la que se habla de los matrimonios concertados. Y es que conviene no olvidar que este tipo de unión no solo no es nada extraño en la India, sino que representa la gran mayoría de los matrimonios realizados en esa zona. Definitivamente no nos acabó de convencer del todo este Bollywood. Aunque afortunadamente, y ya fuera de competición, llegó Action Jackson para poner las cosas en su sitio. Pero no adelantemos acontecimientos y continuemos nuestro repaso a la sección oficial de las Nits con lo que nos ofreció la cinematografía cantonesa.

fromvegastomacau2_posterEl cine de Hong-Kong, que vive uno de sus mejores momentos con 51 títulos estrenados durante 2014, fue el protagonista absoluto de la jornada del jueves, dedicada íntegramente a esa cinematografía, que dentro de la sección oficial contó con cuatro títulos:

From Vegas to Macau 2 (Wong Jing, Aman Chang, 2014). Lujo, juego, riquezas, acción, chicas en bikini y Chow Yun-Fat en esta parodia repleta de chistes chuscos y guiños presuntamente cómicos para los que conocen este tipo de cintas, dejando perplejos a los que no. Así que, como sabiamente dijo la parte más sabia (valga la redundancia) de Serendipia, no nos consideramos capaces de juzgar esta cinta por carecer de los valores contextuales suficientes para hacerlo.

Gangster Payday (Lee Po-Cheung, 2014) es el retrato simpático de Gangster_Payday_posterun grupo de la Tríada y concretamente de su líder Ghost (un magistral Anthony Wong),  que busca retirarse y dedicarse a negocios legales. La cinta, sazonada con altas dosis de romanticismo y humor, resulta casi una apología nostálgica de esos clanes mafiosos que “Son como niños”.

La acción y las artes marciales llegaron con Kung Fu Jungle (Teddy Chen, 2014) una magistral cinta, si no en su argumento, si en las magníficas coreografías de luchas, realistas y espectaculares sin recurrir a artificios inverosímiles. Con trasfondo policíaco, la cinta narra como un luchador tullido y desequilibrado movido por la venganza quiere luchar y eliminar a los mejores luchadores de kung fu utilizando con cada uno de ellos la técnica en la que son especialistas. Todo un festival de artes marciales con homenaje a grandes personalidades del cine de Hong Kong, que desfilan por la pantalla en forma de cameos, incluidos Bruce Lee y Jackie Chan, que hacen aparición en un cartel y en la pantalla de un televisor, respectivamente.

Guilty-467020812-largeFinalmente la nota más terrorífica llegó de la mano de Guilty (Jil Wong, 2015), drama romántico y perverso que narra la historia de un asesino a sueldo de rostro desfigurado que se enamora de una prostituta cruel. Una de esas cintas extrañas y atmosféricas que encantan a Serendipia con las que el cine oriental nos sorprende de vez en cuando. Repleta de sordidez y suciedad, Guilty ofrece una buena ración de imágenes perturbadoras difíciles de olvidar y que bien podrían figurar en una antología de la poética de lo sórdido.

Por su parte China compitió con tres cintas, dos de ellas (The Continent y Uncle Victory) con los cambios que está sufriendo el ‘paraíso socialista’ como telón de fondo:

The-Continent-posterLa road movie The Continent (Han Han, 2014) abrió las Nits. Intimista y con toques de humor, narra el viaje de sus protagonistas por China tras verse obligados a abandonar la pequeña isla en la que viven. Las experiencias que vivirán durante el viaje marcarán su vida y su futuro de distinta forma: mientras uno de ellos llegará a una conclusión pesimista de la existencia; el otro crecerá por su capacidad de encontrar lo positivo en la adversidad. Apadrinado por Jia Zhangke, el director más premiado del nuevo cine chino, The Continent es una de las películas más taquilleras de 2014 y toda una metáfora de la China moderna.

En Uncle Victory (Zhang Meng, 2014) Chen (Huang Haibo), tras diez años en prisión, busca reintegrarse en la sociedad haciéndose cargo de un jardín de infancia para niños pobres. Un filme con toques de western Brotherhood-of-Blades-Postercrepuscular en el que los paisajes industriales apocalípticos irán iluminándose conforme el protagonista va redimiendo los pecados de un pasado que volverá para acosarle.

La tercera aportación de China a les Nits, Brotherhood of  Blades (Lu Yang, 2014), fue más convencional. Un wuxia en toda regla muy bien ambientado y repleto de épica, honor, venganza pero con unas escenas de acción que se han rodado desde tan cerca (planos muy cortos y de montaje acelerado), tan desde dentro, que no permiten apreciar los detalles y la fisicidad de los combates. Algo ya detectado en el último cine de acción americano y, visto lo visto, contagiado a algunas cintas orientales (o viceversa).

Wood_Job!_posterEl cine japonés trajo el humor a las Nits con sus dos aportaciones: Wood Job! y Judge!

La primera, dirigida por Shinobu Yaguchi, narra las vicisitudes de un estudiante, Yuki (Shota Sometani), que decide dejar la ciudad y viajar a un pequeño pueblo para trabajar de ingeniero forestal junto a los naturales del lugar, lo que producirá un choque cultural en el joven, quien finalmente se adaptará y aprenderá a amar tanto el entorno natural y como a sus compañeros. Una cinta que debe su comicidad, narrada casi a ritmo de un anime, a su joven protagonista. Ideal para una proyección al aire libre, hizo las delicias del público de la Bassa.

judge-poster2Y si Wood Job! fue la gran triunfadora de las Nits, no quedó muy atrás Judge! (Akira Nagai, 2014), parodia del mundo de los festivales, en este caso de publicidad. Unas veces sangrante, otras amable, esta deliciosa comedia muestra las luchas intestinas de unos y otros por hacerse con el premio al mejor comercial. Con unas situaciones y personajes que delatan cierta influencia de Frank Capra, tanto en la dignidad insobornable de su protagonista, cercano a los Lonfellow Deeds o los Jefferson Smith de Capra; o en la activa y resolutiva heroína, sosias de los personajes femeninos que interpretara para Capra especialmente Jean Arthur. Así como en la manera de dividir la habitación de hotel que encuentra la pareja mediante una manta que separa las camas, equivalente a la solución que hallan los protagonistas de Sucedió una noche (It Happened one Night, 1934) y sus “Murallas de Jericó”. Y finalmente en el discurso final del protagonista, que terminará conquistando a todos y llevándolos a su terreno. Sin duda Judge! fue otro de los filmes más celebrados de las Nits.

Por su parte dos, y bien distintas, fueron las aportaciones de Corea del Sur:

La producción independiente Somehow (Cho Kyu-jun, 2015), otra de las favoritas de Serendipia, narra la historia de Suji (Lee Suji) una madre soltera adolescente cuyo hijo es dejado, sin su consentimiento, al cuidado de unos monjes. Un drama enfocado desde el principio budista de que toda acción conlleva una reacción, que todo acto recibirá una respuesta narrado de forma realista, casi documental y cuyo estreno mundial se produjo en Vic contando con la presencia de su director, Cho Kyu-jun, su dulce protagonista Lee Suji, y el responsable de la banda sonora, el osonense Guillem Ramisa. Tanto el director como la protagonista nos advirtieron antes de la proyección del estigma que representa en Corea, todavía hoy, el ser  madre soltera, circunstancia  que no hace tanto tiempo también lo era en nuestra sociedad. El filme  contiene una dura escena, la muerte accidental del hijo de Suji  y el posterior ocultamiento del cadáver, momento sórdido y terrible que su director ha sabido captar de forma cruda y realista, pero también, paradójicamente,  bella.

Somehow-126972561-large

En las Antípodas de Somehow está  The Pirates (Lee Seok-hoon, 2014), espectacular cinta comercial de aventuras con combates preciosistas, honor, épica y momentos de humor en los que la sombra de Jack Sparrow y sus compinches de correrías  se torna cercana. Recibida con buena respuesta del público en la Bassa,  el único ‘pero’ que se le puede encontrar es que quizás peca de exceso de metraje (130 minutos).

BlL9cFCCcAEzO2nEl resto de la sección oficial estaba compuesto por la malaya KL Gangster 3 (Syafiq Yusof, 2014) spin-off de esta saga protagonizado por el personaje cómico de la serie, interpretado por Zizan Razak, con un guión bajo mínimos que sirve de excusa para un recital de zurriagazos en clave de parodia. Una cinta ideal para golfear en las Nits que fue seguida por la tailandesa Vengeance of an Assassin (2014) película póstuma de Panna Rittikrai, uno de los responsables de Ong Bak (Prachya Pinkaew, 2003) y uno de los mejores coreógrafos de acción de Asia. Pero el escaso sentido común que nos quedaba nos recomendó partir, ya que comenzaba a las dos y media de la madrugada y Serendipia ya va teniendo una edad…

b189c2f64dd2575640e3ef654ce096aePara terminar de reseñar esta sección oficial de las Nits, no nos olvidamos del magnífico documental Garuda Power: The Spirit Within, producido por Indonesia y Francia que nos introduce en el desconocido cine exploitation que se rodó en Indonesia prácticamente desde los inicios de su cinematografía: vampiros de pega, tarzanes de pacotilla, artes marciales autóctonas, James Bond de baratillo y claro, más de un Bruce Lee de mercadillo. Desde los años 30 hasta el bombazo The Raid (Gareth Evans, 2011) todo tiene cabida en este documental que se programó en forma de sesión doble junto a uno de los más desquiciados ejemplos del cine de aquel lugar: Lady Terminator, o lo que es lo mismo: Pembalasan ratu pantai selatan (¡¡…!!) ¡De verlo para creerlo!

SESIÓN RETROSPECTIVA

“Esto es una pistola, no una trompeta” (Forajidos de Siam)
“Me llamo Dakota, ladrón de profesión, vagabundo por afición”
(Lee Van Cleef en El kárate, el colt y el impostor)

Como ya venimos diciendo desde hace tiempo, las Nits han publicado su primer libro conjuntamente con la editorial Tyrannosaurus Books Wild Wild East, del curry wéstern al soja wéstern . Un libro único en su especie escrito por el especialista en cine asiático Domingo López y otras firmas invitadas que nos adentra en un terreno prácticamente inexplorado como es el del western asiático. Y es que este género gozó de tanta popularidad en todo el continente que, adaptado al paladar del consumidor local, ofreció algunas de las mejores obras del cine popular asiático. Completando el ameno texto, el libro cuenta con cientos de coloristas imágenes de carteles y fotogramas de rarísimas películas, así como con ilustraciones originales de Xevi Domínguez, artista oficial de las Nits que para esta ocasión ha realizado una magníficas acuarelas.

José Miguel Rodríguez, Domingo López y Xevi Domínguez durante la presentación de Wild, Wild East (foto: Serendipia)

José Miguel Rodríguez, Domingo López y Xevi Domínguez durante la presentación de Wild, Wild East (foto: Serendipia)

Y precisamente a esta temática ha estado dedicada la interesante retrospectiva, que ha contado con títulos emblemáticos como Sholay (Ramesh Sippy, 1975), la película más famosa del cine indio; Forajidos de Siam (Winai Patoomboon, 2007), un neo-western tailandés repleto Siamese-Outlawsde pintorescos bandidos, villanos voladores y otros elementos sobrenaturales de los que nadie parece cuestionar su verosimilitud. Con exquisita fotografía y ambientación, el resultado formal es cercano al western americano, con Sam Peckinpah y su Grupo Salvaje (The Wild Bunch, 1969) propinándose codazos cómplices; Dr. Wong en América, (Sammo Hung, 1997), sexta entrega de las aventuras de Wong Fei-Hung no podrían faltar en esta muestra retrospectiva, así como uno de los híbridos que se perpetraron en los años setenta y que hicieron las delicias, sobre todo, del sector más viejuno del respetable (en el que Serendipia se incluye): El karate, el colt y el impostor (Antonio Margheriti, 1975) es un film rodado en Almería en régimen de coproducción entre Hong Kong, Italia y España. El karate lo ponía Lo Lieh, protagonista de la primera cinta de artes El_karate_el_Colt_y_el_impostor-912824775-largemarciales que llegó a nuestras pantallas, De profesión: Invencible (Chang Ho Cheng, 1972). El colt lo desenfundaba Lee Van Cleef, estrella del spaguetti western. Y aunque ignoramos quien era el impostor del título, resulta pintoresca la presencia de populares actores europeos del cine de género como Patty Shepard, Erica Blanc, Julián Ugarte y Ricardo Palacios, juntos y revueltos en este despropósito dirigido por Anthony M. Dawson (o lo que es lo mismo, Antonio Margheritti) que funciona aún hoy de las mil maravillas gracias a sus dosis de comedia, western y en menor medida, karate. Impagable resulta la escena final con Lee Van Cleef pisoteando su leyenda de tipo duro, así como algunos diálogos hoy involuntariamente divertidos gracias a su incorrección política y racismo. Lo cierto es que Lee Van Cleef y Lo Lieh  formaba una simpática pareja.

ExiledFinalmente, se pudo disfrutar, y mucho, con el clásico moderno de Johnnie To, Exiled (2006). Una historia pesimista, con mafiosos crepusculares que toma elementos de neo-western situando la acción en la actualidad y añadiendo notas de humor a una historia cuyo final es, no por previsible, menos emocionante. De exquisita planificación con una construcción geométrica de sus encuadres (unas composiciones de carácter totalmente pictórico) y cierto regusto europeo, no en vano el lugar donde se desarrolla la acción se asemeja a un pueblo mediterráneo, un escenario en el que evolucionará su impresionante plantel de actores, entre los que figura la crème de la crème del cine de Hong Kong: Anthony Wong, Francis Ng y Simon Yam. Excelente.

SESIÓN INFANTIL

“Desde aquel día me convertí en una vaca lechera. Y como soy una vaca, siempre me persiguen” (La chica satélite y el chico vaca)

DSC_0162

Como va siendo habitual, los más pequeños tuvieron también su cita con las Nits, cita que también incluyó a los incondicionales del cine de animación. Este año la sesión matinal infantil constó de cuatro títulos:

La chica satélite y el chico vaca (Chang Hyun-yun, 2014) es una fantasía naif que se hizo el pasado año con el premio a la mejor cinta de animación en el Festival de Sitges y que editará Cameo en DVD y Blu-ray en septiembre. Llena de imaginación y con fuerte La_chica_sat_lite_y_el_chico_vaca-249683734-largeinfluencia japonesa, esta surrealista cinta coreana de amor y desamor fue celebrada por el público, mayoritariamente infantil, que acompañó las canciones con palmas, rió cuando correspondía y aplaudió sonoramente al terminar la película. Como debe de ser. Con esa deliciosa compañía también pudo disfrutarse de Dragon Blade: La Llegenda de Lang (Hong Kong, 2005), la primera película cantonesa realizada íntegramente con técnicas de animación 3D. Un cuento mágico con muchas artes marciales y un personaje, Bali, introducido para satisfacer a los más pequeños. La india Hawaa Hawaai (Amole Gupte, 2014), cuento de hadas protagonizado por un niño sin recursos que persigue un sueño: convertirse en un gran patinador. Y finalmente dos mediometrajes japoneses nos adentraron en el universo tokusatsu (ya saben, personajes tipo Power Rangers): Gaion Sigma (Motoharu Takuji, Bueno, 2014) y Yatsurug! (Eiji Kamikura, 2014).

SESIÓN ESPECIAL

-“Ahora todos han muerto y estoy sola.”
-“Tranquila. Todo lo verás mejor por la mañana.”
(Lady Terminator)

DSC_1242

Las Nits ofrecieron también un buen grupo de títulos fuera de competición y no enmarcados en otras categorías:

Como complemento al magnífico documental Garuda Power, se ofreció Lady Terminator (H. Tjut Djalil, Indonesa, 1989), un tumblr_lxf50jcujU1qbkwh4descabellado film protagonizado por un Terminator femenino de derribo con algunas de las escenas más alucinantes de todo el cine fantástico indonesio, y me atrevo a decir que mundial: actuaciones atroces, tetas, cintas en el pelo, hombreras, defectos especiales, calentadores, ¿guión? y diálogos absurdos, niebla artificial, laca, neón, percusión electrónica y olor a video club rancio. Una película que, aunque parezca mentira y a pesar de las carcajadas que provoca, está hecha en serio. Verla para creerla ¿Qué no me creen? Pues aprovechen para pedírsela a los amigos de Trashorama, que les quedan muy pocas.

Crows 3 (2014), dirigida por Toshiaki Toyoda (I’m Flash) y protagonizada por Masahiro Higashide (Parasyte), Taichi Saotome (Zatoichi) y Kyôsuke Yabe (Crows Zero), es la tercera entrega de la saga empezada en 2007 por Takashi Miike basada en el popular manga y anime creado por Hiroshi Takahashi a mediados de Crows_3-651364034-largelos 90, del cual se llegaron a vender más de 30 millones de ejemplares en Japón. Crows 3 nos devuelve a Suzuran, el peor instituto para jóvenes conflictivos. Por cierto, tanto esta tercera entrega como un pack con la trilogía completa, estarán disponibles en Blu-ray a partir del 9 de septiembre editadas por Mediatres Estudio.

Los nostálgicos pudieron echar un vistazo al nuevo universo Mazinger con Mazinkaiser (Masahiko Murata, 2003). También hubo tiempo para documentales como Boundless (2013), en el cual Ferris Lin repasa la carrera del director cantonés Johnnie To entre los años 1996 y 2012. Y no faltaron momentos golfos y locos con la japonesa Girl’s Blood, y las indias  BCN Knockout 2 y Action Jackson.

Más amena y entretenida de lo que en principio cabía esperar, Girl’s Blood (Koichi Sakamoto, 2014) contiene un conjunto de jovencitas muy atractivas, erotismo lésbico de lo más delicado, peleas muy bien coreografiadas y muchas alegrías para los amantes de las girls-blood-1lolitas japonesas y del bondage . Todo ello en un filme que sortea el ridículo convirtiéndose en un placer culpable que en Vic pudimos disfrutar en su versión íntegra, veinte minutos más larga que la exhibida en Japón.

Por desgracia BCN Knockout 2 (Surender Reddy, 2015) fue toda una desilusión. Quienes disfrutaron de la desquiciada primera entrega durante la edición del pasado año, quedaron encantados con esa película puramente Bollywood, y por tanto repleta de peleas espectaculares, tiroteos, canciones, danzas y una historia de amor que se desarrollaba en las calles de Barcelona. Así que, aunque ya estábamos avisados de que lo único que de Barcelona tenía esta segunda entrega estaba en el título, nos esperábamos algo más de esta supuesta secuela que lamentablemente tan solo fue un filme soporífero y sin gracia ninguna en el que el continuo y monótono tono de voz del protagonista acabó invitándonos a salir corriendo despavoridos de la sala.

Afortunadamente al día siguiente nos rescató Action Jackson (Prabhu Deva, 2014). Y Action Jackson sí que fue el Bollywood perfecto: Puñetazos que rivalizarían con los de Bud Spencer; chistes chuscos; estereotipos trillados; canciones y bailes espectaculares; hombres de granito; mujeres con el pelo azabache y curvas generosas y humor, mucho humor en este festival del mejor cine de acción indio. Encomiable es la inocente desfachatez de los guionistas quienes se saltan alegremente todos los requisitos de la coherencia interna de un relato y que, por el contrario, se sacan de la manga soluciones argumentales de las que no tienen la menor intención de dar justificaciones. Todo es una gran fiesta. Gran telón final para unas sesiones cinematográficas heterogéneas y con gran nivel de calidad que conformaron la duodécima edición de las Nits de Cinema Oriental de Vic.

OTRAS ACTIVIDADES

El público en la Bassa dels Hermanos saboreando los menús asiáticos (foto: Serendipia)

El público en la Bassa dels Hermanos saboreando los menús asiáticos (foto: Serendipia)

Al igual que en otras ocasiones, las sesiones matinales se hicieron en l’ Espai ETC, un centro cívico que cuenta con una auténtico cine; las de tarde y golfas en el Cine Vigatá, todo un lujo. Y finalmente las sesiones nocturnas tuvieron lugar al aire libre en La Bassa dels Hermanos, un gran parque con pantalla y escenario (que este año estrenaba carpa en la zona de mesas). Allí tienen lugar la cenas dedicadas cada día a un país diferente, el mismo al que pertenece el filme que se proyecta a continuación. Antes de la película, en el escenario se ofrecen actuaciones, ya sea de artes marciales o de danzas tradicionales. Este año no ha sido una excepción y hemos podido disfrutar de espectaculares y coloristas espectáculos: danza Bollywood, Tai-Chi, Taekwondo, BoxKarate,

Una de las instantáneas del fotógrafo Miquel Pérez.

Una de las instantáneas del fotógrafo Miquel Pérez.

Jiu Jitsu y el arte del kimono, entre otras demostraciones que amenizaron la cena, dedicada el primer y último día a la India y el resto de jornadas a Japón, Hong-Kong y Corea sucesivamente.

En el apartado musical, los más fiesteros no se perdieron el tradicional concierto de Guillem Roma i la CampingBandOrchestra en la Jazz Cava y, en colaboración con la Embajada India en Madrid, pudo disfrutarse en esta edición de un concierto de santoor, instrumento de cuerda de origen persa, ofrecido por uno de sus intérpretes más virtuosos, Sandip Chatterjee.

Hubo dos exposiciónes fotográficas: la colectiva Mirades i perspectivas. La Xina des d’Espanya y Rajasthan Suite de Miquel Pérez. Sin olvidar una lectura de cuentos para los más pequeños y las II Jornadas empresariales Horitzó Àsia.

Como vemos un conjunto de actividades que cumplimentaban las proyecciones y dejaban muy poco tiempo para reponer fuerzas al Nitóman. Todo lo resumimos en imágenes en nuestro álbum fotográfico

PALMARÉS Y CONCLUSIONES

Este año las Nits han crecido como festival con la edición de su primer libro. Y aunque siga reinando el espíritu de aquellas primeras proyecciones populares que originaron lo que hoy es el festival, el objetivo de las Nits de Cinema Oriental debe de ser profesionalizar el certamen y contar con un jurado que decida las películas ganadoras, lo cual no está reñido con seguir otorgando el premio popular del público.

DSC_1064

Las actividades, cenas y proyecciones al aire libre han aumentado en asistencia de público, así como el resto de sesiones, que han tenido un ligero incremento respecto al pasado año. Cerca de 9.000 espectadores han disfrutado de la programación del festival este año, un 10% más que en 2014.

El que las proyecciones de La Bassa dels Hermanos sea el evento más popular y con mayor asistencia de público, quizás sea el motivo de que cuatro de las cinco cintas más votadas por el público se hayan proyectado allí: Wood Job!, The Pirates, Bang, Bang! y Kung Fu Jungle. Resultando Wood Job! la ganadora de El Gato de la Suerte por votación popular, seguida muy de cerca por Judge! Resultado que refleja la buena química entre el público y el humor japonés.

Quim Crusellas, director del festival, la alcaldesa de Vic, y el  (foto: Serendipia)

Quim Crusellas, director del festival, la alcaldesa de Vic, Ana Erra y Maitrey Kulkarni, agregado cultural de la embajada india (foto: Serendipia)

DSC_0523

Liu Ya, la guionista del film Uncle Victory (Foto: Serendipia)

Algunas proyecciones fueron patrocinadas y presentadas por diferentes asociaciones y fundaciones. La representante de la Hong Kong Economic and Trade Office que patrócino, por cuarto año consecutivo, el día dedicado a la cinematografía de ese país, se dirigió al público desde el escenario de la Bassa, al igual que Maitrey Kulkarni, agregado cultural de la embajada india, que junto a la alcaldesa de Vic, Anna Erra,  intervinieron durante la última jornada del festival. El Consejo de Cooperación de Vic y la Asociación Talcomsom organizaron un interesante cinefórum tras la proyección del film Qissa en el propio cine Vigatà. Y se contó con invitados como el director Cho Kyu-jun, la actriz Lee Suji y el músico Guillermo Ramisa, que presentaron su film Somehow, así como con la guionista del film Uncle Victory, Liu Ya, una cinta prohibida en su país y que a través de la sátira, el humor absurdo y la crítica subterránea se adentra en la pérdida del paraíso socialista que, teóricamente, representa China. Quizás se echó en falta una charla de estos invitados contando entresijos de sus filmes, tal y como sucedió durante la pasada edición. Algo que nos habría permitido conocerlos mejor.

Cho Kyu-jun, el músico Guillermo Ramisa y la actriz Lee Suji presentaron el filme Somehow (Foto: Serendipia)

Cho Kyu-jun, el músico Guillermo Ramisa y la actriz Lee Suji presentaron el filme Somehow (Foto: Serendipia)

En todo caso felicitamos a los responsables de las Nits de Cinema Oriental de Vic por habernos ofrecido la ocasión de ver un buen lote de películas de difícil visionado fuera del circuito de festivales. Películas ignoradas por el mercado español y que solo unos pocos y valientes sellos videográficos como Issan, Cameo, Selecta Vision, Mediatres o A Contracorriente se atreven a poner a nuestra disposición, y de forma muy parcial. También felicitamos al equipo de las Nits por su trabajo, su amabilidad y su entrega sin los cuales el certamen no sería posible ni alcanzaría ese valor entrañable que tanto disfrutamos.

Las Nits hacen posible la unión de culturas muy diversas gracias al que sea posiblemente el único lenguaje universal: el cine. Pero es que, además, el Festival es mucho más que un simple conjunto de proyecciones. Es todo un evento que imprime experiencias y recuerdos imborrables a sus asistentes. Y toda una muestra de la idiosincrasia del continente asiático. La acertada selección de filmes abre nuestro apetito por saber más de la historia y las coyunturas (políticas, sociales, filosóficas) de esos países tan lejanos y que tan próximos nos hacen sentir. Las Nits son un umbral que nos invita a adentrarnos con ojos de explorador en el continente asiático. Todo un encuentro de referencia.

¡Nos vemos en el XIII Festival Nits de Cinema Oriental de Vic!

(Foto: Serendipia)

(Foto: Serendipia)

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: